Palacio Real, un fin de semana en Bruselas

Un fin de semana en Bruselas

Bruxelles en francés; Brussel en neerlandés. Bruselas es una ciudad encantadora con olor a gofre y a dulce chocolate. En ella se mezclan el cosmopolitismo de la principal sede administrativa de la Unión Europea con un casco histórico de reminiscencias medievales. No hay que perderse su espectacular Grand Place, considerada como una de las hermosas del mundo. Ahora bien, ¿qué ver en un fin de semana en Bruselas?

Grand Place de Bruselas en Navidad

Grand Place de Bruselas en Navidad

Este es el relato de una breve escapada a Bruselas, suficiente para disfrutar de las principales atracciones de la capital belga.

Vuelo a Bruselas: ¿merece la pena coger una low cost?

Aunque desde Madrid o Málaga hay vuelos “casi regalados” con Ryanair, antes de decidirse aconsejo comparar precios con otras compañías como Iberia o Brussels Airlines. La low cost vuela al aeropuerto de Charleroi, a 60 kms de la ciudad, desde el que hay que coger un autobús a la Gare du Midi. Tarda alrededor de una hora y cuesta 15 euros aproximadamente. Las compañías tradicionales en cambio tienen la ventaja de volar a Zavetem, mucho más cercano y con línea directa de tren al centro de Bruselas. Más recomendable si se va a pasar un fin de semana en Bruselas.

Alojamiento en Bruselas.

En Bruselas hay un gran número de hostels y alojamientos de todas las categorías. En mi caso reservé en el Hotel du Congress, muy cerca de la estación de tren y en pleno centro histórico.

Qué ver un fin de semana en Bruselas…

La Grand Place: el corazón de la ciudad.

Víctor Hugo dijo sobre ella que era “la más bella del mundo”. Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, está rodeada de edificios históricos y emblemáticos. Entre todos destaca el Ayuntamiento: su puntiaguda torre gótica de 96 metros se divisa desde gran parte de la ciudad, siendo un punto de referencia para llegar hasta ella. La corona el arcángel San Miguel, patrón de la ciudad. El Hôtel de Ville es el único edificio medieval que sobrevive en la plaza, construido entre 1402 y 1455.

Navidad en el corazón de Europa: la Grand Place de #Bruselas #cosmoflanders

Una foto publicada por la cosmopolilla (@lacosmopolilla) el

En la Grand Place también veremos el Palacio de los Duques de Brabante, con su dorada fachada; las curiosas “casas de los gremios”: los lecheros, los toneleros, los pintores, los ebanistas, los arqueros… La Casa del Rey (hoy Museo de la ciudad); la Casa el Cisne (en la que se fundó el partido comunista belga en 1885); el Árbol del Oro (del gremio de cerveceros: hoy Museo de la cerveza);  o la Casa 21-22, sede de los famosos chocolates Godiva.

Palacio de los Duques

Palacio de los Duques, un fin de semana en Bruselas

Grand Place, un fin de semana en Bruselas

Grand Place, un fin de semana en Bruselas

Merece la pena hacer una parada y degustar una típica cerveza fresca en la cervecería que hay en la Maison du Roi d’Espagne, un vestigio del pasado flamenco español: la preside un Carlos II de piedra.

El Manneken Pis

Callejeando por detrás del Ayuntamiento se llega a la fuente del popular Manneken Pis, “el niño que mea” en dialecto bruselense . Esta pequeña escultura de bronce es uno de los símbolos de la ciudad, ya que representa el espíritu independiente de sus moradores. Una de sus muchas leyendas cuenta que conmemora la historia de un niño llamado Juliaanske, que salvó la ciudad orinando sobre las mechas de explosivos que rodeaban las murallas de Bruselas durante un asedio.

Manneken piss

Manneken piss, un fin de semana en Bruselas

Atención a sus divertidos disfraces: en ocasiones especiales, según el día o la festividad, lo visten con múltiples atuendos. ¡Algunos realmente curiosos!

Fuente: http://www.yalosabes.com/el-eterno-y-celebre-chorrito-del-manneken-pis.html

Fuente: http://www.yalosabes.com/el-eterno-y-celebre-chorrito-del-manneken-pis.html

Catedral de San Michel

Con impresionantes vidrieras, que filtran y proyectan sobre el suelo la luz de mil colores, la catedral gótica del S.XIII me encantó, como todas las grandes catedrales europeas de la época. Se recupera el sosiego paseando por su interior, entre solemnes tumbas y esculturas de piedra, hasta llegar al púlpito barroco tallado en madera. También se puede visitar el tesoro. Hasta el sagrado templo se puede llegar desde la Grand Place, cruzando por las elegantes Galerías Reales de Saint Hubert, las primeras galerías comerciales de Europa.

Catedral de San Michel, un fin de semana en Bruselas

Catedral de San Michel, un fin de semana en Bruselas

Palacio Real de Bruselas.

Continuamos nuestro paseo y junto al parque de Bruselas encontramos el Palacio Real. Actualmente los reyes no viven en él, residen a las afueras de la ciudad, pero éste sigue siendo la sede de la monarquía constitucional belga. No se trata de un palacio muy antiguo: data principios del XIX. No pudimos visitar su interior, ya que sólo está abierto al público en verano (desde el 21 de julio, la fiesta nacional, hasta principios de septiembre).

Palacio Real, un fin de semana en Bruselas

Palacio Real, un fin de semana en Bruselas

Barrio Europeo de Bruselas.

Un fin de semana en Bruselas también da para alejarse un poco del centro hasta el Barrio Europeo, donde se encuentran los edificios institucionales de la Unión Europea, entre ellos el emblemático Berlaymont, sede de la Comisión Europea desde 1967.

Monumento al Euro

Monumento al Euro, Bruselas

El Atomium.

Y, para terminar con lo imprescindible de Bruselas, no podía quedarme sin ver el Atomium. Dicen que significa para Bruselas lo mismo que la torre Eiffel para París, ya que fue creado con motivo de la Exposición Universal de 1958. Obra de André Waterkeyn, representa un átomo de hierro ampliado 165.000 millones de veces y tiene 102 metros de altura. Se encuentra a las afueras, por lo que para llegar hay que coger la línea 6 de metro y bajarse en Heysel.

Atomium, Bruselas

Atomium, un fin de semana en Bruselas

Una vez visto lo más importante, ¡es momento para descansar y aproximarse a la gastronomía local!

Dónde comer en Bruselas: sabor belga en una antigua cava.

Leí acerca de la comida belga que está muy influenciada por la francesa, tratándose de comidas fuertes y copiosas… Bien, pues C´est vrai!

Apuntad el Kelderke: en la misma Grand Place, número 15. Recomendado por un amigo español que lleva más de diez años viviendo en la capital belga. Bajando por unas escaleritas encontramos una cava en semisótano, lleno de belgas y no extranjeros, un detalle que me gustó mucho.

www.restaurant-het-kelderke.be

www.restaurant-het-kelderke.be

Este es un buen lugar para degustar los platos típicos belgas: me decidí por unos mejillones al vino y una carbonnades flammandes à la bière: un enorme filete de ternera macerado en cerveza negra, muy contundente. Otras especialidades son las croquetas de quisquillas del mar del Norte, el Hutsepot (estofado flamenco), o las anguilas (anguilles au vert).

En cuanto a los más golosos están de enhorabuena: Bruselas es el paraíso del cacao en todas sus formas y texturas, y los gofres más exquisitos. Los escaparates de las boutiques del chocolate brillan cual joyerías exhibiendo su oro negro manando de inmensas fuentes como en un cuento infantil. Bruselas es la casa de uno de los mejores chocolates del mundo: el Godiva.

Gofres

Gofres belgas, un fin de semana en Bruselas

Un fin de semana en Bruselas: disfrutar la cerveza belga.

Mención especial merece la cerveza de Bélgica: las hay de mil tipos y colores, negra o roja, afrutadas o de abadía… Y a buen precio. Si te gusta la cerveza, ¡querrás probarlas todas! Ay, ay, qué indecisión… ¿Una Kriek de cereza? ¿Una Floris de mango? ¿Una tradicional Paulaner?

Cerveza belga

Cerveza belga, un fin de semana en Bruselas

Y, para terminar nuestro fin de semana en Bruselas, no nos podemos marchar sin visitar el pub que ostenta el título del Record Guiness del mundo en variedad de cervezas: el Delirium Café, de ambiente animado e internacional. Su situación, muy céntrica: justo enfrente de la Yanneken piss. A divertirse 😉

http://deliriumcafe.be/

http://deliriumcafe.be/

#BlogPostamigo: Objetivo Destino, la Grand Place de Bruselas.

Lee los post de mi siguiente viaje a Flandes: Cuento de Navidad en Brujas, Gante en un día y Mercadillos de Navidad en Flandes.

El artículo que acabas de leer contiene “enlaces de afiliados“. Esto no genera ningún cargo extra pero si compras o reservas mediante estos enlaces me ayudas a seguir viajando. Todo lo que recomiendo es siempre basado en mi experiencia.

15 Comentarios

  1. Responder

    Objetivo Destino

    2 diciembre, 2014

    Me encanta tu post, amigueta!! 😉

    • Responder

      @lacosmopolilla

      2 diciembre, 2014

      ¡Gracias! Igualmente 😉

  2. Responder

    losviajerosdedorne

    17 diciembre, 2014

    Tendríamos que haber leído este post antes de ir a Bruselas, pero bueno, más vale tarde que nunca y si repetimos iremos a la cava a cenar 😉

    • Responder

      @lacosmopolilla

      17 diciembre, 2014

      Ja ja gracias, ya sabéis para la próxima no OS perdáis el Kelderke. Un abrazo

  3. Responder

    CompassTrip

    4 marzo, 2015

    Ohh me ha encantado! Nos viene de perlas porque en abril haremos una escapadilla a Bruselas 🙂 Millones de besos!

    • Responder

      @lacosmopolilla

      4 marzo, 2015

      ¡Genial! Pues no os olvidéis de comer en el Kelderke y tomar cervezas de sabores en el Delirium 🙂 ¡ya me contaréis! Un abrazo viajero.

  4. Responder

    Carolina Selles

    17 marzo, 2015

    Hola Patri. A mí Bruselas me dejó un poco fría, como su temperatura. Es verdad que hay edificios muy representativos del gótico civil que en la plaza que hay antes de llegar al Maneken Pis encontré a mucha gente joven sentada tomando algo. Eran muchísimos pero no se oía ni a una mosca, pensé que si solo el 20% fuesen españoles el jaleo sería de campeonato. Eso sí, la cerveza y la variedad de categoría internacional, como decimos los valenciano. Gracias

    • Responder

      @lacosmopolilla

      17 marzo, 2015

      Hola Carol, ¡gracias por tu comentario! Fíjate que no eres la única que me lo ha dicho, pero a mí sí que me gustó Bruselas, sus escaparates de chocolates, su cuidado centro, bonitos edificios… Eso sí, nada que ver con la animada Italia o España je je je tengo muchas ganas de volver a Bélgica para ir a Brujas y Gante, que se me quedó pendiente. Un abrazo.

  5. Responder

    EuropeosViajeros

    17 marzo, 2015

    Me encanta Bruselas, he viajado 2 veces y siempre descubres algo nuevo. La gran decepción el interior del Atomium, lo que más me gustó posiblemente Mini-Europa sobre todo si viajas con niños. Ryanair ya vuela desde determinadas ciudades al aeropuerto internacional y no hay que ir a Charleroi.

    • Responder

      @lacosmopolilla

      17 marzo, 2015

      Al Atomium por dentro no lo visité, me habían dicho que no merecía mucho la pena y además no iba con tiempo. Desde Madrid sigue volando Ryanair a Charleroi pero siempre se pueden encontrar también ofertas de Brussels Airlines o Iberia para volar a Brussels Central. Un abrazo y gracias por tu comentario.

  6. Responder

    @lacosmopolilla

    17 marzo, 2015

    Sí, ya estoy mirando vuelos a Bruselas (soy una enferma) ja ja ja muchas ganas, ya te contaré 🙂

  7. Responder

    Maruxaina Ysumochila

    18 marzo, 2015

    Fui a Bélgica el año pasado pero a la zona de Lovaina,tengo pendiente conocer Bruselas así que me guardo tu post!!
    Me ha encantado 🙂

    • Responder

      @lacosmopolilla

      18 marzo, 2015

      ¡Gracias Maruxa! Pues ya sabes, a beber cerveza de sabores y a pasear por la Grand Place 🙂 un abrazo

  8. Responder

    SobreBelgica

    3 mayo, 2016

    ¡Qué buena escapada!

    Pero ay ay, qué cerquita te quedaste de uno de los pequeños jardines que mas me gustan de Bruselas: el Petit Sablon, muy cerquita del Palacio Real. Es un sitio que, estando dentro de la gran ciudad, sin embargo, respira tranquilidad y serenidad. Te aconsejo que lo visites la próxima vez que estés por la ciudad.

    Un saludo.

    Javier.

    • Responder

      cosmopolilla

      3 mayo, 2016

      ¡Muchas gracias! Soy consciente de que me dejé muchas cosas por ver, al fin y al cabo un fin de semana por mucho que se estiren las horas dan para lo que dan. Para la próxima que espero sea pronto lo tendré en cuenta 🙂
      Un saludo

DEJA UN COMENTARIO

POST RELACIONADOS