Noruega Ártica, 7 experiencias inolvidables en el reino de las nieves

Lince Boreal, qué hacer en Noruega Ártica

Érase una vez el universo blanco que pintó en un cuento de invierno Hans Cristian Andersen, "La reina de las nieves". Su palacio de hielo se encuentra al norte del mundo, donde los caminos se acaban y la realidad se difumina. En las noches de invierno sus salas se iluminan con auroras boreales; en verano, brilla el sol de medianoche... ¿Me crees si te digo que este lugar fascinante y misterioso existe? Sólo tienes que subirte a un avión conmigo y poner rumbo a Noruega Ártica, siguiendo el rastro de Gerda y Kay. Pisar la nieve y dejarte envolver por su hechizo. Si ese pequeño niño que creía en la magia sigue existiendo en ti, tienes que vivir esta experiencia. Se lo debes.

Sobrevolando Noruega

Sobrevolando Noruega, qué hacer en Noruega Ártica

“Volaron por encima de los bosques y de los lagos, de los mares y de los países. Por debajo de ellos silbaba el viento frío, los lobos aullaban, la nieve chispeaba, los negros cuervos graznaban; pero en todo lo alto brillaba la luna, grande y clara”. La Reina de las Nieves.

Qué hacer en Noruega Ártica: 7 experiencias inolvidables.

Bajamos del avión. Ya estamos en los dominios de la Reina de las Nieves. Hemos sobrepasado el Círculo Polar Ártico, esa raya imaginaria sólo apta para intrépidos. El blanco nos rodea confundiendo cielo con tierra, hasta el infinito. Un taxi nos lleva a Narvik. ¡La aventura en Noruega Ártica acaba de comenzar!

Caminos de nieve, Narvik

Caminos de nieve, Narvik

Actividades de naturaleza en paisajes vírgenes.

El sol tímido se asoma. Por la mañana ha nevado un ratito, dulcemente, como en esa película de Tim Burton en la que una joven Winona bailaba bajo la nieve. Es fácil sentirse así aquí, como un personaje de ficción que va recorriendo un paisaje glaciar y fascinante: no puedo dejar de mirar tras la ventanilla. Lagos donde el hielo dibuja un rompecabezas que no acaba de encajar del todo. Picos de montañas esculpidas en roca y nieve que caen al mar. Puentes colgantes que atraviesan fiordos. ¿Salimos a respirar aire puro?

Puente de Narvik

Puente de Narvik

No hay miedo al frío si se va bien abrigado. La tierra del eterno invierno se disfruta al aire libre. ¿Cómo? Caminando por sus bosques con raquetas de nieve. Sintiendo la velocidad esquiando en las pistas de Narvik: desde su montaña se admiran las vistas sobre la ciudad y el fiordo. Dando un paseo a caballo por una blanca playa de Gimsøy, en las islas Lofoten, al atardecer. Tranquila y relajada, sólo hay que montar y dejarse llevar… Mi preciosa yegua de raza vikinga, de la granja Hov Hestegard ya conoce el camino. ¿Te imaginas hacerlo bajo el sol de medianoche?

Paseo a caballo en Lofoten

Paseo a caballo en Lofoten

¿Más aventuras invernales que hacer en Noruega Ártica?

Echa un ojo a motos de nieve y trineos de perros y una ruta en kayak por los fiordos de Lofoten.

Conocer la fauna del Ártico.

La fauna ártica se compone de especies endémicas, animales que se han adaptado a las duras condiciones climáticas y han hecho de las nieves su reino. Los mamíferos, con pelajes blancos que usan para camuflarse, no pueden ser más bellos: el lince polar, el zorro del Ártico, la liebre, el lobo… O el imponente oso polar, cuya presencia en libertad se intuye en el lugar habitado más al norte del planeta, que también pertenece a Noruega: Svalvard. En la comarca de Narvik se ubica el Polar Park, el parque más septentrional del mundo. Un centro donde, además de poder contemplar algunos de estos ejemplares, se estudian para evitar su desaparición. En él se puede realizar una actividad conocida como “el beso del lobo”. ¿Te atreverías?

Lince Boreal, qué hacer en Noruega Ártica

Lince Boreal, qué hacer en Noruega Ártica

“¿Sabes tú dónde está Laponia? Preguntó al reno. ¿Quién lo va a saber mejor que yo? Contestó el animal, cuyos ojos brillaban. Allí nací y allí saltaba por los nevados campos”. La Reina de las Nieves.

Junto al océano, en los acantilados que abrazan a los fiordos instalan sus nidos las majestuosas águilas pescadoras. Su acrobático vuelo en busca de una presa en las gélidas aguas de Lofoten hipnotizan al instante. Si nos alejamos un poco más de la costa, hacia el gran océano, es posible avisar a otras grandes acróbatas pero del agua: ballenas en libertad. Las rutas en barco parten de Andenes, en Vesteralen, el archipiélago al norte de las Lofoten durante todo el año: en verano se avistan cachalotes y en invierno, orcas y ballenas jorobadas.

Safari de águilas marinas en Lofoten

Safari de águilas marinas en Lofoten

Cultura: historia, museos y tradiciones en Noruega Ártica.

Resulta apasionante sumergirse en la historia y cultura del norte de Noruega empezando por sus orígenes. Desde la más antigua y tradicional en el museo Vikingo de Lofoten, con una exposición de objetos y utensilios que usaban en sus vidas cotidianas los reyes del mar del Norte… Pasando por un episodio de la historia más reciente como fue la Segunda Guerra Mundial en la exposición del museo de Narvik, con testimonios que recuerdan aquello que nunca debió de suceder. La cultura sami también está presente en esta región, como los ancestrales habitantes de Laponia Noruega.

Museo vikingo de las islas Lofoten

Museo vikingo de las islas Lofoten

Arte vivo en Noruega Ártica.

Los paisajes naturales de Noruega ya son en sí una obra de arte, tangible y viva. Sus obras más actuales se descubren en las galerías de arte contemporáneo de Henningsvaer, tanto en el interior como en el exterior de sus muros, con grafitis azules y rojos que destacan y sorprenden sobre el níveo, invitando a la reflexión.

Grafiti, islas Lofoten

Grafiti, islas Lofoten

Y es que el arte urbano te sorprende en los más insólitos rincones ¡y hasta en plena naturaleza! Una iniciativa llamada “Artscape” ha colonizado Nordland con curiosas propuestas de artistas de todos los orígenes, totalmente mimetizadas con el entorno, como este espejo que juega con los reflejos del paisaje ártico del norteamericano Dan Graham.

Artscape

Artscape

Recorrer sus pueblos de postal con casas de colores.

Los pueblos tradicionales de pescadores son una atracción para mi cámara. Casitas de madera, con sus fachadas coloridas entre la nieve y ventanas decoradas con esmero. ¡Qué maravilla dormir en una de ellas! Al despertar, desde mi cristal, sólo veo las barquitas en el agua meciéndose. Detrás, las nevadas montañas. ¿Dónde estoy? En este paisaje de ensueño que rodea a Svolvaer.

Cabañas de Lofoten

Cabañas de Lofoten

Avanzando entre ese paisaje blanco el camino nos lleva a Henningsvaer, conocida como “la Venecia de Lofoten” por sus canales, otro de esos pueblos de postal. A finales del invierno comienza la época de secado del bacalao en estas islas al norte de Europa. Es habitual observar a los barcos regresando a puerto después de una jornada de faena, cargados de peces del Ártico. A la manera tradicional, les cortan las cabezas y los cuelgan en estructuras de madera conocidas como flakes o drying houses, para que sean el frío y el viento los encargados de curarlos naturalmente. ¡Uno de los métodos de conservación de alimentos más antiguos que existen!

Secado del bacalao

Secado del bacalao

Aunque antes me dejé conquistar por las aldeas con tejados “peludos” de Vesteralen, así como las casitas de madera de Andenes, a vista de pájaro desde su faro de 1859.

Vistas de Andenes desde el faro

Vistas de Andenes desde el faro

Sibaritas y paladares exquisitos están de enhorabuena: en Noruega Ártica se puede disfrutar de una experiencia gastronómica muy auténtica, con ingredientes locales de gran calidad. ¿Cuál es el plato estrella? ¡El pescado fresco! Un bocado de bacalao o de salmón del Ártico son una delicia. La trucha o la farra son pescados de agua dulce también típicos. Y, si se quiere probar algo sami, la carne de reno guisada resulta sabrosa y contundente, aunque al contrario de lo que pudiera parecer, nada grasa.

Salmón de Noruega

Salmón de Noruega

El cielo en verde: contemplar la Aurora Boreal.

Si aún no te he convencido para viajar hasta el reino de las nieves te hablaré de una Dama Verde que brilla en el cielo en las noches del invierno: la Aurora Boreal. Un espectáculo de tal belleza como sólo es posible aquí, en este mundo de los sueños llamado Noruega Ártica.

Aurora Boreal sobre Noruega Ártica

Aurora Boreal sobre Noruega Ártica

“¡Fut, fut! Dijo el reno, mirando al cielo que se había vuelto de color rojizo. ¡Son mis auroras boreales! ¡Mira cómo centellean!” La Reina de las Nieves.

Escucha aquí el programa de radio que hicimos sobre Noruega para Radio Viajera:

Más información en: Visit Norway.

Muchas gracias a Turismo de Noruega por la invitación al blogtrip #NoruegaArtica realizado en marzo de 2017.

9
Deja un comentario

avatar
6 Comentarios
3 Respuestas
0 Seguidores
 
Comentario con más reacciones
Comentario más polémico
6 Autores
jordi (milviatges)Carmen (Viajes y Rutas)cosmopolillaViajes por el MundoTierras Insólitas Autores recientes
Carmen (Viajes y Rutas)
Invitado/a

Debe de ser una preciosa experiencia visitar la Noruega Ártica, pero me ha entrado muchísimo frío al leerte! Menudo contraste con tus anteriores post de lugares cálidos de selva y playa!
Un abrazo
Carmen

jordi (milviatges)
Invitado/a

Que pendiente que tengo este viaje. Solo me priva que somos muy frioleros. Y la pasta, claro está, que es destino no es barato y las activiodades menos.
Espero que algún día pueda del Ártico como tu. Que envidia de fotos!

trackback

[…] Qué hacer en Noruega Ártica, el reino de las nieves | LaCosmopolilla […]

¡No olvides contratar tu seguro de viaje!