Andalucía España

El último jardín nazarí

Escrito por la
el
27 marzo, 2015

No creáis que mañana estaréis en el infierno. ¡No se entra en el infierno después de haber estado en el paraíso!” (Ibn Jafaya, s.XI-XII)

Jardín Nazarí de Vélez

Jardín Nazarí de Vélez

Atraviesa esta puerta. Entra conmigo al Jardín de los Sentidos…

Un placer visual: para el musulmán el jardín es la recreación terrenal del paraíso, invitando a la contemplación y el descanso.

Jardín Nazarí

Jardín Nazarí de Vélez

Deleite olfativo: respira ese aire impregnado de rosa y azahar, lavanda y romero.

Lavanda

Lavanda

Regocijo auditivo: ahora cierra los ojos y presta atención a la balada del agua, arteria del jardín.

Cascada del Jardín Nazarí

Cascada del Jardín Nazarí

Gozo táctil: siente la suavidad del musgo, la caricia del alhelí y de las violas recién regadas de lluvia. La frescura del agua deslizarse entre los dedos.

Violetas

Violetas

Sabroso paladar: un huerto frutal que abastece de granadas y melocotones, dulces dátiles, naranjas, moras, peras…

Huerto frutal

Huerto frutal

¿Por qué no he venido antes? A veces tenemos cerca auténticas joyas que nunca hemos conocido. Tal vez por dejadez, por aquello de que como está al lado, “ya iré…” Y así, han pasado los años sin venir a visitar el Jardín Nazarí de Vélez de Benaudalla, un pueblo por el que he pasado cientos de veces, ya que está a tan solo 12 kilómetros de Motril, el mío. Imperdonable. El Generalife Chico, por su singularidad y belleza, es sin duda uno de los lugares imprescindibles que ver en Granada provincia.

Jardín Nazarí de Vélez: el “Generalife Chico”.

Ráfagas de perfume atraviesan el jardín cubierto de rocío, cuyas tapias son el circo donde corre el viento” (Ibn Jafaya)

El Generalife Chico

El Generalife Chico

Vélez de Benaudalla, Costa Tropical. Escondido entre un muro de ladrillo silencioso, del que sobresalen las esbeltas figuras verdes y oscuras de cipreses centenarios, se encuentra este jardín musulmán. Un legado de Al-Andalus de la época de los nazaríes, últimos reyes de la Alhambra, que nos dejaron antes de marcharse para siempre. Penetro entre sus tapias donde parece que el tiempo se ha detenido. Aquí solo hay quietud; estoy total y absolutamente sola durante todo el recorrido.

Me deslumbro con el colorido de las flores, despertando ante una incipiente primavera, protegidas por arrayanes tan antiguos como este suelo que piso. Los sugeretes aromas de plantas comestibles y medicinales: laurel y romero, manzanilla y caléndulas.

Flores del Jardín Nazarí

Flores del Jardín Nazarí

Pero sobre todo disfruto del agua, protagonista indiscutible, a la que el Jardín Nazarí rinde culto. Agua que fluye como columna vertebral por todo el espacio. Esencia misma, activa y dinámica, que se distribuye por las acequias regando el huerto. Como fuente de vida que gotea incesante. En forma de cascada como expresión artística y estética, en este entorno místico destinado al recogimiento.

Fuente

Fuente

El Jardín Vertical.

Junto a los restos de la antigua alberca, donde se bañaban hace más de quinientos años los veleños, desciende una senda. El tajo sobre el que se sustenta el jardín es una escarpada pared de cuevas y oquedades, revestida de color esmeralda. En ella el agua ha continuado su trabajo, moldeando con formas caprichosas: estalagmitas y estalactitas, sedimentos de cal y travertino, de contornos fantásticos y sugerentes.

Jardín Vertical

Jardín Vertical

Me sorprende la vereda entre el verdor y la espesura, por grutas accesibles y hermosas, en las que solo se advierte el goteo del agua lento pero continuo, que se precipita de la bóveda a los pequeños estanques. Un sonido amplificado: plaf, plaf… Una gota, dos, tres…

Cuevas del Jardín Vertical

Cuevas del Jardín Vertical

Cuevas del Jardín Vertical

Cuevas del Jardín Vertical

Vélez – Benaudalla.

Una vez recompuesta la armonía interior, gracias al paseo por el histórico vergel, me apetece completar la ruta por esta villa apacible y fuera de los circuitos turísticos. Sabed que estamos en la Costa Tropical, al sur de Granada. A medio camino entre la sierra y el mar Mediterráneo,  amparados por las cumbres blancas de Sierra Nevada.

Vélez Benaudalla, Granada

Vélez Benaudalla, Granada

Desde la iglesia parroquial asciendo al Castillo por la “escalera de los muertos”, donde cuenta la tradición que pasaban los féretros en su último viaje al camposanto. El Castillo de los Ulloa, de sencilla planta hexagonal (popularmente, “el de los moros”) está ahora cerrado, aunque desde su promontorio se obtiene una buena panorámica del pueblo, con el Jardín Nazarí de Vélez al fondo.

Castillo de Vélez

Castillo de Vélez

Qué tranquilidad se respira. Entre las encaladas casas y sus angostas calles, típicas de cualquier pueblito andaluz, hoy solo me encuentro habitantes de cuatro patas, que me miran con extrañeza.

Calles de Vélez

Calles de Vélez

Del rocoso baluarte desciendo por la calleja de las macetas, que me regala otra pintoresca estampa andaluza.

Subida al castillo

Subida al castillo

Termino en “el Nacimiento”, ya a las afueras, manantial de origen de este agua que corre por la antigua acequia desde tiempos de los romanos. Descubro un aljibe estático y limpísimo, de agua fresca proveniente de los acuíferos de la sierra, de esas nieves que se derriten y cabalgan por las entrañas de la montaña hasta morir al mar.

El Nacimiento

El Nacimiento

Si no has nacido en el sur

Y, a pesar de haber nacido en el sur, yo también mojo mis manos. Haya salud, amor y, sobre todo, alegría de vivir.

agua

Echa un vistazo a: Qué ver en Andalucía de este a oeste.
TAGS
13 Comentarios
  1. Responder

    tuBlogdeViajes

    6 abril, 2015

    Me encanta Granada! Para mi de las más bonitas de Andalucía junto con Córdoba!!! Unas fotos preciosas!!! Saludos compañera!!! 😉

    • Responder

      @lacosmopolilla

      6 abril, 2015

      Gracias compi, cuando quieras venir tienes guía 😉 un besazo

  2. Responder

    Raúl - Que bonito es viajar

    6 abril, 2015

    Precioso rincón, me encanta la comunión entre la naturaleza y la obra hecha por el hombre, por cierto sólo he estado una vez en Granada pero me encantó, una ciudad muy especial, saludos viajeros.

    • Responder

      @lacosmopolilla

      7 abril, 2015

      Gracias Raúl, no es porque yo sea de Granada pero tienes que volver, tiene rincones realmente mágicos. No sólo la ciudad monumental, Sierra Nevada, las Alpujarras, el valle de Lecrín, la Costa Tropical… Un abrazo

  3. Responder

    Blog de viajes Bueno Bonito Barat0

    7 abril, 2015

    Precioso lugar, totalmente de acuerdo contigo, a veces recorremos kilómetros para “descubrir” mundo y nos olvidamos de las maravillas que tenemos “al lado” de casa.

    • Responder

      @lacosmopolilla

      7 abril, 2015

      Gracias Bueno Bonito Barato. Por eso yo creo que lo ideal es “combinar”, lejos y cerca, depende del tiempo que tengamos. Todo es una experiencia y nos enriquece. Un abrazo.

DEJA UN COMENTARIO