Copenhague, 10 curiosidades de la ciudad de la Sirenita

Castillo de Rosenborg, qué ver en Copenhague

"En el fondo del mar, el agua es tan azul como los pétalos de la azulina y tan transparente como el más puro cristal. Pero ese lugar es tan profundo que ningún ancla lo puede alcanzar. Es ahí donde viven los tritones..." Hans Christian Andersen, la Sirenita.

La Sirenita, qué ver en Copenhague

La Sirenita, qué ver en Copenhague

Copenhague es la ciudad de cuento al norte de Europa, impregnada de las leyendas de Hans Chistian Andersen y su triste Sirenita. Envuelta en el frío del mar Báltico casi todo el año, es un lugar que descubrir poco a poco, saboreándola como los suaves dulces de canela de sus panaderías. Una ciudad verde, tranquila y a la vez llena de vida, que a mí me sorprendió gratamente: ¡sabía que me gustaría pero nunca imaginé que tanto! A continuación, te cuento qué fue lo que me más asombró.

Barcos en Nyvah

Barcos en Nyvah

10 Cosas que ver en Copenhague que te sorprenderán.

“Viajar extrañamente expande la mente”. Hans Christian Andersen.

1 – Copenhague, una urbe a dos ruedas.

¡Copenhague es la ciudad con más bicicletas del mundo! Sí, a mí también me chocó el dato ya que habría dicho que era Ámsterdam… Por el casco urbano de la ciudad se ven cientos de bicicletas estacionadas ordenadamente, algunas con simpáticos “paquetes” como un perrito. Así que la mejor opción es alquilar una bici y perderse por las calles de la ciudad pedaleando, descubriendo así todo lo que ver en Copenhague.

Bicis de Copenhague

Bicis de Copenhague

2 – La pequeña Sirenita añorando el mar.

Mucha gente declara que “se decepcionan” al llegar hasta “la Sirenita”, el icono de la ciudad. Es cierto que sorprende su tamaño –es una estatua pequeñita– y que además está llena de turistas haciéndose selfies. Pero, una vez superado esto, a mí me gustó. No deja de ser una linda figura romántica que remite a los sueños perdidos, un monumento a los exiliados que añoran su tierra. Y es que en el cuento de “la Sirenita” original, no la versión edulcorada de la factoría Disney, el príncipe la traiciona y se casa con otra…

Fotografiando a la Sirenita de Copenhague

La Sirenita es más pequeña que una niña de 10 años

3 – Las esculturas de la plaza del Ayuntamiento.

La emblemática plaza del corazón de Copenhague tiene más de un detalle curioso que no hay que pasar por alto: en su esquina se vislumbra los contornos de Tïvoli (¿sabías que es uno de los parques de atracciones más antiguos de Europa?). La fachada renacentista del Ayuntamiento está inspirado en el de Siena, Italia, aunque su particularidad es que éste lo protegen los osos polares. ¿No sabes si lloverá? Echa un vistazo a la “Torre del Tiempo”, justo enfrente. Verás a la señora con paraguas o, en su defecto, a un señor con bicicleta.

Ayuntamiento de Copenhague

Ayuntamiento de Copenhague

4 – Nyvah, la postal más bonita de Copenhague. 

En las abarrotadas terrazas se sirven copas de cerveza danesa. Mástiles de blancas embarcaciones, casitas de pintadas en tonos pastel, gaviotas balanceándose con el viento… El canal de Nyvah posiblemente sea la segunda imagen, tras la Sirenita, más reconocida de Copenhague. Te la esperas, pero aún así es más linda de lo que crees que iba a ser. Desde luego, en un lista de cosas que ver en Copenhague no puede faltar Nyvah. ¡Súbete en uno de los cruceros turísticos y recorre la ciudad desde el agua!

Casas de Nyvah

Casas de Nyvah

5 – La Street Food Market: comida al aire libre.

Una de las zonas más animadas de Copenhague se encuentra al otro lado del puerto (hay que coger el ferry para cruzar el canal). Se trata de un gran mercado de comidas del mundo donde, por precio moderado para ser Dinamarca se puede degustar lo mismo una hamburguesa de canguro que un tajine marroquí. Lo que me llamó la atención fue que a pesar del frío todo el mundo se sentaba a comer fuera, en los bancos junto al mar con mantas y hogueras. Nada más que por el ambiente de sitio moderno y cosmopolita -y por la gente guay que se puede conocer entre birra y birra – ya merece la pena acercarse.

Street Food Market

Street Food Market

6 – Christiania, la “Ciudad Libre” de Copenhague.

Puede que Christiania sea uno de los lugares más curiosos no de Copenhague, sino de toda Europa. Autoproclamada como “Ciudad Libre” desde principios de los 70, este barrio en el centro de la ciudad tiene sus propias leyes. No se consideran de la Unión Europea y dentro se permite la venta y consumo de drogas blandas. Sin embargo, una vez cruzas su entrada está prohibido correr, tomar fotografías o grabar. A mí me dejó una sensación “agridulce”, como relaté en mi crónica particular: Christiania, “un mundo feliz”.

Christiania

Christiania

7 – Rosenborg, un castillo de película romántica en medio de la ciudad. 

Paseando por el centro de Copenhague aprovechando el sol… Y de repente se extiende un precioso parque con árboles, flores, estanques… Con un castillo: el palacio de Rosenborg. Construido por Cristián IV en 1606, su interior alberga las joyas de la corona danesa además de las colecciones reales de arte. ¡Es realmente de cuento!

Castillo de Roseborg

Castillo de Roseborg

8 – La torre de la Astronomía. 

Más conocida como “la Torre Redonda” por su forma, es el observatorio astronómico más antiguo de Europa. Desde lo más alto de este singular monumento se pueden contemplar unas bellas vistas de Copenhague. Pero, para subir habrás de caminar por su rampa de 209 metros en espiral haciendo un total de siete giros y medio. ¡El esfuerzo lo vale!

Vistas desde la Torre Redonda

Vistas desde la Torre Redonda

9 – Vecinos de Suecia.

Precisamente fue desde la cúspide de la Torre Redonda donde visualicé el famoso puente de Oresund que atraviesa el mar Báltico uniendo Copenhague con Malmö, Suecia. Se puede ir a esta ciudad en una excursión de un día en el tren que va sobre el agua. También desde el pueblo de Helsingor, frente al castillo de Hamlet, se perfila nítidamente la costa sueca, debido a que este es el punto más cercano entre ambos países.

Vistas de Copenhague

Vistas de Copenhague, al fondo el puente de Oresund

10 – La (gran) vida nocturna de Copenhague.

La noche se enciende en esta fría ciudad del norte en los bares y pubs más modernos del Vestebro, con música en directo. El Norrebro es otro barrio que está de moda. Con un ambiente multicultural y alternativo, su oferta de locales es muy variada: desde la típica taberna irlandesa donde retransmiten la Champion hasta lavanderías con cafeterías donde tomar un brunch mientras haces la colada. Lo que realmente me sorprendió es que, a pesar del frío, el centro era un hervidero de jóvenes hasta alta horas de madrugada, muy diferente a otras ciudades europeas. Así que, aunque se acumule el cansancio de todo el día caminando la ciudad… ¡Prohibido no salir!

Ambiente de Copenhague

Copenhague, ambiente de día y de noche

¿Te ha gustado 10 cosas sorprendentes que ver en Copenhague? No te pierdas mis consejos para hacer un viaje a Copenhague low cost.

6
Deja un comentario

avatar
3 Comentarios
3 Respuestas
0 Seguidores
 
Comentario con más reacciones
Comentario más polémico
4 Autores
cosmopolillaFriki por ViajarDaniel GalanEl viaje me hizo a mí Autores recientes
El viaje me hizo a mí
Invitado/a

Una ciudad que por lo que se ve es muy interesante. Que pena que esté lejos y que sea tan cara. No tenía ni idea de lo de la Sirenita, de hecho solo conocía la versión de Disney….

Daniel Galan
Invitado/a

Dos cosas sobre la Sirenita: 1. Tanto me habían dicho que la sirenita era tan tan tan pequeña, que cuando la vi, no me pareción tan pequeña. jajajaja. La verdad es que la de mi pueblo (sí, el símbolo de mi pueblo de Extremadura también es una sirena) es más… Leer más »

Friki por Viajar
Invitado/a

jajaja me encantan estos post llenos de curiosidades. El caso es que Copenhague me recuerda muchísimo a Estocolmo. Es verdad que son ciudades de países nórdicos, pero me ha dado esa impresión… toca ir a conocerlo!

¡No olvides contratar tu seguro de viaje!