Monumentos que ver en Cifuentes, capital de la Alcarria
Castilla La Mancha España

Un día en Cifuentes, capital de la Alcarria

Escrito por la
el
10 diciembre, 2021

Borde de la Meseta Central, comarca de La Alcarria. Cien fuentes brotan y se extienden en claros manantiales formando el río Cifuentes, que fluye hasta fundir sus aguas con las del gran Tajo. En este profuso nacimiento ya desde la Edad Media se tiene constancia escrita de la existencia de una villa que hace suyo el nombre del río, primero bajo dominio Taifa y más tarde, cristiana. Señorío de la realeza -Blanca de Portugal y del infante don Juan Manuel, quien construyó un castillo en la que hoy es la plaza Mayor- la capital histórica de la Alcarria fue durante siglos un importante núcleo comercial, agrícola y ganadero. Con todos estos datos, ¿no merece una visita? ¿Vamos a conocer qué ver en Cifuentes?

lugares que ver en Cifuentes, capital de la Alcarria

lugares que ver en Cifuentes, capital de la Alcarria

Un paseo por Cifuentes, la capital alcarreña.

Enclavada en plena Ruta de la Lana -antigua vía de comunicación entre el Levante y la Meseta Norte- con apenas 1600 habitantes Cifuentes es sosegada y a menudo pasa desapercibida por los viajeros que visitan esta comarca alcarreña, eclipsada por los campos de lavanda y otros encantos de Brihuega, Jardín de la Alcarria. Sin embargo, Cifuentes posee gran relevancia histórica. Entre otros hitos, fue la villa que vio nacer a doña Ana de Medonza, la princesa de Éboli, quien moriría presa en el palacio ducal de Pastrana acusada de intrigas cortesanas, quién sabe si ciertas o no, que provocaron la cólera de Felipe II.

Cifuentes, capital alcarreña

Cifuentes, capital alcarreña

La princesa de Éboli nació en Cifuentes en 1540 y en esta villa pasó su infancia, hasta que fue casada con Rui Gomes de Silva a la edad de 12 años, momento en que pasó a formar parte de la corte. Sobre su peculiar parche del ojo circulan varias leyendas. Una de ellas cuenta cómo de niña, jugando en las proximidades del castillo de don Juan Manuel, recibió una pedrada que le “secó” el ojo.

Cifuentes, la Alcarria

Cifuentes, la Alcarria

Un paseo por el centro histórico de Cifuentes.

Desde la plaza Mayor -un ágora triangular del siglo XVI, típicamente castellana- las callejuelas con casas de arquitectura alcarreña conducen hasta la iglesia románica de San Salvador, la joya patrimonial que ver en Cifuentes. Del castillo que el Infante don Manuel construyó en 1324 apenas quedan restos. El edificio que sí se conserva desde un glorioso pasado es la Casa de los Gallos, espléndida casona nobiliaria. En los alrededores de la antigua sinagoga -que, como Cela escribió en su “Viaje a La Alcarria”, sus aleros están habitados por nidos de golondrinas- se adivina el trazado de la vieja judería, donde vivió una pequeña comunidad hasta la expulsión de la península.

Calles de Cifuentes, Guadalajara

Calles de Cifuentes, Guadalajara

Hacer una parada en el antiguo convento de Santo Domingo no puede faltar en un itinerario a pie por Cifuentes. Con una magnífica portada renacentista, en la actualidad alberga un centro de arte y el centro de recepción de visitantes de la villa. Allí ofrecen al turista mapas, folletos y toda la información que necesite sobre qué ver en Cifuentes.

Convento de Santo Domingo, Cifuentes

Convento de Santo Domingo, Cifuentes

Toma nota: otro bonito pueblo que visitar en la provincia de Guadalajara es Sigüenza, junto al barranco del río Dulce.

La iglesia románica de San Salvador.

El templo más relevante de Cifuentes -solo por conocerla ya vale la pena acercarse hasta el pueblo- es esta iglesia del siglo XII, con una detallada portada románica dedicada a Santiago apóstol. De estilo francés y con arco de medio punto, se aprecian esculpidos los motivos geométricos, así como figuras demoniacas y escenas dedicadas a la lujuria, para advertir o atemorizar a los fieles. Así, virtudes y vicios se representan en la arquivolta externa; en la interna, más cerca de Dios padre ángeles y los doce apóstoles. En cambio, en los capiteles de las columnas se representan escenas de la vida de Jesús. Merece la pena entrar a la iglesia, donde diferentes estilos confluyen, mezclándose el gótico con el renacentista y el barroco.

Portada románica de la iglesia de San Salvador en Cifuentes

Portada románica de la iglesia de San Salvador en Cifuentes

El Señorío de doña Mayor: cuentan que en su juventud el príncipe Alfonso (más tarde el rey Alfonso X El Sabio) vivió un romance con Mayor Guillén, la hija de Pedro Guzmán. De esa relación nació una niña, Beatriz, pero doña Mayor rehusó casarse con el príncipe y ser reina de Castilla. Alfonso X casó con Violante de Aragón, pero cuando llegó al trono cedió a doña Mayor y a su hija ilegítima el Señorío de Alcocer y otras villas -entre ellas, Cifuentes-. Doña Mayor y doña Beatriz fueron las primeras señoras de Cifuentes y quienes mandaron a construir la iglesia de Salvador, además de la muralla medieval. Alfonso X casó a Beatriz con el rey de Portugal y la hija de ambos, doña Blanca, heredó el Señorío. La reina lusa acabó sus días como abadesa en el burgalés monasterio de las Huelgas.

Interior de la iglesia de San Salvador de Cifuentes

Interior de la iglesia de San Salvador de Cifuentes

La balsa del molino de Cifuentes.

Para terminar este paseo por la historia de Cifuentes, hay que echar un vistazo a la balsa del molino. Un estaque literario, por aquello de que también fue mencionado por Cela, surcado por graciosos patos. Está documentado como esta balsa se construyó en época de la conquista cristiana para almacenar agua suficiente de manera que se mantuvieran en funcionamiento las aspas del molino. Su función: proveer de cereales a las tropas de los reyes castellanos. En tiempos de doña Beatriz, siglo XIII, ésta cedió el molino a la villa para que los habitantes pudieran hacer uso de él. Sin embargo, con el paso de los siglos nobleza y pueblo mantuvieron constantes disputas por la propiedad y control de la balsa y el molino. Hasta que en 1800 el Concejo de Cifuentes elevó el pleito al Consejo Supremo de Castilla, consiguiendo sentencia favorable para el municipio y, por vez primera, derrotando a la nobleza.

La balsa del Molino de Cifuentes

La balsa del Molino de Cifuentes

La fuente del Piejo.

Desde la balsa se inicia un frondoso camino entre álamos, que conduce hasta uno de los manantiales más populares de Cifuentes: la fuente del Piejo. De estas aguas, según dicen los lugareños «Si bebes llegas a viejo». Habrá que ser fiel al dicho de “Allá donde fueres, haz lo que vieres”, y darle un buen trago. Salud.

Fuente del Piejo

Fuente del Piejo

Sigue viajando por Castilla-La Mancha en el blog. Te puede interesar:

Cuenca en un día: 10 visitas imprescindibles

Los pueblos más bonitos de Albacete

TAGS

DEJA UN COMENTARIO