Viaje a Mongolia, 7 experiencias alucinantes en el país de los nómadas

Qué ver en Mongolia

¿Te imaginas todo un país con un millón y medio de kilómetros cuadrados de prados, montañas, bosques y desierto… Completamente vírgenes? Mongolia es la nación con menor densidad de población del mundo: de sus 2,8 millones de habitantes la mayoría habitan en Ulán Bator, su capital. Aunque aún quedan tribus de nómadas y semi nómadas que recorren las estepas con sus manadas de caballos, trotando libres al viento. Sin duda todo un lugar para descubrir, ya que aún el turismo de masas no lo ha invadido, conservando intacta su pureza. A continuación, te cuento 7 experiencias alucinantes que ver en Mongolia. Si buscas un destino alejado de lo tradicional ¡este es tu país! ¿Te apuntas a una gran aventura?

Jinete mongol

Jinete mongol

Qué ver en Mongolia: 7 experiencias que no te puedes perder:

1 – Caminar por la plaza Sükhbaatar en Ulán Bator.

Voy a ser sincera: la capital mongola tiene poco atractivo turístico. La primera impresión es que resulta caótica e irregular, con grandes contrastes entre los rascacielos de cristal ultramodernos y los decadentes de la época soviética. Aún así, como es de paso obligado para la entrada y salida del país, merece la pena dar una vuelta por su corazón, Sükhbaatar. Una gran plaza con bastante animación durante el día, presidida por el gran emperador de los mongoles: Gengis Kan. La verdad, yo no le dedicaría más que media jornada.

Plaza de Ulan Bator

Plaza de Ulan Bator

2 – Acercarse al Budismo en el Monasterio de Gandantegchinlin.

Su impronunciable nombre se traduce como «Gran Lugar de Absoluto Regocijo». Cercano al centro de Ulan – Bator, su mayor atracción es su Buda de 26 metros recubierto de oro (al que está prohibido tomar fotografías). La calle que asciende al recinto sagrado es una sucesión de tiendas de velas, ofrendas y otros objetos curiosos de la religión budista. El monasterio, de estilo tibetano, fue fundado en 1835 como núcleo de las enseñanzas budistas en Mongolia. Durante el periodo comunista, fue prohibido el culto y se produjo una terrible matanza que se cobró la vida de más de 15.000 lamas. La mayoría de templos y monasterios del país fueron destruidos. Gandantegchinlin fue de los pocos que sobrevivió, aunque cerró sus puertas. El monasterio fue restaurado tras la caída de la URSS en los años 90, y en la actualidad residen un centenar de monjes.

Monasterio de Gandantegchinlin

Monasterio de Gandantegchinlin

Monasterio de Ulán Bator

Monasterio de Ulán Bator

3 – Visitar la estatua ecuestre de Gengis Kan.

Con 250 toneladas de acero la estatua ecuestre más grande del mundo domina las estepas de Mongolia. Junto al río Tuul, cuenta la leyenda que el emperador encontró el látigo con el que unificó a todos los ejércitos y formó así el gran imperio Mongol. Se puede ascender por el interior de la estatua hasta la cabeza del caballo. En la base, un ilustrativo museo que nos acerca a la Historia de Mongolia. Impresiona. Una de las mejores cosas que ver en Mongolia es sin duda rendir homenaje al gran emperador de los mongoles, que conquistó gran parte de Asia y atravesó la Gran Muralla China.

Estatua de Gengis Kan

Estatua de Gengis Kan

4 –  Senderismo por el Parque Nacional de Gorkhi – Terelj.

El Terelj es una reserva natural a poca distancia de la capital, a 1.600 metros de altitud y con unos paisajes de postal entre macizos de rocas de granito, bosques y praderas donde pacen caballos, vacas, cabras, camellos y yaks. En él conviven varias tribus nómadas y una comunidad de monjes tibetanos en el Centro Budista de Ariyabal, un auténtico paraíso de paz. Si deseas escapar del mundanal ruido, nada mejor que perderse unos días por el Terelj recorriendo sus senderos a pie o a caballo.

Centro Budista de Ariyabal

Centro Budista de Ariyabal

Centro Budista de Ariyabal en El Terelj

Centro Budista de Ariyabal en El Terelj

5 – Dormir en una yurta.

Para sentirse como un mongol es necesario pasar la noche en el interior de un ger o yurta, las viviendas típicas de los nómadas. No te preocupes, el olor de caca de vaca que desprenden sus paredes es un aislante perfecto del frío  y al rato no se percibe nada… Por la noche al calor de la hoguera sólo oirás el viento y a los animales noctámbulos. Aunque fuera haga frío, asómate a ver las estrellas en ese cielo nítido.

Yurta en el Terelj

Yo dormí en esta yurta en el Terelj

6 – Contemplar las dunas doradas del Desierto de Gobi.

Las dunas de arena que separan China de Mongolia en uno de los más grandes e inhóspitos desiertos del mundo. A pesar de su desolación, como parte de la Ruta de la Seda y el Imperio Mongol tuvo una importancia tremenda. Este salvaje pero bello paraje, es habitado aún cientos de nómadas que pastorean camellos peluditos bajo el sol abrasador del verano y el gélido frío del invierno estepario. Explorar el Gobi puede ser una de las experiencias más fascinantes que vivir en Mongolia.

Desierto del Gobi, Mongolia

Desierto del Gobi, qué ver en Mongolia. Fuente: Pixabay

7 – Comer como un mongol. 

Desayunar un té amargo y una sopa batan, un caldo blanquecino a base de carne. Almorzar unos nutritivos noodles, fideos de arroz, con un poco de verdura o carne. Para cenar unas contundentes buuz, especie de albóndigas cocinadas al vapor. La comida en las estepas carece de lujos y sin embargo es una experiencia culinaria que hay que probar.

Noodles en Mongolia

Noodles en Mongolia

Conclusión, ¿merece la pena visitar Mongolia?

Si te gusta lo auténtico, la naturaleza y huyes de los destinos típicos y saturados desde luego que sí. La belleza de Mongolia está en sus paisajes hoscos y desangelados, que contrastan con lo hospitalario de sus habitantes. Mongolia es un lugar para vivir una experiencia casi «mística», de desconexión con la vida tecnológica y frenética a la que estamos acostumbradas en el primer mundo. De toda la gente que conozco que ha estado, que la verdad no es mucha, lo recomiendan absolutamente.

Caballero de Gengis Kan

Caballero de Gengis Kan

Qué ver en Mongolia. Datos prácticos y consejos. 

¿Cómo llegar a Mongolia? 

Yo lo hice desde Rusia, por la ruta del legendario Transmongoliano. Otra opción es volar vía Pekín, ya que desde la capital China hay frecuentes vuelos con compañías como Air China. Es importante, para obtener el visado, contactar con el Consulado de Mongolia.

Transmongoliano desde Rusia

Transmongoliano desde Rusia

Consejos para viajar a Mongolia. 

  • La moneda de Mongolia es el turgrik, una de las más devaluadas del mundo: un euro aproximadamente equivale a dos mil turgrik. ¿Preparado para ser «millonario»? Eso sí, extrañamente, en la capital Ulan – Bator comer en un restaurante o tomar una cerveza resulta, al cambio, caro.
  • La gente es extremadamente amable por lo que no tengas miedo de preguntar y pedir que te ayuden y te indiquen. Aunque no hablen mucho inglés estarán encantados.
  • ¿Es posible viajar a Mongolia por tu cuenta? Sí. Yo lo hice. Pero hay que saber que para moverse por Mongolia el transporte público es prácticamente inexistente. Lo mejor es que contrates excursiones o un vehículo una vez allí, te ahorrarás mucho.
  • Los alojamientos en Ulan Bator son bastante económicos y ofrecen las excursiones.
Paisaje de Mongolia

Paisaje del Terelj, qué ver en Mongolia

¿Es seguro viajar a Mongolia?

En general no es peligroso viajar a Mongolia, excepto la capital Ulan – Bator, en la que no se recomienda salir a partir de la media noche para evitar robos u otros percances. Por lo que pueda pasar, siempre hay que contratar un seguro de viaje. Yo recomiendo Intermundial. Y si lo compras a través de mi web tienes un 20% de descuento. Usa mi código descuento LACOSMOPOLILLA10. Puedes comprarlo pinchando aquí:


Echa un vistazo a mis otros artículos sobre la ruta del Transmongoliano:

Código ético: este artículo contiene enlaces de afiliados. Esto significa que si compras o reservas a través de ellos obtengo una pequeña comisión sin que por ello se incremente el precio final. Así que me ayudas a seguir con el blog. Todo lo que escribo y recomiendo sobre qué ver en Mongolia está basado en mi propia experiencia. 

4
Deja un comentario

avatar
2 Comentarios
2 Respuestas
0 Seguidores
 
Comentario con más reacciones
Comentario más polémico
3 Autores
cosmopolillaBelén (Mis viajes y sensaciones)Kris Autores recientes
Kris
Invitado/a

Aún recuerdo tu viaje en el Transmongoliano. Creo que fue de los primero tuyo que leí. Entonces despertaste mi ganas de ese tren, y ahora con este post y tus consejos, también me empieza a llamar un poquito más la atención Mongolia. Si llego a visitar este país un poquito… Leer más »

Belén (Mis viajes y sensaciones)
Invitado/a

Me ha encantado este recorrido para conocer algunos lugares de Mongolia. Me llama la atención que no se pueda hacer una foto al buda recubierto de oro de 26 metros. Y dormir en una Yurta tiene que ser toda una experiencia.

¡No olvides contratar tu seguro de viaje!