Un puente en La Rioja, qué hacer

Un puente en La Rioja: vino, buitres y dinosaurios

Siete valles y siete ríos, que riegan una tierra color vino. Si pienso en La Rioja mi mente se torna color bermellón y vuela alto, casi tanto como esos buitres leonados que avisté por primera vez en mi vida desde el mirador de Arnedillo. Tradicionalmente se identifica a esta región como uno de los principales destinos de Enoturismo en España, y su fama no es para menos. Sin embargo, hay mucho más que hacer en La Rioja que beber vino. Y es que a menudo se ignora que en ella se localiza el primer manuscrito escrito en castellano como lengua romance, en un paisaje de belleza abrumadora a los pies de la sierra de la Cebollera.

Qué hacer en La Rioja

Qué hacer en La Rioja, fuente: Shutterstock.

La Rioja en 5 paradas imprescindibles.

Mapa de La Rioja.

Mapa de La Rioja, fuente: Google Maps.

La huella del dinosaurio en Cervera del Río Alhama.

Mi primera parada es un pueblecito fronterizo del sureste: Cervera del Río Alhama. Se sitúa en el vértice que separa Aragón, La Rioja, Soria y Navarra, un auténtico cruce de caminos. Eso mismo debieron pensar los dinosaurios hervíboros y carnívoros que en la Prehistoria habitaban la península: en los yacimientos de Las navillas y Valdebrajes se han contabilizado más de 300 huellas, algunas de hasta 50 centímetros de longitud. Situado en las faldas de la sierra de Alcarama, con su particular fisonomía de pueblo dividido por “la Peña”, coronada por las ruinas de un castillo árabe, hoy en las pequeñas travesías de Cervera se respira tranquilidad absoluta.

Huellas de dinosaurio, qué hacer en La Rioja

Huellas de dinosaurio, qué hacer en La Rioja

Arnedillo, aguas termales y buitres leonados.

Seguir estas huellas de los animales prehistóricos me llevan hasta Arnedillo, otro punto emblemático para vigilar los caminos desde su castillo medieval del siglo X. Ya no quedan centinelas con flechas y lanzas en la atalaya, pero sí custodian este valle los guardianes del cielo: majestuosos buitres leonados que alzan el vuelo. Junto al mirador se ubica el Centro de Interpretación de esta gran rapaz. Arnedillo también presume de sus aguas termales naturales, de las que se benefician los que visitan su balneario para reconfortar cuerpo y espíritu.

Buitre leonado, qué hacer en La Rioja.

Buitre leonado, qué hacer en La Rioja. Fuente: Shutterstock

De vuelta Cervera, una parada insólita en un lugar fantasma: el pueblo abandonado de Turruncún. Aún se distingue la torre de la iglesia parroquial con el hueco del reloj que ya no marca las horas. Bajo ella se ocultan restos óseos de los que quizá vivieron unos tiempos mejores en esta aldea riojana, que hoy sucumbe a los estragos del tiempo.

Turruncún. La Rioja.

Qué hacer en La Rioja: Logroño, monumentos y pinchos en la calle Laurel.

La capital de La Rioja es pequeña y aristocrática. En una ruta por la región no puede faltar gastar un día pateando su centro histórico, conociendo sus principales monumentos: la concatedral de Santa María la Redonda, cuyo interior conserva una tabla renacentista atribuida a Miguel Ángel, “El Calvario”; el puente de Piedra sobre el Ebro o el Parlamento de La Rioja, con la antigua fachada barroca del antiguo convento de La Merced.

Puente de Piedra, Logroño

Puente de Piedra, Logroño. Qué hacer en La Rioja. Fuente: Shutterstock.com

Para darle un descanso a los pies y contentar al paladar, es obligatorio hacer un alto en la calle Laurel: más de sesenta bares para degustar su gastronomía típica en forma de pinchos acompañados de un trago de vino. Migas, matrimonios, champiñones… ¡Lo quiero probar todo!

Patatas a la riojana, pinchos en la calle Laurel

Patatas a la riojana, pinchos en la calle Laurel

El verdadero sabor de un Rioja en las Bodegas Vivanco.

Siguiendo esta ruta por rincones emblemáticos de La Rioja llego hasta Briones, en La Rioja Alta. A orillas del Ebro y en las estribaciones de la sierra de Cantabria se sitúa la finca El Cantillo, en la que maduran diferentes variedades como el Tempranillo y el Malvasía, directos de la copa al paladar. Estas Bodegas son una excelente excusa para una inmersión en el mundo del vino a través de una visita y un curso de cata (se hace todos los sábados de 12 a 2). En su Museo de la Cultura del Vino, el mejor museo del vino del mundo según la Organización Mundial del Turismo, se recoge la relación entre el hombre y la bebida del dios Baco: una historia de amor verdadera, que ya tiene más de 8.000 años.

Bodegas Vivanco, qué hacer en La Rioja

Bodegas Vivanco, qué hacer en La Rioja

Visita al Monasterio de San Millán de la Cogolla. 

Mi última parada me lleva hasta la oscuridad de la Alta Edad Media. Aún recuerdo aquel libro de Berceo, del primer poeta español, que estudié en el instituto. Relataba los milagros que la Virgen obraba con los peregrinos del Camino de Santiago, andando por aquellos bosques huraños y peligrosos. Atrás ha quedado Nájera, villa de reyes a orillas de otro río: en su panteón descansan doña Blanca de Navarra.

Nájera, qué hacer en La Rioja

Nájera, qué hacer en La Rioja

Ciertamente adentrarse al Monasterio de San Millán es un viaje en el tiempo. Con los campos verdes y las montañas al fondo nevadas, el primitivo de Suso, donde estudió Berceo, es un edificio de piedra del S.V visigodo y pre-románico. Cuenta la tradición que en sus sepulcros están enterrados los infantes de Lara. Más abajo se ubica el Monasterio de Yuso, ordenado construir por el rey de Navarra en el S.XI. La visita guiada al interior de sus muros revela la cuna de la lengua castellana y el euskera: un monje de nombre desconocido escribió en un manuscrito el primer pasaje de prosa continuo no en latín, sino en castellano y en euskera. Un lugar de leyenda cuya visita me deja tan buen sabor de boca como la copa de buen Rioja.

Monasterio de Suso, qué ver en La Rioja

Monasterio de Suso, qué ver en La Rioja

Qué hacer en La Rioja, datos prácticos.
  • Esta es una ruta en coche con los lugares visitados en La Rioja durante una Semana Santa.
  • Alojamiento en La Rioja: me alojé en un hotel rural en Cervera del Río Alhama: Casa Piedralén.

Código ético: este es un post patrocinado y contiene enlaces de afiliados. Esto significa que he recibido de manera gratuita productos o servicios mencionados en este artículo o una compensación económica por mencionar la marca. Mis opiniones son independientes y están basadas en mi percepción real sobre el producto o servicio. Gracias a este sistema, puedo seguir adelante con el blog.

8 Comentarios

  1. Responder

    Gloria

    6 Abril, 2017

    Que recuerdos cuando has hablado de Arnedillo y de la ruta de los dinosaurios!! Muchas ganas de volver por esa zona, y a Logroño le debemos una visita más completa ya que sólo nos quedamos por la calle Laurel jejejeje!! Como siempre Patri, un gran post!!

    • Responder

      cosmopolilla

      11 Abril, 2017

      Je je es que ya digo que la calle Laurel “atrapa”, es peligrosa jajjajaj besos y ¡gracias!

  2. Responder

    Irene

    7 Abril, 2017

    Tengo muchíiiiiisimas ganas de ir a lA Rioja,

    así que sobre todo me apunto ese pueblo casi derruido, que no conocía, y por supuesto ir a las bodegas. Porque tengo ganas precisamente de ese viaje por el vino 😉

    abrazotes,

    Ire

    • Responder

      cosmopolilla

      11 Abril, 2017

      Je je es que el vino Rioja es mucho vino, ¡ganas de volver! Un besote

  3. Responder

    Marta

    8 Abril, 2017

    Desde hoy pasaís a ser uno de mis blogs favoritos. He leído unos cuantos post y me han encantado. Me entran ganas de volver a coger la maleta y conocer mas lugares. Nosotras somos dos hermanas que también hemos empezado en esta aventura de los blogs de viaje, sin tener idea pero con ganas. Por si os apetece pasaros por nuestro blog o seguirnos en insta @passport_to_your_dreams
    Un saludo y os seguiré de cerca

    • Responder

      cosmopolilla

      11 Abril, 2017

      ¡Gracias! Le echaré un vistazo, un abrazo

  4. Responder

    juan

    11 Abril, 2017

    Que recuerdos de la última vez que estuve por Logroño, ojalá hubiera podido visistar más La Rioja pero por falta de tiempo no pudo ser. Decirte que gracias a este post me han dado muchas mas ganas de volver y pasarme un par de dias descubriendo sus rincones más escondidos.

    Lo dicho gran aporte y un saludo

    • Responder

      cosmopolilla

      11 Abril, 2017

      ¡Gracias! Yo también tengo ganas de volver a La Rioja.

DEJA UN COMENTARIO

POST RELACIONADOS