El día que me convertí en «pajarera»

Avistamiento de aves en Cali, Colombia

"¿Vos sois también pajarera?" La voz afable de Juan me despierta de la ensoñación fruto de diez horas en un avión Madrid - Cali. "¿Si soy qué?" "Si te gusta ir a ver pájaros". Mi cerebro registra rápidamente la nueva palabra, sin saber que a lo largo de los cuatro días que iba a pasar en el valle del Cauca colombiano la escucharía una y otra vez junto a su verbo asociado, "pajarear". Simpático homólogo de turismo ornitológico u observación de aves silvestres en su entorno, actividad en la que me he estrenado en mi primera vez en Colombia, un destino ideal para ello ya que este país de Sudamérica alberga la mayor variedad de aves del mundo.

Avistamiento de aves en Cali

Tucán. Avistamiento de aves en Cali

La vida del «pajarero».

5.00 de la mañana y el despertador comienza a sonar. ¿Dónde estoy? La oscuridad y el aire frío impregnan la casa rural en la que me hospedo, Finca Lolita, a 2.000 metros de altura en los Andes Occidentales. Un poco de tinto, café negro, me devuelve a la vida y en el desayuno conozco al resto de miembros de la expedición: los pajareros con los que voy a compartir esta experiencia de avistamiento de aves en Cali, la capital del valle del Cauca, enmarcada en un evento internacional de gran trascendencia: la Feria de las Aves. Tres días de charlas, conferencias, intercambios y, sobre todo, salidas al bosque, para entender la riqueza y la importancia de estos animales en el futuro del ecoturismo en Colombia.

Pajarear en Colombia

¡Hora de pajarear!

Tres días para familiarizarme con una forma de ocio para mí desconocida – más allá de cuando fui de excursión a Monfragüe a ver grandes rapaces: águilas y buitres leonados -. Tres días para entender esta afición que es una forma de vida y que se siente con una auténtica pasión. Entusiasmo que se desarrolla en un ritual de madrugones para llegar al amanecer a los puntos de avistamiento, cuando las aves están despertando, ya que según se alza el sol los pájaros se aletargan.

Kilómtro 18, avistamiento de aves en Cali

Kilómetro 18, avistamiento de aves en Cali

Una vez en el sendero del bosque nuboso, en el páramo, al borde de la laguna… Comienza la búsqueda. Auténticos linces atentos a cualquier movimiento imperceptible entre las ramas, los guías son capaces de captar sonidos y colores, distinguir trinos, intuir los flujos de estos animales que se mueven libres y caprichosos sin obedecer patrón, volando a su antojo.

Colombia_BirdFair_2017_200

El camino se extiende bajo un cielo azul de verano tropical, nítido. El paisaje es verde y frondoso, salvaje, rodeado de montañas. Caminamos lento. Cargados de cámaras con grandes objetivos, trípodes y anteojos el ritmo de un pajarero es pausado. No sólo hace falta buen ojo, sino grandes dosis de paciencia. Y, por fin, sentir la emoción al avistar el ave deseada, especialmente si son endémicas. En la libreta se anota al ejemplar, sus características tales como nombre, científico y colombiano… A lo largo de una jornada hemos observado decenas de aves rojas y azules, de pico corto y largo, en peligro de extinción o comunes, que posan para nosotros por un tiempo efímero.

Avistamiento de aves en Cali, Colombia

Avistamiento de aves en Cali, Colombia

El conocimiento y el amor que sienten Diego, Juan o Brian, los guías, me impresiona. Es más que un arte el reconocer timbres y tonos, colores y plumaje. Más al saber que en Colombia hay más de 1.500 especies. Lo cierto es que no es sólo el paraíso de las aves: también este país andino con dos océanos presume de tener la mayor variedad de orquídeas y mariposas.

Mariposa, Colombia

Mariposa, Colombia

Diego es biólogo, pajarero desde hace 17 años. Se conoce estos caminos y los mejores rincones del valle del Cauca para observar a estas voladoras bellezas, que intento retener en mi cuaderno y memoria:  amarillo y alegre Primavera, el naranja de cabeza parda con rayas blancas es un Cucarachero Bigotudo; de azul terciopelo la Urraca Collareja; un Patirrojo, Arrendajo, una Pava Maraquera…

Colombia_BirdFair_2017_213

Avistamiento de aves en Cali, Colombia.

Aves de Cali y del valle del Cauca

Aves de Cali y del valle del Cauca

Sin duda para cualquier pajarero y amante de la naturaleza son los alrededores de Santiago de Cali el entorno ideal por su belleza y la variedad de especies, que se pueden disfrutar a tan sólo unos kilómetros de la tercera ciudad de Colombia:

Andes de Colombia

Andes Occidentales, el bosque nuboso rodea Cali

Andes Occidentales. Km. 18.

Los rascacielos y coloridas casas de Cali quedan atrás pronto. A 20 minutos en coche se localiza el bosque de Niebla de San Antonio, con 900 hectáreas de espesura en la que se ocultan aves andinas como la Tangara Multicolor, la Guacharaca Colombiana, el Cucarachero Flautista o la Perdiz Colorada, especies endémicas. Pero también el quetzal colinegro (no el de cola azul que busqué con ahínco por los bosques de Boquete en Panamá) y, sobre todo, colibríes. Uno de los mejores puntos para fotografiarlos es la Finca Alejandría, mientras acuden a refrescarse a los bebederos.

Colombia_BirdFair_2017_051

El Lek del Gallito de Roca.

Esa tarde, la del primer día, me tenía reservada la gran sorpresa: una de las aves más coloridas que he observado nunca: el Gallito de Roca Andino. Un Lek es una congregación de machos que se despliegan de forma competitiva para atraer a las hembras. Tras descender por un estrecho sendero, ahí estaban formando un gran escándalo, similar al de cotorras parlanchinas: cabeza de plumaje rojo como el fuego y elegante cuerpo negro – grisáceo. Un espectáculo que pudimos presenciar a escasos metros de distancia, escondidos tras el follaje.

Gallito de Roca, avistamiento de aves en Cali

Gallito de Roca, avistamiento de aves en Cali

Avistamiento de aves en Cali: la laguna de Sonso.

Segundo día y de nuevo toca levantarse en la oscuridad de la noche. Esta vez evitamos las montañas para adentrarnos por los páramos húmedos: la zona pantanosa en torno al río Cauca, formada por lagunas que son un paraíso de las aves acuáticas.

Laguna del Sonso, avistamiento de aves en Cali

Laguna del Sonso, avistamiento de aves en Cali

En esta reserva me fascinan los árboles del bosque seco, que parecen de cuento de hadas, vestidos de hilos blancos y flores naranjas. «Se llaman Barba de Chivo». Sobre sus ramas, el picoteo incesante de un afanoso pájaro carpintero, ajeno a nuestros indiscretos prismáticos, construye su hogar.

Árbol Barba de Chivo, laguna del Sonso

Árbol Barba de Chivo, laguna del Sonso

Bandadas de garzas blancas, Caracaras, Gallinetas, aves nocturnas que dormitan esperando a la noche… Otro buen repertorio de pájaros que aquí habitan y tenemos la suerte de observar en el último gran humedal del Cauca.

Colombia_BirdFair_2017_156

La Antigua Vía Cali – Buenaventura.

Último día madrugando y esta vez para ir en dirección a la costa del Pacífico bordeando la cuenca del río Anchicayá. A 85 kilómetros de Cali, unas dos horas por una carretera sinuosa entre montañas y un paisaje selvático arrebatador, el agua se derrama por las laderas en saltos de agua: la Chorrera de Elsa. Como es domingo, hay familias refrescándose en este entorno de naturaleza hasta hace poco vetado. Era zona bajo el control de la guerrilla, por lo tanto muy poco transitada. Hoy se abre a los turistas que vamos llegando tímidamente a descubrir su naturaleza virgen al borde del camino.

La Chorrera de Elsa, Antigua Vía de Cali a Buenaventura

La Chorrera de Elsa, Antigua Vía de Cali a Buenaventura

Chorrera de Elsa

Chorrera de Elsa

Pajareamos hasta llegar a la casa de doña Dora, un negocio local que resurge gracias a la esperada PAZ. Doña Dora lo ha pasado mal: antes sus únicos clientes eran los operarios de la central hidroelétrica. En numerosas ocasiones tuvo que huir ante la llegada de los guerrilleros o los paramilitares. Valiente y decidida, sirve arepas y café mientras descansamos en su jardín de colibríes con vistas a la montaña.

Colibrí, avistamiento de aves en Cali

Colibrí, avistamiento de aves en Cali

Paz y aves son la perfecta combinación para esta tierra de belleza indómita que empieza a ser mirada por el mundo como un gran destino para el ecoturismo. Zonas aún por descubrir porque hasta hace poco estaban bajo el control de los guerrilleros y eran peligrosas. Ahora, como dicen los colombianos, el único riesgo es querer quedarte...  A lo que tengo que añadir: ¡y convertirte en pajarero!

Consejos para el avistamiento de aves en Cali, Colombia:

    • Imprescindible llevar binoculares, repelente de insectos, ropa ligera, una chaqueta, calzado cómodo, sombrero o gorro, protector solar, agua y comida. 
    • Echa un vistazo a una guía de aves en Colombia y las especies endémicas de la zona a visitar. 
    • Mantén silencio, sé respetuoso con las aves y con el entorno. No molestes a la fauna y trata de pasar desapercibido. Recuerda que tu basura no forma parte de ese lugar. 

Colombia_BirdFair_2017_064

¡No viajes a Colombia sin seguro! Yo recomiendo Intermundial. Si lo compras a través de mi web tienes un 20% de descuento usando el código LACOSMOPOLILLA10. Lo puedes conseguir pinchando aquí


Echa un ojo a mis otros artículos sobre Colombia:

Aquí puedes escuchar el programa que hicimos sobre Colombia en Radio Viajera:

Muchas gracias a Procolombia por la invitación a la BirdFair 2017.

Información sobre tours de aves en: The Colombian Project.

27
Deja un comentario

avatar
16 Comentarios
11 Respuestas
0 Seguidores
 
Comentario con más reacciones
Comentario más polémico
16 Autores
cosmopolillaViajar a ColombiaIreneAliLilián Autores recientes
Viajar a Colombia
Invitado/a

Muuuuy recomendable esa actividad, no la conocíamos 🙂 🙂

1 4 5 6

¡No olvides contratar tu seguro de viaje!