Catedral, qué ver en Palencia capital en un día
Castilla y León España

La “Bella Desconocida”: qué ver en Palencia capital

Escrito por la
el
9 diciembre, 2020

Palencia, con “P”, era de esas ciudades que había visto fugazmente pasar desde la ventanilla de un tren hacia el norte. Apenas unos brochazos de edificios grises y pastos amarillentos de la extensa llanura de Tierra de Campos, presidida por la figura del Cristo del Otero. Hasta que me apeé de ese tren y antes de seguir hasta la agreste Montaña Palentina dediqué una jornada para descubrir qué ver en Palencia intrigada por aquello de la “Bella Desconocida”. Sobrenombre prometedor y sugerente para nombrar la catedral, tras conocerla afirmo: lo merece.

El Cristo del Otero, uno de los iconos que ver en Palencia capital

El Cristo del Otero, uno de los iconos que ver en Palencia capital

24 horas en Palencia, la ciudad del río Carrión.

Un pulcro centro histórico, peatonal y animado. Abundantes zonas verdes. Y una catedral impresionante que no te esperas: la tercera más grande de España en cuanto a extensión. Con esta presentación ya sobran motivos para visitar Palencia, una pequeña capital de provincia ubicada a mitad de camino entre Burgos y Valladolid. Sin duda lugar imprescindible que ver en Castilla y León. ¿Me acompañas en el paseo?

Puente de piedra sobre el río Carrión, Palencia

Puente de piedra sobre el río Carrión, Palencia

Mapa de lugares que ver en Palencia capital:

  1. Catedral de Palencia.
  2. Plaza Mayor.
  3. Los Cuatro Cantones.
  4. El palacio de la Diputación.
  5. La iglesia de San Lázaro.
  6. Monasterio de Santa Clara.
  7. La iglesia de San Francisco.
  8. Convento de San Pablo.
  9. Ribera del río Carrión.
  10. Dársena del Canal de Castilla.
  11. Iglesia de San Miguel.
  12. El Cristo del Otero.

Fuente: Google maps.

Datos prácticos: alojamiento en Palencia.

Durante mi estancia me alojé en el Hotel Eurostars Diana Palace, un 4 estrellas junto a la estación de tren, a pocos minutos caminando de la catedral de Palencia y el centro histórico. Por su comodidad y ubicación ¡repetiría sin duda! Para comer en Palencia todo un clásico con cocina tradicional palentina en pleno casco histórico es el Casa Lucio, justo al lado del Palacio de la Diputación.

Visita imprescindible: la Catedral de Palencia, la Bella Desconocida.  

El primer monumento que visitar en Palencia no puede ser otro que la Catedral de San Antolín, imponente templo gótico que en el interior guarda un deslumbrante eclecticismo desde los primitivos cimientos -a los que se puede descender- al renacentista retablo mayor. Tuve el privilegio de hacer una visita privada con Clara, guía oficial de la catedral, quien desgranó con entusiasmo los pormenores de esta maravillosa seo de la que tan orgullosos se sienten los palentinos ¡y no es para menos! Aunque su sobria fachada puede resultar engañosa, dentro alberga auténticos tesoros.

Fachada de San Antolín, catedral de Palencia

Fachada de San Antolín, catedral de Palencia

Sólo hay que cruzar el umbral de la entrada para descubrirlos, como lo hicieron en 1388 Enrique III de Castilla y Catalina de Lancáster -futuros reyes de Castilla- justo antes de desposarse por la llamada Puerta de los Novios.

La bella desconocida

La Bella Desconocida

La cripta de San Antolín.

La quietud de la Cripta de San Antolín, primitiva catedral visigótica del siglo VII, consagrada al mártir y patrón de la ciudad de Palencia hace enmudecer. La tenue iluminación se impone al bajar la escalinata, acentuando este viaje a los misterios de la Alta Edad Media. A esa era oscura y remota cuando un rey llamado Wamba -como el pueblo de Valladolid donde está el osario más grande de España– trajo desde la lejana Narbona los restos de un santo torturado en tierras galas por los romanos. Con la invasión musulmana esta capilla quedó abandonada a merced de la naturaleza y estas tierras de campos, despobladas. Según la leyenda, fue el rey Sancho III el Mayor quien encontró sus ruinas en el siglo XI mientras cazaba un jabalí, mandado su reconstrucción. La catedral gótica “creció” sobre esta cripta, manteniéndola en las sucesivas ampliaciones siglos después.

Cripta visigótica de San Antolín, catedral de Palencia

Cripta visigótica de San Antolín, catedral de Palencia

La grandiosidad de la actual catedral de Palencia se aprecia dando un paseo por su nave, trascoro, claustro y museo catedralicio. La concentración de arte y de historias por metro cuadrado resulta abrumadora, incluyendo un cuadro de El Greco: el martirio de San Sebastián. No hay que perder detalle al tríptico flamenco en el Trascoro, el retablo de piedra plateresco atribuido a Diego de Siloé, la colección de tapices de Bruselas y el retablo mayor, una de las mejores obras del Renacimiento Español.

Retablo mayor de la catedral de Palencia

Retablo mayor de la catedral de Palencia

El Martirio de San Sebastián, El Greco, museo catedralicio

El Martirio de San Sebastián, El Greco, museo catedralicio

El “papamoscas” palentino: un conjunto entrañable y que -si no nos lo dicen- pasa desapercibido dentro de la grandiosidad de la catedral de Palencia son los tres pequeños autómatas que marcan las horas dentro del templo, ya que están conectados al reloj de la torre: un león, un negro con chistera y un soldado. ¿Dónde? En el triforio del crucero, mirando hacia arriba a la derecha de la capilla mayor.

El Papamoscas de Palencia

El Papamoscas de Palencia

Tirar de la coleta doña Inés.

Como a mí me gustan las tradiciones populares, me quedo con un detalle de la catedral de Palencia. En el interior, los estudiantes tiran de “la coleta a doña Inés” para tener suerte en sus exámenes -más les valdría estudiar que desgastar el patrimonio histórico-. Aunque en realidad es la estatua que representa a la criada de doña Inés de Osorio, a los pies del sepulcro de esta noble castellana. En el exterior, si nos fijamos hay una gárgola llamada “El fotógrafo”. Cortesía del arquitecto que en el siglo XIX se encargaba de restaurar la catedral. Se trata de un particular homenaje a un amigo que murió mientras hacía fotos en el tejado de la seo.

La coleta de doña Inés

La coleta de doña Inés

Plaza Mayor de Palencia.

Tras este atracón de arte y cultura, toca encaminar los pies por la animada calle Mayor de Palencia, rebosante de comercios, cafeterías, vida. El corazón de la capital palentina es su plaza Mayor, típica plaza castellana rectangular y con soportales para resguardarse del frío. En el centro saluda con cuatro metros de altura el Monumento a Berruguete de Victorio Macho, escultor palentino también autor del Cristo del Otero, uno de los emblemas de Palencia. En color crema el edificio neoclásico de la Casa Consistorial, sede del Ayuntamiento de Palencia.

Plaza Mayor de Palencia

Plaza Mayor de Palencia

Centro histórico de Palencia.

Hora de tomar un café para seguir explorando lo que ver en Palencia. La calle Mayor hace de columna vertebral arrojando fachadas neoclásicas, otras modernistas entre iglesias, el mercado de abastos, conduciendo hasta los Cuatro Cantones, centro geográfico y cruce de caminos de la ciudad.

Mercado de abastos de Palencia capital

Mercado de abastos de Palencia capital

A unos pasos, el Palacio de la Diputación de Palencia. Edificio neoplateresco en piedra, ladrillo, hierro y cristal. Merece la pena asomarse al interior, con apariencia de palacio italiano gracias a sus frescos y relieves.

Palacio de la Diputación de Palencia

Palacio de la Diputación de Palencia

Son tantos los monumentos del centro histórico de Palencia que un día no basta si no para hacerse una ligera idea. La iglesia de San Lázaro, templo gótico fundado por el Cid Campeador como, según reza en la inscripción de su puerta, hospital de peregrinos y leprosos. El monasterio de Santa Clara o convento de las Clarisas sigue habitado por una comunidad de monjas desde el siglo XIV. Este escenario sirvió de inspiración para la leyenda inmortalizada por José Zorrilla de “Margarita la Tornera”.

Convento de las clarisas, qué ver en Palencia capital

Convento de las clarisas, qué ver en Palencia capital

¿Más monumentos religiosos que ver en Palencia? La iglesia de San Francisco, joya gótica del siglo XIII y antiguo monasterio de los franciscanos. También funcionó como residencia real de la corte itinerante a su paso por Palencia y sede de las Cortes de Castilla durante la Baja Edad Media, época de su esplendor como conjunto monástico. A unos pasos el convento de San Pablo, casa religiosa fundada por el santo burgalés Domingo de Guzmán en el siglo XIII y vinculada a la orden de los dominicos. Monasterio que también fue usado para reunir a las Cortes de Castilla, lo que ofrece una idea de la importancia de la ciudad de Palencia durante los convulsos años medievales.

Iglesia de San Francisco, qué ver en Palencia

Iglesia de San Francisco, qué ver en Palencia

Un paseo por la ribera del río Carrión.

Como ya apunté al comienzo de este artículo recopilatorio de los lugares imprescindibles que ver en Palencia en una jornada, una de las cosas que más me gustaron de la capital palentina es la cantidad de espacios verdes a disposición de sus ciudadanos. Parques donde se juega a la petanca, jardines que son alfombras de hojas secas en otoño y la ribera del río Carrión. Un agradable paseo que hacer caminando o en bicicleta, cruzado por el puente de piedra hacia los campos y huertas palentinas.

Ribera del río Carrión en Palencia

Ribera del río Carrión en Palencia

La dársena del canal de Castilla.

Conocí el Canal de Castilla a su paso por la provincia de Valladolid en Medina de Rioseco, cuando estuve haciendo el Camino de Madrid a Santiago. Hasta ese momento no había escuchado hablar de esta tremenda obra de ingeniería civil realizada entre los siglos XVIII-XIX, uniendo por un canal fluvial navegable de 207 kilómetros tres provincias castellanas: Palencia, Burgos y Valladolid. En la capital palentina el Canal de Castilla se aproxima por medio de un ramal que finaliza en dársena, para facilitar la carga y descarga de las barcazas que surcaban las aguas rumbo a las fábricas harineras. Aún siguen en pie las fábricas de ladrillo a ambos lados de la dársena, muestra de los primeros edificios industriales que se empezaban a construir en España. Hoy rehabilitados, en uno de ellos se ubica actualmente el museo del Agua.

Dársena del Canal de Castilla en Palencia

Dársena del Canal de Castilla en Palencia

Nota: echa un vistazo a estos lugares que ver en el Cerrato Palentino, una bella comarca al sur de la capital.

Iglesia de San Miguel.

A orillas del río Carrión hay que hacer una parada ante la estructura de la imponente iglesia de San Miguel, donde según la leyenda popular -no confirmada- se casaron el Cid Campeador y doña Jimena. La gran torre con almenas y calados que se alza desde la planta al cielo le da más apariencia de castillo medieval o fortaleza que de iglesia.

Torre de la iglesia de San Miguel en Palencia

Torre de la iglesia de San Miguel en Palencia

El Cristo del Otero.

La visita a la ciudad de Palencia no estaría completa sin subir al Cristo del Otero, construido por el escultor local Victorio Macho en 1930. Sobre el cerro del mismo nombre se alza el Monumento al Sagrado Redentor de Jesús -su verdadero nombre- una de las estatuas de Jesucristo más altas del mundo, bendiciendo los campos y tejados de la capital. Aunque lo más espectacular son las vistas, en la base del monumento hay una pequeña ermita y un museo con los proyectos de su autor, entre los que se encuentran los monumentos a Benito Pérez Galdós o a Ramón y Cajal en el parque madrileño del Retiro. Sin duda el Cristo del Otero fue su obra más significativa y querida, ya que quiso ser enterrado a sus pies, con su ciudad natal en el horizonte.

Vistas de Palencia desde el cristo del Otero

Vistas de Palencia desde el cristo del Otero

¿Te ha gustado todos estos lugares que ver en Palencia? ¡Ya ves que merece la pena conocerla! Apunta también una visita a la cueva de los Franceses.

Puedes seguir viajando por el blog por otros sitios de Castilla y León:

Cascadas, ermitas y monasterios medievales: ruta por Las Merindades de Burgos

10 lugares que visitar en Segovia: el encanto de la ciudad del Acueducto

Cueva de Valporquero, un palacio bajo tierra en León

Entre melocotones: Navaluenga, un fin de semana rural en Gredos

Casa de estilo veneciano en la calle Mayor de Palencia

Casa de estilo veneciano en la calle Mayor , qué ver en Palencia capital

TAGS

DEJA UN COMENTARIO