Qué ver en Logroño en un día
España La Rioja

Qué ver en Logroño: ¿nos bebemos la capital de La Rioja?

Escrito por la
el
18 octubre, 2021

Que a Logroño se viene a beber vino -de La Rioja- eso lo tenemos claro. El acabar “trompa” cual elefante en la calle Laurel… Dependerá del número de bares que se visiten. Y es que una escapada a Logroño no puede estar completa sin recorrer la travesía más famosa y animada donde se degustan riquísimos y variados pinchos como los champiñones -también riojanos- del Soriano. La monumental capital de esta región enológica por excelencia es una parada obligatoria en una ruta por la Rioja en coche: al menos recomiendo dedicar un día a descubrir qué ver en Logroño. Después, esperan monasterios Patrimonio de la Humanidad en San Millán de la Cogolla, huellas de dinosaurios en la zona oriental o los preciosos pueblos de La Rioja Alta. Pero ahora, centrémonos en esta ciudad a orillas del Ebro.

De pinchos y vinos en Logroño

De pinchos y vinos en Logroño

Visitar la Concatedral de Santa María la Redonda con sus dos torres gemelas. Pasear por el Espolón. Admirar la fachada del antiguo convento de la Merced. Tomar un cortado en el elegante Café Moderno o un delicioso milhojas en la confitería la Mariposa de Oro, en pleno centro son algunas de esas experiencias que hacer en Logroño. Dejarán el mejor sabor de boca posible en el paladar, como souvenir de la capital riojana.

Alojamiento en Logroño. Mi recomendación:

Más céntrico imposible: el hotel Marqués de Vallejo, un alojamiento elegante con vistas a la Concatedral. Por su ubicación, Logroño es una buena ciudad para hacer “base” y explorar desde ella otros lugares de la región, por ejemplo hacer una ruta de pueblos bonitos en La Rioja.

Qué visitar en Logroño en un día: 10 paradas imprescindibles.

1 – El puente de Piedra sobre el Ebro.

Los peregrinos del Camino de Santiago a su paso por Logroño, acceden al centro de la urbe cruzando este histórico puente. Edificado con doce arcos para este fin, según la tradición por San Juan de Ortega, el que hoy se alza es una reconstrucción del siglo XIX. Emblema de la ciudad, el puente actual con tres torres defensivas aparece en el escudo de Logroño. Otro puente famoso de la ciudad es el de Hierro, construido a finales del siglo XIX a manos del ingeniero Fermín Manso de Zúñiga, el mismo encargado de reparar el puente de Piedra.

El Camino de Santiago pasa por Logroño

El Camino de Santiago pasa por Logroño

Echa un vistazo a otra villa jacobea de La Rioja: Santo Domingo de la Calzada.

2 – Restos de la muralla de Logroño.

Una vez cruzado el puente, situados nuestros pies en el casco histórico de Logroño, se puede caminar hasta los restos de las fortificaciones medievales que tuvo la ciudad, conservando el Cubo del Revellín, torre cilíndrica donde se ubicaban las troneras y cañones. Sobre la llamada puerta del Camino aún se puede contemplar el águila bicéfala de Carlos V, símbolo imperial. Y es que este acceso en la muralla se remonta al año 1524, poco después de haber sido asediada por las tropas francesas.

Antiguas murallas de Logroño

Antiguas murallas de Logroño

3 – La Concatedral de Santa María la Redonda.

Plaza del Mercado. En el corazón de la ciudad se alzan majestuosas las dos torres del templo religioso más importante que ver en Logroño: su concatedral. ¿Por qué concatedral y no catedral a secas? Porque comparte la sede de la diócesis riojana con las vecinas catedrales de Santo Domingo de la Calzada y la gótica de la Calahorra.

Concatedral, qué ver en Logroño en un día

Concatedral, qué ver en Logroño en un día

Vinculada estrechamente a la construcción del puente de Piedra y la ruta Jacobea, el origen de la villa de Logroño se origina gracias al fuero concedido por el rey Alfonso VI de León en 1095 para el asentamiento de peregrinos y pobladores en este margen del Ebro. Al calor del Camino se levantan iglesias como la de Santiago el Real, San Bartolomé o Santa María la Redonda. Sobre esta última, románica y octogonal, se alza una Colegiata ya en 1435. Un siglo después, se amplia a un colosal templo en estilo Gótico Reyes Católicos, ajustado a las necesidades de Logroño, ciudad en plena expansión. En su interior, se albergan valiosísimas obras de arte como “El calvario de La Rioja”, pintura al óleo del renacentista Miguel Ángel Buonarroti o seis tablas flamencas de Gillis de Coingnet.

4 – La calle Portales.

Desde la plaza de la catedral se extiende un paseo peatonal de soportales con bares, comercios tradicionales como papelerías o sombrererías, que discurre en dirección a las murallas. En ella se ubica la popular confitería la Mariposa de Oro. Con dulces, pasteles y hojaldres milhojas a precio de oro -como su nombre indica- merece la pena adquirir al menos uno ¡se deshacen en el paladar!

Confitería la Mariposa de Oro, Logroño

Confitería la Mariposa de Oro, Logroño

5 – La calle Ruavieja y sus calados.

¿Quieres visitar la calle más antigua de Logroño? Entonces por en el Google maps “Ruavieja”. En ella se ubica el albergue de peregrinos y antiguos calados como el de San Gregorio. Bóvedas centenarias usadas como bodegas.

6 – El Parlamento de La Rioja.

El edificio que acoge al órgano supremo de la comunidad autónoma se localiza en pleno casco urbano. Vale la pena por fijarse en su monumental fachada: la del antiguo convento de la Merced.

El Parlamento de La Rioja

El Parlamento de La Rioja

Justo al lado se erige la Chimenea de la vieja fábrica de tabaco de Logroño. El antiguo edificio de la Tabacalera, con más de un siglo de historia, hoy alberga la Biblioteca de La Rioja.

7 – La iglesia de Santiago.

Ciudad ligada desde su nacimiento al Camino Francés, se dice que la iglesia más antigua de Logroño es la dedicada a la figura de Santiago el Real. Según la leyenda, el propio apóstol estuvo predicando por estas tierras y uno de sus discípulos, Arcadio, fundó un templo cuyos cimientos aún son parte de la cripta de esta iglesia. La actual data del siglo XVI, ya que la románica fue destruida casi en su totalidad por un incendio.

Otros templos relevantes a la hora de visitar Logroño son la iglesia medieval de San Bartolomé, del siglo XII, Monumento Nacional con su espectacular pórtico románico. Y la iglesia de Santa María de Palacio, donación del rey Alfonso VII.

8 – El paseo del Espolón.

Siglo XVIII. En plena expansión de la ciudad, extramuros se construye una gran plaza con una explanada arbolada. El conocido como paseo de las Delicias también se llamó paseo de los Reyes por sus estatuas y paseo del Príncipe Vergara. El monumento del general Espartero a caballo preside este gran salón al aire libre por donde pasean desde entonces los habitantes de Logroño. Otras zonas verdes que ver en Logroño son el parque del río Ebro, a orillas de este majestuoso río que cruza la península ibérica hacia el Mediterráneo o el paseo de la Florida, junto al puente de Piedra.

Paseo del Espolón, Logroño

Paseo del Espolón, Logroño

9 – El Café Moderno.

Para sentirse como un local, nada como tomarse un refresco, cerveza o cortado en este café centenario de decoración clásica, situado en la calle Francisco Martínez Zaporta. Famoso por sus tertulias, espectáculos musicales o incluso teatrales, la comida típica riojana es su especialidad. Todo acompañado, por supuesto, de un vino Rioja.

10 – Parada nocturna: de pinchos por la calle Laurel.

La zona más emblemática de Logroño para tomar pinchos y vinos es la calle del Laurel, a un corto paseo de la concatedral. Junto a ella se alzaban las antiguas murallas de Logroño, hasta que fueron demolidas a finales del siglo XIX. Nació entonces esta travesía y el primer bar de la ciudad: el Blanco y Negro, todo un clásico a día de hoy donde tomar un bocado de anchoa con pimiento verde. Con decenas de bares, actualmente es una zona muy concurrida lugar de encuentro entre viajeros y turistas al calor de un Rioja, con cientos de tapas para elegir. Comerse y beberse Logroño es un placer.

Calle Laurel en Logroño

Calle Laurel en Logroño

Más información en la web de La Rioja Turismo.

Sigue viajando por el blog. Te puede interesar:

Sajazarra, una villa fortificada en La Rioja Alta

Arnedo y las Cuevas de los Cien Pilares

Código ético: este post contiene enlaces de afiliados. Esto significa que si compras o reserva a través de estos enlaces me llevo una pequeña comisión sin que por ello se incremente el precio final. Con este sistema puedo seguir con el blog. Todo lo que he escrito en este artículo sobre qué ver en Logroño en un día está basado en mi propia experiencia.  

TAGS

DEJA UN COMENTARIO