Sintra, la Ciudad de los Palacios

Palacio da Regaleira, qué ver en Sintra

"Entrad. Más os advierto que fuera vuelve aquel que atrás mirase.
Cada cual volverá a su triste tumba. Retomarán su carne y apariencia. Oirán aquello que atruena por siempre.
Así pasamos por la sucia mezcla de sombras y de lluvia a paso lento, tratando sobre la vida futura".
Dante, La Divina Comedia.

El eterno ciclo. La Tierra es el útero materno que nos da la vida así como la sepultura cuando cerremos los ojos para siempre. La espiral une el recorrido de la luz a la oscuridad; del sol a las tinieblas. Un camino incierto plagado de sombras. Y, por qué no, también de descubrimientos… ¿Bajarás al abismo conmigo? Retornaremos a la claridad del día tal vez más sabios, tal vez más lúcidos, tras descender la escalinata del Pozo Iniciático de la Quinta da Regaleira, el palacio más fascinante y enigmático que ver en Sintra.

Pozo Inicático, Quinta da Regaleira

Pozo Inicático, Quinta da Regaleira

Qué ver en Sintra, Ciudad de Palacios. 

Un tren desde Lisboa me ha traído hoy a Sintra, una preciosa villa Patrimonio de la Humanidad donde antaño vivía la aristocracia portuguesa. Huyendo del bullicio de la capital lusa, instalaron suntuosas mansiones al abrigo de la exuberante vegetación y la frescura durante el estío de los bosques de la sierra. El horizonte de Sintra es azul y nítido. Allí empieza el mar y termina la Tierra: el cabo da Roca es la punta más occidental de Europa.

Cabo da Roca, Portugal

Cabo da Roca, Portugal

Me apeo del tren. Es la segunda vez que vengo a Sintra. La primera lo hice hace ya una década (¡cómo se pasa el tiempo!) En una visita corta de ida y vuelta en el mismo día desde Lisboa. Error. ¡Hay tanto que ver en Sintra que es imposible conocerla en una jornada! El patrimonio y la naturaleza de la preciosa villa es considerable y apenas tuve tiempo de explorar su centro histórico y un par de palacios: el de Pena y el palacio Nacional, dejándome la misteriosa Quinta da Regaleira, la fantasía de un noble excéntrico y masónico, el castelo dos Mouros, el convento de los Capuchinos o el espectacular y siempre ventoso acantilado del Cabo da Roca.

Calles de Sintra

Calles de Sintra

Créeme, vale la pena hacer noche en Sintra y dormir al amparo de su frondosa sierra. Caminar al atardecer por sus encantadoras callejuelas y disfrutar del animado ambiente en esta población culta y distinguida. Como siempre, la realeza no fue estúpida cuando eligió este emplazamiento como lugar de recreo…

Vistas de Sintra

Vistas de Sintra

Qué ver en Sintra: el Palacio Nacional.

La bienvenida a Sintra la dan las blancas siluetas de las chimeneas del urbano Palacio da Vila. En el conocido como “Siglo de las Colonias”, el S.XVI, se construyó este palacio que hoy ocupa la animada plaza principal. Su sobria apariencia exterior engaña. La que fuera residencia real, cedida por un tiempo al conde de Seia, muestra un eclecticismo de estilos arquitectónicos que mezclan lo medieval con lo gótico, lo renacentista con lo romántico, sin faltar el estilo propio portugués, el manuelino. La decoración la completan frescos y azulejos andaluces, que en gran parte tuvieron que ser restaurados cuando la tiembla tembló en aquel fatídico 1755.

Palacio Nacional de Sintra

Palacio Nacional de Sintra

Quinta da Regaleira, el palacio del ocultismo. 

Un aura de misterio envuelve la mansión que perteneciera al señor Carvalho. Impregnada de la niebla matutina que sólo se despeja con el sol brillando en lo alto, poco se sabe del origen de esta propiedad que pasó de mano en mano teniendo diversos propietarios y nombres (Quinta da Torre o Quinta do Castro) desde el S.XVII hasta finales del XIX. Comerciantes, una rica baronesa de Oporto, hasta que la adquirió Augusto Carvalho Monteiro, caballero apasionado del esoterismo, el mundo masónico, la alquimia y la Divina Comedia. Su espíritu melancólico añoraba los tiempos grandes de Portugal. Creó una Quinta de fantasía al estilo neomanuelista y romántica, inspirada en las leyendas de los Templarios y la Rosacruz.

Quinta da Regaleira

Quinta da Regaleira

Los dioses clásicos, – Flora, Diana o Hermes – señalan el corredor de setos recién cortados hacia el Palacio. Una pequeña mansión de decoración que busca imitar la naturaleza, con un gran salón, una biblioteca o un laboratorio de alquimia que tal vez consiguió descubrir los misterios de la piedra filosofal. La pequeña capilla, de piedra blanca y con una virgen envuelta en blanco, rojo y azul, alberga la leyenda de Nazaré.

Quinta da Regaleira, qué ver en Sintra

Quinta da Regaleira, qué ver en Sintra

Salón, Quinta da Regaleira

Salón, Quinta da Regaleira

Pero lo magnífico de la Quinta es perderse por su bosque de cuento, de laberintos, galerías, túneles, de grutas, fuentes y estanques… El lago de los Cisnes y una cascada. Escaleras, torres, y cavernas de conchas marinas que recrean un mundo sumergido donde sólo habitan ninfas o sirenas. Un pozo imperfecto tal vez ensayo del misterioso Pozo Iniciático, en cuya base hay dibujada una rosa de los vientos. Bajo su escalinata se ubican 23 nichos, cuyo significado es otro de los misterios que dejó Carvalho sin resolver…

Jardines de la Quinta da Regaleira

Jardines de la Quinta da Regaleira

Pozo Iniciático, escaleras de caracol

Pozo Iniciático, escaleras de caracol

Palacio da Pena. 

El Castelo dos Mouros serpea con su muralla soldado a las rocas de la sierra de Sintra. Testigo de otros tiempos, torres y almenas estaban destinadas a la defensa de esta privilegiada plaza con vistas al océano. Según cuenta la leyenda, fue una aparición mariana la que les insufló coraje a los cruzados que caminaban de noche para conquistar el castillo, diciéndoles: “No tengáis miedo; fuisteis veinte pero fuisteis mil; mil fuisteis porque fuisteis veinte”. Como agradecimiento a la victoria allí se alzó la capilla de Nuestra Señora de Melide.

Castelo de los Mouros

Castelo dos Mouros

Atrás quedan estas murallas en la vertical subida a la cumbre de la sierra de Sintra. En el altozano se asienta otro palacio de fantasía, el último hogar de los monarcas portugueses antes de partir al exilio: el Palacio da Pena. Pintado en rojo, amarillo y azul su silueta destaca entre el verdor del bosque Atlántico, siendo la mayor atracción que ver en Sintra.

Palacio da Pena, qué ver en Sintra

Palacio da Pena, qué ver en Sintra

Construido por capricho del rey Fernando II a principios del S.XIX, sobre las ruinas de un monasterio devastado por el terremoto de Lisboa, su arquitectura de ensueño me trasladan a esas películas de Disney donde viven los príncipes convertidos en bestias y las criadas que creen en la magia. Un puente levadizo, el pórtico del Tritón, la Torre del Reloj, patios con arcos e impresionantes vistas y un bucólico jardín inglés en el que relajarse. Recorrerlo puede llevar horas. En los salones del interior, revestidos de azulejos, se exhibe la loza y lujosos objetos de artesanía de las que los reyes disfrutaban en su vida cotidiana. Es fácil imaginar su vida ostentosa sólo con asomarse a sus estancias privadas y aposentos.

El Tritón, Palacio da Pena

El Tritón, Palacio da Pena

Salón, Palacio da Pena

Salón, Palacio da Pena

Aposentos Reales, Palacio da Pena

Aposentos Reales, Palacio da Pena

Apostentos de la reina, Palacio da Pena

Apostentos de la reina, Palacio da Pena

Cae la tarde y es hora de volver a Sintra. Si para subir al Palacio da Pena la mejor idea es en autobús público o taxi, dado lo empinado de la carretera; descender es un agradable paseo por el frondoso bosque, fuente de inspiración para pintores y poetas que en el Romanticismo encontraban a las musas bailando entre las hojas.

Bosques de Sintra

Bosques de Sintra

Banco de piedra, Sintra

Banco de piedra, Sintra

Datos prácticos.

Cómo llegar a Sintra desde Lisboa.

Situada a 25 km al oeste de Lisboa, llegar a Sintra en transporte público es fácil. Desde la céntrica estación de Rossio salen muy frecuentemente y tarda 40 minutos. El precio del billete de ida y vuelta son unos 4,50 euros. Sintra se puede tomar como base para excursiones cercanas. Junto a la estación de tren, parten autobuses a Cascais, el Convento dos Capuchos o al espectacular Cabo de Roca.

Palacio da Pena, Sintra

Palacio da Pena, Sintra

Alojamiento en Sintra.

¿Dónde dormir en Sintra? Existen varios alojamientos para diferentes gustos y bolsillos. Yo me hospedé en el Moon Hill Hostel, junto a la estación de tren y el Ayuntamiento, ideal para mochileras, bajo presupuesto y viajeras en solitario. ¿Para ir con pareja en plan romántico? Me daría un capricho en el Hotel Sintra Jardín, un antiguo palacio.

Hoteles en Sintra

Hoteles en Sintra

Dónde comer en Sintra.

Los dos días que pasé en Sintra descubrí varios restaurantes que me gustaron mucho: Tascantiga, una terraza con un menú moderno en pleno casco histórico; el café París, un restaurante de toda la vida en un lateral del Palacio Nacional donde probé un delicioso bacalao espiritual (gratinado) y, en la calle que baja de la estación de tren al Ayuntamiento, uno de los restaurantes más recomendados: el restaurante Regional de Sintra, muy bueno en relación calidad precio.

Pastel de bacalao en Sintra

Pastel de bacalao en Tascantiga, Sintra

Sigue viajando por Portugal en el blog:

Sol poniente en el Palacio de Pena, qué ver en Sintra

Sol poniente en el Palacio de Pena, qué ver en Sintra

3
Deja un comentario

avatar
1 Comentarios
2 Respuestas
0 Seguidores
 
Comentario con más reacciones
Comentario más polémico
2 Autores
Pirlutravelcosmopolilla Autores recientes
Pirlutravel
Invitado/a

Ay qué bonito!! Sintra es precioso, me están dando ganas de volve! Estaré cuatro días en Portugal durante una escala en Lisboa, no sé si volver a Sintra o conocer Tomar, me dijeron que es un pueblo hermoso. Has estado? Como será en julio no sé si el clima será… Leer más »

¡No olvides contratar tu seguro de viaje!