Tumba de Antonio Machado en Collioure
Europa Francia

Collioure, el último viaje de Antonio Machado

Escrito por la
el
23 octubre, 2020

“Caminante, son tus huellas el camino, y nada más. Caminante, no hay camino: se hace camino al andar. Al andar se hace camino y al volver la vista atrás se ve la senda que nunca se ha de volver a pisar”. Tumba de Antonio Machado en Collioure.

Los versos más famosos de Machado resuenan como un himno en el alma de todo viajero. Palabras tan ciertas para los que anhelan los senderos aún no caminados a la par que sienten nostalgia por los lugares a los que ya nunca volverán. Así, con esa zozobra, debió subir al tren del último viaje el poeta hacia el exilio. Huía de la Guerra Civil Española y el irremediable avance de las tropas franquistas, buscando refugio al sur de Francia, al otro lado de la frontera. Exhausto y enfermo, en Collioure encontró la muerte Antonio Machado como una predicción de su poema “Casi desnudo, como los hijos de la mar”.

La Tumba de Antonio Machado en Collioure, Francia

La Tumba de Antonio Machado en Collioure, Francia

Era febrero de 1939. Desde entonces, la tumba de Antonio Machado se encuentra en Collioure, una pequeña ciudad costera en los Pirineos Orientales, en el cementerio local. Nunca faltan flores frescas, banderas, dibujos o cartas para honrar ochenta años después la memoria del poeta andaluz, el más joven de la Generación del 98. El maestro de escuela con “torpe aliño indumentario” republicano de corazón destinado a helarse por “una de las dos Españas”.

Pintoresco Collioure.

La excusa de visitar la tumba de Antonio Machado en Collioure -uno de mis poetas preferidos- hizo que de la vecina Costa Brava planeara una pequeña excursión de un día a esta coqueta comuna de Francia. Tal vez conocer la sencilla lápida donde reposa el maestro como un símbolo a todos los exiliados por la guerra no sea tan emocionante como recorrer las estancias de la Casa de Machado en Segovia, su particular “Celda de Viajero”. Donde realmente se puede sentir la presencia del poeta. Al fin y al cabo, sólo es la conclusión del camino… Sin embargo, Collioure posee una luz especial y es posible adivinar pinceladas de su presencia en aquellos días de invierno cargados de malos presagios.

Casas de Coilloure

Casas de Coilloure

Profundamente mediterránea, las calles de Collioure conducen irremediablemente al mar. Esa gran mancha de agua junto a la que el poeta garabatearía sus últimos versos, inconclusos, encontrados por su hermano en el bolsillo de la chaqueta: “Estos días azules y este sol de la infancia”…

El último hotel de Antonio Machado. 

Un fuerte protege la ensenada donde las olas lamen una iglesia de piedra. Las callejuelas se apretujan, estrechas, con pasajes, escaleras de flores y enredaderas que cubren las fachadas. Después del blanco inmaculado de Cadaqués o la sobria piedra clara de las masías del Alt Empordá, Collioure resulta un arcoíris por el que perderse con gusto. Entre estas fachadas, se ubica el hotel Bougnol-Quintana, donde murió Antonio Machado. Para cerrar la ruta tras las huellas del poeta, desde 2018 existe una exposición dedicada a su persona en la Mediateca de Collioure.

Playa de Collioure

Playa de Collioure

Y es que Machado y Collioure ya están unidos para siempre desde que se apeó en la estación del tren procedente de Cerbère en el que fue su último viaje, hace ya 81 años. Tan lejos de su Soria, Baeza, el Duero, Leonor, Segovia, Guiomar o Madrid. Quizá aquí, al borde del mar en esta apacible ensenada, por fin, encontró descanso el hombre que conversaba consigo mismo, buscando a Dios entre la niebla.

“Y cuando llegue el día del último viaje
y esté a partir la nave que nunca ha de tornar,
me encontraréis a bordo ligero de equipaje,
casi desnudo, como los hijos de la mar”. Antonio Machado.

Descubre más lugares que visitar en Francia en el blog:

Vistas de Collioure

La tumba de Antonio Machado está en Collioure, Francia

TAGS

DEJA UN COMENTARIO