Aires marineros en Aveiro, la pequeña «Venecia» de Portugal

Qué ver en Aveiro en un día, Portugal

Recuerdo la primera vez que fui a Aveiro: estaba pasando un puente de mayo en Oporto y no pude resistir la tentación de acercarme una mañana a la conocida como «la Venecia portuguesa». Con curiosidad, y soledad, descubrí sus travesías peatonales encantadoras, de antigua villa marinera distribuidas a lo largo de sus canales, por los que circulan esas pintorescas barcas llamadas moliceiros que le han valido la fama. En mi segunda vez, este año, encontré una ciudad con mucha más vidilla, trasiego de turistas, tiendas, cafeterías… Puede que se haya puesto de moda. Aún así, sigue siendo una agradable excursión para quien esté recorriendo el norte de Portugal. ¿Quieres saber qué ver en Aveiro en un día? Vamos a dar un paseo por esta Venecia en miniatura.

Canal Central de Aveiro, qué ver en Aveiro, Portugal

Canal Central, qué ver en Aveiro, Portugal

Cómo llegar a Aveiro desde Oporto.

Mi opción elegida para llegar a Aveiro desde Oporto: el tren, por comodidad, economía y rapidez. Cada 30 minutos parten desde la estación de Porto-Campanha, tardando una hora en completar el trayecto. Si tenemos coche, se tarda prácticamente lo mismo por la E1 en dirección sur. Lo bueno de usar vehículo propio: nos podemos acercar después de explorar Aveiro a las fotogénicas casitas de colores de Costa Nova. Si no quieres conducir ni tomar el tren, otra manera de conocer «la Venecia portuguesa» es reservando una excursión de medio día a Aveiro desde Oporto, con crucero por los canales incluido.

Casas del barrio de pescadores en Aveiro

Casas del barrio de pescadores en Aveiro

Lugares esenciales que ver en Aveiro (en una visita de un día).

  1. Estación de tren de Aveiro (llegada desde Oporto).
  2. Catedral de Aveiro.
  3. Antiguo convento de Jesús: museo de Santa Joana.
  4. Plaza del marqués de Pombal.
  5. La plaza de la República.
  6. Canal Central de Aveiro.
  7. Beira Mar.
  8. Costa Nova.

Aveiro Portugal mapa. Fuente: googlemaps.

La Sé de Aveiro. 

Desde la estación a tren, si no llueve, hay un agradable paseo de quince minutos hasta el centro histórico. Antes de buscar esa postal de canales y moliceiros, propongo que dirijas tus pasos hacia la Sé, la Catedral de Aveiro. El templo más importante de la ciudad fue mandada a construir por el infante Don Pedro, aunque de la original poco queda (tan sólo una pared). El pórtico actual es del siglo XVIII, aunque la joya de la corona se guarda en su interior: un Cruceiro de estilo gótico, con medio milenio de antigüedad.

Catedral de Aveiro

Catedral de Aveiro

Antiguo convento de Jesús: el museo de Aveiro.

Junto a la catedral se ubica el museo de la ciudad, también llamado de Santa Joana. Un monumental edificio barroco cuyo leitmotiv es la historia y la cultura de esta pequeña urbe conectada al Atlántico. Además de obras de arte locales como pinturas, azulejos y esculturas, en este antiguo recinto monástico se encuentra la tumba de una princesa portuguesa: Santa Joana, quien rechazó a todos sus pretendientes y tomó los hábitos en este mismo convento hasta su muerte.

La plaza de la República.

Caminando ya en dirección al canal Central de Aveiro hay que detenerse en la plaza principal de la ciudad. En Marqués de Pombal se perciben las huellas de un pasado noble en la fachada de la casa de Santa Zita y sus primorosos azulejos, así como el reconstruido palacete de los vizcondes Almeidinha. Parada obligatoria en este paseo buscando las aguas también es la plaza de la República, donde se sitúan el Ayuntamiento, edificio del siglo XVIII, con el escudo de armas esculpido en la Torre del Reloj. Al otro lado, el Teatro Aveirense, de mediados del siglo XX y la iglesia de la Misericordia con su clásica fachada.

Plazas de Aveiro

Plazas de Aveiro

El Canal Central de Aveiro.

Por fin ante los famosos canales de Aveiro, contemplando el vaivén de las barcas con sus gondoleros a la portuguesa. Destaca flotando sobre las aguas el Edificio de Capitanía del Puerto de Aveiro, también conocido como Casa de los Arcos. En él se ubica el Consejo Municipal de la Ciudad, aunque en su origen fue un molino y, más tarde, estaría al servicio de la fábrica de porcelana José Ferreira Pinto Basto.

Casa de los Arcos de Aveiro

Casa de los Arcos de Aveiro

Beira Mar: el Barrio marinero de Aveiro.

Por canal Central discurren sus aguas rumbo a la ría de Aveiro, antes de morir al mar. Desde él se bifurcan un par de canales secundarios, junto a los que pasear descubriendo el espíritu de esta villa marinera. Lo mejor, para mí, que ver en Aveiro es su barrio de pescadores tradicional, con una animada lonja durante la mañana y alegres casas pintadas en colores. Perderse por sus plazas, callejuelas, pequeñas parroquias con escalinatas como la iglesia de Nuestra Señora de la Presentación conquistan, revelando lo que fue un pequeño pueblo antes del boom turístico de burgueses y veraneantes en busca de las arenas doradas y las aguas frías de su costa.

Barrio de pescadores en Aveiro

Barrio de pescadores en Aveiro

Un crucero por los canales.

La visita a Aveiro no estaría completa sin subir a un moliceiro para surcar sus aguas, especialmente al atardecer, cuando los rayos de sol poniente lanzan destellos sobre los azulejos de las fachadas.

Atardecer en Aveiro, Portugal

Atardecer en Aveiro, Portugal

Costa Nova: casitas de colores frente al Atlántico.

A 15 minutos en coche del centro de Aveiro se encuentran las bonitas casas pintadas a rayas de Costa Nova (los autobuses públicos sólo circulan en verano). Construidas por los pescadores para guardar sus útiles de pesca, se trataba de unas casetas de madera pintadas en rojo y blanco. Con los años, fueron convirtiéndose en casas de veraneo para disfrutar de esta playa salvaje de dunas de arena, cobrando cada vez más fama y color.

Casas de colores de Costa Nova

Casas de colores de Costa Nova

Alojamiento en Aveiro. 

El alojamiento en Aveiro -como en toda Portugal- resulta económico y de calidad. Dado que es un lugar bastante turístico en temporada alta (Semana Santa, verano), lo mejor es reservar con antelación. Echa un vistazo a la Casa do Cais, tradicional y en pleno centro histórico de Aveiro.

Fachadas de Aveiro

Fachadas del canal Central, qué ver en Aveiro en un día

Dónde comer en Aveiro.

Villa de tradición marinera, lo mejor es el pescado y el marisco, de excelente calidad y precio. Más allá del famoso bacalao -riquísimo en sus 365 variantes, una para cada día del año- en la Beira Mar hay tabernas con pulpo, atún, navajas, mejillones… Para hacer las delicias de las enamoradas, como yo, de la gastronomía de Portugal.

Mis recomendaciones es que recorras el Largo da Praca do Peixe echando un vistazo a los menús escritos en las pizarras, con las sugerencias del día y los precios. Más allá del popular Cais do Pescado, donde conviene llegar pronto para pillar mesa, el O Telheiro y el O Barrio son buenas opciones para degustar los productos del Atlántico a la manera portuguesa. No defraudarán.

Ración de navajas, dónde comer en Aveiro

Ración de navajas, dónde comer en Aveiro

Sigue viajando por Portugal en el blog:

Código ético: este artículo contiene enlaces de afiliados. Esto significa que si compras o reservas a través de mi web obtengo una comisión sin que por ello se incremente el precio final. Así me ayudas a seguir con el blog. Todo lo que he escrito sobre qué ver en Aveiro en un día está basado en mi propia experiencia.

Deja un comentario

avatar

¡No olvides contratar tu seguro de viaje!