Por los caminos de vino en Valladolid

Un cristal de oro líquido. Color amarillo brillante con reflejos verdes. Muevo la copa despacio, cierro los ojos y aspiro. Aroma frutal, a hierba recién cortada con un toque anisado. Este es un verdejo, blanco y joven. El primer sorbito es suave, de acidez equilibrada que me deja un sabor ligeramente dulce en el paladar. Un trago que evoca los campos de Castilla, esta extensión de tierra cobriza llana y fría, salpicada de viñedos. Los caminos de vino que estoy recorriendo hoy en una ruta de bodegas de vino en Valladolid. Una de mis primeras inmersiones en esto del Enoturismo, que tanto está de moda.

Caminos del vino, Valladolid

Cata de vino, fuente: Shutterstock

Ruta de bodegas de vino en Valladolid 

Una mañana de primavera y qué mejor plan que viajar en ave hasta Valladolid, ¡si apenas se tarda una hora! Con la promesa de «tengo que venir más» me apeo para sólo saludar de paso a la capital castellana que aún se me resiste. Y es que tengo que tomar un bus muy especial: el de los Caminos de vino. ¿Y esto qué es? Un nuevo producto turístico que combina la experiencia enológica con lo gastronómico y la visita cultural a diferentes comarcas vinícolas de Palencia y Valladolid. ¡Sólo hay que subirse y disfrutar del recorrido!

Ruta de bodegas de vino en Valladolid

Ruta de bodegas de vino en Valladolid. Fuente: Shutterstock

Primera parada: la Giralda de Castilla.

A media hora de la capital vallisoletana se ubica Matapozuelos. Ángeles regenta un obrador artesano reconvertido en taller de repostería, en el que niños y los que no lo somos tanto nos ponemos el mandil y literalmente metemos las manos en la masa para elaborar un delicioso hornazo tradicional. Una experiencia tan rica como divertida.

La Giralda, rutas enológicas en Valladolid

La Giralda, rutas enológicas en Valladolid

¿Y el vino? Mientras el horno hace su labor, degustamos una copa de blanco verdejo acompañada de una empanada de conejo escabechado. Con mi «obra de arte» comestible en una bolsa de papel me despido de la curiosa torre de la iglesia de este pueblo, que con arquitectura morisca recuerda a la mítica Giralda. Sí, creo que esta mezcla de turismo cultural y gastronómico regado con vino me va a gustar.

La Giralda de Sevilla, bodegas de vino en Valladolid

La Giralda de Sevilla, bodegas de vino en Valladolid

Hornazos tradicionales de Valladolid

Hornazos tradicionales de Valladolid

Bodegas de vino en Valladolid: Campo Eliseo.

La imponente casa solariega de la familia Sanz se convierte en la segunda parada de esta ruta enológica. Estamos en La Seca, la comarca por excelencia del verdejo. ¡Cuántos secretos guardarán estos muros del S.XVIII! Con los suelos y vigas del techo originales, esta es una mansión con solera, con historia bodeguera de siglos, que se respira en sus toscas paredes.

Casa solariega Campo Eliseo, La Seca, ruta de bodegas de vino en Valladolid

Casa solariega Campo Eliseo, La Seca, ruta de bodegas de vino en Valladolid

Descender a la profundidad de su subsuelo, a doce metros bajo tierra, es palpar el proceso de la elaboración del vino en sí mismo: en estas barricas de roble se fermenta gracias a la temperatura constante entre diez y doce grados, las levaduras artesanas, el cariño que sus experimentados dueños actuales, los franceses, François Lurton y Michel Rollan, le ponen a este elixir de dioses.

Bodegas Campo Eliseo, bodegas de vino en Valladolid

Bodegas Campo Eliseo, bodegas de vino en Valladolid

De vuelta a la superficie, toca hacer cata de sus tres colores bandera: un rosado clarísimo, casi transparente, un amarillo brillante de Rueda y el rojo sangre de un Toro, en los que se destila el toque francés, fino, sugerente… Se trata de vinos elegantes, con la personalidad heredada de una quinta generación de productores en Burdeos, ahora en tierras españolas.

Caminos del vino, Valladolid

Caminos del vino, Valladolid

Novata en el arte de la cata, trato de educar al paladar en esto de distinguir un vino de autor de otro industrial. Los matices en las tres fases de un ritual que para algunos es religión: la visual, a través de la que se observa la limpieza, la intensidad, el color del vino a través del cristal. Con fondo blanco, a ser posible. La olfativa: la edad, variedad de la uva, ¿tiene aromas frutales, a flor, a hierba, a vegetal? ¿Son violetas o rosas? ¿Manzana o cereza? ¿Huele a tomillo, a café recién molido, a regaliz o quizás a laurel? Por ultimo, saborear: ¿qué sensación provoca en la boca? ¿Qué regusto deja? Un poco de pan y agua… Y a por otro.

Un alto en el camino: almuerzo en Dueñas, Palencia.

El autobús del vino sigue su camino. Hemos cambiado de provincia y sólo me entero porque me avisan. El paisaje es igual: tonos ocres y verdosos bajo un cielo azul celeste con brochazos de nubes, colinas al fondo. Un pueblo monumental, tranquilo, de tejas anaranjadas y con una preciosa iglesia románica.

Dueñas, Palencia

Dueñas, Palencia

Estoy en Dueñas, Palencia, y vamos a probar el menú degustación de la Parrilla del Escudero. Como se intuye gracias al nombre la comida es de la zona y acompañada de más vinos de la tierra.

Almuerzo en Dueñas, Caminos de vino

Almuerzo en Dueñas, Caminos de vino

Cigales y la catedral del vino.

«La llaman la catedral del vino porque su construcción se pagó con él». La última parada es otra comarca emblemática para este arte ancestral de la elaboración del líquido sagrado: Cigales. En torno a la iglesia de Santiago se dibuja un paisaje de montículos esféricos que mi loca imaginación asemeja al pueblo de los Jedi en otra galaxia.

Ruta del vino Cigales, caminos del vino, Valladolid

Ruta del vino Cigales, caminos del vino, Valladolid

¡Pero no son casas extraterrestres! Se trata de bodegas: hay unas 300 en un pueblo de 400 habitantes. Sus vecinos elaboran vino desde el S.XI, en lagares familiares, pequeños y oscuros, que ahora muestran con orgullo a sus visitantes. ¡Nunca descender a las profundidades fue tan delicioso!

Bodega centeraria de Cigales

Bodega centeraria de Cigales, bodegas de vino en Valladolid

Muchas gracias a Enoturismo Castilla y León por la invitación al blogtrip #Caminosdevino en Valladolid. 

3
Deja un comentario

avatar
2 Comentarios
1 Respuestas
0 Seguidores
 
Comentario con más reacciones
Comentario más polémico
3 Autores
cocido madrileñocosmopolillaIrene Autores recientes
Irene
Invitado/a
Irene

Pues mira, no conocía nada de estos lugares y unido a que me pirria y el vino y quiero volver a Valladolid porque supone una escapada cercana, ya sé donde tengo que parar 😉

besote!!

Ire

cocido madrileño
Invitado/a

Muy bueno unos amigos me lo han recomendado hace un tiempo y espero tener unos dias libres para poder hacerlo al recorrido que recomiendas . Me han hablado muy bien de los vinos de esa region ya comentare mi experiencia con los mismos.