Ahí te dejo, Madrid… Nuevas coordenadas: Barcelona

Hola Barcelona

Atardece en Barcelona.
Desde el Parc de Guinardó tengo la ciudad a mis pies, una masa parpadeante que se extiende hasta la playa.
No estoy de visita.
Tengo algo que contaros: después de más de una década viviendo en Madrid, me he mudado a Barcelona. Comienzo una nueva época en esta ciudad. No os voy a engañar. Me ha dado pena dejar Madrid, mi vida allí. Ahora mismo me siento extraña, bipolar. Unos días nostálgica, otros ilusionada con un cambio que me trae viento fresco del mar, esa luz del Mediterráneo que me recuerda a mi infancia.
Mientras me acostumbro a mi nuevo barrio, paseo por la Rambla de Guipúzcoa -donde habito ahora- hasta la Sagrada Familia. Me sorprende el túnel de árboles de la avenida; aquí no han perdido sus hojas. Y a la vez el aire tibio, los parterres de pensamientos, me recuerdan a mi origen, cuando vivía en Málaga o en Motril.
Supongo que cuando vives en ciudades diferentes acabas desarrollando una especie de desarraigo. Soy de muchos sitios. Soy de ningún lugar…
En fin. Hola Barcelona. Me quedo por aquí: Año nuevo, vida nueva…

Atardecer en Barcelona

Atardecer en Barcelona

Ya es oficial, supongo, si lo conté tal cual me leéis, públicamente, en mi cuenta de Instagram.

2020 ha llegado con un cambio importante. Siempre he dicho que «viajar me permite vivir muchas vidas en una». Y es cierto. La sensación continua de moverme, de cambiar de país, idiomas, monedas, rostros, sonidos, paisajes, culturas… Varias veces al año, al menos a mí me aporta que el tiempo se dilate. El poder unir varios mundos en uno mismo donde las experiencias vitales son ricas, complementarias y permanentes. Cada lugar aporta un descubrimiento, un trozo de algo nuevo y único que se adhiere a ese libro de conocimientos y experiencias ensanchando el alma.

Países más seguros para viajar

El mundo, Tokyo

Pero también es cierto que, entre viaje y viaje, había un lugar al que aprendí llamar hogar o casa y ese era Madrid. Un pequeño piso en el barrio de Tetuán donde he pasado mis últimos años, bien conectado con el aeropuerto (eso sí) y con el centro de la ciudad de los Austrias para poder ver a esa familia que eliges. Si bien mis raíces y mi familia está en el sur –mi Granada– a donde regreso siempre que es posible, a pesar de ser freelance -eso que llaman ahora tan de moda «nómada digital» (es decir, podría trabajar desde cualquier parte del mundo)-, estaba totalmente acomodada en la capital.

Estanque del Palacio de Cristal, los rincones más bonitos de Madrid

Otoño en Madrid

Pero los tiempos evolucionan, en la vida no hay nada permanente y, como muchos me preguntáis el por qué os lo voy a contar: a mi pareja le ofrecieron un buen puesto de trabajo en Barcelona y decidimos probar. Son oportunidades a las que intuyes que hay que subirse al tren. Y este AVE nos ha hecho, de momento, decir adiós a Madrid e instalarnos en Sant Martí, donde poder oler la brisa del Mediterráneo.

Al mar…

Mi siguiente objetivo es aprovechar esta nueva base para explorar Cataluña, ya que apenas la conozco. Y, por supuesto, lo iré contando por aquí. Gràcies. 

«Tu I jo hem buscat coses similars, Tu I jo hem tingut el cap ple de pardals,
Tu I jo dalt de la nòria, Tu I jo I la nostra història,
Però tu I jo no ens hem banyat mai al mar, al mar, al mar….» (Manel) 

Barcelona

Barcelona

7
Deja un comentario

avatar
3 Comentarios
4 Respuestas
0 Seguidores
 
Comentario con más reacciones
Comentario más polémico
4 Autores
cosmopolillaMaría AndreaSaraSantiMB Autores recientes
SantiMB
Invitado/a

Bienvenida a mi ciudad. Todo lo que quieras saber, ya tienes a quién preguntar.

Sara
Invitado/a

¡A partir de abril, libre para irnos de rutilla y enseñarte mi tierra!

María Andrea
Invitado/a
María Andrea

Voy dos días a Barcelona con mi familia, nos alojamos en la calle roger de lluria, creo que es la zona centro, se que llevas poco tiempo allí, quizás me puedas aconsejar alguna cosilla.