Estación fantasma de Chamberí

Andén Cero, la estación fantasma de Chamberí

Los ojitos verdes de Daniela se abren de par en par al susurrarle con voz misteriosa: “¿sabes? Ahora vamos a pasar por una estación fantasma. Unas veces se ve… Otras no. Tienes que fijarte muy bien porque ya hace muchos años que el metro no se detiene”. En ese momento el vagón chirría en su incesante movimiento, como si quisiera dotar de más emoción a mi relato. La pequeña de cuatro años, hija de unos amigos con los que voy al centro en la línea uno, pega su carita al cristal. Al doblar un recodo aparece entre luz tenue la estación olvidada. Aunque la visión dura tan sólo cinco segundos, por el apretón de su manita intuyo que Daniela también las ha visto, a las sombras del Andén Cero, la estación fantasma de Chamberí. El metro de Madrid continua su recorrido hasta Sol, donde nos bajamos.

Estación fantasma de Chamberí, metro de Madrid

Estación fantasma de Chamberí, metro de Madrid

Andén cero: la estación fantasma de Chamberí.

Lo contradictorios que podemos llegar a ser los humanos: nos quejamos a diario de tener que coger el metro, en el que vamos apretujados, con prisa, destilando mala leche unos, cara de sueños otros. Y un día del fin de semana, en el que podría dedicarme a vaguear o a pasear por un parque bajo el sol invernal me dirijo  por gusto al metropolitano. Claro que ésta es una estación especial y después de haber visto su reflejo cientos de veces desfilar fugazmente delante de mis ojos la curiosidad me puede. Quiero estar al otro lado, convertirme en una de esas figuras borrosas que asustan o confunden a los más despistados. Que, como me sucedió a mí la primera vez, se pregunten si ha sido real o fruto de su imaginación, esa estación que ya no existe entre Iglesia y Bilbao.

Estación de Chamberí

Estación fantasma de Chamberí

Plaza de Chamberí esquina con Luchana. El acceso al Andén Cero no es una boca de metro cualquiera, si no una especie de túnel del tiempo futurista, de donde parte un ascensor y unas escaleras. Desciendo sus escalones con la sensación de que a cada paso estoy retrocediendo decenas de años: sea usted bienvenida a los felices años 20 del siglo pasado.

Acceso al Andén Cero

Acceso al Andén Cero

Entrada a la Estación de Chamberí

Entrada a la Estación fantasma de Chamberí

En el vestíbulo principal se encuentran las taquillas, donde una joven señorita me hubiera vendido mi billete en función de la distancia que hubiera querido recorrer. Supongamos que voy a Sol: serían 0,15 pesetas. He dicho joven señorita porque en aquella época eran el grueso del personal del suburbano, ya que se pretendía incrementar la inserción laboral de la mujer.

Taquillas de metro

Taquillas de metro

Cartel de avisos y tarifas

Cartel de avisos y tarifas. Estación fantasma de Chamberí

Ya estoy dentro. En la primera red española de metropolitano, inaugurada por Alfonso XIII en 1919, con motores eléctricos comprados al metro de París. Camino despacio por los pasillos de azulejos blancos biselados, destinados a dotar de mayor claridad y sensación de espacio a los viajeros, evitando que se agobiaran en este nuevo y moderno transporte subterráneo. Los carteles enmarcados en verde y azul cobalto indican con una gran flecha roja la dirección a seguir. Para ir al sur de Madrid, escalera derecha. A la izquierda, destino Tetuán.

Cartel dirección

Cartel señalización. Estación fantasma de Chamberí

Quieta y en silencio, espero a que pase el metro en el Andén Cero, como una pasajera de hace más de cincuenta años. Cuántos pares de zapatos y botas habrán pisado por aquí, con tantas historias, tantas vidas… ¿Dónde irían? ¿En qué pensarían mientras aguardaban?

Andén Cero

Andén Cero, estación fantasma de Chamberí

Estación de Chamberí

Estación fantasma de Chamberí

Quizá en las ofertas de los Almacenes Domínguez, precursor del Corte Inglés y Galerías Preciados. Ofertas escritas con pulcra caligrafía cada semana en el espacio en blanco. En adquirir un agua de Carabaña, el mejor purgante del mundo aunque supiera a rayos…

Anuncios antiguos Metro de Madrid

Anuncios antiguos Metro de Madrid

Carteles de la Estación de Chamberí

Carteles de la Estación de Chamberí

Estación de Chamberí

Estación fantasma de Chamberí

O quizá no esperasen el metro, porque había cesado de circular. Simplemente temblaban y rezaban implorando salvar la vida. Cantaban canciones para ahuyentar el miedo o intercambiaban consignas amparadas en el “No Pasarán”. Las estaciones más antiguas del suburbano fueron usadas de refugio durante los bombardeos aéreos de la Guerra Civil.

“Puente de los Franceses, Puente de los Franceses mamita mía nadie te pasa…”

Andén Cero

Andén Cero. Estación fantasma de Chamberí

La leyenda de “la estación fantasma”.

La estación de Chamberí cerró sus puertas en 1966 por razones técnicas: el incremento de tráfico de viajeros propició que se alargaran las estaciones para poner trenes de mayor capacidad, de hasta seis coches. Dada su situación en curva era imposible de ampliar, por lo que se decidió su clausura. Sin embargo, sus túneles pronto fueron ocupados por gente sin techo que se acurrucaban contra las paredes y prendían hogueras en las noches de frío. Las siluetas oscuras proyectadas tras el fuego que vislumbraban los pasajeros a su paso efímero por la estación de Chamartín, sembró la leyenda de los fantasmas que deambulaban perdidos por el Andén Cero.

Andén Cero

Andén Cero. Estación fantasma de Chamberí

Desde 2006 la restauración de la estación de Chamberí -suelos, muros, bóvedas y carteles publicitarios – nos acerca al pasado de la vida cotidiana de la capital. Una música de fondo que suena a tocadiscos recién inventado, y las proyecciones del NODO construyen una atmósfera irreal, de escenario del pretérito. Pero el hechizo se rompe y se reanuda una y otra vez: cada cinco minutos transita veloz un moderno tren, con alguna Daniela pegada al cristal, buscando a los fantasmas del Andén Cero. Retorno al S.XXI, al que pertenece este ente tortuoso, interminable… Que finaliza mucho más allá del Puente de los Franceses. Este ser vivo y palpitante que es hoy el metro de Madrid.

Andén Cero, la estación fantasma de Chamberí

Andén Cero, la estación fantasma de Chamberí

  • Dirección: plaza de Chamberí, s/n. Metro: Iglesia, Bilbao.
  • Entrada gratuita. Horario: viernes de 11 a 13 y de 17 a 19 h. Sábados y domingos: de 10 a 14 h.
  • Más información en: metrodemadrid.es

14 Comentarios

  1. Responder

    Bo

    18 enero, 2016

    Hi Patri

    Bonito post, me trasladé por un instante y sin haberlo vivido en primera persona hasta la nefasta guerra civil.

    Un abrazo desde Iquitos.

    Bo

    • Responder

      cosmopolilla

      18 enero, 2016

      Muchas gracias, Bo. ¿Iquitos? ¿Pero tú no paras la pata como dicen en mi pueblo? Besotes

      • Responder

        Bo

        19 enero, 2016

        Sí, Iquitos, en Perú jejejeje

        Ya iré el próximo mes a España para viajar por el interior, que también voy a Gran Canarias 🙂

        Besotes

  2. Responder

    Diabarama

    18 enero, 2016

    Vale, uno de esos sitios a los que llevo diciendo que voy a ir desde hace una eternidad y todavía no he arrancado. Ahora, el anuncio del purgante en las profundidades de la tierra da pero que muy mal rollo, ahí lo dejo…

    • Responder

      cosmopolilla

      18 enero, 2016

      Sí, a mí me pasa igual, muchos sitios de Madrid que tengo en la lista de pendientes y me he propuesto que no pase el 2016 sin conocerlos. Los carteles publicitarios son muy curiosos. Besotes

  3. Responder

    Andy

    18 enero, 2016

    Que lindo post! En dos meses estare en Madrid y no puedo esperar. Esos anuncios antiguos son una joya!

    • Responder

      cosmopolilla

      18 enero, 2016

      ¿Vienes a Madrid? Qué bueno, hay muchos sitios lindos que tienes que conocer. Si necesitas ayuda cuenta conmigo 😉 besitos

  4. Responder

    Erik (Tierras Insólitas)

    18 enero, 2016

    Un lugar que tengo apuntado para cuando vuelva a Madrid!!! Como me gustan éstos lugares misteriosos. Un Abrazo!!!

    • Responder

      cosmopolilla

      20 enero, 2016

      Muchas gracias, Erik. Tienes que bajar a verla, te va a gustar seguro. En Madrid te esperamos 😉 un abrazo

  5. Responder

    Belén (mis viajes y sensaciones)

    18 enero, 2016

    Nosotros aprovechamos un momento en el que la gente estaba viendo una proyección para bajar y pasear solos por la estación. Sin duda una visita que recomendamos. Saludos

    • Responder

      cosmopolilla

      20 enero, 2016

      Je je yo igual, luego me hice la visita guiada que hacen cada hora y también es gratuita, así me enteré de todos los detalles.
      Un saludo

  6. Responder

    Chalo84

    3 febrero, 2016

    El sitio me gustó mucho, pero en tu última foto se ve un fantasma… Qué miedito, ¿no?

    • Responder

      cosmopolilla

      3 febrero, 2016

      Je je sí, alguno se debió de colar del pasado, es una estación congelada en el tiempo 😛

DEJA UN COMENTARIO

POST RELACIONADOS