Qué ver en Bucarest: el encanto secreto de «Little Paris»

Qué ver en Bucarest Rumanía en 2 días

Gris, insulsa y decadente. Así me imaginaba yo Bucarest. Me habían pintado la capital de Rumanía como una ciudad por la que pasar sin pena ni gloria como puerta de acceso a la «auténtica» Rumanía, en busca del mito de Drácula y castillos de leyenda. Lo bueno de aterrizar en lugar con bajas expectativas es que la capacidad de sorpresa es exponencial. Y así fue: un «zas» épico en toda la cara tras las primeras horas recorriendo un centro histórico de calles peatonales rebosantes de vida. Música en la calle, terrazas chics, bares alternativos, en definitiva: ambientazo. Bucarest 1; Cosmopolilla 0. Esto sólo era el principio de todo lo que ver en Bucarest en 2 días. La llamada «Little Paris» tiene un encanto basado en la fusión de sus viejos monumentos con el pasado comunista y un presente en el que se transforma en una ciudad moderna y occidental a pasos agigantados. ¡Vamos a conocerla!

Calles peatonales del centro de Bucarest

Calles peatonales del centro de Bucarest

Un fin de semana en Bucarest, descubriendo la capital de Rumanía.

El impresionante Palacio del Parlamento -es el edificio civil más grande del mundo-, iglesias y monasterios ortodoxos que me trasladan con sus cúpulas y mosaicos dorados momentáneamente a Rusia; parques y jardines, callejones donde proyectan sombra coloridos paraguas, un solemne Arco del Triunfo o edificios de señoriales fachadas de estilo francés -de ahí lo de Little Paris-. Bucarest posee un atractivo que se descubre tranquilamente en un fin de semana, tiempo suficiente para conocer los imprescindibles de una ciudad de alma vieja por la que vuelan aires de renovación. ¡Y tiempo para divertirse! La fama de ciudad «fiestera» créeme que es merecida. Así pintada… ¿No parece otra cosa? ¿Acaso no cobra mejor color Bucarest?

Graffitis de Bucarest

Graffitis de Bucarest

Viajar a Bucarest… 

Viajar a Bucarest desde España resulta económico. Desde Madrid y Barcelona hay conexiones frecuentes con aerolíneas de bajo coste como Wizzair o Ryanair. Con un par de meses de antelación, el billete con Ryanair me salió por 75€ ida y vuelta. En cualquier caso, yo siempre comparo precios y horarios de diferentes compañías con el buscador de Skyscanner.

Del aeropuerto de Bucarest al centro de ciudad.

Una vez en el aeropuerto de Bucarest, para trasladarte a la ciudad puedes coger el autobús local al centro o un taxi/UBER. Yo me descargué la app de Bolt y me resultó muy barato moverme por la ciudad, aunque en el área metropolitana también hay metro. Otra forma es reservar previamente un traslado privado desde el aeropuerto a la Bucarest.

Estatua ecuestre de Carol I de Rumanía

Estatua ecuestre de Carol I de Rumanía, centro histórico de Bucarest

Si además de Bucarest vas a hacer una ruta por Rumanía te recomiendo que alquiles un vehículo para poder moverte por tu cuenta.

Hoteles en Bucarest. 

A pesar de que pertenece a la Unión Europea (no es necesario el pasaporte para viajar a Rumanía; sólo se necesita DNI), aún no disponen de euros. La moneda en Rumanía es el Leu y la equivalencia: 1€ son 4,72 Lei (plural de Leu). La «cuenta de la vieja» que he aplicado ha sido 15 Lei = 3€, bastante sencilla. Viajar por Rumanía, pues, resulta muy económico. Aún en hoteles que en España serían de gama alta, el precio en Bucarest es mucho más asequible. Mis recomendaciones de hoteles en Bucarest:

  • Pura Vida Sky Bar & Hostel: hostel para viajeros con bajo presupuesto, en busca de ambiente mochilero e internacional y en pleno «meollo». Sus fiestas en la terraza, imperdibles.
  • Ibis Bucuresti Gara de Nord: hotel básico de la cadena Ibis, precio medio-bajo. Ubicado junto a la Gara de Nord, al centro hay que ir en metro o media hora caminando. Lo mejor, su terraza y que se encuentra en un barrio tranquilo.
  • Novotel Bucharest City Centre: hotel cómodo y céntrico a más no poder; la ubicación es perfecta, justo enfrente del Pasajul Victoria, la calle de los paraguas de colores de Bucharest.
  • JW Marriott Bucharest Grand Hotel: un moderno hotel de lujo con spa y todas las comodidades, ubicado frente a la catedral de la Salvación y el Parlamento Rumano.
Centro de Bucarest

El Novotel está situado en pleno centro de Bucarest

¡No viajes a Rumanía sin seguro de viaje! Por lo que pueda pasar, yo recomiendo InterMundial. Si lo compras a través de mi web tienes un 20% de descuento usando el código LACOSMOPOLILLA10. Lo puedes conseguir pinchando aquí:

El tiempo en Bucarest: ¿cuándo viajar a Rumanía?

Situada en el sureste de Europa, Rumanía tiene un clima continental, por lo que los inviernos suelen ser muy fríos y los veranos calurosos. Bucarest en concreto se localiza al sur: en invierno es fácil pillar una nevada así que más vale llevar ropa de abrigo. En verano la temperatura puede resultar ser sofocante superando los 30 grados centígrados, por lo que conviene vestirse de prendas frescas y ligeras, hidratarse continuamente y evitar hacer turismo en las horas centrales del día. Durante el mes de julio son frecuentes las tormentas veraniegas, chaparrones repentinos que se van tan rápidamente como vinieron para, poco después, lucir de nuevo un sol radiante. Si se viaja a las montañas, región de Transilvania, la temperatura baja considerablemente.

Paraguas de colores, qué ver en Bucarest Rumanía

Paraguas de colores, qué ver en Bucarest Rumanía

Qué visitar en Bucarest: de paseo por el centro histórico. 

Una vez instalada, mi tour para conocer la ciudad que fue fundada nada menos que por Vlad Tepes, príncipe de Valaquia, comienza en la escalinata del Museo de Historia Nacional de Rumanía, Calea Victoriei. Un buen punto de partida para empaparse de la Historia y la Cultura de este extenso país. El Museo alberga una importante colección de objetos romanos y el Tesoro Nacional de Rumanía.

Calea Victoriei: la arteria de Bucarest.

A dos pasos del Museo, frente a su fachada una de las estampas míticas de Bucarest: el Palatul CEC. Catalogado de Monumento Histórico con una gran cúpula de cristal y metal, fue edificado en el año 1900 de la mano de un arquitecto de la escuela de Bellas Artes de París, como nueva sede del banco más antiguo de Rumanía. Era la época de esplendor de Bucarest, cuando competía por brillar en el firmamento de capitales europeas.

Palacios de Bucarest, Rumanía

Palacios de Bucarest, Rumanía

Frente al Palacio discurre una calle peatonal: la Strada Stavropoleos, en la que se ubica el popular Caru’ cu bere, el restaurante más antiguo de la ciudad y uno de los mejores lugares para comer en Bucarest (que detallaré al final del artículo). La joya de esta travesía es el monasterio Stavropoleos, con una preciosa iglesia ortodoxa y claustro del siglo XVII. Música bizantina, iconos de ángeles, pinturas murales y lámparas de araña cuyos cristales destellan a la luz tenue de las velas que prenden los fieles murmurando oraciones: este templo es una de los principales reclamos turísticos que ver en Bucarest y, para mí, de los lugares santos más bonitos que salpican el centro entre edificio y edificio.

Monaterio Stavropoleos, qué ver en Bucarest Rumanía

Monaterio Stavropoleos, qué ver en Bucarest Rumanía

La librería más fotogénica de Bucarest: Cărturești Carusel.

A cinco minutos caminando en dirección opuesta a Calea Victoriei encuentro la librería más bonita que ver en Bucarest: Carturesti Carusel. Su disposición de columnas y escaleras hacen las delicias de los turistas que -más que a comprar libros- se acercan a tomar fotografías. Todas esas callejuelas comerciales del centro histórico son para explorar con calma; están repletas de tiendas y bares sugerentes.

La librería más bonita de Bucarest

La librería más bonita de Bucarest

El Pasaje Macca – Vilacrosse. 

De vuelta a la Calea Victoriei, el siguiente punto de interés en el que hacer un alto es el Pasaje Macca – Vilacrosse. Un bonito callejón comercial de finales del S.XIX en forma de herradura que une dos calles. Tiendas y cafeterías están cubiertas por un armonioso techo de vidrio. Otra reminiscencia de aquel Bucarest de la Bèlle Époque, aunque durante la era comunista era conocido como el Pasaje de los Joyeros.

Pasaje Macca - Vilacrosse, qué ver en Bucarest

Pasaje Macca – Vilacrosse, qué ver en Bucarest

El Círculo Militar.

Frente a otra vieja gloria de nombre francés en restauración, el Grand Hôtel du Boulevard, se abre una magnífica plaza con el antiguo edificio de la Capitanía General -hoy convertido en restaurante- y la fuente de Sarindar.

Círculo Militar de Bucarest

Círculo Militar de Bucarest

Pasajul Victoria: la calle de los paraguas de Bucarest.

Continuo el paseo por la Calea Victoriei. El pequeño Odeón de estilo clasicista, frente al Teatro Constantin Tanase, es el preludio a un edificio que nos transporta de lleno a la época comunista: el Palacio de las Telecomunicaciones. Frente a él se ubica el pequeño Pasaje Victoria, tal vez el callejón más fotografiado de Bucarest debido a su techo de coloridos paraguas.

Pasajul Victoria, la calle de los paraguas de colores de Bucarest

Pasajul Victoria, la calle de los paraguas de colores de Bucarest

Mucho más desapercibido, por su oculta entrada, pasa el anexo Callejón Inglés (Pasajul Englez), un fotogénico patio de vecinos para los amantes de esa arquitectura ecléctica y vintage que abunda en Bucarest.

Pasaje inglés, Bucarest Rumanía

Pasaje inglés, Bucarest Rumanía

La Plaza de la Revolución. 

Los pies ya se resienten. He llegado al otro extremo de la Calea Victoriei, a una de las partes más importantes que ver en Bucarest: la plaza de la Revolución. La iglesia Kretzulescu fue testigo de aquella terrible época a finales de 1989, cuando el régimen de Nicolae Ceausescu había conducido al país a la pobreza extrema y la desesperación. Las revueltas que se habían iniciado en Timisoara se extendieron rápidamente a todo el país y en Bucarest miles de personas perdieron la vida manifestándose contra el gobierno. Ceausescu intentó dar un discurso en el balcón de la sede del Partido Comunista pero fue abucheado así que huyó con su esposa. Pocos días después fueron capturados y juzgados por las atrocidades cometidas. La revolución significó un renacer para el pueblo de Rumanía, y en toda Europa del Este en general, tras la caída de la U.R.S.S. y el Muro de Berlín. Historia reciente que aún se siente en estas calles y plazas que vivieron un sangriento episodio en pro de la libertad y los derechos.

Plaza de la Revolución, qué ver en Bucarest

Plaza de la Revolución, qué ver en Bucarest

Nota: Para profundizar y conocer más sobre el Bucarest comunista te recomiendo que reserves una visita guiada tras las huellas de esta época en la ciudad.

El Palacio Real de Bucarest. 

En la misma plaza de la Revolución, una estatua ecuestre de Carol I parece proteger el que fuera antiguo Palacio Real de la capital rumana: el Palacio Real hoy es el Museo Nacional de Arte de Rumanía, alojando entre sus salas y muros unas 70 mil obras de arte, entre ellas más de cuatro mil pinturas desde la Edad Media a la modernidad.

El Ateneo Rumano.

La apasionante vida cultural de la que goza Bucarest se puede palpar en la cantidad de pequeños teatros –teatrul – que hay por sus calles. De todos ellos el más sobresaliente con diferencia es el Ateneo Rumano, un majestuoso edificio neoclásico próximo a la plaza de la Revolución, con imponentes columnas y una bóveda dorada bajo la que se imparten los mejores conciertos clásicos de la ciudad. El edificio en sí mismo, aunque no se asista a ningún concierto, merece una visita.

Ateneo Rumano, qué ver en Bucarest

Ateneo Rumano, qué ver en Bucarest

Parque Herastrau, el pulmón de Bucarest.

¿Un poco de verde tras la caminata? Un paseo por el Parque Herastrau refresca y oxigena la mente después de esta sobredosis de Historia y monumentos. ¡Mejor con un helado o limonada natural recién hecha! En el lago se divierten en verano jóvenes y familias a remo; en las mesas de ajedrez, se juegan auténticas competiciones. Aunque tal vez lo más visitado sea el Museo Etnográfico Satului -el museo de la Villa- un conjunto de casi 300 edificios que recrean al aire libre la vida tradicional rural en Rumanía con granjas, casas o molinos.

Parques de Bucarest Rumanía

Parques de Bucarest Rumanía

La noche en Bucarest es para gozarla: cenar en alguno de sus modernos restaurantes -terraza si es verano- del centro histórico (ver recomendaciones al final del artículo) y salir a bailar en alguno de sus animados pubs.

Segundo día en Bucarest: sur del río.

El Parlamento de Bucarest.

La «Casa del Pueblo» para Ceaușescu. Sobre la Colina Spirii se sitúa el Palacio del Parlamento Rumano. Su fachada es inmensa: con una superficie de 340.000 metros cuadrados, se trata del edificio administrativo civil más grande del mundo y el segundo edificio más extenso del planeta tras el Pentágono. Se puede acceder a su interior reservando una visita guiada con antelación. Por dentro o por fuera, el Parlamento Rumano es una instantánea obligatoria dentro de la lista de monumentos más importantes que ver en Bucarest, por su presencia y su relevancia en esta ciudad. Impresionante.

Palacio del Parlamento de Bucarest

Palacio del Parlamento de Bucarest

El Monasterio Antim.

El bello y solitario monasterio Antim fue mandado a construir por San Antim Ivireanu en 1713, obispo de Valaquia. Conserva una Biblioteca con objetos personales y religiosos del santo, aunque estuvo en peligro de desaparecer durante el régimen comunista ya que el propio Ceausescu amenazó con su demolición. Sin embargo, el ingeniero Eugeniu Iordachescu trasladó la iglesia a un emplazamiento cercano, logrando salvarla. Desde el año 2005, siete monjes han vuelto a habitar las dependencias monacales.

El monasterio Antim de Bucarest

El monasterio Antim de Bucarest

Catedral de la Salvación del Pueblo Rumano (en obras).

La que será la catedral ortodoxa más grande del mundo, sede del patriarcado de la iglesia ortodoxa rumana está aún sin finalizar, con grúas y andamios adheridos a su esqueleto. Dedicada a la Ascensión de Cristo y San Andrés, fue inaugurada en 2018. Se prevé un espectáculo sonoro el escuchar el tañido de las campanas en suspensión más grandes del mundo, superando a las del campanario de San Pedro en la catedral de Colonia. Suerte que las ventanas del Hotel Marriott -donde me hospedé en Bucarest mis dos primeros días, justo enfrente- están bien selladas.

Frescos murales

Frescos murales ortodoxos

El Arco del Triunfo de Bucarest.

Alejado del centro histórico -hay que desplazarse en metro- en la parte norte de la ciudad, el actual Arco del Triunfo data del año 1936. Aunque anteriormente hubo un Arco de madera construido en 1878 con motivo de celebración de la independencia de Rumanía, sustituido por otro temporal al fin de la Primera Guerra Mundial. Al Arco definitivo se puede acceder al interior. Desde su terraza, contemplar el atardecer sobre Bucarest es una auténtica maravilla.

Atardecer desde el Arco del Triunfo

Atardecer desde el Arco del Triunfo

Otras actividades que hacer en Bucarest. Tours alternativos. 

Hasta aquí lo más importante que ver en Bucarest en 2 días. Otra forma de conocer la ciudad es reservar algunas de las actividades más interesantes y divertidas. Yo me apunté a:

  • El Tour de la Ferestroika:«Una ventana al pasado». Cómo era la vida en la época del comunismo, con visita a una casa privada.
Casa de la época comunista, tour de la Ferestroika

Casa de la época comunista, tour de la Ferestroika

Cafeterías chic de Bucarest

Cafeterías chic de Bucarest

  • Recorrer el centro de Bucarest conduciendo un pequeño coche: Hot Rod Fun. ¡Muy divertido!
Hot Rod Fun

Hot Rod Fun en Bucarest

Dónde comer en Bucarest: mis sitios favoritos. 

  • Caru’ cu bere: un clásico, el restaurante más antiguo de la ciudad. De precios altos (para lo que es Bucarest) recomiendo madrugar para desayunar y disfrutar del espléndido interior de madera y cristaleras estilo Art Noveau. Conforme pasan las horas se va llenando. Para almorzar y cenar, ¡siempre hay cola! Aunque sirven cenas hasta tarde.
Cacu bere en Bucarest

Cacu bere en Bucarest

  • Dianei Bar: un moderno café en el jardín de una casa rehabilitada, con desayunos típicos rumanos y ambiente muy agradable (Strada Dianei 4). La limonada, refrescante y deliciosa.
Desayuno típico rumano en Dianei bar

Desayuno típico rumano en Dianei bar

  • Mercato Comunale: la moda de los mercados gourmet también ha llegado a Bucarest. En un gran patio con mesas alargadas se distribuyen varios furgos y carritos con comidas temáticas (un par de ellos con platos típicos rumanos) y bebidas a elección. Precio asequible. Dirección: Strada Gheorghe Polizu 28 – 36 (cerca de la Gara de Nord).
Mercado gourmet de Bucarest

Mercado gourmet de Bucarest

  • Restaurante Nomad Skybar: uno de los locales más elegantes de Bucarest, en pleno casco viejo, con terraza acristalada y una comida deliciosa. Muy recomendable para cenar, aunque se requiere ir «bien vestido». (Strada Smârdan 30).
Tostas en Sky Nomad

Tostas en Sky Nomad

  • Banjo Jack Bucharesti: las mejores hamburguesas de Bucarest en un local vanguardista y divertido con ambiente motero. Los camareros son amables y atentos. Dirección: Strada Iancu Căpitanu 26.

Mapa de lugares que ver en Bucarest. 

Fuente: Googlemaps

Sigue viajando por Rumanía en el blog:

Agradecimientos: muchas gracias a Experience Romania por hacer posible este viaje por una ciudad y un país del que he vuelto enamorada. Todo lo que he escrito en este artículo sobre qué ver en Bucarest en 2 días está basado en mi propia experiencia. 

8
Deja un comentario

avatar
4 Comentarios
4 Respuestas
0 Seguidores
 
Comentario con más reacciones
Comentario más polémico
5 Autores
cosmopolillaFernandoJordiMaruxaina BóvedaKris Autores recientes
Fernando
Invitado/a
Fernando

Felicidades! Muy completo tu blog sobre Bucarest. No tenía expectativas muy altas sobre Rumania, sobre todo por las noticias internacionales pero ahora me emociona estar por allá y conocer todos los lugares que mencionaste. Saludos!!

¡No olvides contratar tu seguro de viaje!