Isla Grande, viajar a Brasil por libre
América Brasil

Viajar a Brasil por libre: ruta de 20 días por el sur del país

Escrito por la
el
29 mayo, 2020

Exótico y frenético, inmenso e intenso. Un continente en sí mismo verdadero crisol de culturas, donde se fusionan la africana, americana, europea e incluso asiática. Así es Brasil, un pueblo alegre y acogedor distribuido por paisajes tan diversos como la selva Amazónica, los desiertos de dunas al norte o los bosques tropicales salpicados de pueblos coloniales al sur. En esta ocasión me he propuesto viajar a Brasil por libre. Como su extensión es inabarcable (necesitaríamos meses para recorrerlo de punta a punta) y mis vacaciones, limitadas, he decidido centrarme en el sur del país. Una ruta de 20 días comenzando en la Cidade Prodigiosa de Río de Janeiro hasta la misma frontera de Argentina en las impresionantes Cataratas de Iguazú, una de las 7 Maravillas Naturales del Mundo. ¡Hay que verlo para creerlo!

Cataratas de Iguazú, lado de Argentina

Cataratas de Iguazú, lado de Argentina

A la vuelta de mis días transcurridos en el país carioca quedará una dulce nostalgia con sabor a un fresco jugo de abacaxi com hortelá en Ipanema; a caipirinha de fresa con hielo picado las noches de baile en Sao Paulo… Imágenes tan potentes y coloridas en la retina como el arcoíris que se forma bajo la Garganta del Diablo cuando brilla el sol. Inolvidable.

Guía para viajar a Brasil por libre.

Lo primero que me sorprendió al comenzar con los preparativos del viaje, fue la documentación exigida a la llegada, a diferencia de otros países de Latinoamérica en los que tan sólo se requiere un pasaporte vigente. Como española, para viajar a Brasil según la Embajada se necesita, además de un pasaporte con 6 meses (al menos) de validez: una carta de invitación de una persona residente (también la redactan si se solicita en hoteles, previa reserva). Billete de salida del país. Un documento del banco que acredite que se poseen en la cuenta corriente al menos 80 euros por día de estancia y seguro médico de viaje. Esta es la teoría; en el control de pasaportes no me lo pidieron. Sin embargo, más vale portar todo lo exigido, para evitar sorpresas desagradables.

Isla Grande, sur de Brasil

Isla Grande, ruta de 20 días por el sur de Brasil

Volar al sur de Brasil desde España.

Los principales aeropuertos del sur del país son las dos metrópolis: Río de Janeiro y Sao Paulo. Desde Madrid y Barcelona hay varias compañías que ofrecen vuelos directos, aunque no suelen ser económicos. Comprado con varios meses de antelación, la mejor oferta que encontré desde Madrid a Río fue con KLM-Air France, ida con escala en París y a la vuelta por Ámsterdam. Para llegar a Iguazú -que en bus son como 20 horas- compré un vuelo interno con la compañía brasileña GOL. Igualmente, siempre comparo precios y horarios de diferentes compañías con el buscador de Skyscanner.

¿Cuál es la mejor época para viajar al sur de Brasil?

Bienvenida al hemisferio Sur del mundo. La ciudad de Río de Janeiro, puerta de entrada a esta parte del país, está situada en el Trópico de Capricornio. Esto significa que disfruta de una temperatura cálida y húmeda todo el año. Posee dos estaciones: la temporada seca y la lluviosa. ¿Recuerdas las imágenes en televisión de la gente bañándose en las playas de Río en Nochevieja? La seca -temporada alta para viajar- coincide con el invierno de Europa. Si vamos en julio o agosto tendremos días un poco más frescos (20 ó 25 grados) y alguna tarde de lluvia torrencial. Eso sí, cuanto más bajemos al sur el clima se puede tornar más frío, pero siempre teniendo en cuenta que estamos en latitudes tropicales. 

Playas de Brasil, Isla Grande

Playas de Brasil, Isla Grande

Yo viajé a finales de agosto y me bañé en el océano, en Río de Janeiro, Isla Grande y Trindade. La temperatura del mar estaba deliciosa. Además, lo bueno de viajar al sur de Brasil en temporada baja es que hay muchos menos turistas, los alojamientos no están muy llenos y a mejor precio. Aunque, sin dura para la próxima me encantaría conocer el carnaval, ¡tiene que ser una experiencia bárbara!

¿Es peligroso viajar al sur de Brasil por libre?

No, reconozco que no fue buena idea volver a ver la película «Ciudad de Dios» días antes de mi viaje, premiado filme sobre bandas callejeras y la violencia en las favelas. Está claro que Brasil no resulta de los países más seguros del mundo para viajar. Pero tampoco es lo que era en los 80, época en que está rodada la película, un país sin ley. La seguridad ha mejorado mucho, la gran mayoría de las favelas están pacificadas y se puede viajar a Brasil por libre, de mochilera, siempre haciendo uso del sentido común y siendo prudentes. Es en las grandes metrópolis donde hay que tener más ojo y andar con precaución (Río y Sao Paulo). Durante el día los lugares turísticos son seguros: el Pan de Azúcar, subir a Corcovado, Ipanema, Lapa o el barrio del Horto… Se puede tomar taxis y autobuses sin problemas. Eso sí, la zona de las favelas -a pesar que algunas se han convertidos en centros de arte y culturales- las evitaría.

Atardecer en Ipanema, viajar a Brasil por libre

Ipanema, viajar a Brasil por libre

Para trasladarse entre pueblos y ciudades usé autobuses públicos, funcionan perfectamente. Lugares pequeños y turísticos, como Isla Grande o Paraty son totalmente seguros para turistas.

Vacunas para viajar al sur de Brasil.

Aunque no existen vacunas obligatorias para viajar a Brasil. Son recomendables la triple vírica, hepatitis A y B además de la fiebre tifoidea. Antes de viajar, siempre hay que pedir cita con antelación en tu Centro de Vacunación Internacional correspondiente y que sea el médico el que informe de todos los riesgos. Me recomendaron NO beber agua que no estuviera debidamente embotellada y precintada. Usar a diario repelente con DEET, para evitar picaduras de insectos. Es imprescindible ponerse crema solar de factor 50 y no exponerse durante mucho tiempo: sobre todo en época veraniega el sol en las playas de Río de Janeiro o Ilha Grande resulta abrasador. Por lo que pueda pasar, siempre hay que llevar contratado un buen seguro de viaje. Yo recomiendo InterMundial y si lo compras a través de mi web tienes un 20% de descuento. Usa mi código descuento LACOSMOPOLILLA10. Puedes comprarlo pinchando aquí:

Alojamiento en Brasil. 

Lo cierto es que viajar a Brasil por libre no me resultó muy económico, si lo comparo con otros países de Latinoamérica por los que me he movido, como México o Colombia. Lo más barato es comer en mercadillos locales en lugar de restaurantes (aunque siempre hay lugares donde poder ahorrar un poco, como los buffet a quilo) y hospedarse en hostel de mochileros, por unos 10 – 15$ la cama en habitación compartida. Aunque hoteles hay de todo tipo.

  • En Río de Janeiro me alojé en el CabanaCopa Hostel, en Copacabana. Excelente ubicación para explorar la ciudad, conocer a otros viajeros por su ambiente internacional. Lo mejor: los desayunos en su terraza, junto a un parque nacional (en plena ciudad) donde bajaban simpáticos sawis a pedir plátanos (una raza de monos enanos).
  • Las cadenas Che Lagarto Hostels también son una buena opción (la usé en Paraty), de relación calidad- precio.
  • Sao Paulo: la mejor zona para hospedarse (segura, tranquila) según me recomendó un amigo de allí, es el barrio de Vila Madalena. 
Alojamientos en Brasil

Alojamientos en Brasil

¿Cómo es la gastronomía brasileña?

Tan variada y cosmopolita como su población, los sabores de Brasil tienen influencia portuguesa de los años en que fue colonia. Ascendencia antillana con aromas caribeños amerindios. Toques africanos… E incluso adaptaciones de clásicos rusos como el Strogonoff. Los sábados es típico salir a comer feijoada, el plato nacional, que no es otra cosa que frijoles en caldo servida en cazuela de barro acompañando un festival de carne. Los postres saben a suave dulce de leche… Aunque para mí, lo mejor, es la deliciosa fruta tropical como la piña -ya en España no me ha vuelto a saber bien- plátanos, mangos, papayas… Si quieres saber más, echa un vistazo a este artículo que escribí sobre la Gastronomía de Brasil.

Feijoada

Feijoada en Sao Paulo

Qué ver en Brasil en 3 semanas. Itinerario. 

Vuelos a Río de Janeiro comprados. Papeleo listo. Aterrizo en el aeropuerto de Galeão y paso el control de pasaportes. Comienza la aventura de viajar a Brasil por libre durante 20 días. Sólo llevo el hostel en Copacabana reservado, un esbozo de ruta que nos permitirá cambiarla en función del tiempo (por ejemplo, en Isla Grande finalmente paso menos días ya que entró un frente frío del sur). Aunque, los vuelos con la compañía Gol para ir y volver de Iguazú sí hay que adquirirlos previamente ¡con poca antelación, se dispara el precio!

Playa de Ipanema, Río de Janeiro, viajar a Brasil por libre

Playa de Ipanema, Río de Janeiro, viajar a Brasil por libre

Esta fue mi ruta de 20 días por el sur de Brasil:

  1. Río de Janeiro.
  2. Angra dos Reis (Costa Verde).
  3. Isla Grande.
  4. Paraty.
  5. Trindade.
  6. Sao Paulo.
  7. Foz do Iguazú.
  8. Puerto Iguazú (Argentina).

Mapa con los mejores lugares que ver en el sur de Brasil. Fuente: Google maps.

Días 1 al 4: Río de Janeiro, la Cidade Prodigiosa.

¿Cuántos días se necesitan para conocer Río de Janeiro? La loca metrópoli del sur de Brasil es inmensa, caótica, con un tráfico abrumador que puede llegar a saturar y agobiar por momentos. Lo mejor es tomárselo con calma y centrarse en sus principales atractivos, a los que se puede llegar en metro y autobús local. Desde mi alojamiento en Copacabana en cuatro días pude explorar sus míticas playas de ambiente festivo, rebosantes de vida: mercadillos, surferos, patinadores, partidos de fútbol y voleibol en la arena…

Escalera de Selarón, Río de Janeiro

Escalera de Selarón, Río de Janeiro

Visitas imprescindibles en Río de Janeiro.

Subir en el tren cremallera al Cristo Redentor del Corcovado: si está despejado, bajo el abrazo de esta estatua de 30 metros de altura, las vistas de los rascacielos entre los morros cubiertos de selva y el mar son increíbles. El mítico Pan de Azúcar, al que se puede llegar en teleférico o caminando por los senderos entre un bosque de diminutos sawis. No hay que olvidar pasar una mañana explorando el pintoresco centro histórico de Río: el barrio de Santa Teresa donde se ubica la Escalera de Selaron, obra ecléctica, «viva y mutante» e inacabada por el autor chileno que amaneció un día fallecido a sus pies. En Lapa además de sus peculiares Arcos y diversos murales se congregan los locales de música en directo donde beber caipiriñas y probar la comida local.

Pan de Azúcar, viajar a Brasil por libre ruta de 20 días

Pan de Azúcar, viajar a Brasil por libre ruta de 20 días

Toma nota: puedes reservar el ticket oficial del teleférico del Pan de Azúcar en este enlace.

Si se tiene tiempo…

También merece la pena pasear por Cinelandia, la parte más «europea» de la ciudad con edificios como el Parlamento, el Teatro Nacional, mercadillos de artesanías… Aunque, lo que más me gustó a mí de Río es que, a pesar de ser una gran ciudad, se integra en la naturaleza y posee espacios como la Lagoa y el Jardín Botánico -junto a la que se ubica el barrio colonial del Horto- morros y parques naturales como la Floresta da Tijuca, Reserva de la Biosfera y pulmón de Río de Janeiro, donde es posible escapar de la polución y refugiarse en la exuberancia tropical.

Del 5 al 8: Un paraíso llamado Ilha Grande. 

Desde la estación de Río de Janeiro compré un pasaje para ir a Andra dos Reis en autobús. Una noche en un hotel de paso para madrugar al día siguiente y tomar el primer barco a Ilha Grande. Un pequeño paraíso sin coches, situada en la llamada Costa Verde de Brasil, sólo accesible por vía marítima. A pesar de que tuve mala suerte y se estropeó el tiempo con lluvia, Isla Grande se convirtió en uno de mis lugares favoritos del sur de Brasil. Un sitio casi virgen, de montañas de espesa selva tropical y playas desiertas con palmeras y aguas transparentes, color esmeralda. De hecho, la Praia de Lopes Mendes está considerada como una de las playas las más bellas de todo Brasil.

Isla Grande, Brasil

Isla Grande, ruta por el sur de Brasil

9 al 12: El pueblo portugués de Paraty y Trindade.

Otro de los lugares de obligada parada en un ruta por el sur de Brasil es el pueblo portugués de Paraty: una villa encantadora congelada en el tiempo. Los europeos fundaron se asentaron en este estratégico enclave al sur de Río de Janeiro en el siglo XVI.  Aunque fue dos siglos después cuando se descubrieron los yacimientos de oro de Minas Gerais, época en que la villa vivió su esplendor. Gracias al rico mineral que se extraía y se embarcaba rumbo a Europa el pueblo se enriqueció y construyó hermosas iglesias y palacios. Cuando la decadencia se hizo eco quedó como un lugar fantasma, vacío, prácticamente hasta finales del siglo XX, lo que le permitió conservarse como antaño. Hoy, es uno de los puntos más turísticos que ver en el sur de Brasil.

El pueblo portugués de Paraty en la Costa Verde de Brasil

El pueblo portugués de Paraty en la Costa Verde de Brasil

A 7 kilómetros de Paraty se localiza Trindade, un pequeño pueblo costero con playas de ensueño en las que perderse uno o dos días, entre baños de sol y cervezas al atardecer… Antes de regresar a la «civilización».

Trindade, ruta por el sur de Brasil

Trindade, ruta por el sur de Brasil

Días 13 – 15: Sao Paulo.

Y es que un autobús nocturno me lleva de Paraty a Sao Paulo, de nuevo urbe caótica y súperpoblada: la gran capital financiera del sur de Brasil. A mí parecer no tiene el encanto de Río -tampoco playa- pero sí una gran vida a la que hay que dar una oportunidad aunque sea un par de días, como ciudad de paso al colofón del viaje: Iguazú. Arte urbano, mercados de artesanía y antigüedades, el Mercado Central de verduras y frutas, la Avenida Paulista de altísimos rascacielos… Y una noche de sábado en los animados locales de Vila Olímpica. Sao Paulo es una ciudad ecléctica y moderna que nunca duerme y en la que es imposible aburrirse.

Sao Paulo, ruta por el sur de Brasil

Sao Paulo, ruta por el sur de Brasil

Del 16 al 18: Cataratas de Iguazú.

Mi epopeya de viajar a Brasil por libre durante 3 semanas no pudo tener un mejor broche final. Un taxi de madrugada me dejó en el aeropuerto de Sao Paulo para volar a Foz do Iguazú, en el estado de Paraná, frontera con Paraguay y Argentina, uno de los puntos más al sur de Brasil. En autobús local hasta el hostel y, una vez instalada, de nuevo en bus al parque. Es difícil explicar qué se siente al contemplar la brutalidad de la naturaleza en las Cataratas de Iguazú. Dicen que después no vuelves a ver otra cascada con los mismos ojos… Y es verdad.

Pasarela sobre Iguazú

Pasarela sobre Iguazú, lado de Brasil

Primero las exploré desde el lado brasileño para, al día siguiente, reservar un tour para desplazarme a Argentina y caminar por las pasarelas del agua hasta la mismísima Garganta del Diablo. Emocionante. Mágico. Una experiencia soberbia, divina.

Iguazú

Las cataratas de Iguazú desde la orilla de Argentina

Te puede interesar: la adrenalina máxima -y vistas increíbles- se consiguen con un vuelo en helicóptero sobre las Cataratas de Iguazú. ¿Te atreverías?

Último día: Río de Janeiro.

La vuelta desde Iguazú, también en avión con GOL (en bus son 24 horas), para pasar un último día en Río de Janeiro disfrutando de la playa y ese zumo al que me he hecho adicta de piña con menta (sabe a mojito sin alcohol).

Mono sawi en Río de Janeiro

Mono sawi en Río de Janeiro

De mi viaje de 20 días por Brasil lo que más eché de menos fue conocer el Amazonas. Pero, técnicamente era imposible: tendríamos que haber estado una semana más y tomar otro vuelo interno. O haber renunciado a las cataratas de Iguazú. Las distancias son tan enormes, el país tan gigante que hay que elegir… Lo que es seguro es que habrá una próxima. Manaos y la selva más virgen del Planeta -a mí que soy amante de la naturaleza- se perfila como uno de esos lugares fascinantes que no me puedo morir sin conocer.

Paraty, ruta por el sur de Brasil

Paraty, ruta por el sur de Brasil

Código ético: este artículo contiene enlaces de afiliados. Esto significa que si compras o reservas a través de mi web obtengo una comisión sin que por ello se incremente el precio final. Así me ayudas a seguir con el blog. Todo lo que he escrito sobre viajar a Brasil por libre está basado en mi propia experiencia. 

0 0 vote
Article Rating
ETIQUETAS
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
Patricia Rojas
Barcelona

¡Hola! Soy Patri, periodista y apasionada de los viajes. Andaluza de Motril (Granada) desde 2013 escribo en lacosmopolilla.com relatos de lugares y gentes del mundo. En mi web encontrarás completas guías de países y ciudades, consejos para ahorrar viajando, rutas en coche o artículos sobre gastronomía local. ¿Viajamos juntas?

Miembro de
HTB logo   ANDTB logo   Manifiesto logo