Darién, el agujero de la Panamericana

Me dijeron que no fuera a Darién, «allí no hay nada que ver». Pero llegué a La Palma y visité la aldea Emberá de Mogue, una experiencia inolvidable y maravillosa.