Salobreña, la montaña de azúcar de la costa granadina

Qué ver en Salobreña, Costa de Granada

"... Y dispuso que sus hijas se educaran en el castillo de Salobreña,
Incrustado en inexpugnable fortaleza levantada sobre la meseta de una colina que dominaba el mar Mediterráneo".
Washington Irving, Leyenda de las tres princesas.

Fortaleza árabe, qué ver en Salobreña, Granada

Fortaleza árabe, qué ver en Salobreña, Granada

Se había marchado. El pajarillo azul que acudía cada mañana a la ventana y la despertaba con sus trinos. La fuente fresca del patio había amanecido con una capa de escarcha, quebradiza al tacto. El aire helado de la sierra penetraba y corría a sus anchas por salas y salones, haciendo a los músicos tiritar. Pronto llegaría la nieve. Kadiga, la vieja nodriza, avisó a Zorahaida. Sus hermanas mayores, Zaida y Zoraida, ya estaban listas para partir. Dejaban el palacio nazarí de La Alhambra para caminar por un cañón de piedra siguiendo el curso del río hasta su delta, a los pies de Salobreña, su nuevo hogar…

Leyenda de las tres princesas, Salobreña

Leyenda de las tres princesas, Salobreña

Salobreña y el legado andalusí.

Diez siglos después, las leyendas de un legado andalusí penden de esta montaña de roca sobre la que se asienta Salobreña, pueblo blanco y andaluz de la costa granadina. Sus casitas blancas se amontonan, como terrones de azúcar incrustados en la ladera. A sus pies un mar azul y manso, al que se adentra el peñón como un brazo de tierra mirando a las costas africanas, al otro lado del Mediterráneo. Rodeada de llanuras verdes y fértiles, los árabes ya extraían la zafra para trasformarla en melaza hace un milenio, en esos campos de cañas de azúcar regados por las nieves derretidas de Sierra Nevada, cuya silueta resplandece de blanco durante el invierno…

Invierno en Salobreña

Invierno en Salobreña

Salobreña, mejor en invierno.

Esta es la época en que la prefiero: solitaria, apacible. Antes de que el calor de verano inunde sus playas de guijarros con turistas estivales, olor a espetos de sardinas y noches de baile a pie de chiringuito con un ron de caña entre los dedos… ¿Me acompañas a perderte por sus callecitas? ¿A conocer todo lo que ver en Salobreña en un soleado día de febrero?

Calles de Salobreña

Calles de Salobreña

Qué ver en Salobreña en un día: una joya en la costa granadina. 

Aparco en la entrada, en llano, junto a la Casa Roja; no me atrevo a subir el coche por esas cuestas retorcidas de escasa visibilidad. Una romántica mansión de comienzos del S.XX que perteneció al propietario del ingenio de San Francisco, antigua fábrica de azúcar. Sus jardines son una delicia de conciertos al aire libre durante el estío. En sus salas, hoy dependencias del ayuntamiento, albergan la fundación dedicada al dramaturgo y literato granadino José Martín Recuerda, quién fijó su residencia en la costa.

Casa Roja, Salobreña, fuente: Ayuntamiento de Salobreña

Qué ver en Salobreña: Casco Histórico y castillo árabe.

Comienzo a subir las cuestas en dirección al castillo. La fortaleza árabe de Salobreña domina la montaña rocosa sobre la que se encaraman las casas encaladas, trazado puramente defensivo. Gatos al sol, macetas de hibiscus y buganvillas que dan color a las verjas. Este entramado de travesías tiene un nombre: el barrio del Albaycín.

Barrio del Albaycín

Barrio del Albaycín, qué ver en Salobreña

Balcón, casas de Salobreña

Balcón, casas de Salobreña

Sí, Salobreña en su casco histórico es una pequeña Granada con olor y sabor a Mediterráneo… 

Subida al Castillo de Salobreña

Subida al Castillo de Salobreña

Media mañana y unos maravillosos dieciocho grados. Sobra la chaqueta. ¿Aún no lo saben? Estamos en la Costa Tropical, 350 días de sol al año, el mejor clima de Europa… La escalinata que da acceso a la fortaleza es una callejuela encantadora cuajada de flores y macetas, empinada, por la que subir caminando como en la época de los nazaríes.

Albaycín, qué ver en Salobreña

Albaycín, qué ver en Salobreña

Entrada al castillo

Entrada al castillo

El castillo de Salobreña.

Nieve en los picachos de más de tres mil, el Caballo, el Mulhacén y el Veleta. Sulayr la llamaban las princesas que vivieron aquí. Lo mejor del castillo de Salobreña son las vistas de 360 grados: el pueblo, la vega, la sierra y el mar. Ese que entonces era una amenaza de corsarios e invasiones.

Sierra Nevada desde Salobreña

Sierra Nevada desde Salobreña

La guerra del tiempo ha sido implacable: de esta fortaleza militar y pequeño palacio edificado hace siglos apenas quedan sus muros de manpostería. Pocos conocen que en ella se jugó la partida de ajedrez más importante de la Historia: la que salvó la vida de un rey y permitió a Yusuf III alcanzar el trono de Granada, en 1048.

Murallas del castillo

Murallas del castillo

Un paseo por la Medina medieval de Salobreña.

Pero no sólo el Albaycín -de Salobreña- tiene esa apariencia de pueblo andaluz con solera. La antigua Medina medieval se dibuja por el paseo de las Flores, bajo el antiguo pasaje de la Bóveda, las pintorescas fachadas del barrio del Brocal o los patios de flores del barrio de La Fuente. Junto a la Bóveda localizo uno de mis bares preferidos y con más tradición de Salobreña, ideal para tapear pescado fresco con una buena cerveza: el Pesetas.

La Bóveda, Salobreña

La Bóveda, Salobreña

La torre de la iglesia parroquial, dedicada a la Virgen del Rosario, se alza sobre una mezquita musulmana. Hoy templo mudéjar del S.XVI donde el devenir de las horas las marca el tañido de las campanas. La historia completa del municipio se puede leer en el Museo, cuya planta inferior fue antigua Cárcel Real en el S.XVI tras la Conquista.

Iglesia del Rosario, Qué ver en Salobreña

Iglesia del Rosario, Qué ver en Salobreña

Caminos al mar: playas de Salobreña. 

Siempre buscando el mar, ya sea desde el mirador del castillo o a pie de playa. Todos los caminos conducen a la ribera. La acera pasa junto al parque de la Fuente, un espacio verde y lúdico que me trae recuerdos de la niñez: fogonazos alimentando a los patos. Otro homenaje al pasado nazarí con leones de leyenda.

Fuente de los Leones, Salobreña

Fuente de los Leones, Salobreña

El Peñón de Salobreña.

Al mar se adentra el emblemático Peñón, uno de los esenciales que ver en Salobreña. Es mucho más que una roca de la que lanzarse al agua en juegos de adolescentes: fue un islote, separado de la costa en tiempos antiguos. Necrópolis paleocristiana y santuario de los pueblos púnicos y fenicios que alcanzaron estas costas antes que los sarracenos. Hoy un magnífico mirador al Mediterráneo que sin embargo no escapa al absurdo vandalismo de los que no saben querer a su tierra.

El Peñón de Salobreña

El Peñón de Salobreña

El Peñón divide las dos playas de aguas cristalinas: la de su mismo nombre y la playa de la Charca, tan larga y extensa que se pierde en los lindes con la vecina Motril. Mi preferida es la de La Guardia, salvaje y rodeada de cañas de azúcar cuyas espigas agita la brisa marinera. Un cultivo milenario que ya nadie cosecha desde hace una década. En el S.XXI esta orilla sin cemento también se comienza a urbanizar. La industria del turismo ganó la batalla a la del azúcar hace ya tiempo.

Mar Mediterráneo, playas de Salobreña

Mar Mediterráneo, playas de Salobreña

La Caleta de Salobreña, pueblo de pescadores.

Siguiendo el borde arribo a La Caleta de Salobreña, pueblo de pescadores anclado en el tiempo: barcas, redes, tabernillas con señores jugando a las cartas. Hecho de menos un olor de la infancia: el de la melaza procedente de la fábrica, la Azucarera del Guadalfeo, que cerró sus puertas en 2006. Ahora, sólo huelo a salitre por ese camino de rocas tras el kiosko la Granaína, donde se esconden los cangrejos y algunos locales lanzan la caña. A ras de acantilado se accede a una cala de piedra, quizá una de las más pequeñas y secretas de la costa granadina: la de El Cambrón. Pero como el agua aún está fría te espero en el Bar Rufino, tomando una cerveza con tapa de migas y sardinas. Este sí que es el auténtico sabor de la costa de mi Graná.

Qué ver en Salobreña, Granada

La Caleta. Qué ver en Salobreña, Granada

Datos prácticos.

Cómo llegar a Salobreña: ubicada en la costa granadina, a 67 km de la capital, se puede llegar en coche por la A44 o en autobús público (1 hora de trayecto).

Alojamiento en Salobreña: a las afueras, ideal para desplazarse en coche, recomiendo el hotel Miba, un excelente mirador en el monte al pueblo y el mar; más céntrico y cerca de la playa: el Hostal San Juan.

Qué ver en los alrededores de Salobreña. No te pierdas:

Código ético: este artículo contiene enlaces de afiliados. Esto significa que si reservas a través de estos enlaces recibo una comisión sin que por ello se incremente el precio final, así me ayudas a seguir con el blog. Todo lo que recomiendo está basado en mi propia experiencia. 

6
Deja un comentario

avatar
3 Comentarios
3 Respuestas
0 Seguidores
 
Comentario con más reacciones
Comentario más polémico
4 Autores
cosmopolillaDinkyViajerosjordi (milviatges)Maruxaina Bóveda Autores recientes
Maruxaina Bóveda
Invitado/a
Maruxaina Bóveda

Qué bonito post Patri. Ya sabes que estuvimos el pasado septiembre. No lo conocía pero al leer que tenía castillo no lo dudamos y nos encantó. Un lugar con mucha historia, preciosas calles y una playa con unos atardeceres de película. Con ganas de seguir descubriendo Granada nos quedamos 🙂… Leer más »

jordi (milviatges)
Invitado/a

Reconozco que no había oído jamas hablar de Salobrña. Y es que aunque he visitado Granada en tres ocasiones jamás he salido de la capital. Ya va siendo hora de que me pierda por estos pueblecitos. La fuente de los Leones me parece un encanto. Y, como bien dices, un… Leer más »

DinkyViajeros
Invitado/a

Es un pecado que viviendo en Málaga nunca hayamos estado en Salobreña. Siempre lo hemos asociado con la playa, pero por tus fotos hemos descubierto un pueblo andaluz precioso, que nada tiene queenvidiar a otros con más fama, como Frigiliana, por ejemplo. Vamos a proponernos una escapada a Salobreña para… Leer más »