Qué ver en Brihuega, el Jardín de La Alcarria
Castilla La Mancha España

No sólo de lavanda vive Brihuega, Jardín de La Alcarria

Escrito por la
el
31 mayo, 2021

La Provenza española. Así denominan a Brihuega desde que hace unos años se desató la fiebre de la lavanda. Esta villa de La Alcarria se viste de color malva cada mes de julio, justo antes de la siega del espliego -verdadero nombre de la planta: la lavanda es el aceite esencial que ésta produce-. Cada verano, miles de visitantes acuden a las colinas que rodean a la pequeña ciudad buscando la fotografía perfecta de esos campos infinitos, especialmente hermosos y aromáticos tras una mañana de lluvia o en el ocaso. Pero hay mucho más que ver en Brihuega que los campos de lavanda. Su amurallado casco histórico guarda multitud de secretos: kilómetros de galerías subterráneas, un romántico jardín o el museo de miniaturas de un hipnotizador.

Campos de lavanda en Brihuega, Guadalajara

Campos de lavanda en Brihuega, Guadalajara

Lo cierto es que la cercanía con Madrid -a menos de una hora- hacen de esta pequeña ciudad una escapada perfecta para un fin de semana. Ideal para combinar con otros pueblos de La Alcarria como Pastrana, la villa de la princesa de Éboli ¿Te animas a visitar Brihuega, sea o no época de lavanda?

Lugares que ver en Brihuega, la villa de la lavanda.

Situada en un altiplano sobre el río Tajuña, el valle de Brihuega está habitado desde tiempos remotos: existió un poblado celtíbero de nombre Brioca. La villa, musulmana y más tarde castellana, presume desde antaño de abundante fuentes y manantiales de aguas cristalinas que riegan campos y huertas. Por algo es conocida como el Jardín de La Alcarria. Aunque el parterre más bello y romántico, al que Cela dedicó su prosa, son los de la antigua fábrica de paños, mirador a Brihuega. Cruzar la puerta de la Cadena, en la vieja muralla, es adentrarse por una urbe medieval de encantador casco histórico. Pasemos.

Puerta de la Cadena, entrada al casco histórico de Brihuega

Puerta de la Cadena, entrada al casco histórico de Brihuega

El castillo de la Peña Bermeja.

Resulta curioso que el primer monumento con el que se topa el visitante al penetrar al casco histórico de Brihuega sea su castillo, en la parte baja del pueblo. Desconcertante cuanto menos, si pensamos en que los baluartes defensivos siempre se sitúan en las partes altas, más inaccesibles, para cumplir mejor esa función para la cual fueron construidos. Esto tiene una explicación: en el siglo XI, época en que se alzaron sus muros, la villa de Brihuega se ubicaba más abajo, a orillas del río. Las abundantes crecidas con sus consecuentes destrozos propiciaron que todo el pueblo se fuera moviendo al llamado “Barrio Nuevo”. Con el paso de los siglos se convirtió en el corazón de la urbe, quedando el castillo en la parte baja. Aunque en realidad, siempre fue más un palacio residencial que defensivo, para el recreo de los reyes taifas de Toledo.

Patio del castillo de Brihuega

Patio del castillo de Brihuega

Aún hoy, los muros del castillo de la Peña Bermeja guardan el antiguo cementerio de Brihuega. Merece la pena asomarse al patio de armas y dar un paseo por el prado de Santa María, donde se localiza la bonita iglesia del siglo XIII Nuestra Señora de la Peña.

Castillo y cementerio de Brihuega

Castillo y cementerio de Brihuega

Ciudad de las tres culturas.

Brihuega fue declarada Conjunto Histórico – Artístico en los años 70. Además del castillo y murallas, por su entramado medieval se pueden ver iglesias del siglo XIII como la de San Felipe -en cuya fachada luce una estrella de seis puntas- o la de San Miguel. El rollo jurisdiccional de granito, instalado en el siglo XVI, daba fe de su título de villa, con fuero y jurisdicción propia. En realidad, ya desde el siglo XIII se reconocía que todos los habitantes de Brihuega, independientemente de cuál fuera su religión, tenían derecho a un trato igualitario.

Iglesia de San Felipe, Brihuega

Iglesia de San Felipe, Brihuega

De todos esos detalles históricos, así como de un mapa o guía de la pequeña ciudad alcarreña, se puede tomar nota en la plaza del Coso. Ahí se ubica la Oficina de Turismo de Brihuega, en la antigua cárcel real construida por el arquitecto madrileño Ventura Rodríguez.

Oficina de Turismo de Brihuega

Oficina de Turismo de Brihuega

Otro de los edificios nobiliarios que ver en Brihuega es el Palacio de Ibarra, una de las familias más importantes de Brihuega. Aunque me temo que hoy sólo quedan los restos de la que fue gran casa señorial del siglo XVII. ¿Su ubicación? A las afueras, en el camino hacia Trijueque.

Brihuega bajo tierra: las Cuevas Árabes. 

Una escalera de piedra muestra la boca de uno de los sitios más misteriosos que ver en Brihuega: las cuevas árabes. Un laberinto de túneles subterráneos que se ramifican por debajo de la villa como una gran red de telarañas, con unos ocho kilómetros de longitud. Comunicadas con la muralla y el exterior de ella -por si se necesitaba una vía de escape- las galerías fueron excavadas en los siglos X y XI para servir de refugio y huida en los asedios a Brihuega. Se puede visitar un pequeño tramo, preguntando en la tienda anexa al acceso de las cuevas.

Acceso a las Cuevas Árabes, qué ver en Brihuega, Guadalajara

Acceso a las Cuevas Árabes, qué ver en Brihuega, Guadalajara

¿Te imaginas el cuadro de “La última cena” de Leonado da Vinci pintado en un grano de arroz? Si buscas un lugar curioso que ver en Brihuega apunta el museo de Miniaturas del profesor Max, el hipnotizador, ubicado en convento de San José. Juan Elegido Millán fue un famoso ilusionista que viajó por todo el mundo, derrochando magia e imaginación.

Fuentes y caños de Brihuega.

Hay un dicho popular que asegura que las aguas de la fuente de los Doce Caños -también llamada “La Blanquita”- son remedio infalible para las soltera que buscan mozo con quien casarse. Secretos que a buen seguro que se contarían entre colada y colada en el anexo lavadero municipal. Villa bendecida por la afluencia de manantiales, como ya conté al comienzo, por toda la ciudad se puede encontrar esta banda sonora fresca y cantarina: la Fuentecilla, la fuente del Tinte, la de San Juan o la del Hisopo, por mencionar algunas.

Fuente de los Doce Caños, Brihuega

Fuente de los Doce Caños, Brihuega

El jardín de la Fábrica.

“El jardín de la fábrica es un jardín romántico, un jardín para morir, en la adolescencia, de amor, de desesperación, de tisis y de nostalgia.” Viaje a La Alcarria, Camilo José Cela.

El Jardín de la Fábrica, sitios que ver en Brihuega, La Alcarria

El Jardín de la Fábrica, sitios que ver en Brihuega, La Alcarria

Brihuega vivió su época dorada en el siglo XVIII gracias a la Real Fábrica de Paños construida por orden del rey Fernando VI. En ruinas y “sin fabricar nada”, como apuntó Camilo, sus muros languidecen en el abandono y la desidia desde que fue definitivamente cerrada durante la Guerra Civil. De aquel esplendor permanece un jardín melancólico de altos cipreses, laberintos de setos, rosas, cenadores… Uno de los lugares más bellos que ver en Brihuega, además de mirador privilegiado a los tejados, torres de la villa y el valle del Tajuña. El propio Hemingway lo usó durante su trabajo de corresponsal en la Guerra Civil, siguiendo la famosa batalla de Guadalajara entre las tropas mandadas por Mussolini y las de República española. De ahí que el mirador hoy lleve su nombre.

Jardín de la Fábrica de Brihuega

Jardín de la Fábrica de Brihuega

El festival de lavanda de Brihuega.

Conciertos y gastronomía al atardecer. Con esta premisa se atrae a las personas que no quieren perderse en verano el espectáculo de la floración. El Festival de la lavanda aúna música, gastronomía y naturaleza para ofrecer una experiencia sensorial y única en un entorno mágico: el de los campos de lavanda de Brihuega. Ni quiere ni necesita ser “la Provenza Manchega”. Suficientes atractivos tiene por sí misma esta villa Jardín de La Alcarria.

Alojamiento en Brihuega.

Mi alojamiento recomendado: La Hospedería Princesa Elima, un hotel rural con mucho encanto en pleno centro de la ciudad.

Más información en la web de Turismo de Castilla-La Mancha.

Sigue viajando por el blog. Te puede interesar:

Aventura, senderismo y arte rupestre en Nerpio, sierra de Albacete

Donde nace el Mundo

Código ético: este artículo contiene enlaces de afiliados. Esto significa que si compras o reservas a través de mi web obtengo una comisión sin que por ello se incremente el precio final. Así me ayudas a seguir con el blog. Todo lo que he escrito sobre qué ver en Brihuega, el Jardín de La Alcarria está basado en mi propia experiencia.

TAGS
4 Comentarios
  1. Responder

    Nómadas Ocasionales

    6 junio, 2021

    Sin duda, un lugar por conocer. Nos guardamos toda la info para preparar una escapada por la zona. Un abrazo. Irene y Edu.

    • Responder

      cosmopolilla

      6 junio, 2021

      Gracias 🙂 a mí me gustó mucho visitar Brihuega, una linda sorpresa. Un abrazo

  2. Responder

    DESDE BRIHUEGA

    8 junio, 2021

    Si quisiésemos o necesitásemos seríamos “La Provenza de Castilla”. O en todo caso Castellano-Manchega.

  3. Responder

    Anónimo

    10 julio, 2021

    UN HERMOSO LUGAR. EN SUS CAMPOS Y CON UN HERMOSO PUEBLO . QUE NO SE DEVE DE DEJAR DE VISITAR. UN ENCANTO.

DEJA UN COMENTARIO