Bosques de leyenda, acantilados y castillos: Ruta por Irlanda del Norte en coche

Ruta por Irlanda del Norte en coche

Juguemos a buscar cuervos de tres ojos en la profundidad del follaje. Allí donde habitan hadas y duendes en lechos de musgo perlados de rocío. Escalemos colinas hacia altozanos sagrados, donde druidas conjuraban a los dioses antiguos. Saltemos de roca en roca por una calzada construida hace siglos por gigantes. Retemos a un mar furioso de espuma, por donde navegaban vikingos invasores. Encontraremos refugio en los muros medievales de fortalezas aferradas a acantilados antaño inexpugnables; hoy devastadas por el viento implacable. Porque viajar a la Isla Esmeralda es adentrarse a un mundo donde la frontera entre realidad y ficción se diluye. Un sinfín de escenarios insólitos que una vez imaginamos, en libros, cuentos, puede que hasta en historias de terror… Que se descubren en una ruta por Irlanda del Norte en coche que aquí he trazado, con una docena de lugares irrepetibles. Pongamos primera.

Strangford

Lago Strangford

A Irlanda del Norte se viene a admirar la naturaleza: la sinfonía del mar en sus acantilados de vértigo bordeando la Calzada del Gigante. A disfrutar del genial ambiente musical de los pubs de Belfast en el casco histórico. Y a sentirse como un Stark plantando cara a los Lannister. Todo eso es posible, y mucho más, en esta ruta de 5 días por Irlanda en coche.

Ruta costera por Irlanda del Norte en coche

Ruta costera por Irlanda del Norte en coche

12 lugares que ver en Irlanda del Norte en 5 días.

  1. Belfast, la capital de Irlanda del Norte.
  2. Antrim.
  3. Downhill Strand.
  4. Dunluce Castle. 
  5. La Calzada del Gigante.
  6. Ballintoy.
  7. Carrick-a-rede rope bridge. 
  8. Ballycastle.
  9. Cushendall.
  10. The Dark Hegdes. 
  11. Castillo de Ward.
  12. Tollymore Forest. 

Mapa de Irlanda del Norte en coche. Fuente: Google maps.

¡No viajes a Irlanda sin seguro de viaje!

Por lo que pueda pasar, yo recomiendo InterMundial. Si lo compras a través de mi web tienes un 20% de descuento usando el código LACOSMOPOLILLA10. Lo puedes conseguir pinchando aquí:

Cómo llegar y moverse por Irlanda del Norte.

Seguramente si planeas hacer una ruta por la zona norte de la Isla Esmeralda la puerta de entrada sea Belfast, su interesante capital. Punto de inicio de este itinerario por algunos de los mejores lugares que ver en Irlanda del Norte, lo mejor es que reserves un coche alquilado a la llegada a la estación de tren o el aeropuerto, para desplazarte durante cuatro días por escenarios tan míticos como los que sirvieron de localizaciones para la serie Juego de Tronos y otros, que aunque no aparecieron, son de obligada visita como la Calzada del Gigante. ¡Recuerda! A la hora de conducir, en toda Irlanda el sentido de la marcha se encuentra en el lado izquierdo, al contrario que en la Europa continental.

Paisajes de Irlanda del Norte

Paisajes de Irlanda del Norte

Belfast, la capital de Irlanda del Norte.

Creo que la primera palabra que emplearía para definir a Belfast sería «impactante». Deja huella. Una ciudad industrial donde las paredes «hablan» por medio de coloridos murales que relatan historias; algunas en clave de humor o leyenda, otras sobre la época terrible del IRA y los conflictos armados. Aún sigue vigente el muro que separa los barrios de Falls Road, el distrito católico irlandés, y Shadkill Road, el barrio protestante. Si te interesa conocer los detalles de esta época sangrienta y convulsa, te recomiendo que reserves el conocido como «Tour del taxi negro», donde los guías son antiguos taxistas que vivieron en primera persona el conflicto.

Murales de Belfast

Murales de Belfast, ruta por Irlanda del Norte en coche

Del centro histórico de Belfast al museo del Titanic.

La torre del Albert Memorial Clock recuerda a un Big Ben en miniatura. El centro de la capital del Norte tiene un aire inglés en sus pulcras calles de comercios y animados pubs donde tomar una pinta de Guinness. En un paseo de media mañana a pie se pueden recorrer sus principales atracciones: el Ayuntamiento de Belfast con su reconocible cúpula verde. La catedral de St. Anne, el St George´s Market y la siempre ambientada Commercial Court. Lo mejor de Belfast es que, a pesar de su apariencia de ciudad fría y lluviosa, goza de mucha vida. La urbe vibra de locales musicales donde escuchar desde melodías tradicionales a reggae, techno o blues.

Albert Memorial Clock

Albert Memorial Clock

El Titanic Belfast. 

Cada vez más cerca del mar, -se nota por el olor a salitre y el revoloteo de las gaviotas- se localizan los astilleros de Harland and Wolff, donde se construyó el Titanic en los márgenes del río Lagan. En las antiguas oficinas de la compañía se ha construido un museo interactivo, el Titanic Belfast, donde se recrea cómo era la experiencia de navegar en este navío de trágico final. Una de esas experiencias inolvidables que vivir en una ruta por Irlanda del Norte en coche, sobre todo para quien en su adolescencia le dejara una huella imborrable la más romántica de las versiones cinematográficas en torno a esta historia terrible.

Titanic Belfast

Titanic Belfast

Toma nota: puedes reservar con antelación las entradas para visitar el Titanic Experience y el SS Nomadic en este enlace.

Alojamiento en Belfast.

Esta ruta por Irlanda del Norte en coche la realicé durante una Semana Santa, por lo que los alojamientos tenían un precio elevado y tuve que reservar con bastante antelación. El mejor B&B que encontré de relación calidad-precio fue junto al Parque Ormeau, a 20 minutos andando del centro: el Maranatha House. Una acogedora casa familiar de ladrillo rojo con exquisito desayuno irlandés casero y parking gratuito.

Paisajes del condado de Antrim.

Tras un día explorando la capital, agarramos el volante y nos ponemos en ruta. Circulamos por el Condado de Antrim y, nada más dejar atrás las luces de Belfast nos invade esa naturaleza verde y fresca que caracteriza a Irlanda. Vamos en dirección a la llamada Aontroim en irlandés, en la rivera del río Six Mile Water, cuyo significado es «granja solitaria». Atentas: estamos en una tierra antigua, de magos y hechicería. A las afueras de Antrim se ubica un monumento prehistórico conocido como  la «Piedra de las Brujas». La torre circular más perfecta de Irlanda, del Medievo, se encuentra también en estos lares. Quién sabe si como refugio del mal que aterrorizaba en aquellos tiempos oscuros a campesinos y mercaderes. Merece también la pena parar a admirar sus fortalezas, o al menos lo que queda de ellas: el Castillo de Shane y el de Antrim, con un exquisito jardín histórico.

Condado de Antrim, Irlanda del Norte

Condado de Antrim, Irlanda del Norte

Downhill Strand, el templo de «Dragonstone».

Seguimos esta ruta de leyenda por Irlanda del Norte en coche a través de carreteras que conducen al océano. Si tenemos la suerte de viajar en verano o primavera, con las horas de luz a nuestro favor, llegaremos para disfrutar del atardecer en un escenario digno de película: las ruinas de Downhill Strand y su templo de estilo griego del S.XVIII. Usado como plató de la célebre serie de Juego de Tronos (Rocadragón, la casa natal de los los Baratheon), los rayos solares se despiden en un soberbio acantilado cubierto de hierba.

Downhill Strand, Irlanda del Norte

Downhill Strand, Irlanda del Norte

Toma nota: con respecto al alojamiento en la zona costera del norte del Irlanda, reservamos dos noches en un tranquilo B&B próximo a la Calzada del Gigante a precio asequible: el Garden Logde, en Portrush. ¡Todo un acierto!

Dunluce Castle. 

Tercer día explorando Irlanda del Norte y la jornada promete. Antes de encontrarnos con esa maravilla geológica, capricho de la naturaleza, que es la Calzada del Gigante hay que hacer una parada ante los románticos muros de Castillo de Dunluce. Fortaleza normanda habitada por el clan de los Mac Quillans en el S.XV, hoy en gran parte derruida por el tiempo y el abandono. En Juego de Tronos se convirtió en el castillo de Pyke. 

El castillo de Dunluce, qué ver en Irlanda del Norte

El castillo de Dunluce, qué ver en Irlanda del Norte

La impresionante Calzada del Gigante.

Cuenta una leyenda que un gigante irlandés llamado Finn McCool se enfadó con su colosal vecino, el escocés Benandonner. Después de soportar los insultos del escocés, el gigante Finn construyó una calzada de rocas para alcanzar las costas donde habitaba Benandonner y llevar a cabo su venganza. Aún se pueden admirar los restos de tan grandiosa obra. Sin dudas, el lugar más increíble que ver en toda la ruta costera por Irlanda del Norte es esta fantasía de piedra con casi 60 millones de años, declarada Patrimonio Mundial por la Unesco: la Calzada del Gigante. Como si de un anfiteatro esculpido por el océano durante siglos se tratase, miles de columnas de basalto se amontonan en 40.000 piIares octagonales de origen volcánico. Al menos un par de horas se demoran en conocer el Centro de visitantes, pasear por la parte emergida de la Calzada a través de un sendero de varios miradores, hasta «Los Órganos». Sobrecogedora.

La Calzada del Gigante, Irlanda del Norte

La Calzada del Gigante, Irlanda del Norte

Carrick-a-rede rope bridge. 

¡Pura adrenalina! El puente colgante de Carrick-a-rede (Rope Bridge) es sólo apto para quienes no sufran del corazón (ni de vértigo). Se trata de una espectacular pasarela que une el islote de Carrik al «Camino», un lugar al que se desplazaban los pescadores de salmón por medio de una cuerda, antes de que existiera el puente.

El puerto de Ballintoy. 

El siguiente enclave donde parar en esta ruta por Irlanda del Norte en coche es otro mítico escenario de Juego de Tronos: el puerto de las Islas del Hierro en la popular serie. Paisaje marítimo donde se siente, de nuevo, la belleza del océano en estas costas accidentadas.

Puerto de Ballintoy

Puerto de Ballintoy

La carretera panorámica de Ballycastle a Cushendall.

Prepárate porque vienen curvas. Una de las carreteras más sinuosas del Norte de Irlanda -y de las más pintorescas- es la que alterna la línea de la costa con bosques espesos donde parece que un elfo va a aparecer en un recodo. De los prados donde pastan las ovejas mirando al mar nos acercamos a un colorido pueblo de pescadores: Cushendall, con casitas de madera, barcas y misteriosas cuevas en las laderas.

Ruta costera de Irlanda del Norte

Ruta costera de Irlanda del Norte

The Dark Hegdes. 

Legendario camino ahora saturado de turistas –recomiendo ir a primera hora de la mañana o última de la tarde- por su aparición estelar como «El Camino Real». Este tenebroso pasaje de hayas centenarias, ubicado entre Ballinlea y Ballykenver Road, a las afueras de Armony, en realidad estaba destinado a intimidar a los forasteros que se dirigieran a la mansión de la familia Stuart en el S.XVIII.

Exceso de turismo en The Dark Hegdes

Exceso de turismo en The Dark Hegdes

Completada la ruta costera por el Norte de Irlanda, ahora toca regresar al sur -tras dormir una noche más en el B&B junto a la Calzada del Gigante. En el cuarto día volvemos a Belfast para, antes de volar de regreso a casa, dedicar la última jornada a otros dos enclaves de leyenda.

El Castillo de Ward: Invernalia. 

Al sur a orillas del lago Strangford se ubica un tesoro nacional de Reino Unido. Una fortaleza clásica con torreones y patio de armas, que perteneció durante el siglo XVI a Lord Bangor y su esposa Lady Ann Bligh. En la ficción, «Invernalia».

Castillo de Ward

Castillo de Ward

Tollymore Forest, un bosque encantado.

Parar a tomar un café o incluso almorzar en la pequeña Newcastle, con simpáticas casas de colores, es una buena idea antes de adentrarnos por las umbrías del Parque Nacional de Tollymore. Uno de esos bosques que por antiguo y denso, aturden. La naturaleza aquí es silenciosa, parece que duerme bajo el hechizo de algún hada. Atmósfera ideal para acabar -o tal vez comenzar- esta aventura recorriendo alguno de los lugares más bonitos de Irlanda del Norte en coche. Cinco días se nos han quedado cortos: hay muchos más condados, sitios de leyenda que esperan, pacientes, a ser despertados.

Tollymore Forest, Irlanda del Norte

Tollymore Forest, Irlanda del Norte en coche

Sigue viajando por Irlanda en el blog:

Código ético: este es un post patrocinado y contiene enlaces de afiliados. Esto significa que si reservas o compras a través de estos enlaces recibo una pequeña comisión sin que por ello se incremente el precio final. Gracias a este sistema, puedo seguir adelante con el blog. Todo lo que he escrito en esta Ruta por Irlanda del Norte en coche está basada en mi propia experiencia. 

Deja un comentario

avatar

¡No olvides contratar tu seguro de viaje!