Austria Europa

Hallstatt, el pueblo más bonito a orillas de un lago

Escrito por la
el
19 mayo, 2015

Austria es un destino culminación de un sueño infantil. Al menos para la generación que hemos crecido viendo en una televisión analógica corretear a Heidi por las praderas de los Alpes. ¿Recuerdas? “Abuelito dime tú…” 

Fuente: www.burokrathaber.com

Fuente: www.burokrathaber.com

Fue por casualidad que descubrí Salzkammergut, en castellano “la región de los lagos”, trazando un itinerario que atravesara de oeste a este la República de Österreich. Su seductor nombre prometía, y no me decepcioné: al sur de Salzburgo, la ciudad de Mozart, aferrados a las escarpadas murallas de los Alpes se ubican siete radiantes lagos. Cada uno de una tonalidad diferente: verde esmeralda el Wolfgangsee; el Attersee centellea a la luz del sol en cristalino verde; azul turquesa el Mondsee, donde se recreaba la emperatriz Sissi; o el verde grisáceo del Hallstätter See…

¿Te imaginas semejante paraíso?

Lo tuve claro: Hallstatt no podía faltar en mi ruta de 10 días recorriendo Austria.

Hallstatt, Austria

Hallstatt, Austria

Sus orillas están habitadas por románticos pueblos, que parecen extraídos de un cuento de hadas: iglesias de torres puntiagudas, casas de primorosas fachadas de madera y flores, con el tejado inclinado para sortear las nieves invernales… Pero, por suerte, ahora es verano así que las manchas blancas son sólo un reflejo lejano en las cumbres. Las terrazas se muestran llenas de turistas, que saborean un vino austriaco que les ayude a ingerir el inmeso wiener schnitzel. Antes de llegar al anhelado Hallstatt, me demoro y dejo sorprender por el palaciego Mondsee, el pintoresco Santk Gilgen, y el pulcro Santk Wolfgang.

St. Gilgen

St. Gilgen

Hallstatt, el pueblo más bonito a orillas de un lago.

Aún brilla el sol en lo alto cuando por fin llego a Hallstatt. Patrimonio de la Humanidad de la Unesco, luce el título de “pueblo más bello a orillas de un lago“. La verdad, no sé si será el más hermoso de todos los que hay en el ancho mundo, pero su panorama me deja totalmente embelesada…

hallstatt-austriaHallstatt atesora su encanto de pueblo de postal al no permitir el tráfico entre sus angostas travesías. Hay que aparcar en su borde y adentrarse caminando. También se puede acceder a él atravesando en barco las aguas del lago, hasta su pequeño embarcadero. En su interior, las casas se apretujan disputándose unas a otras la falda de la montaña, por la que se precipitan cascadas del deshielo entre un tupido bosque. ¿Llegaste en coche? Magnífico: arriba te aguarda un mirador para observar el valle a vista de pájaro. En funicular se alcanzan sus populares Minas de sal, dicen que las más viejas del mundo, con 7.000 años de explotación en sus entrañas. Otra opción, un agradable paseo por sus callecitas hasta la iglesia católica: en su exterior encontrarás un curioso osario con más de mil cráneos, pintados a mano, datados alrededor del 1.500.

Plaza de Hallstatt

Plaza de Hallstatt

Pero no te despistes, la umbría y el fresco aparecen raudas entre macizos de más de 3.000 metros. Es hora de cenar un suculento pescado del mismo Hallstättersee llamado ferha blue, a la luz de las velas. Y después descansar en este lugar de calma absoluta. Mañana nace un nuevo día, para gozar de este edén que es Hallstatt, de este estío en los Alpes que sabe a gloria, a idilio, a naturaleza pura.

¿Un picnic en el lago?
  • PicnicLocalización de Hallstatt: a 72 km de Salzburgo por la carretera 158.
  • Mi alojamiento recomendado: Gasthof Grüner Anger, familiar, económica y tranquila.
  • Consulta la ruta completa en coche por Austria y Hungría en: “Siguiendo al Danubio azul“.
TAGS
15 Comentarios
  1. Responder

    maruxainaysumochila

    26 mayo, 2015

    No conozco nada de Austria, me parece precioso el lugar , de cuento y relax total. Aunque he de decirte que a mi Heidi me parecía un poco sosa la verdad …jajaja
    Gracias por el bonito paseo, me lo apunto!
    Un besazo 🙂

    • Responder

      @lacosmopolilla

      27 mayo, 2015

      Ja ja ja a mí de pequeña me encantaba Heidi, eran mis dibujos favoritos, yo también quería vivir en una cabaña en los Alpes con un perro gigante, supongo que era un poco cursi… Austria es de cuento 🙂 ¡un beso enorme!

  2. Responder

    Miguel Angel

    13 junio, 2015

    El agua siempre le aporta un toque especial a estos pueblos con encanto, aunque tengo la impresión de que en este caso no le hace falta el lago para ser un pueblo igualmente precioso. No me cuesta imaginármelo tal y como está a los pies de las montañas pero en un valle para hacer largas caminatas. Felicidades por descubrir este lugar mágico. Un saludo!!

    • Responder

      @lacosmopolilla

      14 junio, 2015

      Gracias, Miguel. Es de esos sitios de cuento en los que te quedarías a vivir, je je. Un abrazote

DEJA UN COMENTARIO