A orillas del Volga en Kazán

En ruso Казань, Kazán es la capital de Tartaristán, puerta de Asia, confluencia de Oriente y Occidente. Crisol de lenguas y culturas.  A orillas del Volga me fascinó esta ciudad que, si tuviera que definir en una sola palabra sería “AZUL“, en todas sus tonalidades. Celeste como el cielo nítido que me acompañó los dos días que caminé sobre sus piedras. Tuquesa como las aguas del grandioso río que la vadea, el más grande de Europa. Cobalto como la mezquita que preside su Kremlin.

Kazán

Kazán, río Volga y Kremlin

Elegida al azar, como paso de Moscú al tren largo por Siberia, ¡Kazán ha sido una de las sorpresas del Transmongoliano!

Mezquita del Kremlin

Mezquita del Kremlin de Kazán

Llegamos a Kazán tras nuestra primera experiencia en tren ruso, toda la noche desde Moscú compartiendo habitáculo con dos peterburgueses con ganas de guasa, empeñados en invitarnos a coñac (y eso que al tren está prohibido llevar alcohol) y en saber qué opinamos de Putin. Nos apeamos desorientados y hambrientos. Junto a la estación un Mac Donals nos provee de café y la conexión WiFi que nos permite ubicarnos. El centro está a casi media hora andando, pero hace bueno y con cafeína en las venas no importa. El hostel Kremlin, como bien dice su nombre, está situado a tiro de piedra. Limpio, de habitaciones amplias y luminosas. Y económico. ¡No se puede pedir más!

Kremlin de Kazán

Kremlin de Kazán

El Kremlin de Kazan.

Un ligero almuerzo en el parque junto a un lago, consistente en sobras de la comida que llevamos al tren. De fondo, el aleteo de los patos. ¡Qué tranquilidad y qué día tan soleado hace! Ahora sí, listos para ascender a la esencia de Kazán, la fortaleza blanca. La puerta del Kremlin la guarda el poeta tártaro Musa Calil, ejecutado por los nazis en Berlín durante la Segunda Guerra Mundial. La entrada es gratuita y permite pasear a tu antojo por sus monumentos, tiendas y jardines.

Kremlin

Entrada al Kremlin. Estatua de Musa Calil

Ante mí se alza la inclinada Torre de Siuyumbiké, símbolo de la ciudad. A su pie ha cobrado vida la última reina tártara, envuelta en ropajes y peinados de la época. De ella tomó su nombre tras ser la ciudad invadida (y arrasada) por Iván el Terrible. Según la tradición, la desdichada reina se tiró desde lo alto, antes de casarse con el conquistador, quien se había quedado prendado de su encanto.

Torre, Kremlin de Kazán

Torre de Siuyumbiké

En la Catedral de la Anunciación, un templo ortodoxo de cúpulas azules y doradas, se venera el icono de la Virgen de Kazán, patrona y protectora de la ciudad. Cuenta la leyenda que la imagen del S.XIII fue desenterrada de las cenizas por una niña, que había soñado con ella.

Catedral de la Anunciación

Catedral de la Anunciación

Pero lo que más me maravilla del Kremlin es la espléndida mezquita Kul-Sharif. De reciente construcción, se levanta sobre el lugar en la que se encontraba la que Iván el Terrible destruyó en 1552. El nombre rinde culto al imán que murió luchando contra el enemigo. Tiene fama de ser la mayor de toda Europa, tras la Mezquita Azul de Estambul. Me cubro el cabello y me adentro en su interior de cristal y mármol.

Mezquita de Kazán

Mezquita de Kul Sharif

Al otro lado del Volga

Tras el Kremlin brilla el Volga azul, una colosal avenida de agua que atraviesa Kazán. ¿Exagero si digo que tardé veinte minutos en cruzar al otro margen? En la arena de una playa fluvial varios jóvenes toman el sol plácidamente. El agua está congelada. En la orilla destaca un edificio civil en forma de cáliz. Aquí acuden a casarse las parejas, sellando su amor con una promesa en forma de candado.

Registro Civil de Kazán

Registro Civil de Kazán

“Un beso para siempre y… La llave al Volga”

Río Volga, Kazán

Río Volga, Kazán

El sol va cayendo. Desde el mirador situado en la terraza no puedo dejar de sentirme una privilegiada espectadora: soy testigo de una boda. De los deseos que se transforman en tintineos de monedas al rebotar sobre la placa metálica situada en su eje.

Boda en Kazán

¡Viva la novia!

Al pie del edificio llama mi atención una versión reducida de los Buddy Bears, estatuas de coloridos osos de todos los países que abogan por la paz mundial.

Bubby Bear

“Bubby Bear” de España e Italia

El anochecer oscurece el Volga y lo tiñe de luminosos reflejos que tiemblan al paso de las embarcaciones. Las fuentes del extenso paseo fluvial por el que circulan patines y bicicletas se avivan de rosas, verdes, amarillos. Descubro entonces el árbol más grande que jamás haya visto: el del Ministerio de Agricultura de Tartaristán.

Ministerio de Agricultura de Kazán

Ministerio de Agricultura de Tartaristán

No puedo resistir la tentación de pasear de nuevo por el Kremlin. El crepúsculo le otorga un aura romántica, envolviendo de fantasía las siluetas de los monumentos recién encendidos bajo el cielo añil.

Mezquita del Kremlin

Mezquita del Kremlin

El Kremlin en la “hora azul” es pura magia…

Kremlin de Kazán

Kremlin de Kazán

Buenas noches, Kazán. Al día siguiente queda toda la jornada para seguir paseando: el tren no parte hasta la medianoche. ¡Abro el ojo a las 3.57 porque ya hay luz! Sábado, buen día para recorrer la travesía peatonal con nombre bolchevique: la animada calle Baumana. Una cerveza en una terraza. Tiendas de souvenirs. Carrozas de piedra. De repente, despliegue de plumas y sonidos de flautas de pan provenientes de músicos con melodías peruanas. Extraña mezcla de culturas y rostros en este ecléctico Kazán que no deja de sorprenderme.

Calle Baumana, Kazán

Calle Baumana

La tienda – museo soviética

Para los nostálgicos de la URSS o simplemente curiosos como yo, en una perpendicular a la calle Baumana hay una pequeña tienda reconvertida en museo. Con todo tipo de objetos retro y vintage, al puro estilo “Good bye Lenin”, te puedes probar desde un abrigo moda allá por los 60 hasta comprar un póster del antiguo tren Transiberiano. ¡Muy auténtica!

Tienda – Museo de la URSS en Kazán

Tienda soviética

“¿Teléfono rojo? Volamos hacia Moscú”

Cerveza de despedida y adiós, Kazán. Vuelta a la estación a coger el tren rumbo al lago Baikal. El Transmongoliano continua…

¡No viajes a Rusia sin seguro! (Es obligatorio) Yo recomiendo Intermundial. Si lo compras a través de mi web tienes un 10% de descuento usando el código LACOSMOPOLILLA10. Lo puedes conseguir pinchando aquí:

Seguros Intermundial La Cosmopolilla
Lee mis otras entradas sobre Rusia en el blog:

23
Deja un comentario

avatar
12 Comentarios
11 Respuestas
0 Seguidores
 
Comentario con más reacciones
Comentario más polémico
11 Autores
@lacosmopolillaIrene Corchado - Piggy TravellerEl Viaje AmadodiasazulesblogTransiberiano: por las estepas de Asia Central | Crónicas de una cosmopolilla Autores recientes
diasazulesblog
Invitado/a

Qué gusto da “descubrir” sitios en los viajes! Parece que saben mejor que los que conoce todo el mundo, verdad? 😀

El Viaje Amado
Invitado/a
El Viaje Amado

Qué lindo!!! Sin duda una sorpresa, no lo había visto antes!
Va una ciudad más para mi lista. Gracias por mostrarla!

Irene Corchado - Piggy Traveller
Invitado/a

Qué ganas de visitar Kazán… Estuve a punto de elegirla como destino para pasar un cuatrimestre, pero al final opté por San Petersburgo, así que la tengo pendiente. Me han hablado maravillas de ella y con esas imágenes de días tan soleados entran ganas de montarse en el avión (aunque… Leer más »

¡No olvides contratar tu seguro de viaje!

Seguros Intermundial La Cosmopolilla