Santa Catalina y Coiba

Santa Catalina y Coiba, ballenas en el Pacífico

¿Sabes? En todos los viajes hay momentos para olvidar y momentos inolvidables. Instantes en los que el mundo se detiene y ante tus ojos ocurre un prodigio. Así sucedió cuando avisté a un grupo de ballenas en el Pacífico, entre Santa Catalina y Coiba. Una imagen que se ha quedado impregnada en mi retina y que atesoro como un regalo del gran océano. Aunque no ha sido el único, sí el más valioso.

«Por si no lo saben, de eso está hecha la vida, solo de momentos».

Ballena jorabada entre Santa Catalina y Coiba

Ballena jorabada entre Santa Catalina y Coiba

Santa Catalina y Coiba, esa otra vida que soñé junto al mar.

Érase una vez un pequeño pueblo a orillas del inmenso Pacífico. Rodeado de colinas donde las palmeras se apretujan, sus playas son de arena oscura y volcánica como las rocas donde se estrellan furiosas las olas del océano. No hay cajeros ni cafeterías, tampoco boutiques de moda. Ni tan siquiera una estación de autobuses. El único que llega desde Soná, la población más cercana a dos horas de camino, tiene que dar la vuelta al final de la calle principal, casi al borde del agua cuando está alta la marea.

santa-catalina-panama

Santa Catalina, Panamá

La tranquilidad de Santa Catalina.

En este pueblo llamado Santa Catalina la vida transcurre despacio. Al ritmo del cacareo de las gallinas y de los bostezos que entre siesta y siesta se echa el gato atigrado. Su casa es un cojín a la entrada de una de las tiendas donde alquilan tablas para volar sobre la espuma, ya que a este lugar llegan muchos locos del surf dispuestos a cabalgar sobre las olas. Pero mi motivación es otra: quiero navegar hasta Coiba, una isla virgen santuario de la naturaleza y uno de los mejores espacios para hacer snorkel del mundo.

Isla Coiba, Santa Catalina

Isla Coiba, Santa Catalina

Hacer snorkel en isla Coiba.

Preguntando es fácil conseguir una excursión para hacer snorkel en isla Coiba: cuesta 50$ e incluye el traslado en bote, material y guía. Aparte hay que pagar los 20$ para entrar al Parque Nacional, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Una vez reservada para el día siguiente, solo hay que dejarse hipnotizar por la fuerza del Pacífico, por los dibujos caprichosos de la corriente sobre la arena. Entonces me hace el primero de sus regalos: una fiesta de fuego en el cielo, reflejado en su orilla.

santa-catalina-y-coiba-panama

Atardecer en el Pacífico, Panamá

La noche en Santa Catalina es oscura y silenciosa, como de otra época. Sin farolas que marquen el camino, los prados y arbustos se prenden de luces diminutas que no pueden permanecer quietas: la de decenas de luciérnagas revoloteando. El viento del oeste disuelve las nubes hasta mostrar una Vía Láctea majestuosa, que parece caer sobre mí.

Excursión a isla Coiba desde Santa Catalina: avistando ballenas en el Pacífico.

Arriba al bote a las 9 y media de la mañana. Salimos dirección Coiba un grupo de quince personas y el capitán nos avisa de que esta es época en que se suelen avistar grandes cetáceos cerca de la costa, en su retorno hacia el hemisferio sur. No puedo contener la emoción ni dejar de mirar tras la borda alguna señal de movimiento en la superficie marina. Pronto unos sociables delfines se ponen a nuestro par, saludando.

delfines-santa-catalina-y-coiba

Delfines, de Santa Catalina a Coiba

Isla Coiba se torna cada vez más grande en el horizonte: con casi 500 km cuadrados es la más extensa de las islas de Panamá. Sus islotes y fondos marinos son el sueño de cualquier amante de la vida subacuática. Los manglares y la selva que la cubre deben su excelente estado de conservación a una siniestra causa: hasta 2004 fue tierra prohibida, una colonia penal inexpugnable.

en-barca-de-santa-catalina-a-coiba-panama

Isla Coiba, Panamá

Avistamiento de ballenas frente a Santa Catalina.

De repente silencio. El capitán pone a ralentí el motor y señala con el brazo: ballenas jorobadas, las acróbatas del agua. El mar se abre al paso de estos enormes cetáceos. Puedo escuchar el aleteo, su respiración al emerger lentamente a la superficie. Una cola que se zambulle, dos colas… Son dos adultos y un pequeño por lo que hay que guardar distancia prudencial para no molestarlos. Estoy petrificada.

Ballenas jorobadas en Santa Catalina y el Pacífico

Al fondo, una cola…

Sin embargo las ballenas sienten curiosidad y se aproximan. A golpe de remo capitán y guía intentan sembrar distancia: «no son peligrosas, pero pueden volcar el barco». Contengo la respiración. Puedo ver sus cuerpos de espalda oscura y barriga lechosa moviéndose bajo del agua, apenas rozando la superficie.

ballena-jorobada-y-su-cachorro

Ballena jorobada y su cachorro

Hasta que se despiden y siguen su largo viaje de regreso a casa, a la Antártida. El motor se pone en marcha y se rompe el hechizo. Continuamos hacia isla Coiba. ¿Cuánto ha durado esta visión? ¿Un minuto? ¿Una hora? No importa: sé que me acompañará siempre. 

Ballenas en el Pacífico

Ballenas en el Pacífico

Santa Catalina y Coiba: snorkel en Granito de Oro.

Arribamos a las arenas blancas de un islote llamado Granito de Oro, en la bahía de Coiba. Sus palmeras y aguas turquesas son el mismo calco de la isla de Robinson Crusoe. Aletas, gafas y me sumerjo en un mundo de arrecifes de coral, tortugas, peces payasos, mantas y hasta bebés de tiburón.

snorkel-en-isla-coiba-panama

Snorkel en isla Coiba, Panamá

Snorkel en isla Coiba

Snorkel en isla Coiba

Snorkel en isla Coiba

Snorkel en isla Coiba

Almorzamos en la playa de Coiba. La isla es de un verde esmeralda intenso y está desierta, tan solo hay cuatro guardias y varias cabañas. Un sendero embarrado lleva hasta un mirador. El guía camina descalzo, con sumo cuidado, por tramos luchando con la vegetación a golpe de machete. «Hay muchas víboras». Ciertamente nos cruzamos con dos. También con monos, iguanas y coatíes. Coiba es de una naturaleza brutal, salvaje.

Isla Coiba, Panamá

Isla Coiba, Panamá

Isla Coiba

Isla Coiba

Isla Coiba

Isla Coiba

La tarde se estropea con intensa lluvia. Regresamos a Santa Catalina con el mar revuelto. Estoy empapada y exhausta de nadar. Pero con la canción del océano en mi corazón, bailando de alegría.

Datos prácticos para ir a Santa Catalina y Coiba:

    • Desde Boquete cogimos un transfer privado por 35$. La duración del viaje son 5 horas.
    • Con transporte público hay que tomar 4 autobuses.
    • Desde ciudad de Panamá se puede ir vía Soná en autobús (15$)
    • La excursión a isla Coiba se puede reservar en Santa Catalina. Cuesta 50$ e incluye traslado, guía, material para hacer snorkel y almuerzo. 
    • Los ciudadanos extranjeros tienen que pagar 20$ de tasas para entrar al Parque Nacional de isla Coiba.
    • Se puede dormir en isla Coiba: 20$ una cabaña básica. 
    • En Santa Catalina nos alojamos en Cabinas Sherlley. Limpias, cómodas, con baño compartido y cocina privada. Precio: 35$ la noche. 
    • La cofradía de pescadores de Santa Catalina y Coiba informa de las normas para el avistamiento de cetáceos de forma responsable: mantener la distancia, navegar en paralelo, nunca rodearles ni obstaculizar el paso. Está prohibido bañarse e intentar tocarlos.

¡No viajes a Panamá sin seguro! Yo recomiendo Intermundial. Si lo compras a través de mi web tienes un 20% de descuento usando el código LACOSMOPOLILLA10. Lo puedes conseguir pinchando aquí


>Echa un vistazo a mis otros artículos sobre Panamá:

11
Deja un comentario

avatar
6 Comentarios
5 Respuestas
0 Seguidores
 
Comentario con más reacciones
Comentario más polémico
6 Autores
cosmopolillaErikaCristinaDiabaramajordi(milviatges) Autores recientes
Diabarama
Invitado/a
Diabarama

Qué chulo! Nunca he visto ballenas, tiene que ser muy emocionante. Los precios, en general, están bastante a la europea, por lo que veo, ¿verdad? Lo más gracioso es el guía, descalzo y diciendo que hay muchas víboras XD… parece que va pidiendo marcha!! Un viaje estupendo que has hecho,… Leer más »

Cristina
Invitado/a

¡¡¡Qué emocionante!!! Sin duda momentos como este en el que nos cuentas como viste las ballenas son de esos en los que el tiempo se para… tic tac tic tac…. Una experiencia para guardar en la lista de momentos TOP.
Un abrazo.

Erika
Invitado/a
Erika

Me encanta tu manera de escribir! Has hecho que sienta que estoy en vivo en el lugar, puedo imaginarme cada uno de los paisajes que describes. Felicitaciones!

¡No olvides contratar tu seguro de viaje!