Mini Guía de Jerusalén: qué ver en la Ciudad Santa

Guía de Jerusalén, qué ver en la Ciudad Santa

Desperté de madrugada, con la voz del almuédano llamando a la oración. A media mañana, palomas levantaban el vuelo al repicar de las campanas, tocando a misa. Mientras, en el Muro de las Lamentaciones, judíos de todas las edades rezaban con voz susurrante sosteniendo un libro de salmos en las manos. Sólo 24 horas y ya Jerusalén me había volado la cabeza con sus pinceladas de contrastes. De vuelta de este viaje, con las imágenes frescas aún en mis retinas, puedo asegurar que es uno de los lugares más fascinantes del Planeta. Tres veces santa, sagrada, codiciada y reclamada para sí por las tres religiones monoteístas del mundo, pasear por ella produce un cúmulo de sensaciones contradictorias. Si pronto vas a visitarla, te cuento en esta pequeña guía de Jerusalén qué ver en la Ciudad Santa en dos días, antes de emprender el camino al Mar Rojo en el sur…

El Muro de las Lamentaciones de Jerusalén

El Muro de las Lamentaciones, guía de Jerusalén

Qué ver en Jerusalén: recorriendo la Ciudad Vieja.  

Los vestigios hallados del milenio V a.C. hablan de Jerusalén como una de las ciudades más antiguas del mundo. Ubicada al norte del mar Muerto, al este del Mediterráneo, en los montes de Judea, según la tradición cristiana es donde Jesús murió y resucitó al tercer día; para los musulmanes, es el lugar en el que Mahoma ascendió a los cielos; para los judíos, la antigua capital del Reino de Israel en la que Salomón alzó su templo. Es por ello Ciudad Santa y uno de los principales destinos religiosos en el que fervor, fe y misticismo impregnan cada ángulo. Tratar de ser «invisible», una mera espectadora, me propuse. Un ejercicio de callar, observar y «digerir» en una urbe con tanta Historia concentrada en cada ladrillo que puede resultar aturdidora. Visitar la Ciudad Vieja de Jerusalén es toda una experiencia.

Jerusalén desde el Monte de los Olivos

Jerusalén desde el Monte de los Olivos

Toma nota: puedes reservar una visita guiada por el viejo Jerusalén para conocer con un guía local los lugares más destacados y su Historia.

La Puerta de Damasco. 

Shabat. El día en que todo se paraliza en Israel aterricé en el aeropuerto internacional de Ben Gurión, entre Jerusalén y Tel-Aviv. No hay transporte público hasta la puesta de sol -el resto de días hay un tren que tarda unos 20 minutos- por lo que no hay otra que una furgoneta colectiva. 17€ por cabeza y 45 minutos de trayecto a través de un paisaje de colinas color crema pintadas de olivos hasta la Puerta de Damasco. Una de las ocho entradas de la muralla a la Ciudad Vieja, donde está el hostal que reservé por dos noches: el Palm Hostel. La situación es perfecta; pero excepto la terraza con vistas diría que es lo único. Habitación pequeña con olor a humedad y caseros poco amables. Aún así, de lo más barato que hay en una capital que no se caracteriza por precios asequibles. Instalada, me dispuse a cruzar esa puerta…

La Puerta de Damasco

La Puerta de Damasco, guía de Jerusalén

«Jerusalén es un sonido que viene de lejos: en otras ciudades se escuchan ruidos; en Jerusalén se oyen voces.»Itzjak Navón.

Calles de la Ciudad Vieja de Jerusalén

Calles de la Ciudad Vieja de Jerusalén

El zoco de Jerusalén. 

Olores, colores, puestos callejeros, frutas, gatos a rayas blancas y amarillas… De repente estaba dentro de una medina árabe con todas las letras, que me traía reminiscencias a las lejanas Rabat y Marrakech. Un té con menta, especias, zumos naturales de naranja y granada a precio desorbitado -4 ó 5 euros – el zoco de Jerusalén es exótico y palpitante. Tiempo para deambular, disfrutar de andar «sin rumbo» y de perderme por las tiendas y los callejones, dejándome sorprender con el sonido hipnótico del recitar del muecín a la hora que corresponde.

Zoco de Jerusalén

Zoco de Jerusalén

Tienda de especias en el zoco, qué ver en Jerusalén

Tienda de especias en el zoco, qué ver en Jerusalén

La Cúpula de la Roca.

Acceder a uno de los tesoros arquitectónicos de Jerusalén no es sencillo. Varias vueltas por calles cortadas donde los guardias mandaban dar la vuelta. Un control de seguridad. Por fin, estaba ante la mítica Cúpula de la Roca –Qubbat al-Sakhrah- en árabe. Lamentablemente, sólo pude contemplar de cerca esta maravilla de edificio durante escasos diez minutos: me echaron porque iban a cerrar. Aún así, la visión fue soberbia. Una gran cúpula dorada coronando una estructura de mármol y azulejos turquesas. Construida por el noveno califa, entre el 687 y 691, en este lugar sagrado para el Islam -aunque no es considerada mezquita- es donde la tradición musulmana dice que Mahoma ascendió a los cielos.

La Cúpula de la Roca, guía de Jerusalén, qué ver en la Ciudad Santa

La Cúpula de la Roca, guía de Jerusalén, qué ver en la Ciudad Santa

Ubicada en la llamada Explanada de las Mezquitas, también este lugar aparece en el Génesis. Y es que para judíos y cristianos en este punto es donde Abraham estuvo a punto de sacrificar a su hijo por mandato de Dios. Además, en la tradición hebrea, aquí se situaba la parte más sagrada del templo de Salomón antes de ser destruído; en su núcleo, la piedra a partir de la cual se cimentó el mundo.

La Vía Dolorosa e Iglesia del Santo Sepulcro.

Peregrinos en constante trasiego tras los pasos de un Cristo cargando la cruz. La Vía Dolorosa con sus nueve estaciones es una travesía angosta, cuesta arriba, que desemboca en la Iglesia del Santo Sepulco, el corazón del barrio cristiano de Jerusalén. A cada lado, las tiendas de souvenirs ofrecen a los creyentes botes de cristal con agua bendita, crucifijos, santos y coronas de espinas. No faltan figuras de vírgenes de Fátima o Lourdes en formato fosforescente.

Vía Dolorosa, guía de Jerusalén

Vía Dolorosa, guía de Jerusalén

Rosarios y vírgenes en la Vía Dolorosa

Rosarios y vírgenes en la Vía Dolorosa

Estaciones del Víacrucis. 

Para ser domingo de Ramos, apenas hay gente, pienso. Diferente, me temo, será el Miércoles Santo cuando se celebre la procesión que comienza en el monte de los Olivos y penetra en la Ciudad Vieja desde Getsemaní. Pero para entonces, ya estaré en Jordania… Bajo el arco de la Puerta de los Leones comienza la Vía Dolorosa: el itinerario clásico tiene parada en lugares emblemáticos señalados en el Nuevo Testamento, como el Monasterio de la Flagelación, donde Cristo fue interrogado y azotado por Poncio Pilatos. La pequeña capilla de la iglesia católica armenia donde tuvo lugar su primera caída (III Estación), el lugar donde Verónica le limpió el rostro o el monasterio griego ortodoxo, sitio de encuentro con las piadosas mujeres. De la estación X a la XV, ya se localizan en el interior de la iglesia del Santo Sepulcro.

Monasterio de la Flagelación

Monasterio de la Flagelación, guía de Jerusalén

Tercera Estación

Tercera Estación del Viacrucis

Visitar la iglesia del Santo Sepulcro. 

Ha caído la oscuridad y la ciudad se ha vuelto más tranquila y silenciosa cuando decidí visitar este templo. Un gran acierto: al ser la hora de cenar, no encontré demasiada gente. Lo habitual, según lo que he leído, es que haya larguísimas colas, sobre todo para entrar a la Capilla del Ángel. Con la música de cantos gregorianos de fondo, las lámparas bizantinas arrojan destellos sobre las piedras y mosaicos de un santuario que impone. Mucho más que cualquier otra iglesia que haya visitado. La religiosidad, el recogimiento, las plegarias casi se pueden palpar en un ambiente que huele a incienso. Ante mí, personas se arrodillan y besan la piedra de la unción.

Iglesia del Santo Sepulcro

Iglesia del Santo Sepulcro

La también conocida como Basílica de la Resurrección, es una iglesia paleocristiana del siglo IV, que custodian en conjunto cristianos griegos, armenios, sirianos o coptos. La luz de las velas, el silencio, el peso de la Historia que se respira… Me produjo un gran choque a la salida de la iglesia cuando, de nuevo, de la vecina mezquita con neones verdes comenzaron a llamar a la oración. Qué sitio tan peculiar, tan único… Es Jerusalén.

Velas, iglesia del Santo Sepulcro

Velas, iglesia del Santo Sepulcro. Guía de Jerusalén

El barrio Judío: la torre del Rey David.

Segundo  día en la Ciudad Santa. Esta vez me adentré por el barrio judío, a dos pasos de la iglesia del Santo Sepulcro. El distrito semita me pareció más sobrio, sin apenas comercios. Un laberinto de callejuelas y escaleras en torno a casas de piedra en color claro. Junto a la Puerta de Jaffa se alza la torre del Rey David, cuyo interior alberga el Museo de la Historia de la Ciudad de Jerusalén. Una galería de restos arqueológicos y leyendas informativas en árabe, hebreo e inglés.

Torre de David

Torre del Rey David, guía de Jerusalén

Barrio hebreo de Jerusalén

Barrio hebreo de Jerusalén

El barrio armenio de Jerusalén.

Otro giro. Al suroeste de la ciudad, a unos pasos de la Torre del Rey David, el distrito armenio de Jerusalén es el más pequeño y tranquilo. Monasterios, iglesias y aire misterioso para una zona bastante hermética. Sin embargo, sus paredes gritan que no se olvide el genocidio armenio…

Barrio armenio de Jerusalén

Barrio armenio de Jerusalén

El Muro de las Lamentaciones.

Seguridad y controles para acceder a uno de los lugares imprescindibles que ver en Jerusalén: el Muro de las Lamentaciones. Según la tradición, los judíos han orado frente a estas piedras los últimos dos mil años, único vestigio del Templo de Jerusalén. Separados hombres y mujeres, realizan lecturas del libro de los Salmos, ceremonias de Bar Mitzva, alabanzas, peticiones y lamentos por la destrucción de la ciudad y la dispersión del pueblo hebrero. El Muro de los Lamentos es el lugar más sagrado para el Judaísmo. No sé si fue por ser festivo… Pero, tras tomar un par de fotografías, un guardia me llamó la atención y me señaló un cartel, que no había visto hasta el momento, de «prohibido tomar fotos».

Sabat, Muro de las Lamentaciones

Sabat, Muro de las Lamentaciones, guía de Jerusalén

El Muro de los Lamentos, qué ver en Jerusalén

El Muro de los Lamentos, qué ver en Jerusalén

Qué ver en Jerusalén extramuros.

Si bien los recintos más sagrados de la ciudad de Jerusalén se encuentran protegidos por su muralla medieval, extramuros hay varios lugares tan interesantes como el Cenáculo, la Tumba del Rey David o el legendario Monte de los Olivos.

El Salón de la Última Cena y la tumba del Rey David.

Tras la Puerta de Sión, en Jerusalén sur, según el cristianismo se encuentra la casa donde Jesús celebró la Última Cena con sus apóstoles, antes de morir en la Cruz. La casa donde se ubica el aposento alto, hoy vacío, es objeto de visita no sólo por cristianos, también por judíos ya que en la parte baja se localiza la tumba del Rey David. Descubierta en la Alta Edad Media durante las obras de una basílica, la leyenda atribuía al monte Sión como lugar de enterramiento del Rey de los judíos y de su hijo Salomón. En silencio, oran por separado hombres y mujeres, sobre el sarcófago de piedra colocado por los cruzados, cubierto de tela.

Casa de la Última Cena

Casa de la Última Cena

Tumba del Rey David

Tumba del Rey David

El Monte de los Olivos.

Al este de Jerusalén se eleva la colina donde cuenta la Biblia que Jesús realizaba sus oraciones y fue arrestado. La subida es una agradable caminata, si no hace calor en exceso, haciendo parada en otros lugares destacados como los Jardines de Getsemaní, donde se hospedó Cristo durante su estancia en Jerusalén. La iglesia del Pater Noster, la de la Virgen María y la Basílica de Getsemaní. Para los judíos, el Monte de los Olivos es lugar de enterramiento de profetas y rabinos.

El Monte de los Olivos, guía de Jerusalén

El Monte de los Olivos, guía de Jerusalén

Antes de iniciar el ascenso, se encuentra la iglesia del sepulcro de María, según la tradición de eclesiástica de los cristianos ortodoxos. Algo que me causó cierta «confusión», ya que según conocí en otro viaje, tras la muerte de su hijo María buscó refugio en Éfeso, donde visité su casa. Por la cuesta empinada, junto a fincas de olivos con burros y caballos, se alcanza el Monte de los Olivos. Lo mejor: las vistas panorámicas sobre toda la Ciudad Vieja de Jerusalén.

Iglesia del Sepulcro de la Virgen María

Iglesia del Sepulcro de la Virgen María

Jerusalén moderna: el mercado de Mahane Yehuda.

Última tarde en Jerusalén y, de vuelta de la estación central de autobuses, en la moderna Jerusalén, hay una parada más que recomendable. El mercado de Mahane Yehuda es un buen lugar para comprar comida a precio asequible, tomar unas cervezas (sobre todo si es happy hour) y observar el ambiente de esta ecléctica ciudad cuyo reflejo en los diversos puestos de diferentes credos y nacionalidades queda retratada. Y es que aquí armenios, árabes y judíos ofrecen lo mismo panes que aceitunas o especias.

Mercado de Jerusalén

Mercado de Jerusalén

Tras la estimulación a los sentidos que produce el recorrer un auténtico mercado local, volví a mi alojamiento en la puerta de Damasco. Al día siguiente tocaba madrugar, para tomar a las 7 el autobús rumbo a Eilat, en la frontera del Mar Rojo con Jordania, dejando atrás la Ciudad Santa con todos sus lugares de cultos, preguntas y paradojas.

Muro de las Lamentaciones

Muro de las Lamentaciones

Guía de Jerusalén. Datos prácticos: ¿es seguro viajar a Israel? 

Es cierto que Jerusalén se ubica en una zona caliente, Oriente Medio. Es frecuente ver noticias en los medios sobre violencia que pueden transmitir inseguridad o miedo a la hora de viajar a esta ciudad. Sin embargo, en general resulta un destino seguro y lo que puede acusar la turista precisamente es lo contrario: un exceso de seguridad, dada la cantidad de controles que existen para entrar museos y a los lugares sagrados. Tal vez, lo que más impone sea la visión de la policía israelí portando armas. Pero yo no me sentí insegura en ningún momento. No obstante, por lo que pueda pasar especialmente en el tema sanitario, siempre debemos llevar contratado un buen seguro de viajes. Yo recomiendo InterMundial. Si lo compras a través de mi web tienes un 20% de descuento usando el código LACOSMOPOLILLA10. Lo puedes conseguir pinchando aquí:

Sigue viajando por el blog. Otros artículos que te pueden interesar:

Código ético: este artículo contiene enlaces de afiliados. Esto significa que si compras o reservas a través de mi web obtengo una comisión sin que por ello se incremente el precio final. Así me ayudas a seguir con el blog. Todo lo que he escrito en esta guía de Jerusalén: qué ver en la Ciudad Santa, está basado en mi propia experiencia. 

2
Deja un comentario

avatar
1 Comentarios
1 Respuestas
0 Seguidores
 
Comentario con más reacciones
Comentario más polémico
2 Autores
cosmopolillaCada rural en trujillo Autores recientes
Cada rural en trujillo
Invitado/a

Que gran artículo a la par que está preciosa ciudad. Nos encantó esta ciudad cargada de historia, que rebosa energía por sus esquinas
A demás de todo esto, ayuda a conocer el lamentable conflicto palestino -israelí

¡No olvides contratar tu seguro de viaje!