El castillo Templario de Ponferrada

El Castillo Templario de Ponferrada

Pies polvorientos y pantalón desgastado. De sus hombros cuelga una mochila y en su gorro pardo una concha de Santiago. El peregrino se detiene y alza la vista al cielo azul que brilla hoy, sin nubes. Ante él se encuentra una gran mole de piedra austera e imponente, a la que se accede por un puente. La puerta permanece abierta,  invitando a entrar al interior de estos muros. Cuántos secretos, cuántas batallas habrán presenciado... Estas murallas del castillo Templario de Ponferrada.

Entrada al castillo Templario de Ponferrada

Entrada. El castillo Templario de Ponferrada

Historia de una fortaleza: el castillo Templario de Ponferrada.

El peregrino se siente tan cansado como curioso y no puede evitar hacer ese alto en el camino para conocer más sobre esta fortaleza. ¿Cómo se construyó este castillo? ¿Quiénes lo habitaron? ¿Cuál es su historia? Seguro que dentro alguien puede ayudarle…

Biblioteca, castillo Templario de Ponferrada

Biblioteca, castillo Templario de Ponferrada

Cruza el umbral del tiempo, transportándose atrás, muy atrás… Mucho antes del Camino de Santiago, de los Templarios y los reyes medievales, antes incluso de los romanos… En la Prehistoria hubo un pueblo celta que eligió esta colina en la confluencia de dos ríos, el Boeza y el Sil, para fundar su castro. Los primeros ponferradinos se protegieron del mundo con una cerca de cantos y barro, rodeando con ella sus pallozas, chozas circulares con tejados de paja. Abandonado tras la invasión romana, el castro se volvió a habitar. En los tiempos del rey Fernando II de León, en el S.XII, ya era conocida como Ponferrada ad Castrum. Una villa próspera gracias al puente recién levantado por orden de un obispo para el uso de aquellos peregrinos del medievo.

Castillo Templario de Pompefarrada en León

Castillo Templario de Pompefarrada en León

Ecos de guerras y batallas.

Las paredes se hacen eco de años oscuros y convulsos, en los que los tambores a la guerra sonaban con demasiada frecuencia. La península dividida en pequeños reinos: unos aliados, otros de afectos tornadizos y los enemigos mortales a los que había que aniquilar. El campo de batalla a menudo se regaba de sangre en nombre de la Santa Cruz y la Media Luna. Fue en concreto una de ellas, la de las Navas de Tolosa en 1212, la que hizo que este castillo pasara a manos de la orden del Temple ya que el único reino cristiano que no acudió fue el de León.

Caballero Templario

Caballero Templario, castillo de Ponferrada

El Patio de Armas.

Ahora el peregrino se encuentra en una gran explanada de hierba fresca: la del patio central o el de armas. Casi puede sentir el tintineo de las espadas, el crujir de las armaduras, el entrechocar de los cascos de los caballeros entrenando, antes de marchar a Tierra Santa a combatir al sarraceno.

El castillo Templario de Ponferrada

El castillo Templario de Ponferrada

El Castillo Viejo de Ponferrada.

Al fondo, destacan las ruinas del «Castillo Viejo», cuya construcción comenzó en el S.XIV. Entonces los templarios ya habían sido obligados a abandonarlo, tras ser sometidos al juicio del Papado y condenados en Francia. Acusados de herejes y traidores, la orden fue disuelta y se perdieron en la niebla de los tiempos con sus secretos y leyendas. El castillo Templario de Ponferrada, ahora sin templarios, pasó a ser un bien codiciado y disputado por nobles y por infantes.

Castillo Viejo, el castillo Templario de Ponferrada

Castillo Viejo, el castillo Templario de Ponferrada

El señor del castillo Templario de Ponferrada.

El castillo acabó en manos de don Pedro Álvarez Osorio, el conde de Lemos y gran señor feudal del Bierzo. El peregrino puede adivinar su altiva pose, contemplando sus dominios desde las almenas, perdiéndose la vista en las montañas que separan León de Galicia, en las tierras rojizas de las antiguas minas romanas de Las Médulas. Las huellas del conde se pueden apreciar en toda su extensa arquitectura, ya que se encargó a conciencia de reforzarlo y reformarlo.

Vistas desde el castillo Templario de Ponferrada

Vistas desde el castillo Templario de Ponferrada

El Palacio Nuevo.

Don Pedro mandó construir el palacio interior o «Palacio Nuevo», para disfrute de su primera y segunda esposa. Además ideó un avanzado sistema defensivo, consistente en un gran puente levadizo sobre el foso con cadenas de hierro de gruesos eslabones. A cada lado, una fuerte estructura con dos torres: la de Caracoles y la Cabrera, dotadas de saeteras, matacanes y troneras dispuestas a abrir fuego artillero contra el enemigo.

El castillo Templario de Ponferrada

El castillo Templario de Ponferrada

El guardián de peregrinos.

Bajo la atenta mirada del conde, por el Camino de Santiago cada año siguieron desfilando nuevos peregrinos en la recta final, admirando la silueta del castillo Templario de Ponferrada. El conde se declarará su protector, el guardián del Camino, ya que transcurría en gran parte de sus territorios, teniendo en su poder «la llave de Galicia».

¡Abajo los castillos!

El castillo Templario de Ponferrada también sintió lo que es la furia del oprimido. Con esta consigna se levantaron los más humildes en la revuelta Irmadiña, iniciada en tierras gallegas en asambleas campesinas, hartos de los abusos del poder feudal que ejercían clero y nobleza. Desde su foco más importante, Lugo, la sed de venganza fue destruyendo los castillos de Monforte, Sarriá o Castro Cardelas. La fortaleza de Ponferrada acogió a los nobles que huían despavoridos, buscando el asilo del conde de Lemos. La rebelión llegó hasta sus puertas, siendo vencedor don Pedro con ayuda del conde de Trastámara. «Arriba los castillos» les repitió a sus vasallos reconstruyendo lo que la furia devastó, castigando a «los villanos». Pensó el peregrino que antes y ahora siempre la suerte sonríe al poderoso.

El Castillo de Ponferrada

El Castillo de Ponferrada

Abandono del Castillo Templario de Ponferrada.

Sin embargo, la muerte no perdona ni a rico ni a pobre, y a la de don Pedro el deseo de que fuera Rodrigo, su nieto bastardo, el que lo heredase quedó truncada por los monarcas del momento, los Reyes Católicos. Disputado por el conde de Benavente, casado con Juana Osorio, hija del conde, acabó finalmente en manos de la corona. Y aquí se inicia, lenta pero inexorablemente su abandono y decadencia.

Castillo de Ponferrada

Castillo de Ponferrada

Recuperación a finales del S.XX.

Terminada la conquista de Granada y la consecución de años de paz dentro de nuestras fronteras se acabará eliminando el foso e incluso adhiriéndose viviendas a su muro. El castillo se convertirá también en cantera para construcciones de la moderna ciudad que va creciendo. El castillo Templario de Ponferrada es una reliquia, una gloria de otro tiempo, que parece destinada a desaparecer. Pese a ser declarado Monumento Nacional en el S.XX quedó cerrado al público por miedo al desplome. Fue a finales de los 90 cuando las obras de rehabilitación recuperaron el castillo para los ponferranos y leoneses. Y todos los peregrinos que siguen pasando camino de Santiago a la sombra de sus piedras centenarias.

Castillo Templario de Ponferrada

Castillo Templario de Ponferrada

El Camino sigue…

El peregrino sale por donde entró, vuelve al siglo XXI. A ese camino transitado durante siglos en pos de promesas, oraciones, desafíos o simplemente el placer de caminar, imitando a ese gran poeta de Castilla que escribió, con gran sabiduría viajera, que se hace camino al andar… Y al volver la vista atrás se ve la senda que nunca se ha de volver a pisar.

Senderos de León

Senderos de León

8
Deja un comentario

avatar
4 Comentarios
4 Respuestas
0 Seguidores
 
Comentario con más reacciones
Comentario más polémico
5 Autores
cosmopolillaMundoXDescubrirNataliaMaribel (Milyunviajesporelmundo.com)Irene Autores recientes
MundoXDescubrir
Invitado/a

Hola Cosmopolilla!!! 🙂 Acabamos de leer tu post y realmente ha sido muy interesante toda la historia que nos has contado al detalle del castillo de Ponferrada. Nosotros también lo conocimos hace dos años cuando visitamos toda la comunidad de Castilla y León y nos pareció una verdadera joya de… Leer más »