Busto de Víctor Hugo en Vianden
Europa Luxemburgo

El castillo de Vianden, la fortaleza medieval que enamoró a Víctor Hugo

Escrito por la
el
14 noviembre, 2022

«¿Qué es la Historia? Es un eco pasado del futuro.» Víctor Hugo

Si las piedras del viejo castillo de Vianden hablaran ¡qué de historias contarían! Míralo, ahí arriba, presidiendo la montaña con su esbelta silueta de agujas y torreones, envuelto en la neblina. Estoy segura de que al caer la noche, por obra de algún extraño conjuro, el fantasma de la duquesa vuelve a pasear por las alcobas vestida de seda y terciopelo. Crujen las armaduras, las espadas, de nuevo afiladas y listas para batallar contra el enemigo. Un castillo de leyenda, de cuento, hogar de nobles, sirvientes y secretos. Estoy segura de que todo esto y mucho más imaginó el gran Víctor Hugo en el dormitorio de su modesta pensión abajo, en el pueblo, contemplando el contorno de la fortaleza medieval a la luz de la luna.

Casa - Museo de Víctor Hugo en Vianden

Casa – Museo de Víctor Hugo en Vianden

Se dice de la fortificación de Vianden que es el castillo más bonito de Luxemburgo. Uno de los mejores conservados de Europa -a pesar de que sufrió un terremoto y un incendio, quedando casi en ruinas-. Lo cierto es que con nada menos que 10 siglos de historia entre sus muros, enamoró al escritor Víctor Hugo hasta el punto de quedarse unos meses a vivir en la villa, usándolo como fuente de inspiración. Cada año atrae a miles de visitantes deseosos de recorrer las estancias del palacio que antaño perteneció a los duques de Vianden. No quedan decepcionados: sin duda el castillo de Vianden es uno de los lugares imprescindibles que ver en Luxemburgo. A continuación, te cuento todo lo que debes saber para visitarlo.

Visitar el castillo de Vianden Luxemburgo

Visitar el castillo de Vianden Luxemburgo

Cómo ir de Luxemburgo a Vianden.

Vianden es una pequeña villa al norte del gran ducado, con unos 7000 habitantes, muy cerca de la frontera con Alemania. Situada a 55 kilómetros de la capital de Luxemburgo, un viaje en coche desde la ciudad apenas son 45 minutos de trayecto. También es posible ir a Vianden en transporte público: hay que tomar el tren a Ettelbruck, pequeña ciudad centro de comunicaciones en el corazón del país y una vez allí, en la estación de autobús, tomar en número 570 con destino Vianden. El viaje en total no debería durar más de hora y media, ya que hay bastante frecuencia de trenes y autobuses. ¿Otra ventaja de usar el transporte público? Este es gratuito en todo el país de Luxemburgo.

¡No viajes a Luxemburgo sin seguro de viajes! 

Por lo que pueda pasar: cancelación del viaje, enfermedad, necesidad de atención médica en el destino… Incluyendo cobertudas por COVID-19 yo recomiendo MONDO Seguros de Viaje. Disponen de un chat médico por la aplicación disponible 24 horas. Si lo compras a través de mi web tienes un 5% de descuento. Lo puedes conseguir en este enlace:

Guía para visitar el castillo de Vianden. 

Como cualquier lugar turístico -el castillo de Vianden es uno de los destinos favoritos de los viajeros que van a Luxemburgo- te recomiendo que madrugues para evitar el bullicio y disfrutar de la experiencia. Especialmente si vas a visitar el castillo de Vianden en época vacacional, lo mejor es llegar a primera hora, según abre: las 10 de la mañana.

Historia de un castillo.

Cuando las legiones romanas cruzaron el río Sûre desde Germania a lo que es hoy Luxemburgo, encontraron que estas tierras estaban habitadas por la tribu de los tréveros, pueblo galo. Allá por el año 53 culminaron la conquista de estas colinas y montañas agrestes, estableciendo campamentos y pequeñas fortificaciones para controlar el territorio. Sobre el río Our, en un monte rocoso con una gran visibilidad de todo valle, construyeron un baluarte defensivo. Esta primitiva fortaleza romana es el origen del castillo de Vianden. En la Edad Media, siglo XI, los señores feudales de Europa aprovecharon este emplazamiento para construir una torre románica. Más tarde, se añadiría una muralla, un pequeño palacio y una capilla donde orar al Altísimo. El castillo gótico, de altos torreones de forma cónica y tenaz estructura se añadió en el siglo XIII.

Acceso al castillo de Vianden en Luxemburgo

Acceso al castillo de Vianden en Luxemburgo

De tosco castillo poco a poco se transformó en palacio residencial: dos pisos, confortables alcobas en las que siempre ardía el fuego para combatir el frío del duro invierno, salas de audiencias, bailes y festejos, adecuados a sus nuevos propietarios. Esta era la noble y rica familia Hohenstaufen, duques de Vianden. Durante el siglo XVI el castillo vivió su época gloriosa, cuando su poderoso heredero, el príncipe de Orange – Nassau – Vianden dotó al palacio de una suntuosa sala de banquetes de estilo renacentista, donde recibir e impresionar a toda la alta nobleza europea. ¿Lo conseguiría? Apuesto a que sí…

Muebles y trajes, castillo de Vianden

Muebles y trajes, castillo de Vianden

Sin embargo, la decadencia terminó llegando al castillo de Vianden con el paso de los siglos. Los duques, abandonaron el castillo, trasladando su residencia a los Países Bajos. La propiedad pasó de mano en mano, sufriendo un incendio y un terremoto, hasta que se convirtió en una ruina. Estuvo a punto de ser demolido y desaparecer. De hecho, fue ocupado por el ejército nazi durante la Segunda Guerra Mundial, usándolo como cuartel. Sin embargo, el gobierno de Luxemburgo apostó por mantenerlo y restaurarlo como el histórico monumento que es. El castillo de Vianden se abrió al público en 1990.

¿Qué se visita en el castillo de Vianden?

Más allá de su apariencia exterior -que de por sí resulta imponente- merece mucho la pena adentrarse en el castillo. Tras las murallas que rodean el palacio a modo de cercado defensivo, un gran patio da acceso a la armería, situada en la parte inferior del edificio. En esta sala de arcos y columnas de estilo gótico, se conservan armaduras y armas medievales, expuestas ahora como legado de una época oscura que ahora recreamos en series y películas. Junto a ella se ubica también la capilla, uno de los sitios más antiguos del castillo de Vianden.

Entrada al castillo de Vianden

Entrada al castillo de Vianden

Armería, castillo de Vianden

Armería, castillo de Vianden

La bodega y las cocinas, decoradas con objetos propios de la época medieval, también se encuentran en la parte inferior, buscando enseñar al visitante cómo se vivía entonces. Al menos la servidumbre, ya que los señores del castillo rara vez bajaban por aquí.

Cocina, visita al castillo de Vianden

Cocina, visita al castillo de Vianden

En la parte alta sí, era dominio de los nobles. Alcobas, salones decoradas con mobiliario y tapices de la época abren una ventana al pasado, a la intimidad de los duques de Vianden.

Salones superiores, visitar el castillo de Vianden en Luxemburgo

Salones superiores, visitar el castillo de Vianden en Luxemburgo

Las vistas desde esta parte del castillo sobre el valle y el pueblo de Vianden resultan sobrecogedoras, a prueba de vértigo. ¡Qué pequeñito el río y los tejados, ahí abajo!

Vistas de Vianden desde el castillo

Vistas de Vianden desde el castillo

Información práctica para visitar el castillo de Vianden.

Precio de las entradas al castillo de Vianden.

  • Adultos: 10 €
  • Niños de 6 a 12 años: 2,50 €
  • Estudiantes 13-25 años: 5 €

La entrada al castillo de Vianden está incluida en la Luxembourg card (también la visita a la Casa – Museo de Víctor Hugo en el pueblo).

Horario de apertura.

  • Invierno (noviembre a febrero): 10 – 16 horas.
  • Verano (marzo a octubre): 10 – 17 h.
  • Días cerrado por festivo: año Nuevo y Navidad.

Más información en la web oficial del castillo de Vianden.

Qué ver en Vianden además del castillo.

Aunque visitar el castillo de Vianden es el principal motivo del viaje, vale la pena dedicar un par de horas para recorrer el pueblo a pie, pintoresco y con algunas atracciones turísticas. Vianden es uno de los pueblos más bonitos de Luxemburgo. En su casco histórico alberga la iglesia gótica de los Trinitarios, mandada a construir en 1248 por orden del conde Enrique I. El motivo: el agradecimiento a esta orden religiosa que ayudó a liberar a su padre, el conde Federico II, capturado durante una cruzada. Muy cerca se encuentra el Ayuntamiento de la villa, del siglo XVI. Aunque aún más antigua es la casa donde hoy hay una farmacia, datada en 1475.

La casa - museo de Víctor Hugo en Vianden

La casa – museo de Víctor Hugo en Vianden

De obligada visita es el Museo Literario de Víctor Hugo, junto al puente del río, donde se alojó el escritor durante su estancia en Vianden. Un busto esculpido en bronce lo recuerda, justo en la misma calle y el hotel – restaurante que lleva también su nombre. Parece que en sí, todo el pueblo de Vianden rinde pleitesía a tan ilustre personaje, quien encontró la inspiración en este pequeño rincón luxemburgués.

Castillos en Luxemburgo.

El de Vianden es el más famoso del conjunto de baluartes y fortalezas que nutren la Ruta de los Castillos de Luxemburgo. Pero no el único: en 3 ó 4 días se puede recorrer el país en busca de joyas arquitectónicas como el castillo de Clervaux, las ruinas medievales del Chateâu de Beaufort o el de Bourscheid, el más grande de Luxemburgo.

Capilla del castillo de Vianden

Capilla del castillo de Vianden

Dónde alojarse en Vianden.

Aunque por proximidad se puede hacer el trayecto de ida y vuelta en el día desde la ciudad de Luxemburgo a Vianden, si se quiere pasar una noche en este encantador enclave y disfrutar de las vistas del castillo al atardecer, lo mejor es reservar una habitación en el Hotel – restaurante Víctor Hugo. Seguro que resulta inspirador.

Hotel Víctor Hugo, Vianden

Hotel Víctor Hugo, Vianden

Código ético: este artículo contiene enlaces de afiliados. Esto quiere decir que si reservas a través de estos enlaces me llevo una pequeña comisión sin que por ello se incremente el precio final. Así me ayudas a seguir con el blog. Todo lo que escrito sobre visitar el castillo de Vianden en Luxemburgo está basado en mi propia experiencia de viaje. 

TAGS

DEJA UN COMENTARIO