Huevos de Pascua
Alemania Europa

Huevos y conejos de Pascua en Alemania

Escrito por la
el
31 marzo, 2016

Este año  he cambiado los pasos de mi tierra, los capuchones portando velas y vírgenes dolorosas por las tradiciones de Pascua en Alemania. La leche frita por el Apple Strudel. Si en anteriores ocasiones ya me conquistaron los mercadillos navideños de Berlín con sus luces y puestos de vino caliente, o los pueblos de relojes de cuco de la Selva Negra, ahora no podía ser menos una variante de la conocida como la «Ruta Romántica» del país germano.

¿Seguimos al conejito blanco? (Perdón, de chocolate).

Conejo de Pascua

Conejo de Pascua

Tradiciones de la Pascua en Alemania:

Frohe Ostern (Pascua de Resurrección).

La Pascua de Resurrección es una de las fiestas más familiares celebradas en Alemania, que además coincide con la llegada de la primavera. Lo tradicional es entregar pequeños obsequios, principalmente dulces y chocolate, en forma de animalitos de granja (pollitos, gallinas y sobre todo conejos).

Pascua en Alemania

Pascua en Alemania

Como punto de partida en esta escapada de Semana Santa, tomo la metrópolis de los rascacielos alemana, Frankfurt. Las orillas del río Meno (Main en alemán) reflejan los puentes y edificios de cristal del centro financiero de esta Manhattan europea. Bicis, elegantes cafés y cervecerías. La pequeña plaza del Ayuntamiento es lo poco que ha sobrevivido del Casco Viejo. Aquí no parece Pascua en Alemania: apenas encuentro indicios de ella. Tan sólo unos huevos pintados de color en una cesta, sobre la barra de una taberna.

Restaurante Atschel, Frankfurt

Restaurante Atschel, Frankfurt

Die Ostereier (huevos de Pascua).

¿Y qué significan? Los huevos de Pascua en Alemania simbolizan la marcha del invierno, el florecer del campo. Se pintan de colores brillantes y se utilizan para adornar cualquier rincón de la casa: sillas, encimeras, balcones o ventanas. Pueden ser huevos cocidos, como nutritivo complemento en el desayuno. Deliciosos y dulces huevos de chocolate, de postre. Estos últimos a veces esconden un obsequio en su interior, un pequeño muñeco o juguete. ¿No te suena al Huevo Kinder? Pues no, lo inventaron los italianos.

Huevos, conejos y flores en Rothenburg

Huevos, conejos y flores en Rothenburg

Durante la Pascua en Alemania en los pueblos alemanes también es típico decorar las fuentes de las plazas con plantas y cintas, entrelazando los huevos.  Así me encontré las del centro de Rothenburgo, un precioso pueblo de cuento en Baviera, o la de Neckarpemünd, una de las villas más antiguas de Alemania, al borde del río Neckar.

Rothenburg, Romántica Alemania

Rothenburg, Romántica Alemania

Los árboles y macetas tampoco se libran de esta ornamentación que se asimila a la navideña. Los huevos que suelen estar en los exteriores se han vaciado y pintado manualmente. ¿Cómo? Haciéndoles dos pequeños orificios en cada extremo y soplando hasta que quedan completamente limpios. Los blancos son los más fáciles de colorear. Echándole imaginación se puede obtener desde un sólo tono uniforme, a esparcir purpurina u otros motivos de fantasía.

Neckarpemünds

Neckarpemünds, Pascua en Alemania

Der Osterhase (conejo de Pascua).

Según cuenta la leyenda, el conejo de Pascua es el entrañable personaje encargado de esconder los huevos por los rincones de la casa y los jardines, dando lugar a una entretenida búsqueda con premio final. Los primeros conejos comestibles se amasaron en Alemania allá por 1800. Los hay de todos los tamaños y colores: pequeñas chocolatinas con las que en muchas tiendas y restaurantes agasajan a sus clientes. El típico dorado de Lindt, para regalar.

Tienda de Lindt en Heidelberg

Tienda de Lindt en Heidelberg

O el conejo horneado tipo bizcocho, hecho a base de huevos, harina, mantequilla, almendras y rallado de naranja. Este último lo desayuné en la Gastehaus (casa de huéspedes) donde me alojé cerca de Heidelberg, acompañado de un huevo cocido pintado de rosa. Era tan bonito que daba lástima comerlo…

Desayuno de domingo de Pascua

Desayuno de domingo de Pascua

En próximas entregas mi ruta de Frankfurt a Heidelberg pasando por algunos de los pueblos más bonitos y románticos de Alemania.

Auf Wiedersehen!

TAGS
8 Comentarios
  1. Responder

    Cristina

    4 abril, 2016

    Desde luego nada que ver con nuestra Semana Santa. Lo que más me ha gustado es la historia de los huevos de Pascua, sin duda una forma alegre y peculiar de recibir la primavera!

    • Responder

      cosmopolilla

      4 abril, 2016

      Gracias, Cris. Originales y ricos je je je
      Un abrazo

DEJA UN COMENTARIO