Andalucía España

Postales blancas de La Axarquía

Escrito por la
el
1 febrero, 2016

Una postal con matasellos de Málaga aterriza en la mesa de Linda Thomsen en Svenstrup, Dinamarca. Sus ojos color azul agua se clavan en los trazos irregulares sin mirar el remitente; ya sabe que la manda su hermana Hanne, quien se mudó al sur de España hace unos años con su sobrina. Las echa de menos pero sonríe al leer que la pequeña ha adoptado un nuevo gatito. La foto del pueblo blanco con tintes dorados bajo la luz del atardecer le trae recuerdos felices  del último verano en La Axarquía. Fuera, tras el cristal, nieva en silencio y con persistencia.

La Axarquía, Málaga

La Axarquía, Málaga

Ruta por la Axarquía de Málaga.

La enrevesada carretera que parece no terminar nunca, siempre cuesta arriba, nos va acercando a nuestro destino: Sedella, en la malagueña Axarquía. A un lado se abre un abrupto barranco de chumberas y pitas. Al otro, monte que huele a tomillo y romero. El mar lo dejamos atrás hace un buen rato, aunque su brillo permanece como un cuadro fijado al fondo. De frente la Maroma, el pico más alto de la comarca con sus dos mil metros de altura. Dicen que desde la cumbre se pueden adivinar las costas africanas los días sin bruma.

Sedella, pueblos de la Axarquía

Sedella, pueblos de la Axarquía

El este de la provincia de Málaga tiene nombre árabe: šarqíyya, como tantos otros lugares andaluces, que significa “parte oriental”. Entre las sierras de Tejera, Almijara y Alhama, y el Mediterráneo, sus treinta y un blancos municipios, con nombres que también resuenan a morisco: Algarrobo, Alcaucín, El Borje (de Al-Borg)… Comparten cultura y tradición, la montaña y el mar. Una comarca hermosa, soleada y apacible, refugio de muchos europeos del norte en busca de luz y paz.

Rincones de La Axarquía

Rincones de La Axarquía

Te interesa: esta comarca malagueña es uno de los rincones más pintorescos del sur, uno de los lugares imprescindibles que ver en Andalucía en una ruta completa por la región de este a oeste.

Sedella, blanca postal de sierra. 

La torre de la iglesia de San Andrés, del S.XVI, destaca en la panorámica desde mi terraza-mirador sobre el pueblo. En una magnífica casa de alquiler de unos daneses, con piscina y chimenea, los únicos ruidos que percibo en la primera y soleada mañana de enero son las campanas marcando las horas y algún gallo despistado. La noche anterior fue nochevieja y despedimos el año en la pequeña plaza junto a autóctonos y guiris que ya viven aquí todo el año. Como me sucede cuando voy a la Alpujarra granadina, no deja de sorprenderme cómo dan con estos lugares recónditos…

Desayuno en la terraza de nuestra casa alquilada en Sedella

Un paseo por esta población de apenas 500 habitantes, que fuera el señorío de don Diego Fernández de Córdoba como reza en la Casa Torreón de estilo mudéjar, nos lleva a la antigua era donde se trillaba con los mulos, junto a las escuelas. La Virgen de la Esperanza vela por sus habitantes desde la ermita, levantada con las piedras del antiguo castillo árabe. Desde el puente romano el camino nos conduce por senderos de tierra entre naranjos, olivos y almendros que ya han comenzado a florecer a Salares, el pueblo vecino.

Lavadero de Sedella

Calles de Sedella, la Axarquía malagueña

Calles de Sedella, la Axarquía malagueña

Salares, pueblos de la Axarquía

Salares, pueblos de la Axarquía

Frigiliana, postal de los rincones encantados. 

En Sedella comenzamos nuestro descenso a la costa, buscando el mar. Nos acercamos poco a poco, sin prisa, deleitándonos con el paisaje…

Pura Axarquía malagueña

Pura Axarquía malagueña

La siguiente parada es Frigiliana, uno de los pueblos más populares de esta comarca. Y no es de extrañar: sus rinconcitos recónditos de placitas solitarias, callejones repletos de macetas, gatos aletargados en los balcones… Hace que al adentrarse por sus entresijos se pierda la noción del tiempo.

Frigiliana, la Axarquía

Frigiliana, ¿el pueblo más bonito de la Axarquía?

Su enclave privilegiado, aferrado a las peñas manteniendo una distancia corta pero prudencial sobre la costa, convirtió a este paraje en lugar de asentamiento de antiguas civilizaciones, como atestiguan un menhir del Neolítico o los restos de una necrópolis paleopúnica de tiempos fenicios en el Cerrillo de las Sombras. Posteriores conquistadores romanos y bereberes dejaron también sus huellas. Hoy Frigiliana es un pintoresco destino que atrae a cientos de turistas tanto nacionales como extranjeros, que pasan cada año por la Costa del Sol malagueña.

Frigiliana, Málaga

Frigiliana, Málaga

¡Qué placer perderse por la linda Frigiliana! La cerámica típica andalusí se exhibe junto al Ingenio del S.XVI, donde aún se fabrica miel de caña, vigilados por los restos del antiguo castillejo de Lizar, del siglo IX. Por su casco antiguo, entre el barrio mudéjar y la Iglesia del Ecce-Homo, del S.XVIII, a cuya sombra se abre una animada plaza repleta de bares con terrazas, donde no cabe un alfiler ¡quién diría que estamos en enero!

Callejón del Señor, Frigiliana

Callejón del Señor, Frigiliana

Callejuelas de Frigiliana

Callejuelas de Frigiliana

Iglesia del Ecce-Homo, Frigiliana

Iglesia del Ecce-Homo, Frigiliana

Nerja, postal de mar.

Terminamos nuestra ruta desde lo más alto de La Axarquía a nivel del mar. Imposible llegar a Nerja y no tararear inconscientemente la tonadilla de “Verano azul”. Pueblo mediterráneo, con la espléndida playa de Burriana, su balcón de Europa de cañones legendarios y callecitas peatonales por las que enredarse hasta encontrar “El Pulguilla“, ideal para tomar unas cervezas con ricas tapas de pescado fresco. Si se dispone de tiempo recomiendo acercarse hasta sus impresionantes cuevas, un magnífico palacio subterráneo con pinturas rupestres.

La sala del cataclismo, Cueva de Nerja

La sala del cataclismo, Cueva de Nerja

Ay, Nerja… A pesar del sol, con nostalgia pienso en el verano, en esas tardes eternas en  las calas de Maro, donde una de las mejores experiencias es recorrerlas con un kayak bordeando sus paredes verticales, adquiriendo así una postal marina emocionante y divertida.

Playa de Burriana, Nerja

Con un apacible atardecer me despido de estos días tranquilos en La Axarquía, que me recuerdan que mi querida Andalucía es infinita y siempre hay nuevos y maravillosos rincones por descubrir…

Atardecer en Sedella, La Axarquía

Atardecer en Sedella, La Axarquía

  • Web de Turismo: Axarquía Costa del Sol
  • Frigiliana: TurismodeFrigiliana.
  • Nerja: Nerja.es.
TAGS
16 Comentarios
  1. Responder

    Diabarama

    5 febrero, 2016

    Ay, por favor, si parece un cuento… qué maravilla. Búscame un novio andalú y con coche que me lleve a conocer los pueblos bonitos de vuestra tierra, anda.

    • Responder

      cosmopolilla

      6 febrero, 2016

      Ja ja ja seguro que hay mucho andalú dispuesto a llevarte a la bahía a decirte mi amor, con lo bella que sois vos 😉 igual alguno de tus admiradores de facebook, quién sabe…
      Besitos

  2. Responder

    Cristina

    5 febrero, 2016

    Precioso. Esos pueblos blancos andaluces son lo más. Tienen en sus calles magia y aroma a azahar (o así los imagino siempre) Un abrazo

    • Responder

      cosmopolilla

      6 febrero, 2016

      Gracias, Kris. Lo del azahar es así en primavera, para mí la estación más bonita en los pueblos del interior andaluces. Un besazo

DEJA UN COMENTARIO