Qué ver en Ribadavia, Ourense
España Galicia

Visita al reino del Ribeiro: Ribadavia y las pozas de Melón

Escrito por la
el
18 junio, 2020

Sureste de Ourense, raya con Portugal. A orillas del río Avia, justo antes de fundirse en el gran Miño, tuvo su trono Don García durante la Edad Media, cuando Ribadavia fue capital del Reino de Galicia. Por entonces -sobre el año mil- ya se comercializaba con éxito el vino Ribeiro, popular gracias a sus cuatro virtudes: olor, color, sabor y vigor. Y es que este valle, antaño habitado por celtas y romanos, goza de un emplazamiento único. Rodeado de montañas que hacen de escudo frente a los vientos del Atlántico, tiene un microclima seco y cálido; húmedo durante el invierno. Terreno ideal para el cultivo de las vides: hoy existen más de 3.000 hectáreas de viñedos, bodegas de prestigio como Viña Costeira y hasta un museo Etnolóxico. Pero hay mucho más que ver en Ribadavia, aparte de degustar un buen ribeiro acompañado de un pulpo a feira o unas zamburiñas. De hecho, esta villa medieval fue uno de los lugares que más me gustó en mi ruta por la provincia de Ourense.

Calles del centro histórico de Ribadavia

Calles del centro histórico de Ribadavia

Y es que visitar Ribadavia es caer presa de su encanto. La pequeña ciudad -declarada Monumento Histórico Artístico en 1947- además de una historia apasionante posee un castillo, la bendición de aguas termales, casas solariegas, espléndidos pazos y un precioso casco medieval. Las callejuelas de la antigua Judería rezuman autenticidad en cada muro, cada piedra. Si es época estival qué mejor plan que refrescarse en las pozas de Melón, paisaje de cascadas y pura naturaleza a las afueras de Ribadavia. O en unas aguas termales inspiradas en el lejano Japón… Mejor, vamos por partes.

Las pozas de Melón

Las pozas de Melón

Cómo llegar a Ribadavia.

La capital del Ribeiro se ubica a tan sólo 30 kilómetros de Ourense, unos 30 minutos en coche por la A-52. También es posible llegar en transporte público: el tren que cubre la línea Vigo – Ourense hace parada. Ribadavia se encuentra muy cerca de la frontera con Portugal. Merece la pena si se diseña un itinerario de varios días acercarse hasta Melgaço -justo al otro lado del Miño – y al Parque Nacional Peneda-Gerês.

Alojamiento en Ribadavia.

Hay varios hoteles en Ribadavia. Algunos apartamentos turísticos en pleno centro: Piso Top Plaza Mayor ideal si se viaja en tren o si se quiere disfrutar del magnífico ambiente nocturno del centro, sobre todo durante el fin de semana. Así como pazos en los alrededores para quien busque una estancia de bienestar, escapada romántica o familiar en plena naturaleza: el Hotel Pazo Carballo (en Sampaio, afueras de Ribadavia).

Calles de Ribadavia

Calles y casas de Ribadavia, uno de los pueblos más bonitos de Galicia

Mapa de lugares que ver en Ribadavia

  1. Estación de tren de Ribadavia.
  2. Plaza Mayor de Ribadavia.
  3. Castillo de Ribadavia.
  4. Museo Etnológico.
  5. Barrio Judío de Ribadavia (Centro de Información Judía de Galicia)
  6. Mirador de Ribadavia.
  7. Termas de Prexigueiro.
  8. Mirador de Reigoso.
  9. Bodegas Viña Costeira.
  10. Bodegas Viña Mein (Leiro).
  11. Las Pozas de Melón.

Fuente: Google maps.

Sitios que ver en Ribadavia, capital del Ribeiro.  

Bienvenida a la «Madre del vino en quilate subido». Así describió Cervantes a Ribadavia en su obra El licenciado vidrieras.

El Castillo de los condes de Sarmiento.

Comenzar a recorrer Ribadavia por su corazón histórico; esta es mi propuesta. Aunque de la fortaleza que perteneció a los señores de la ciudad hasta el siglo XVII sólo quedan ruinas, su escudo de armas aún recibe a los visitantes que atraviesan sus muros. Sobre este promontorio que domina la ciudad se alzaba una casa-torre residencia de la familia noble Sarmiento desde 1375, año en que Enrique II le había otorgado el señorío de Ribadavia a don Pedro Ruiz. Ahí construyeron su castillo, abandonándolo siglos más tarde para trasladarse a un nuevo palacio en la plaza Mayor de la villa. Hoy, es un escenario de lujo para la Muestra Internacional de Teatro de Ribadavia, uno de los certámenes más famosos de Galicia.

La Judería de Ribadavia.

Por el peso y poder que llegaron a tener, no podía haber otra ciudad para ubicar el Centro de Información Judía de Galicia que en Ribadavia. En torno a la Porta Nova, vinculados al vino y con exportaciones al norte de Europa, se asentó en la Ribadavia medieval una comunidad hebrea. Además de comerciantes ejercieron de artesanos y prosperaron al abrigo de los muros del Barrio Judío hasta que los Reyes Católicos dictaron la expulsión de España en 1494. Muchos de ellos buscaron refugio en la vecina Portugal, a la espera de que los Inquisidores abandonaran el sur de Galicia. Algunos se convirtieron al cristianismo y otros se marcharon para siempre.

La Judería de Ribadavia

La Judería de Ribadavia

Hoy la vieja judería mantiene ese carácter de antaño, con sus callejuelas estrechas y laberínticas y fachadas que recuerdan a quienes habitaron sus casas y a quiénes se fueron en el éxodo de Sefarad: estrellas de David, caracteres en hebrero… Huellas que se advierten en la plaza Magdalena, donde se ubicó la sinagoga. En los almenados de la Porta Nova de Arriba y de Abaixo. Y en la Tahona de doña Herminia aún se pueden probar dulces hebreos tradicionales, horneados cada mañana. Un sabor a tiempos y épocas antiguas.

Casas de la Judería de Ribadavia

Casas de la Judería de Ribadavia

Las Schindler gallegas.

Tal vez Lola, Julia y Amparo, más conocidas como las hermanas Touza, fueran descendientes de esos judíos conversos que se negaron a abandonar la comarca del Ribeiro. Y es que una de las historias más populares y a la vez heroicas de Ribadavia fueron protagonizadas por estas tres mujeres durante la Segunda Guerra Mundial. Mientras que Europa se desangraba, en España comenzaba una larga Dictadura franquista. A Ribadavia llegaron unos 500 judíos huyendo de los nazis, con la esperanza de refugiarse en Portugal. Las Touza eran el último eslabón de una red secreta que comenzaba en los Pirineos. Al llegar a Ribadavia los escondían en el zulo de la tienda que regentaban y durante la oscuridad de la noche les guiaban hasta el río donde se embarcaban dirección a la libertad.

Judería de Ribadavia

Judería de Ribadavia

El Museo Etnolóxico de Ribadavia.

Sin duda la historia del vino es el hilo conductor de esta comarca, su patrimonio más antiguo y bien más preciado. El Museo Etnolóxico de Ribadavia es almacén de la memoria, relatando cómo ya en el siglo XIV gozaba de gran prestigio y se exportaba el Ribeiro por toda España y Europa, embarcándose en balsas y carruajes, a través del Miño. Incluso hay constancia de que en el siglo XVI desde Ferrol se envió un cargamento de vino ribeiro con destino a América. También narra las plagas que trajeron la ruina, especialmente la de la filoxera a finales del XIX, provocando grandes pérdidas y éxodo de habitantes que habían perdido un modo de vida heredado de generación en generación.

Pazos y miradores a Ribadavia. 

Sigamos dando un paseo por la villa. Por sus adoquines, entre capillas de piedra, casas ilustres y solariegas, como la antigua Casa de la Inquisición donde se persiguió a los judíos y toda clase de herejes. Hasta encontrar la ribera del río con pequeñas fincas de fachadas de hortensias, cabaceiros, huertas de autoconsumo… A las afueras de la ciudad se abren las praderas, los pazos vetustos como la Casa do Carballo. Subir a los miradores que rodean a la ciudad un día despejado es sinónimo de contemplar la belleza de este valle privilegiado, sin duda de las mejores vistas que ver en Ribadavia. ¿No es la comarca del Ribeiro uno de los rincones más bonitos de Galicia?

Vistas de Ribadavia

Vistas de Ribadavia

Turismo Enológico en Ribadavia: viñedos y bodegas de la D.O. Ribeiro.

Conocer la historia de esta región ligada al vino para, a continuación, emprender un viaje desde su cultivo a catarlo. El viñedo centenario Divino Rey se ubica a orillas del Avia, a tan sólo un agradable paseo 15 minutos caminando desde el centro de Ribadavia. Algo más separadas del casco urbano se ubican las bodegas del delicioso Viña Costeira o las prestigiosas Viña Mein (ya en Leiro), según muchos expertos producen los mejores ribeiros. Nada mejor que comprobarlo saboreando este auténtico oro líquido.

Un baño en las aguas termales de Prexigueiro.

Que Ribadavia también -como la ciudad de Ourense- es destino termal no es ningún secreto. Con inspiración japonesa se ubican las termas al aire libre de Prexigueiro en un pinar a orillas del Cerves. Las del balneario son de pago, pero a orillas del río también hay una zona pública para el baño. Patrimonio, naturaleza, vino y relax para completar una inolvidable visita a Ribadavia.

Paisaje del río Ceres en Ribadavia

Paisaje del río Ceres en Ribadavia

Las Pozas de Melón. 

De las termas a las frías aguas del Cerves en sólo un momento. Un paraje maravilloso que ver en Ribadavia, aún tras el incendio que asoló este paraíso en 2017, son las Pozas de Melón. Un bosque con saltos de agua y pozas naturales en un bucólico escenario donde descansar o darse un chapuzón. Esto último sólo para valientes: el agua de las pozas está helada incluso en agosto.

Pozas de Melón, Ourense

Pozas de Melón, Ourense

Dónde comer en Ribadavia.

Si tuviera que elegir una gastronomía dentro del panorama español la gallega sería una de mis preferidas. Me pirra la empanada y las tortillas caseras, el pulpo a feira, las zamburiñas y vieiras… En la plaza Mayor de Ribadavia y las calles de alrededor hay animados bares y restaurantes donde degustar cualquiera de estos platos típicos, siempre acompañados de un buen ribeiro. ¿Una sugerencia? La Taberna Papuxa: con acogedor interior, patio y mesas compartidas, presume de tener 300 años de tradición. Imperdible, como todo lo que ver en Ribadavia, la capital del Ribeiro en Galicia.

Plaza Mayor, qué ver en Ribadavia Galicia

Plaza Mayor, qué ver en Ribadavia Galicia

Sigue viajando por Galicia en el blog:

Código ético: este artículo contiene enlaces de afiliados. Esto significa que si reservas o compras a través de estos enlaces obtengo una comisión sin que por ello se incremente el precio final. Así me ayudas con el blog. Todo lo que he escrito en este artículo sobre qué ver en Ribadavia está basado en mi propia experiencia.

5 1 vote
Article Rating
TAGS
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments