Mdina, la Ciudad del Silencio en Malta

Qué ver en Mdina, la Ciudad del Silencio en Malta

Divisé la silueta de Mdina, de lejos, mientras iba en el autocar camino de los acantilados de Dingli. Sobre una atalaya se erguía una ciudad medieval color crema, abrazada por una muralla. Por entonces, apenas llevaba un par de días habituándome al país insular más pequeño de Europa, su caos circulatorio, su lenguaje extraño mezcla de árabe e italiano. También desconocía que esas torres y cúpulas que me habían llamado poderosamente la atención pertenecían a Mdina, The Silent City. La antigua capital de Malta, hoy famosa por haber sido escenario de Juego de Tronos. Pasaría una semana hasta que, por fin, fui a conocerla. Monumental, pintoresca y concurrida, no me pudo gustar más pasear por ella. Pronto se puso a la cabeza de mis lugares favoritos en Malta. Te cuento qué ver en Mdina, la Ciudad del Silencio.

Vistas de Mdina desde la carretera

Vistas de Mdina desde la carretera

Qué ver en Mdina, la antigua capital de Malta. 

El autobús me deja en la plaza central, frente al puente de piedra que da acceso a la ciudad antigua. Al otro lado se sitúa Rabat. Otra encantadora ciudad de Malta que exploraré tras conocer Mdina. Paso bajo el arco del tiempo y ya estoy en esta pequeña urbe que es toda arte y misterio.

Entrada a Mdina, the Silent City

Entrada a Mdina, the Silent City

Unas breves pinceladas de la Historia de Mdina…

Corría el año 700 antes de Cristo. El corazón de Malta fue señalado por los navegantes fenicios para fundar su colonia. En un altozano, era perfecta para construir defensas y estaba lo suficientemente lejos del mar para evitar invasiones. La urbe prosperó y durante la Antigüedad fue conocida como Citta Vecchia, capital de la isla hasta que en 1570 se trasladó a La Valeta, puerto floreciente del Mediterráneo. Su nombre es legado árabe, cuando estuvo bajo el califato Fatimí.

Qué ver en Mdina, isla de Malta

Qué ver en Mdina, isla de Malta

Con la pérdida de la capitalidad Mdina quedó apacible, en silencio, aislada en su colina rodeada por una muralla inaccesible. Detenida en el tiempo… Y hoy, casi 500 años después, sigue igual. Dormida como en un sueño que sólo perturbamos algunas turistas. A la caída del sol, envuelta en la penumbra, la ciudad vuelve a sumirse en un letargo de quietud y leyenda donde sólo el eco de nuestros pasos resuena por las estrechas travesías.

Qué ver en Mdina, the Silent City

Qué ver en Mdina, the Silent City

La catedral de San Pablo.

Estoy dentro de Mdina, dispuesta a destapar sus secretos. El monumento religioso más importante es la catedral de San Pablo, presidiendo la plaza principal de la ciudad desde el siglo XI. Tras el fuerte terremoto que dañó el edificio normando en 1693, fue reconstruida por los Caballeros de la Orden de Malta. Ahí fue cuando se introdujo el estilo Barroco. Fachada de líneas sobrias que engaña: su sencilla portada alberga impresionantes frescos, además exquisitas pinturas del pintor italiano Mattia Pretti y esculturas de Alberto Durero. La visita cuesta 5€, pero merece la pena. Las reliquias y tesoros de la catedral normanda, antes de quedar en ruinas tras el terremoto, se conservan en el museo catedralicio anexo, en la plaza del Apóstol San Pablo.

Fachada de la catedral de Mdina

Fachada de la catedral de Mdina

Catedral de Mdina, Malta

Catedral de Mdina, Malta

Convento de las Carmelitas.

El segundo monumento religioso que ver en Mdina es la iglesia y convento de las Carmelitas, orden que desembarcó en Malta en 1418. La noble Margarita de Aragón había dejado en su testamento la capilla y campos anexos a Rabat a cualquier orden religiosa que aceptara sus cláusulas. Los Carmelitas aceptaron, y tras el de Mdina, fundaron conventos por las principales ciudades de la isla: La Valeta, Vittoriosa o Sliema, más tarde escuelas religiosas. Aún hoy, permanecen unos 60 religiosos de esta Orden en Malta. Los frescos de la capilla parecen, realmente, más obra de ángeles que de humanos.

Capilla de las Carmelitas, qué ver en Mdina Malta

Capilla de las Carmelitas, qué ver en Mdina Malta

Los palacios de Mdina. 

Las angostas callejuelas trazan un recorrido irregular en torno a casonas solariegas, muchas de ellas de época medieval y renacentista. Los nobles de Mdina vivían en suntuosos palacios de estilo italiano como el Palazzo Falson, conocido también como Norman House, cuyo interior se puede visitar. O el Palazzo Vilhena, donde se ubica hoy el museo de Historia Natural de Malta. Este recorrido histórico y cultural por la Ciudad del Silencio no estaría completo sin echar un vistazo a los muros del Monasterio Benedictino o las Mazmorras de Mdina.

Palacios de Mdina, The Silent City

Palacios de Mdina, The Silent City

Callejear por Mdina.

Pero lo que más disfruto es de callejear por la pequeña ciudad hasta el mirador de Mdina, con vistas panorámicas desde lo alto de la colina al árido paisaje de Malta. Dejarme llevar por sus estrellas callejuelas asomándome a pequeñas plazas, tiendas de ultramarinos que siguen igual que hace décadas, o muestras de artesanía con figuras de cristal.

Qué ver en Mdina, Malta

Qué ver en Mdina, Malta

Lugares que ver en Mdina extramuros: la factoría del vidrio. 

La fábrica de vidrio de Mdina está abierta al público -tiene una pequeña galería comercial – y se encuentra extramuros, a las afueras de la Ciudad del Silencio. Resulta hipnótico observar cómo los sopladores tallan con fuego pieza a pieza, hasta crear lámparas, vasos, copas o joyas, pequeñas porciones del apreciado Mdina glass.

Fábrica de vidrio de Mdina, Malta

Fábrica de vidrio de Mdina, Malta

Cristal de Mdina, Malta

Cristal de Mdina, Malta

Mdina como escenario de Juego de Tronos. 

Su aire medieval no pasó desapercibido para los productores de la exitosa serie Juego de Tronos. Así, en la temporada 1, Mdina se convirtió en Desembarco del Rey: su puente y puerta de acceso, túneles y callejuelas o la bonita Piazza Mesquita. Próxima a Mdina, en Rabat, en el claustro del Convento de Santo Domingo fue donde se rodó la escena de la confesión entre Cersei y Ned Stark, antesala de la tragedia que da lugar a la guerra entre la casa norteña y los Lannister. La verdad es que la variedad de los escenarios malteses fueron bien aprovechados; tal vez el más famoso sea la Ventana Azul en la isla de Gozo, rota por un temporal y que ya sólo se podrá contemplar a través de la pantalla.

Casas y palacios de Mdina, Malta

Casas y palacios de Mdina, Malta

Visita a Rabat, la «vecina» de Mdina.

Por su cercanía, en el mismo día se puede recorrer Rabat, no tan bonita como Mdina pero con muchos rincones encantadores. En sus casas color crema destacan los balcones pintados en rojo, azul, amarillo o verde. Iglesias pequeñitas, hornacinas con santos y vírgenes, callejuelas… Y bares modernos en los que degustar una cerveza artesana con gastronomía típica de la isla. Si Mdina es como una «maqueta», en la que ya sólo viven 300 habitantes, Rabat es auténtica, rebosante de genuina vida maltesa que se palpa en cada esquina.

Calles de Rabat, malta

Calles de Rabat, Malta

Balcones de Rabat, Malta

Balcones de Rabat, Malta

Catacumbas de San Pablo y Santa Ágata. 

Pero, además de su irresistible trajín, Rabat posee uno de los patrimonios más antiguos e importantes de Malta: la iglesia barroca de San Pablo y su solemne gruta, debajo del mismo templo, oratorio del santo durante su estancia en la isla. Otro lugar para no perderse, las catacumbas de San Pablo y Santa Ágata, más de dos mil metros cuadrados de túneles subterráneos. Como sucede con las de Roma, los lugares de enterramiento usados durante el Imperio sirvieron a los cristianos primitivos para vivir en la clandestinidad y celebrar sus reuniones, cuando aún no era la religión oficial. Testigos también de aquella época son la Casa Romana Domus, sede del Museo de la Antigüedad Romana con mosaicos policromados o estatuas de mármol clásicas.

Catacumbas de Rabat

Catacumbas de Rabat, fuente: islamalta.es

La Ciudadela de Mdina y Rabat dan para todo un día de conexión con la cultura y el pasado de Malta. Escenario de historias de ficción y realidad,  no pueden faltar en una ruta de imprescindibles por esta isla Mediterránea fusión de civilizaciones, fenicia, romana, árabe, normanda y colonia británica. Aún antes de ser inmortalizada como plató de los Siete Reinos, su carácter de destino memorable es, simplemente, épico.

Plazas de Rabat, Malta

Plazas de Rabat, Malta

Mdina y Rabat. Datos prácticos.

  • Cómo llegar a Mdina: la antigua capital de Malta se ubica a 13 kilómetros de La Valeta, por la carretera A-7. Con varias personas se puede negociar precio con un taxi, unos 15€, tardando unos 20 minutos de trayecto. Los autobuses públicos 51, 52, 53 y 56 salen desde la plaza del Tritón, tardando una media hora aproximadamente.
  • También puedes reservar una excursión de medio día para conocer Mosta, Ta´Qali y Mdina.
  • Dónde alojarse en Mdina: para experimentar la verdadera «The Silent City», cuando la mayoría de turistas han marchado y la ciudad recupera su paz medieval, es recomendable reservar una noche en la misma ciudadela. El hotel St. Agata Bastion se ubica justo al lado del Palacio Falson; el Guard Tower, en la misma entrada.
Palacios medievales de Mdina

Palacios medievales de Mdina

Sigue viajando por Malta en el blog:

¡No viajes a Malta sin seguro de viaje! Yo recomiendo InterMundial. Y si lo compras a través de mi web tienes un 20% de descuento. Usa mi código descuento LACOSMOPOLILLA10. Lo puedes conseguir pinchando aquí:

Código ético: este artículo contiene enlaces de afiliados. Esto significa que si compras o reservas a través de esos enlaces recibo una pequeña comisión, sin que por ello se incremente el precio final. Así me ayudas a seguir con el blog. Todo lo que he escrito sobre qué ver en Mdina está basado en mi propia experiencia. 

6
Deja un comentario

avatar
3 Comentarios
3 Respuestas
0 Seguidores
 
Comentario con más reacciones
Comentario más polémico
4 Autores
cosmopolillaDinkyViajerosKrisRafael Autores recientes
Rafael
Invitado/a

Nos encantó Mdina, una «ciudad» fascinantes. Comimos en un restaurante con ambientación medieval, The Medina Restaurant, y además de la comida nos encantó el local, muy recomendable.

Kris
Invitado/a

Aún no me ha llegado el momento «Malta» pero por lo que he leído hasta ahora del país tenía claro de Mdina deberá estar en mi ruta. Me encanta todo lo que nos recomiendas y me sorprende se color de atardecer que tiene la ciudad. ¿Es por la hora en… Leer más »

DinkyViajeros
Invitado/a

Todavía no hemos estado en Malta (aunque tenemos muchísimas ganas de ir porque todo lo que vemos y oímos sobre la isla, nos encanta) y ya tenemos claro que visitaremos Mdina por tres razones: se encuentra demasiado cerca de La Valetta como para dejar escapar la oportunidad de ver una… Leer más »

¡No olvides contratar tu seguro de viaje!