París en 5 paradas imprescindibles

Qué hacer en París

Decía de ella Cortázar que «Era la mujer de su vida». Literaria, cinematográfica, coloreada de ocres en otoño y de verde en primavera. París es esa gran capital que tan sólo su nombre evoca un suspiro, un poema o una canción de luna llena. Un cuadro que todo pintor bohemio deseó crear con pinceladas puntillistas, capturando el sol. Quien ama el Arte ama París; o viceversa. La Ciudad de la Luz, del Romanticismo, de los monumentos gloriosos… Me atrapó sin remedio. Hoy quiero recordarla y animarte a que la conozcas, aunque sólo sea en una escapada breve. Si es así, te cuento qué hacer en París: cuáles son mis imprescindibles.

Río Sena

Río Sena

Qué ver en París en 5 paradas imprescindibles. 

La mítica silueta de la Torre Eiffel, arañando el cielo de París. La Isla de la Ciudad, el corazón de París, que tristemente ardió hace poco tiempo y, aún hoy, se recupera. La gran explanada de Los Inválidos -donde reposa Napoleón-, el Sena y sus puentes. La Mona Lisa en el Louvre… París es un deleitarse en la Historia, la Cultura, la Arquitectura de la Vieja Europa. Caminar sus bulevares, es impregnarse del espíritu humanista, de los vientos de vanguardias que susurran nuevos tiempos.

Explorando París

Explorando París el tiempo «vuela»

Sin embargo, para mí lo «peor» de París, son las grandes distancias, que separan unos monumentos de otros: realmente, resulta una pateada increíble. Una de la mejores formas de descubrir esta ciudad y no cansarse en exceso es recorrer la ciudad en el autobús turístico de París, del que podemos bajar y subir con paradas en los puntos más emblemáticos. Mis sugerencias:

París en autobús turístico

París en autobús turístico

Parada 1 – Los Campo Elíseos. 

En la mitología clásica, los Elíseos eran una de las partes que componían el Cielo. Trazada en el siglo de las Luces, La artería principal de París, con casi dos mil metros de extensión, conecta la plaza de la Concordia con el Arco del Triunfo. Sobre este monumento triunfal construido por Napoleón, para conmemorar la victoria en la batalla de Austerlitz, ondea la bandera francesa al compás del viento. Tiendas de lujo y palacios se prolongan en un arbolado paseo hasta el jardín de las Tullerías y el museo del Louvre, cuya pirámide de cristal da acceso a uno de los grandes templos del Arte mundial de la actualidad. Sólo por contemplar la Victoria de Samotracia o la Venus de Milo, ya merece la pena su visita.

Arco del Triunfo en París

Arco del Triunfo en París

2 – Campo de Marte: la Torre Eiffel. 

Le Champ-de-Mars es uno de los espacios verdes más enormes de París. Desde la gran explanada de hierba se contempla la estructura del emblema parisino por excelencia: la Torre Eiffel. Una de las mejores cosas que hacer en París al caer el sol, especialmente durante el estío: un picnic con vino y mantel frente a las luces parpadeantes de esta estructura que a todas cautiva. Inolvidable.

Campo de Marte

Campo de Marte, qué hacer en París

Parada 3  – El río Sena. 

Treinta y siete puentes atraviesan el Sena, el río de París. Edificados durante épocas diferentes, de estilos eclécticos, quizá uno de los más bonitos sea el inaugurado en 1900 para la exposición universal: el Puente de Alejandro III, el penúltimo zar de Rusia. Dioses alados, ninfas, leones y candelabros de bronce para uno de los rincones más románticos de toda la ciudad… Aunque no tanto como el Puente de las Artes, famoso por los candados de metal que atan los enamorados tras las promesas de amor eterno tras arrojar la llave al río.

Puentes del Sena

Puentes del Sena

4 – La Galería de los impresionistas: el Museo de Orsay. 

La antigua estación ferroviaria de Orsay es donde las amapolas de Monet nunca se marchitan; la Olympia de Manet no se cansa de mirar al espectador con mirada desafiante; el salón donde nunca se apaga la música de las fiestas de Renoir en el Moulin de la Galette. Mi museo favorito de París es la galería de los impresionistas que en el siglo XIX revolucionaron el mundo del arte quebrando el orden establecido con sus pinceladas difusas.

Museo de Orsay, Campo de amapolas de Monet

Museo de Orsay, Campo de amapolas de Monet

5 – L´Île de la Citè, el corazón de París. 

Última parada de estos imprescindibles que ver en el centro de París -mi adorado barrio bohemio, el Montmartre, lo dejamos para otro día-. En la «Isla de la Ciudad», rodeada por el Sena, comenzó todo. Esto es, la semilla de París, desde donde se fue extendiendo ocupando los márgenes del río hasta llegar a ser lo que hoy. En la isla se ubican monumentos tan emblemáticos como la catedral de Notre Dame -en proceso de recuperación tras el grave incendio – o las maravillosas vidrieras góticas de la Saint Chapelle. Una de las iglesias más preciosas de toda Europa -para mí- tras cuya visita se puede cruzar de nuevo el Sena e internarse por otro barrio fascinante: el Latino. ¡Las posibilidades que hacer en París son infinitas!

Saint Chapelle, París

Saint Chapelle, qué hacer en París

Sigue viajando por Francia en el blog:

Deja un comentario

avatar

¡No olvides contratar tu seguro de viaje!