Iglesia románica de Sant Cugat del Racó, ruta por el Berguedà y el Bages en Barcelona
Cataluña España

La Barcelona más rural: ruta por el Berguedà y el Bages

Escrito por la
el
28 septiembre, 2020

Existe otra Barcelona más allá de las playas, los monumentos impresionantes y avenidas modernistas. La fama mundial de la ciudad de la Sagrada Familia y el parc Güell es tal que eclipsa su alrededor: a excepción de alguna localidad costera como Sitges o el monasterio de Montserrat pocos turistas que viajan a la ciudad condal se aventuran por carreteras comarcales entre colinas de pinares que se elevan hasta convertirse en montañas pirenaicas, praderas de vacas e iglesias románicas en aldeas diminutas. Así, con la intención de descubrir esa parte más desconocida de Barcelona provincia, lejos del mar, te propongo una pequeña ruta por el Berguedà y el Bages, dos comarcas solitarias y rurales, dedicadas a la ganadería y la agricultura, antítesis de su capital cosmopolita y frenética.

Sant Joan de Montdarn, ruta por la provincia de Barcelona

Sant Joan de Montdarn, ruta por la provincia de Barcelona

Hoja de ruta por el Berguedà y el Bages:

  1. Castillo de Merola.
  2. Sant Joan de Montdarn.
  3. Santa María de Serrateix.
  4. Castelladral.
  5. Sant Cugat del Racó.
  6. Santa María de las Iglesias.

Fuente: Google maps.

Nota: la ruta propuesta es ideal para hacer durante un día en coche desde la ciudad de Barcelona, con parada para almorzar en Castelladral. Se puede extender a escapada de fin de semana aprovechando para visitar los viñedos y lagares del Bages (D.O. con exquisita producción) en Rocafort, Mura o Talamanca, además de los monasterios de Montserrat y San Benito del Bages.

Masías del Bages, Barcelona

Masías del Bages, Barcelona

El castillo de Merola.

Comenzamos esta ruta por el Berguedà y el Bages en plena naturaleza, junto a las ruinas del castillo medieval de Merola. Viniendo desde Barcelona, atrás han quedado los puntiagudos picos de Montserrat, esa montaña “mágica” de leyendas y silueta emblemática. Una pista de tierra se desvía de la C-16 buscando el curso del Merola. En un alto, junto a una iglesia del siglo XVII, se ubican un conjunto de piedras que tienen mucho que contar.

El castillo de Merola

El castillo de Merola

Un mar verde de pinares envuelve el paisaje que domina la torre de Merola, único vestigio palpable del castillo que se erigió en el siglo XII por orden de Bernardo de Merola, adinerado noble sobre todo tras contraer matrimonio con Berenguela de Joval. Durante aquellos años oscuros, este castillo y las tierras adyacentes pasaron de mano en mano, desde la corona a las de un mercader -Pere Fresc de Berga-. Hoy, donde hubo viñas es todo bosque mediterráneo.

Vistas desde la torre de Merola

Vistas desde la torre de Merola

De la fortaleza sólo queda el muro norte de la Torre del Homenaje, con casi 5 metros de altura, siendo declarada como Bien Cultural de Interés Nacional: es la única torre gótica que se conserva exenta en la provincia de Barcelona. El cuerpo de madera es fruto de una reciente restauración llevada a cabo por la Diputación en 2019, imitando el grosor y volumen que ocupaba lo que antes fue piedra. Por unas escaleras “de gato” se accede al mirador, de vistas maravillosas.

Torre del castillo de Merola, ruta por el Berguedà y el Bages

Torre del castillo de Merola, ruta por el Berguedà y el Bages

Leyenda del caballero de Merola y la barra del escudo de Cataluña:

Según la tradición popular, cuando Jaime I conquistó la ciudad de Valencia hubo una gran alegría en la corte barcelonesa. La reina y damas quisieron viajar hasta allí para unirse a los festejos, pero la comitiva fue interceptada en el camino por una tropa de sarracenos. A punto estuvieron de ser capturadas como rehenes, pero las salvó el caballero de Merola, quien había seguido en secreto la cabalgata acompañado de sus hombres, para protegerla. Enterado el rey prometió entregarle cualquier cosa que le pidiese tan valeroso caballero. Cuál fue su sorpresa cuando, con osadía, le pidió una de las cinco barras del escudo real de Cataluña. Y es por ello que el escudo luce sólo cuatro barras, a falta de la que se le concedió al caballero de Merola.

Torre de Merola

Torre de Merola, ruta por el interior de la provincia de Barcelona

Sant Joan de Montdarn.

Seguimos en ruta por carreteras rurales y campos agrícolas en un panorama cada vez más montañoso. Rulos de paja amarilla se amontonados. Masías de piedra con aperos de labranza, perros y gallinas. La “otra” Barcelona es como un cuadro de Millet, calmada, bucólica, campestre.

Troncos en una masía

Troncos en una masía

La comarca del Berguerà guarda sorpresas románicas como Sant Joan de Montdarn también llamada Ermita Cor del Roure por la masía que se encuentra junto a ella. Ubicada en el término municipal de Viver i Serrateix, la iglesia fue consagrada por Emma de Barcelona, abadesa de San Joan de Ripoll -por entonces único monasterio femenino de Cataluña- en el año 922.

Iglesia románica de San Juan de Montdarn, ruta por el Berguedà

Iglesia románica de San Juan de Montdarn, ruta por el Berguedà

Si bien su arquitectura es una fusión de reformas y ampliaciones posteriores, como el retablo barroco o el campanario del siglo XVIII, aún se conserva el ábside románico mirando a levante, con sus típicos arcos ciegos y franjas lombardas del siglo XI. A principios del siglo XX fue usada como escuela y, como curiosidad, en su interior se conserva la tumba de la familia Cots a los pies del presbiterio, antiguos señores de Sant Joan de Montdarn.

Iglesia de Sant Joan de Montdarn

Iglesia de Sant Joan de Montdarn

Santa María de Serrateix.

El viaje en busca de las huellas de la Alta Edad Media por la provincia de Barcelona conduce hasta un conjunto de edificios monásticos. La primitiva iglesia de San Pedro -actual ayuntamiento – y la Torre del Abad señalan un milenio atrás en el tiempo y a un conde responsable de repoblar estas tierras: Wifredo el Velloso. La iglesia actual fue consagrada en el 1126, como edificio de nave única con crucero y tres ábsides.

Santa María de Serrateix, Barcelona provincia

Santa María de Serrateix, Barcelona provincia

La historia de este conjunto muestra altibajos con periodos de bonanza y dificultades. Siglos de de esplendor medieval, epidemias como la peste y las guerras que fueron diezmando a la población de la comarca, conduciendo al monasterio a la decadencia. Otros años de recuperación y ampliación entre los siglos XVI y XVIII. Más guerras, la desamortización y un gran incendio durante la Guerra Civil que asoló muros y mobiliario. En las últimas décadas es el Patronato de Amigos de Serrateix quien vela de este patrimonio impulsando la restauración y rescatar al conjunto monástico de Santa María de Serrateix del olvido.

Santa María de Serrateix

Santa María de Serrateix

El bonito Castelladral, pueblo de altura.

Entramos al Bages, comarca situada en el corazón de Cataluña. Al margen derecho del río Llobregat encontramos Navàs, extendido por un amplio llano. La parte más alta de su término municipal la ocupa Castelladral, pequeño y de piedra, magnífico mirador al valle con Montserrat en el horizonte.

Castelladral, Barcelona provincia

Castelladral, Barcelona provincia

Antiguo asentamiento bajo la protección de un castillo, perteneció a los condes de la Cerdanya, fue heredado por los de Barcelona y, más tarde, a la familia Peguera. Desde el mirador se contempla su recogido casco urbano, de `piedra clara donde sobresale la iglesia románica de San Miguel -aunque su interior es gótico – renacentista-.

Castelladral, ruta por el Bages

Castelladral, ruta por el Bages

Hora de hacer un alto en el camino para un merecido almuerzo con vistas: en el Alberg De Castelladral.

Comida en Castelladral

Comida en Castelladral

¡Toma nota! Si buscas un alojamiento rural con mucho encanto no te pierdas: La Garriga de Castelladral.

Sant Cugat del Racó.

La de Sant Cugat del Racó o Rincón es una de las iglesias románicas más bonitas y mejores conservadas de Barcelona provincia. Su cimborrio cilíndrico es el único de estas características en Cataluña, ya que el resto presentan forma de prisma. La planta, de cruz griega, es también una rareza en esta zona. ¡Sólo por eso ya merece la pena acercarse a visitarla!

Sant Cugat del Racó, ruta por el Berguedà y el Bages en Barcelona

Sant Cugat del Racó, ruta por el Berguedà y el Bages en Barcelona

Con cimientos de iglesia prerrománica, que indican que ya antes del siglo X existió otro templo coronando la colina, perteneció al monasterio de Ripoll hasta la desamortización, pasando a manos del obispado. Su interior, sobrio y con decoración austera, pasó por diferentes épocas y hasta llegó a tener fluorescentes de color violeta, ejerciendo sobre la piedra un efecto peculiar y rimbombante.

Interio de Sant Cugat del Racó

Interior de Sant Cugat del Racó

El pueblo de Sant Cugat es encantador: varias masías con caballos, cerdos y gallinas que campan a sus anchas sintiéndose seguras en este entorno tranquilo componen un cuadro de lo más campestre.

Casas en Sant Cugat del Racó

Casas en Sant Cugat del Racó

Santa María de las Iglesias.

Para finalizar esta ruta por el Berguedà y el Bages, muy próxima a Sant Cugat se encuentra otra joya románica en un entorno de naturaleza agreste, tomado por la maleza. Quizá la más “romántica” y menos conocida -en el GPS tardamos en localizarla- fue monasterio en sus inicios. Durante la Edad Media parroquia y posteriormente capilla dependiente de Sant Cugat del Racò. Aunque desde principios del siglo XIX y hasta hoy es de propiedad particular. El cierre perfecto para una jornada de descubrir esa “otra” Barcelona de interior, de leyendas y vestigios medievales.

Santa María de las Iglesias

Santa María de las Iglesias

Más información en la página web de Turismo Berguedá y Turismo del Bages.

Sigue viajando por Cataluña en el blog:

TAGS

DEJA UN COMENTARIO