El Camino Portugués, Camino de Santiago
España Galicia

El Camino Portugués a Santiago de Compostela

Escrito por la
el
7 mayo, 2021

Hay un dicho popular que asegura que “Cada peregrino encuentra en el Camino su propio milagro”. Es cierto. A la vuelta de esos 100 kilómetros pateando el Camino Portugués soy consciente de que cada detalle sutil -el trino de un ave escondida en la profundidad del bosque, el penetrante olor a tierra mojada, un rayo del sol entre las ramas, las gotas de lluvia sobre las hojas de los helechos, el tacto sedoso del musgo- son pequeños milagros con efecto sanador en el ánimo y la mente. Cada pasito por ese sendero de piedra y líquenes entre aldea y aldea va calando con la misma suavidad que el chirimiri gallego transformando a la turista en peregrina, siempre en dirección a Compostela. No hay vuelta atrás. Oler, sentir, disfrutar, cansarse, sufrir, dudar y, finalmente, explotar de alegría al alcanzar la meta. Hay que vivirlo.

Paisajes del Camino Portugués a Santiago de Compostela

Paisajes del Camino Portugués a Santiago de Compostela

Introducción: los Caminos a Santiago. 

Existen varias rutas jacobeas desde que, en la Alta Edad Media, fue descubierto el sepulcro del Apóstol Santiago en Compostela. Uno de los primeros en hacerse eco de esta relevante noticia en la Cristiandad fue el rey Alfonso II de Asturias, quien se convirtió en el primer peregrino iniciando el Camino Primitivo a los pies de la catedral de Oviedo. Sin embargo, el Camino más popular y tradicional es el Camino Francés, atravesando los Pirineos a la altura de Roncesvalles y transitando por ciudades como Logroño, Burgos, León, Astorga o Ponferrada antes de internarse por tierras gallegas.

Lluvia en el Camino a Santiago

Lluvia en el Camino a Santiago

El Camino Inglés y el del Norte -bordeando el Cantábrico- eran los elegidos por muchos habitantes de las Islas Británicas, desembarcando en los puertos de Gijón o Ferrol. Caminos minoritarios son la Vía de la Plata (desde el sur) y el Camino de Madrid, uniendo la capital de España con el Francés a la altura de Sahagún (León). El Camino Portugués como su nombre indica es la vía que conduce a los peregrinos lusos desde la ciudad de Lisboa u Oporto hasta Santiago, cruzando el Miño y la provincia de Pontevedra. Un trazado histórico de intercambio cultural entre ambos países que hereda parte de la Calzada Romana XIX, que unía Braga con Astorga.

¿Por qué el Camino Portugués?

¿Razones para elegir el Camino Portugués? Porque es el Camino a Santiago más fácil de hacer, llano y sin grandes cuestas. Resulta realmente asequible: es ideal para quien se quiera iniciar en el Camino de Santiago sin pasar grandes “penurias”. A esto hay que sumar la variedad y belleza de sus paisajes: un toque marinero al final de la ría de Vigo, bosques frondosos y atlánticos -que parecen sacados de un cuento de hadas- pequeñas ciudades monumentales como Caldas de Reis, Padrón o Pontevedra.

Paisajes marítimos del Camino Portugués

Paisajes marítimos del Camino Portugués

Otro motivo: sus etapas no son especialmente duras ni largas, entre 15 y 20 kilómetros al día, a excepción del día final cuando ya se “huele” Santiago. En definitiva, el Portugués es un camiño para disfrutar sin prisas, con todos los sentidos.

Campo de flores en Galicia, Camino Portugués a Santiago

Campo de flores en Galicia, Camino Portugués a Santiago

Etapas: itinerario del Camino Portugués a Santiago (Galicia).

  1. Tui – O Porriño (13 km).
  2. O Porriño – Redondela (16 km).
  3. Redondela – Pontevedra (19,6 km).
  4. Pontevedra – Caldas de Reis (21,1 km).
  5. Caldas de Reis – Padrón (18,6 km).
  6. Padrón – Santiago de Compostela (24,3 km).
100 km para Santiago de Compostela

100 km para Santiago de Compostela

Recuerda: la distancia mínima para obtener la Compostela (que no la compostelana) es de 100 km caminando; 200 km si realizas el Camino en bicicleta. Para acreditarlo, es necesario sellar al menos dos veces al día la credencial del peregrino.

Preparativos: equipación para hacer el Camino de Santiago.

Es fundamental llevar ropa deportiva, cómoda, camisetas transpirables que se sequen pronto, chubasquero largo para la lluvia y unas buenas botas de montaña (nunca a estrenar). Yo me llevé dos mochilas: una grande con toda la ropa (cinco mudas) y una mochila pequeña para caminar con lo imprescindible. La mochila es muy importante que tenga cinturón, para que todo el peso no recaiga sobre los hombros y la espalda; esencial: un lateral de malla para portar la cantimplora.

Botas, chubasquero y cantimplora

Botas, chubasquero y cantimplora, básicos del Camino de Santiago. Foto: Javier del Cerro

Además de las botas de montaña, unas chanclas y zapatillas deportivas para las tardes de “descanso”, junto con una muda limpia. Sólo tres pantalones (uno de ellos de trekking, impermeables), un forro polar y los bastones de senderismo. La verdad, nunca había usado palos para caminar y no tenía muy claro si iban a ser de ayuda o un estorbo; me alegré mucho de llevarlos, especialmente en los caminos de tierra y las subidas. Si se va a hacer el Camino en invierno también sería necesario una chaqueta ligera de pluma, braga para el cuello y un par de camisetas térmicas. Aunque realmente en Galicia no hace demasiado frío (en Castilla y León, sí), más bien humedad. Toda mi equipación para el Camino Portugués la conseguí en Sprinter. Además de ropa de montaña de su marca Boriken, disponen de prendas técnicas de marcas de primera, ideales para hacer senderismo.

Ropa de descanso de Sprinter

Ropa de descanso de Sprinter, foto: Javier del Cerro

Consejos y recomendaciones.

  • Comienza a entrenar al menos un par de meses antes, andando progresivamente desde 5 a 15 km diarios para acostumbrarte al ritmo y a las etapas. Usa las mismas botas que vayas a llevar al Camino para darlas de sí y moldearlas.
  • Vaselina: untar el pie antes de ponerse el calcetín de montaña cada mañana. Aunque sea un pelín “asqueroso” crea una película que evita las rozaduras. Muy importante.
  • Calentar antes de comenzar a andar y, a la llegada al alojamiento, realizar ejercicios de estiramiento.
  • Mochila liviana: no cargar con más del 10% de tu peso para evitar lesiones en la espalda.
  • Tomarse el Camino con calma. No es ninguna carrera. Disfrutar del paisaje y el momento… Hacer varias paradas para tomar un café, un puñado de frutos secos, agua… Es fundamental para no reventar en una sola jornada.
Banco Peregrino, Camino a Santiago

Banco Peregrino, Camino a Santiago

Planificación del Camino a Santiago.

Tanto el pasaporte peregrino -que hay que sellar al menos dos veces al día– como los alojamientos con desayuno incluido en el Camino Portugués los gestionamos con la agencia Pilgrim. Así, sólo teníamos que preocuparnos de caminar y descansar a la llegada al destino en cada una de las etapas.

Alojamientos en el Camino Portugués.

  • Casa Rural O Corzón (O Porriño). Sólo 3 habitaciones en un entorno de naturaleza maravilloso, trato inmejorable.
  • Alvear Suites (Redondela). Muy cómodos, en pleno centro.
  • Hotel Boa Vila (Pontevedra). Céntrico, en el mismo Camino a su paso por la ciudad. A unos pocos pasos hay bares y restaurantes para comer / cenar.
  • Hotel Pousada Real (Caldas de Reis). Con piscina, restaurante y zona de relax al aire libre. Ideal para descansar tras una larga jornada.
  • Pensión Jardín (Padrón). Casa histórica bien situada.
  • Hostal Mapoula (Santiago de Compostela). Céntrico, cómodo y buen desayuno. Merecido descanso a unos pasos de la catedral.
Casa Rural en O Porriño

Casa Rural en O Porriño

La opción más barata siempre es alojarse en los albergues públicos de cada localidad. Cómodos, limpios y con ambiente internacional de peregrinos, durante la época covid muchos han permanecido cerrados, dejando sólo la opción hostal u hotel. Aún abiertos, hay que tener en cuenta que las plazas son limitadas -unas 30 ó 40 camas- y no se puede reservar: se ocupan por orden de llegada. Tienen preferencia los peregrinos a pie sobre los que van en bicicleta.

Servicios adicionales: traslado de mochilas con Correos.

También la agencia Pilgrim nos gestionó un servicio para mí fundamental en el Camino: el traslado de las mochilas grandes entre alojamientos. Son 5€ al día y por evitar dolores tremendos de espalda merece la pena. ¿Cómo funciona? Hay que dejar la mochila en recepción con el nombre y el alojamiento de destino antes de las 8.00 de la mañana. En las siguientes horas -mientras caminas- el servicio de Correos pasa a recogerla y la deja en la recepción del siguiente hostal u hotel.

Descripción del itinerario: seis jornadas caminado desde Tui a Santiago de Compostela.

Etapa 1: Tui – O Porriño (13 km).

¿Cómo llegar a Tui? La forma más directa es en bus local o taxi desde el aeropuerto de Vigo, ciudad que tiene vuelos directos con las principales urbes españolas como Madrid o Barcelona. Tui es la primera ciudad gallega del Camino Portugués, villa monumental rodeada de bosques y viñedos, con una bonita catedral. También se puede comenzar el Camino en O Porriño directamente, completando así 5 días / 100 kilómetros -lo justo para ganar la Compostela-.

Día 2: O Porriño – Redondela (16 km).

La Galicia más rural se dibuja por los campos de Mos y O Souto hasta Redondela, pasando junto a la capilla de Santiaguiño de Anta -abrazada por una carballeira (bosque de robles)- y un viejo cruceiro de piedra. Etapa fácil y corta para “calentar” músculos y prepararse para el resto del Camino.

El Camino Portugués a Santiago

El Camino Portugués a Santiago

Etapa 3: Redondela – Pontevedra (19,6 km).

Una de las etapas más bonitas del Camino Portugués, bordeando el final de la ría de Vigo por el puente Sampaio. En estas espesuras, caminando sobre las grandes piedras de la antigua calzada romana, cobra sentido otro dicho jacobeo. Ese que dice “Más vale camino viejo que sendero nuevo”. Pontevedra, pequeña capital tallada en piedra, es tranquila y encantadora. Da tristeza dedicarle sólo una tarde… Aunque suficiente para poner en práctica lo de “Con pan y vino se hace el Camino”. Que sea albariño, por favor.

Ría de Vigo, Camino Portugués a Santiago

Ría de Vigo, Camino Portugués a Santiago

Cuarta etapa: Pontevedra – Caldas de Reis (21,1 km).

¿Dónde están las hadas? Los bosques de niebla y umbría de Reirís y Lombo da Maceira se apretujan entre pequeños saltos de agua. Sus árboles viejos, cubiertos de yedras y musgos, parecen susurrar. Asentada en las orillas del río Bermaña, la coqueta Caldas es villa termal desde la era romana.

Villa termal de Caldas de Reis, Pontevedra

Villa termal de Caldas de Reis, Pontevedra

Etapa cinco: Caldas de Reis – Padrón (18,6 km).

El río Valga con sus viejos molinos salpican los alrededores de O Pindo y el mote Castelo. Nos acercamos a Santiago, a la provincia de A Coruña. Se dice que en Padrón, la villa del pimiento -sólo hay que comerlos en temporada- nació la tradición jacobea.

Última etapa: Padrón – Santiago de Compostela (24,3 km).

Dejamos atrás el valle del río Sar, las tierras de Amaia, Teo y el santuario de Escravitude. Santiago cada vez está más cerca. La silueta de las torres se divisa desde el alto del O Milladoiro, donde los peregrinos se arrodillaban al contemplar por vez primera la catedral, a lo lejos. Aún hay que andar 7 kilómetros, pero los pies se sienten cada vez más livianos, conforme las flechas amarillas conducen hasta la impresionante plaza del Obradoiro, donde manda la tradición tumbarse en su centro. El diploma y el abrazo al Santo son el premio final a una aventura tan inolvidable como maravillosa.

El fin del Camino a Santiago

El fin del Camino a Santiago

Nota: por causas de la Pandemia, el abrazo al Santo no se está realizando (la puerta de acceso está cerrada). Además, la oficia del peregrino, donde se otorga el diploma, tiene horario restringido: de lunes a sábado de 9 a 16 horas (domingos cerrada). Para terminar la experiencia del Camino, gozar en la preciosa Santiago de Compostela, aunque sea sólo un día, es obligatorio.

La variante costera del Camino Portugués.

Existe una ruta alternativa -que según dicen es muy pintoresca- al Camino Portugués por la costa atlántica. Parte desde A Guarda, junto a la frontera, siguiendo por A Ramallosa, Vigo y uniéndose en Redondela al camino oficial. Ah, y si nos quedan fuerzas, siempre podemos seguir caminando hasta Fisterra, el fin de la Tierra y verdadero kilómetro cero del Camino de Santiago.

Calzada Romana XIX de Braga a Astorga

Calzada Romana XIX de Braga a Astorga

¿Lista para hacer el Camino Portugués? ¡Ultreia!

Código ético: el Camino Portugués ha sido una ruta en colaboración con la marca Sprinter y la agencia Pilgrim. Todo lo que recomiendo siempre está basado en mi propia experiencia.

TAGS
2 Comentarios
  1. Responder

    La Eternidad del Viaje

    7 mayo, 2021

    Apenas habíamos oído hablar del Camino Portugués, y después de leer la entrada nos han entrado unas ganas terribles de hacerlo. Ojalá podamos recorrer el mismo itinerario este verano (o al menos intentarlo). Muchas gracias por los consejos

    • Responder

      cosmopolilla

      10 mayo, 2021

      Si lo podéis hacer no lo dudéis, el Camino Portugués es precioso de principio a fin y una experiencia inolvidable.

DEJA UN COMENTARIO