Básicos en la mochila: mis esenciales para un gran viaje

Qué llevar en la mochila para un gran viaje

Ahora lo veo como algo muy lejano, pero una vez lo hice: la primera vez que preparé una lista con todo lo que llevar en la mochila para mi primer gran viaje. Papel, bolígrafo e ir tachando. Un ejercicio que convertí en hábito y ahora es la tarea que compongo en cuanto quedan unos días para partir, con el objetivo de que no me falte ningún imprescindible. Y es que siempre he envidiado a las personas que no son despistadas. Yo, lo soy y mucho. Valga este artículo para olvidadizas como yo y de paso contaros mis básicos que nunca faltan en la mochila: cosas que siempre vienen conmigo de viaje. 

Viajera, qué llevar en la mochila para un gran viaje

Viajera, qué llevar en la mochila para un gran viaje

Imprescindibles que llevar en la mochila para un gran viaje. 

Documentación y burocracia: pasaporte en vigor. 

El primer tema a resolver es si se necesita un visado para entrar al destino. En caso afirmativo, reunir todos los requisitos que indique en la web del consulado correspondiente y solicitarlo con suficiente antelación. Hay países en los que no se requiere visa pero sí ciertos documentos que pueden pedir en inmigración, como en el caso de Brasil: una carta de invitación o un billete de salida del país. Recordad que el pasaporte siempre tiene que tener una validez de, al menos, 6 meses y llevadlo en un lugar seguro o bolsillo interior de la mochila. Yo lo llevo en una funda impermeable, junto con el resto de la documentación importante, por si me sorprende un aguacero repentino.

Pasaporte, imprescindibles de viaje

Pasaporte, imprescindibles de viaje

Registro fotográfico: no sin mi cámara. 

Pueden ser olvidados muchos objetos prescindibles pero nunca puedo viajar sin mi cámara de fotos que me permita inmortalizar los paisajes y momentos vividos. Mi cámara de fotos es pequeña, ligera y tiene wifi, esencial para conectarla con el móvil y, como blogger de viajes, compartirlas al momento en las redes sociales. También para usar el disparador y temporizador, muy útiles si viajo sola. Un pequeño trípode tampoco falta en mi mochila. Teléfono móvil, La GoPro para hacer vídeo, cargadores y una batería externa son compañeros inseparables en mi pack tecnológico.

En Rumanía, siempre con mi cámara de fotos al cuello

En Rumanía, siempre con mi cámara de fotos al cuello

El registro no digital: cuadernos de viaje. 

Lo reconozco: soy una romántica. Me gusta el papel y, desde que comencé a viajar por mi cuenta, tengo la costumbre de tomar notas sobre olores, colores, impresiones, frases, hallazgos y descripciones mientras me desplazo en tren o autobús, antes de irme a la cama. Un ejercicio de reflexión sobre lo vivido, contra el olvido. Sin ser estrictamente un diario de viaje, me ayuda a conservar unas memorias escurridizas que tal vez si dejara para más tarde se desvanecerían. Llamadme friki pero me gusta que estas libretas sean, además de pequeñas, ligeras y fáciles de transportar, bonitas.

Cuadernos de viaje Recuerding

Cuadernos de viaje Recuerding

En este sentido, imaginaros qué feliz cuando descubrí los Cuadernos de Viaje Recuerdinguna colección de cuadernos inspirados en viajes de aventura, relax en la playa o una cosmopolita escapada urbana. Además del original diseño vintage, lo que más me gusta es que todos ellos incluyen un bolsillo en la parte trasera muy útil para guardar los mapas del lugar, entradas de museos o una tarjeta de visita de ese restaurante que tanto me gustó, para luego recomendarlo en el blog.

Bolsillo de los cuadernos Recuerding

Bolsillo de los cuadernos Recuerding

Ropa adecuada al destino. 

Parece una perogrullada pero es importante informarse bien del clima que va a hacer, algo sencillo gracias a Internet. A mí no me gusta viajar con exceso de equipaje. Tampoco los «por si acaso» caben en mi mochila. Llevo siempre lo justo: calzado deportivo (botas de montaña si voy a hacer montañismo) y chanclas; chubasquero; ropa cómoda para volar. Aunque sea un destino de calor siempre una chaqueta y pantalón largo para los desplazamientos (en Sudamérica y Asia los autobuses suelen ser congeladores con ruedas). La toalla de fibra también es un básico y no ocupa apenas espacio, además del bañador aunque se viaje a Finlandia (el momento sauna o spa nunca se descarta). Añado una bolsa de tela para guardar la ropa sucia. Cuando ésta es más grande que la cantidad de ropa limpia, sé que ha llegado el momento de hacer una colada.

Baño en las termas de Arnedillo

Baño en las termas de Arnedillo, ¡menos mal que a La Rioja llevé el bañador!

Botiquín / Aseo. 

Entre los objetos esenciales que llevar en la mochila no puede faltar mi neceser con los productos básicos de higiene: desodorante, una pastilla de jabón, cepillo y pasta de dientes, la copa menstrual. Esto último para mujeres: si aún usáis productos desechables como tampones o compresas, la copa es el mejor invento porque es ecológica ¡y no ocupa espacio! Aparte, un pequeño botiquín con analgésicos, antiestamínicos, tapones para los oídos (para alojamientos ruidosos) tiritas y desinfectante. Si se viaja a países tropicales, imprescindible la crema solar y repelente de insectos con DEET. Si no quiero facturar la mochila, lo compro todo tamaño 100 ml. Y, por supuesto, siempre un buen seguro de viaje contratado por lo que pueda pasar.

Otros cachivaches que siempre llevo de viaje. 

En la lista de cosas que no se me pueden quedar serían las gafas de sol. Una guía de viaje. La cantimplora pequeña, para rellenarla con depósitos de agua potable, ya que trato de reducir el consumo de plástico al mínimo. En lugares como el Himalaya, no hay otra opción ya que no venden botellas de agua.

Subiendo al Annapurna

Trekking al Campo Base del Annapurna en Nepal

Hasta aquí mis básicos que llevar en la mochila para hacer un gran viaje. ¿Me cuentas los tuyos? 

Deja un comentario

avatar