Paestum, qué ver en Nápoles y alrededores
Europa Italia

Nápoles y alrededores en 3 ó 4 días: Pompeya, Paestum y Costa Amalfitana

Escrito por la
el
7 mayo, 2020

A la sombra del volcán Vesubio duerme la ciudad más poblada del sur de Italia: Nápoles. Capital de la región de Campania, vestigios griegos, romanos, bizantinos, normandos o españoles han dejado a lo largo de los siglos un legado histórico con una importante riqueza cultural y artística. Su apasionante centro histórico, declarado Patrimonio de la Humanidad, es un mosaico de monumentos, iglesias y mercados con cierto aire decadente. Aunque lo más interesante de una escapada a Nápoles es disfrutar de los lugares tan impresionantes en sus proximidades: las legendarias Herculano y Pompeya. La coqueta Costa Amalfitana. O la sorprendente -y poco conocida- ruinas de Paestum, la ciudad de Poseidón. Un destino ideal para una semana / puente. Si te he convenido, sigue leyendo: te cuento qué ver en Nápoles y alrededores en 3 ó 4 días.

Vistas del Vesubio y el golfo de Nápoles desde el castillo del Huevo

Vistas del Vesubio y el golfo de Nápoles desde el castillo del Huevo

Un puente en la Campania: qué ver en Nápoles y alrededores.

Gracias a la buena conexión aérea entre España y el aeropuerto de Nápoles, es posible comprar un vuelo a buen precio -sobre todo si se adquiere con antelación suficiente- desde ciudades como Madrid, Barcelona o Málaga. Lo mejor es, como siempre digo, comparar precios y horarios de diferentes compañías con el buscador de Skyscanner.

Alojamiento en Nápoles. 

Una vez en destino, mi recomendación es reservar una o dos noches de hotel en el centro de la ciudad de Nápoles y desde allí desplazarnos, en tren o coche, a Pompeya, Herculano o los lugares de elección. En mi caso reservé dos noches en el Domus Alma, muy cerca de la estación de trenes. Al tercer día recogimos un coche alquilado para movernos por los alrededores de Nápoles. Nos alojamos durante 3 noches cerca de Pompeya, en el apartamento Real Palace Pompei Vesuvius.

Cómo moverse por Nápoles y alrededores. 

Hay una ruta ferroviaria que rodea el volcán Vesubio, haciendo parada en cada uno de los pueblos y ciudades (la línea Circumvesuviana). También lo hay a Paestum. Sin embargo, la costa Amalfitana es más inaccesible en transporte público: si se opta por conocer Amalfi, Positano o Sorrento la mejor opción es que alquiles un vehículo para poder moverte por tu cuenta.

Herculano

Herculano, qué ver en Nápoles y alrededores en 3 ó 4 días

¿Nápoles es peligroso para el turista?

En mi caso, venía de pasar unos días en Sicilia por lo que me desplacé en tren, desde Catania, directa a la estación de Nápoles Central. Nada más apearme en la plaza Garibaldi me invadió una sensación de inseguridad que no había experimentado en la isla siciliana. Iba sola, con mi mochila grande, y me senté a esperar a Yago -mi pareja- con quien había quedado allí ya que venía en avión desde Madrid, para pasar juntos el resto de días en el sur de Italia. La impresión de ser observada por varios transeúntes de aspecto extraño, que daban vueltas a mi alrededor, me inquietó. Pasado un rato, un señor con aspecto de vagabundo se me acercó y me dijo algo en italiano que no entendí pero negué con la cabeza. No se marchaba de mi lado así que instintivamente me levanté y busqué una cafetería de la plaza para esperar en un lugar más seguro.

El centro de Nápoles

El centro de Nápoles

Si bien la primera impresión de Nápoles no fue muy halagüeña, y es inevitable la asociación de esta zona con el crimen organizado, el siguiente día que pasé explorándola cambié de opinión. Ciertamente tiene un aspecto descuidado, un tanto sucio y decadente. No es de esas urbes tan pulcras del centro o norte italiano, como Florencia, Luca o Bérgamo. Sin embargo, su encanto genuino acabó por gustarme y no me sentí en peligro. Callejeé por las travesías estrechas, hice el popular tour de Nápoles subterráneo, visité los mercados… Y comprobé que en el centro había un flujo continuo de turistas. Si bien siempre hay que mantenerse alerta con los objetos personales y los posibles robos, como en todas las grandes ciudades, no dejaría de viajar a Nápoles por miedo o por prejuicios.

Casas de Nápoles

Casas del centro de Nápoles

¡No viajes a Italia sin seguro de viaje!

Aún así, por los imprevistos que puedan ocurrir, – necesidad de atención médica, accidente de tráfico, robo o pérdida de equipaje, retrasos o cancelación de vuelos…. – yo recomiendo siempre contratar previamente un seguro de viaje como el de InterMundial. Si lo compras a través de mi web tienes un 20% de descuento usando el código LACOSMOPOLILLA10. Lo puedes conseguir pinchando aquí:

Qué ver en Nápoles y alrededores, mapa. 

  1. Estación de tren de Nápoles.
  2. Puerta Capuana.
  3. Castel Capuano.
  4. Catedral de Nápoles.
  5. Mural Madonna con pistola de Banksy.
  6. Nápoles subterráneo.
  7. Capilla de San Severo.
  8. Claustro de Santa Chiara.
  9. Gallería Umberto I.
  10. Plaza del Plebiscito.
  11. Palacio Real de Nápoles.
  12. Castel Nuovo.
  13. Castillo del Huevo.
  14. L’Antica Pizzeria Da Michele.
  15. Herculano.
  16. Pompeya.
  17. Positano.
  18. Amalfi.
  19. Paestum.

Fuente: Google maps.

Qué ver en Nápoles en un día. 

Comenzamos la ruta a pie por el centro histórico de Nápoles en la Porta Capuana, antigua puerta de acceso a la ciudad por la zona este. Edificada en el siglo XV por el rey Fernando I de Nápoles, su arco de mármol blanco está primorosamente tallado con bajorrelieves. Pasar bajo ella es acceder a la zona central de la ciudad, donde ya en el siglo XX se originó el barrio Latino, hogar de artistas y bohemios napolitanos de la época. A pocos pasos se ubica el castillo de mismo nombre: Castel Capuano. Una fortaleza de origen normando que hoy es sede del tribunal civil de Nápoles. Aunque lo más agradable de circular por la Via dei Tribunali es la animada vida que en ella discurre.

Centro de Nápoles

Centro de Nápoles

La Catedral de Nápoles. 

Alzada en el lugar donde antaño se ubicaba el templo de Apolo, encontramos el majestuoso Duomo di Napoli, el principal templo de culto de la ciudad. Poseedora del baptisterio más antiguo de Occidente, la Catedral Metropolitana de Santa María Assunta se finalizó bajo el reinado de Roberto I de Anjou-Sicilia, en 1313. Con elementos góticos, neogóticos, barrocos y cripta renacentista, la capilla del tesoro guarda la estatua de plata del busto de San Jenaro, patrón de Nápoles. Además, atesora varias cápsulas con su sangre que, según se dice, cada 19 de septiembre se licúa, un milagro que coincide con el aniversario de la muerte del santo y atrae a miles de fieles.

Catedral de Nápoles

Catedral de Nápoles

La Madonna de Banksy. 

Icono mucho más contemporáneo es la controvertida virgen que el grafitero más famoso del mundo, Banksy, imprimió en una de las paredes de la  Piazza dei Girolamini. La Madonna con Pistola (en lugar de aureola) fue protegida con un marco y un cristal por los dueños de los comercios vecinos: la Pizzeria Dal Presidente y el anticuario Agostino «El Loco». Y es que, de momento, es la única obra de arte urbano que Banksy ha dejado en Italia.

La Madonna de la pistola, mural de Banksy en Nápoles

La Madonna de la pistola, mural de Banksy en Nápoles

La ciudad subterránea de Nápoles.

A pocos pasos de la Madonna se ubica una de las principales atracciones turísticas que ver en Nápoles. Incluso si se visita la ciudad en un sólo día adentrarse a las profundidades en busca del pasado más antiguo oculto a varios metros bajo tierra resulta una experiencia inolvidable. La ciudad subterránea de Nápoles es un laberinto de catacumbas, galerías de la época romana, cisternas de agua, el teatro de Nerón… Hasta los refugios que fueron usados por sus habitantes para refugiarse en ellos de los bombardeos durante la Segunda Guerra Mundial. Merece la pena pagar los 10€ que cuesta su acceso en visita guiada.

La ciudad subterránea de Nápoles

La ciudad subterránea de Nápoles

Curiosidades: Nápoles, ciudad de belenes.

La tradición de los belenes de Navidad en España tiene su origen en Nápoles. Los artesanos de la ciudad llevan haciéndolos durante siglos y, en no sólo en las vísperas de diciembre. Durante todo el año, calles como la de San Gregorio Armeno son galerías al aire libre donde contemplar estas pequeñas obras de arte. La costumbre del pesebre se popularizó en España con la llegada al trono de Carlos III, también rey de Nápoles.

Belenes en Nápoles

Belenes en Nápoles

Capilla de San Severo.

Otro de esos lugares imprescindibles que visitar en Nápoles es San Severo, también conocido como el Templo de la Piedad, del siglo XVIII. Amantes del arte sólo pueden permanecer con la boca abierta en esta lujosa capilla funeraria, ante el sudario del sublime Cristo Velato en mármol del escultor Giuseppe Sanmartino. Realizada en un sólo bloque de mármol, se considera nada menos que la gran obra maestra de la escultura de la época en Europa, y una de mas grandes obras maestras escultóricas de todos los tiempos. Eso sí, me temo que no se permiten fotografías en su interior.

…Y seguimos callejeando por Nápoles entre palacios y edificios históricos, personales reales y literarios, alternando con puestos e improvisados mercadillos. Así es, una ciudad de contrastes, en la que lo mismo te encuentras con un obelisto, la Estatua del Nilo, que con un maravilloso Claustro como el de Santa Chiara…

Rincones de Nápoles

Rincones de Nápoles

Hasta encontrar la Gallería Umberto I. Una elegante zona comercial de finales del siglo XIX, donde se abre un pórtico arquitrabado con columnas de travertino, frente al teatro de San Carlos. Aunque su gran belleza reside en la gran bóveda de hierro y vidrio, obra del ingeniero Paolo Boubée.

La plaza del Plebiscito.

Llegamos al cruce de caminos: el punto donde confluyen la Vía Toledo, Via Chiaia y el paseo marítimo. En el pasado, Foro Regio, la plaza del Plebiscito con 25 000 m² de amplitud es el ágora principal que ver en Nápoles ya que en sus esquinas se localizan: el Palacio Real, la Basílica de San Francisco de Paula, el Palacio de la Prefectura y el Palacio Salerno. Inspirada en el Panteón de Agripa destaca la Basílica neoclásica mandada a construir por un borbón, el rey Fernando I que ocupó los tronos de Nápoles y Sicilia hasta su muerte, en 1825. El Palazzo Reale di Napoli estaba destinado a la residencia de estos virreyes españoles y más tarde de la dinastía borbónica, hasta que con la Unificación Italiana en 1861 pasó a los Saboya y al Estado a principios del siglo XX, convirtiéndose en sede de la Biblioteca Nacional.

Plaza del Plebiscito en Nápoles

Plaza del Plebiscito en Nápoles

Castillos de Nápoles: Castillo Nuevo y castillo del Huevo. 

Ya estamos muy cerca del mar: se huele el salitre del Golfo de Nápoles. ¿Cómo defender la costa de ataques enemigos? Abundantes baterías y fortalezas quedan testigo de los siglos más convulsos. Los más próximos al centro ciudad son el castillo Nuevo y el llamado del Huevo, lugar perfecto para contemplar el atardecer al final de día.

Atardecer en el golfo de Nápoles, castillo del Huevo

Atardecer en el golfo de Nápoles, castillo del Huevo

El Castel dell’Ovo se alza sobre las costas del islote de Megaride y es donde el historiador griego Estrabón señala que nació la ciudad de Nápoles como colonia helena en la Magna Grecia. En tiempos romanos y durante el periodo normando ya existió una primitiva fortaleza donde también habitaron los reyes de Nápoles. Aunque su curioso nombre proviene de una leyenda antigua, según la cual en los cimientos del castillo hay un huevo mágico sin el cual la ciudad de Nápoles sería destruida.

Castillo del Huevo, qué ver en Nápoles

Castillo del Huevo, qué ver en Nápoles

Cenar en Nápoles: L’Antica Pizzeria Da Michele. 

No me podía ir de Nápoles sin conocer un clásico, típico y muy barato: la pizzeria Da Michele. Cerveza y pizza en un local que conserva su encanto por unos pocos euros. Imprescindible.

Pizza napolitana

Pizza napolitana

Mejores excursiones de un día desde Nápoles: mis propuestas.

Pasada la primera jornada en la ciudad de Nápoles -hay mucho más para ver, pero preferí dedicar el resto de días a conocer sus alrededores- la región de Campania atesora joyas arqueológicas y arquitectónicas como la mítica Pompeya. Lo primero, recoger el coche del alquiler en el aeropuerto para dirigirnos a la pequeña Herculano, primera parada en la secuencia de desgracias que llovieron en forma de fuego desde el volcán Vesubio en el siglo I de nuestra era.

El Foro de Pompeya, qué ver en Nápoles y alrededores

El Foro de Pompeya, qué ver en Nápoles y alrededores

Otra opción posible, en caso de que no se quiera alquilar un vehículo privado, es seguir alojados en la capital y tomar el tren, o contratar una excursión de un día a Pompeya.

Pompeya y Herculano: la furia del Vesubio.

Y fue «gracias» a esa desgracia, la brutal erupción del volcán dormido, que ahora podemos contemplar las villas, fuentes, calles, tabernas, baños… Tal y como fueron en un auténtico viaje dos mil años atrás en el tiempo, en dos ciudades «casi intactas». Puedo asegurar que hay un antes y un después de visitar Herculano y Pompeya: ya no se aprecian las ruinas romanas de igual forma. Hay muchas en Occidente, algunas muy bien conservadas e impresionantes… Pero éstas son tan increíbles -ya que al estar durante siglos bajo la ceniza se conservaron perfectamente- que ya ningún centro arqueológico se ve con los mismos ojos.

Villas de Herculano

Villas de Herculano

Herculano impacta. Permite un dibujo perfecto de cómo era la vida en la antigua Roma: las viviendas con patio, alcobas, cocinas. Las termas para hombres y para mujeres. La palestra, destinada a los ejercicios gimnásticos. El más lujoso de los palacios es la villa de los Papiros, propiedad suegro de Julio César, Lucio Calpurnio.

Casa de Neptuno y Anfititre en Herculano

Casa de Neptuno y Anfititre en Herculano

Dos o tres hora son suficientes para conocer la pequeña urbe hija de Hércules. En cambio, para recorrer toda Pompeya se requiere una jornada completa: además de su inmensidad, merece pararse en cada detalle. Desde el anfiteatro a la villa de los Misterios, al final de la ciudad. Sin embargo, si sólo se tiene medio día recomiendo ir directamente al foro para conocer los edificios más relevantes.

Calles de Pompeya

Calles de Pompeya

Toma nota de los lugares más importantes qué ver en Pompeya: 

  • El Teatro Grande. 
  • El Foro, el centro cívico de la gran urbe con el templo de Júpiter.
  • Las termas Estabianas y las termas centrales.
  • Las villas más opulentas de Pompeya: la casa del Fauno o la del Poeta Trágico, a cuya entrada se encuentra el mítico mosaico con la inscripción «Cave Canem».
  • La Villa de los Misterios, con los frescos mejor conservados de Pompeya.
Pompeya

Pompeya

Consejo: puedes reservar con antelación la entrada de acceso prioritario a Pompeya con un  tour guiado de dos horas en este enlace.

La bella costa Amalfitana.

Cuenta una leyenda que Amalfi era una ninfa de la que se enamoró perdidamente Hércules. Pero ella murió pronto, y el semidiós le dio descanso en las orillas de este mar que era tan azul como sus pupilas, junto a los islotes de Sorrento. Una costa vertical y accidentada, donde los marineros temían pasar por miedo a encallar, distraídos por los cantos de las sirenas.

Positano, costa Amalfitana

Positano, la abrupta costa Amalfitana

Sin duda la costa Amalfitana no es sólo unos de los sitios más bellos que ver en Nápoles y alrededores; en toda Italia. Sus bonitos pueblos se enmarcan colgados de la montaña, entre el cielo y el mar, rodeados de verde naturaleza. Además de la hermosura del paisaje, por su interés artístico y cultural todos los municipios que la integran están declarados Patrimonio de la Humanidad: Amalfi, Positano, Ravello son los tres más populares (y en los que recomiendo centrarse si sólo se dispone de un día para conocerla).

Playa de Positano

Playa de Positano, qué ver en Nápoles y alrededores, costa Amalfitana

Paestum, la ciudad de Poseidón. 

Con la pausa de la costa Amalfitana, retomamos la antigüedad clásica en Paestum. Una de las más relevantes ciudades griegas en territorio italiano, en la que fuera la Magna Grecia.

Paestum, la ciudad griega de Poseidón

Paestum, la ciudad griega de Poseidón

Ubicada a 90 km al sur de Nápoles, fue fundada como Poseidonia por navegantes griegos, alrededor del año 600 a.C. siendo consagrada al dios de los océanos. Sus templos se cuentan entre los mejores conservados de la civilización griega clásica. Como próspera colonia griega dominó todo el golfo de Salerno, siendo incorporada a la República de Roma en el siglo III, cuando cambió su nombre por Paestum. Después llegarían los saqueos y ataques de normandos y sarracenos, por lo que cayó en desgracia y fue abandonada por completo… Hasta el siglo XVIII, época en que también se comienza la recuperación de Pompeya.

Lápidas de Paestum

Lápidas de Paestum

Hoy de la ciudad griega se conservan el esqueleto de tres grandes templos: el de Hera, Atenea y Poseidón. Un pequeño anfiteatro y el museo, donde se exhiben ánforas, estatuas, ofrendas, instrumentos musicales… Encontrados en las excavaciones, junto a una serie de lápidas de valor incalculable. En este artículo te cuento todo sobre mi visita a Paestum, la ciudad griega de La Campania y uno de los lugares más increíbles para conocer al sur de Nápoles.

Templo de Atenea en Paestum

Templo de Atenea en Paestum

Otros lugares que se pueden visitar en los alrededores de Nápoles:

¿Más ideas sobre qué ver en Nápoles y alrededores? Para quien disponga de más días, en las cercanías de Nápoles es posible hacer una ruta de senderismo de un día para subir al Vesubio y asomarse a su cráter. Explorar la ciudad de Sorrento, puerta a la costa Amalfitana o tomar un barco a la isla de Capri.

Isla de Capri

Isla de Capri, qué ver en Nápoles y alrededores. Créditos de la imagen: Pixabay

Sigue viajando por Italia en el blog: 

Código ético: este artículo contiene enlaces de afiliados. Eso significa que si reservas a través de estos enlaces obtengo una comisión sin que por ello se incremente el precio final. Así me ayudas a continuar con el blog. Todo lo que he escrito sobre qué ver en Nápoles y alrededores en 3 ó 4 días está basado en mi propia experiencia. 

ETIQUETAS

2
Deja un comentario

avatar
1 Comentarios
1 Respuestas
0 Seguidores
 
Comentario con más reacciones
Comentario más polémico
2 Autores
cosmopolillaRaúl Autores recientes
Raúl
Invitado/a

A mí como amante de los mercados me encantó visitar el de Pignasecca y para los golosos probar babá, por supuesto. Me encanta esta ciudad, saludos viajeros.

Patricia Rojas
Barcelona

¡Hola! Soy Patri, periodista y apasionada de los viajes. Andaluza de Motril (Granada) desde 2013 escribo en lacosmopolilla.com relatos de lugares y gentes del mundo. En mi web encontrarás completas guías de países y ciudades, consejos para ahorrar viajando, rutas en coche o artículos sobre gastronomía local. ¿Viajamos juntas?

Miembro de
HTB logo   ANDTB logo   Manifiesto logo