La Mezquita Azul

Motivos para viajar a Estambul

Hace apenas un mes el corazón se me encogió al escuchar la noticia de otro ataque terrorista, esta vez explosionando en la plaza de Sultanhamet, el centro de Estambul. De nuevo la rabia, la tristeza, la incomprensión me aturdieron como si ese humo lejano hubiera viajado hasta Madrid tiñendo el cielo. Mi querida Estambul rota en mil pedazos. Como antes lo fue mi amado París. Y mi ciudad. Y otras tantas que apenas robaron unos minutos a los noticieros, por ser más distantes a Occidente, como si el dolor entendiese de fronteras.

Esa noche publiqué una foto en mi cuenta de Instagram: “Estambul, mi corazón llora”. Los comentarios no se hicieron esperar: “nosotros hemos desistido de ir por cosas como esta”; “tengo mi viaje en febrero, no sé qué hacer”; “estaba en mi lista de viajes de este año pero me da miedo ir”…

Hoy mi corazón llora por #Estambul. #Bastaya!

Una foto publicada por Cosmopolilla (@lacosmopolilla) el

¿Mi respuesta? Entiendo que se sienta inseguridad, miedo. Es muy humano. Pero no podemos dejar que el temor domine nuestras vidas. No podemos permitir que ellos, los que siembran el terror, ganen. Por esta razón tampoco iríamos a París, a Londres o a Madrid, donde también hemos sufrido atentados. Y es por ello que he decidido escribir este artículo, una vez pasada la atención mediática sobre Estambul, contando por qué es una ciudad maravillosa y no puedes perdértela.

Motivos para viajar a Estambul.

Bizancio, Constantinopla, Instabul… ¡Trece motivos por los que volvería una y otra vez!

1 – Motivos para viajar a Estambul: Santa Sofía.

Me emociono sólo de recordar Ayasofía. ¿Alguna vez ha existido un templo más hermoso?  Fue la mayor iglesia del mundo cristiano, la Catedral de Justiniano construida en el año 530. El monumento más importante del Arte Bizantino. Con la caída de Constantinopla a manos del turco fue convertida en mezquita. Y finalmente en museo, de los tiempos de Atatürk a nuestros días, fusionando mosaicos y frescos bizantinos con los medallones de caligrafía árabe.

Santa Sofía, motivos para viajar a Estambul

Santa Sofía, motivos para viajar a Estambul

2 – La Mezquita Azul de Estambul.

Me cubro el cabello para acceder al interior del emblema de Estambul, la única mezquita de la ciudad que tiene seis alminares. Su suelo es suave, alfombrado. Pero lo más probable es que ni repares en ello, con la mirada embelesada en sus cúpulas y semicúpulas, la luz titilante de las lámparas bajo las que brillan el centenar de vidrieras y azulejos índigos de Iznik.

La Mezquita Azul

La Mezquita Azul

3 – Motivos para viajar a Estambul: el palacio Topkapi.

Un palacio digno de ser escenario de los cuentos que contaba  Sherezade  al sultan Schazamán en “Las mil y una noches”. Construido por Mehmed II en 1459, fue el centro administrativo del Imperio Otomano durante casi 400 años. Media jornada anduve perdida por sus jardines y patios, ricas salas y salones, las colecciones de joyas, relojes y armas… Y admirando las vistas al Bósforo desde su privilegiada atalaya.

Palacio Topkapi

Palacio Topkapi

4 – La basílica Cisterniense.

De nuevo palpar las huellas del Imperio Bizantino en el subsuelo de Estambul: muy cerquita de Santa Sofía se ubican estas cisternas de la época de Justiniano, del año 532. La humedad y el frescor del agua son las dueñas del palacio subterráneo donde la reina es la cabeza de Medusa, en la base de las columnas. Cuidado de no mirarla a los ojos so pena de ser convertido en piedra…

Basílica Cisterniense

Basílica Cisterniense

5 –  Motivos para viajar a Estambul: el Mercado de las Especias.

Mi mercado preferido de Estambul es el Egipcio o el de las Especias, donde los puestos de azafrán, comino, tés, frutos secos, dulces turcos… Se mezclan en una amalgama de colores y olores que provienen desde la época en que era en Estambul donde finalizaba la Ruta de la Seda, por la que los comerciantes traían exóticas delicias del continente asiático.

Mercado Egipcio Estambul

Mercado Egipcio Estambul

6 – Motivos para viajar a Estambul: la Mezquita Nueva.

En la explanada que da acceso al mercado me sorprende la llamada a la oración del almuédano. Los fieles acuden a rezar a la Mezquita Nueva, a los pies del Cuerno de Oro. Si bien su interior no es tan suntuoso como el de la Mezquita Azul bien merece una visita. No te dejes engañar por su nombre: su construcción se finalizó en 1663.

Viajar a Estambul, la Mezquita Nueva

Viajar a Estambul, la Mezquita Nueva

7 – Viajar a Estambul: el Gran Bazar.

¿Qué tal se te da el regateo? Confieso que a mí fatal. Pero ya sea para comprar o sólo mirar, el laberinto de tiendas y callejones que se entremezclan como una tela de araña puede retenerme horas, ante los maniquíes con brillantes trajes para bailar la danza del vientre, joyas, alfombras, lámparas… Todo lo que desees se puede materializar a cambio de unas liras turcas en el Gran Bazar.

El Gran Bazar de Estambul

El Gran Bazar de Estambul

8 – Motivos para viajar a Estambul: contemplar el Bósforo desde sus aguas.

Puede parecer una “turistada”, pero recomiendo encarecidamente subir a bordo de uno de los muchos barcos que ofrecen dar un paseo por las aguas que separan la Estambul asiática y de la europea al atardecer. ¡Un pequeño crucero inolvidable!

Crucero al atardecer por el Bósforo

Crucero al atardecer por el Bósforo

9 – La Torre de Gálata.

Al otro lado del Cuerno de Oro se encuentra el popular barrio de Beyoglu, cuya colina domina la Torre de Gálata. De origen medieval y construida por los genoveses, con sus nueve plantas es uno de los mejores miradores de Estambul.

Viajar a Estambul, la Torre de Gálata

Viajar a Estambul, la Torre de Gálata

10 – La iglesia de Chora.

Desde el tranvía de Edirnekapi, junto a las murallas, hay que andar diez minutos hasta encontrarse en uno de los barrios más pintorescos de Estambul, de coloridas casitas de madera un tanto torcidas. Chora es una pequeña iglesia bizantina transformada en mezquita y hoy en museo, conservando mosaicos y frescos en su interior auténticas obras de arte, que nos acercan a los albores del Cristianismo.

Iglesia de Chora

Iglesia de Chora

11 – Motivos para viajar a Estambul: Taksim.

Istiklal Caddesi es la arteria principal del Estambul moderno, repleta de tiendas multinacionales y cadenas de restaurantes. Lo único auténtico de ella y que le dota de encanto es el viejo tranvía que la recorre desde Taksim, una de las plazas más concurridas de Estambul y zona ideal para el ocio nocturno.

Viejo tranvía de Taksim

Viejo tranvía de Taksim

12 – Bañarse en un hamman.

Con los pies cansados de tanto andar de atracción en atracción nada mejor que relajarse en uno de los populares hammanes de Estambul. Un poco de vapor para abrir los poros y a continuación un masaje de espuma con guante exfoliante sobre la piedra caliente. Se sale tan limpio y reluciente como el cielo después de la lluvia.

Hamman

Hamman de Çemberlitas. 

13 – Viajar a Estambul: la gastronomía turca.

Degustar un kebab “de verdad” o una crujiente pizza turca en uno de los baratos buffets de Çemberlitas. No sin haber probado antes unos mezzes de entrante. Para refrescarse, un tradicional ayran o un zumo natural de naranja y granada recién exprimidas. De postre, té turco y un kunefe, dulce caliente que se derrite en la boca. ¡Me encanta la comida turca!

Mezzes turcos

Mezzes turcos

Como veis, ¡los motivos para viajar a Estambul sobran!

Vistas de Estambul desde el Palacio Topkapi

Vistas de Estambul desde el Palacio Topkapi

Lee la ruta completa de Estambul a Éfeso: Turquía, un puente entre Europa y Asia.

12 Comentarios

  1. Responder

    Irene

    25 febrero, 2016

    Buenos motivos para viajar a una de las ciudades sin lugar a duda más bonita del mundo 🙂

    Yo no entré al palacio y aunque me parece que es una experiencia peculiar, el hamman me resultó demasiado caro para lo que luego es… pero el resto de cosas, me enamoraron mucho, sobre todo la Mezquita Nueva, de los que apuntas, me encantó por dentro y la zona de alrededor, así como todo Eminönü. En los últimos días que estuve allí bajé al puente Gálata todos los días, con la única intención de observar el atardecer y comer un maíz inflado contemplando la belleza de esta pedazo de ciudad.

    Abrazo!!!

    Ire

    • Responder

      cosmopolilla

      25 febrero, 2016

      Gracias, Irene. Estambul tiene algo que te hechiza, si pudiera me iba ahora mismo a perderme de nuevo por el Mercado de las Especias, je je je lo del maíz inflado no lo probé así que me lo apunto 😉
      Un abrazo

  2. Responder

    Flavia Around The World

    25 febrero, 2016

    ¡Hola Patri!

    Siempre se encuentra algún buen motivo para volver a Estambul. Yo tengo algunos de los que has puesto y otros míos propios como visitar el Palacio de Domabahce

    Un abrazo,

    Flavia

    • Responder

      cosmopolilla

      25 febrero, 2016

      Hola Flavia, el Palacio de Domabahce no me dio tiempo a ir, es al que se trasladó el sultán tras vivir en el Topkapi, ¿no? En cambio fui a las islas de los Príncipes, que me gustaron mucho aunque la playa no era muy buena. Habrá que volver 🙂
      Un abrazo

  3. Responder

    Cristina

    25 febrero, 2016

    Totalmente de acuerdo con cada uno de los motivos que das para no dejar de conocer Estambul… y si encima te pasa lo que a mi que te dicen junto a la mezquita azul “cásate conmigo”, pues imagina.
    Yo a tu lista perfecta añadiría la mezquita de Suleiman y el palacio Dolmabache…

    Un abrazo fuerte

    • Responder

      cosmopolilla

      26 febrero, 2016

      Oh, Cris, qué bonitoooooo. No me extraña que le tengas tanto cariño a Estambul 🙂
      Sí, dos pendientes para mi próxima vez, la mezquita de Suleiman y el palacio Dolmabache. ¡Gracias! Un abrazooo

  4. Responder

    Salvador

    26 febrero, 2016

    Estambul es una ciudad irrepetible, para mi lo más sugerente fue cruzar el Bosforo en Ferry. Alli siempre hay que volver alguna vez.

    saludos

    • Responder

      cosmopolilla

      26 febrero, 2016

      Sí, ¡volveremos! Gracias Salvador, un saludo

  5. Responder

    LILIÁN VIAJERA

    26 febrero, 2016

    Estambul es maravillosa!!! es una ciudad que enamora y te muestra en cada rincón lugares increíbles!!
    Bien por tus motivos… y agregaría dos más… la Mezquita de Süleymaniye (ubicada en una de las colinas de la ciudad) y la otra que es la más importante: SU GENTE… que me pareció encantadora.
    Aah!! y otras más…. sus panes!!! y dulces!!!
    Bueno.. evidentemente tengo que volver a ESTAMBUL…. porque motivos me sobran!!!
    Saludos Viajeros.

    • Responder

      cosmopolilla

      27 febrero, 2016

      Sí, totalmente, la gente es encantadora, en toda Turquía en general. Quizá más en los pueblos que en Estambul, ya que al ser más ciudad la gente vive más deprisa, como suele ocurrir aquí. Los dulces no los he puesto, es verdad, he de decir que no soy muy fan, me parecen una bomba de azúcar demasiado heavy je je je aunque para quien le gusten genial 🙂
      Un abrazo

  6. Responder

    Maruxaina Bóveda

    27 febrero, 2016

    Coincido con todos tus motivos y sobre todo con la idea de seguir viajando aunque se ponga complicado, como dices no podemos dejar que ellos ganen!
    De Estambul me quedo con la Mezquita Azul y me encantaría volver a visitar Topkapi. Me ha faltado la lentil soup 😉
    Un beso viajera!!

    • Responder

      cosmopolilla

      27 febrero, 2016

      ¿Lentil soup? No recuerdo haberla visto en la carta de los restaurantes turcos… Sí, voy a tener que volver pronto a Estambul 😉
      Besazo

DEJA UN COMENTARIO

POST RELACIONADOS