Qué ver en Aínsa, Huesca
Aragón España

Un paseo por Aínsa, villa medieval en el Sobrarbe

Escrito por la
el
23 julio, 2021

Alto Pirineo de Huesca. Alzado sobre un promontorio en la confluencia de los ríos Cinca y Ara el viejo castillo de Aínsa ha visto pasar un milenio desde que se construyó como fortaleza para proteger el condado del Sobrarbe. A sus pies se extienden las casitas de piedra que forman una villa medieval, de cuento. Como telón de fondo, la cadena montañosa presidida por los 3348 metros del Monte Perdido. En una ruta por Aragón no puede faltar una parada en este cautivador entorno para conocer qué ver en Aínsa, uno de los pueblos más bonitos de España. Vamos a perdernos por sus calles empedradas.

Calles de Aínsa

Calles de Aínsa

Alojamiento en Aínsa.

Las dos veces que he estado en el Sobrarbe me he alojado a las afueras de Aínsa, por un tema de relación calidad – precio. Rodeada de naturaleza, lo mejor es buscar un alojamiento rural donde empaparse de esta paz y buena energía que mana del Pirineo aragonés. Mi recomendación: Casa Dueso en El Pueyo de Araguás, pedanía de Aínsa a tan sólo unos pocos kilómetros.

Casa rural en el Pueyo

Casa rural en el Pueyo

Nota: echa un vistazo a este artículo sobre los 15 pueblos más bonitos de Aragón.

Breve historia de Aínsa.

Una leyenda medieval sobre el emplazamiento del castillo de Aínsa cuenta cómo en este punto se libró una cruenta batalla liderada por Garci Ximenez, primer rey del Sobrarbe, allá por el 724. En medo de la contienda apareció una cruz de fuego sobre una carraca; hecho que otorgó la victoria a las tropas cristianas sobre los musulmanes. Cuatro siglos más tarde, sobre esta colina se instaló una fortaleza, en torno a la cual iría creciendo la villa medieval de Aínsa. Amurallada y en un lugar estratégico, parapetada entre las montañas y la unión de dos ríos, perteneció al primitivo reino de Navarra y, más tarde, se integró en el de Aragón.

Un paseo por la villa de Aínsa.

Aínsa, mirador de Ordesa, hoy su casco antiguo conserva el encanto de pueblo medieval, cuyo corazón lo ocupa la iglesia románica de Santa María. En la parte baja del pueblo, la moderna, proliferan los comercios y tiendas dirigidas a los deportes de invierno como el esquí en ambos márgenes de la carretera, paralela al río Cinca. Sin embargo, la parte superior de la colina rocosa donde se asienta permanece intacta. La calle Mayor conduce desde la plaza Mayor al castillo de Aínsa. Destaca en éste el patio de armas y la torre del Tenente, con forma pentagonal. Alberga en la actualidad un Ecomuseo.

Ordesa y Monte Perdido desde Aínsa

Ordesa y Monte Perdido desde Aínsa

Abierta por un lado al castillo, la plaza Mayor de Aínsa es donde se concentra la vida de la localidad, con animadas tabernas bajo los soportales donde degustar los vinos de la comarca y platos regionales como las típicas migas del pastor. En esta se ubica el Ayuntamiento y la iglesia de Santa María, templo románico del siglo XII con una torre – campanario dispuesta a combatir en caso de ataque, dotada de saeteras. En esta plaza se celebran las hogueras de enero en honor a San Victorián, San Antón y San Sebastián.

Iglesia de Santa María, qué ver en Aínsa, Huesca

Iglesia de Santa María, qué ver en Aínsa, Huesca

Otros monumentos que no perderse en Aínsa son las casas señoriales, de los nobles o ricos antaño en el Sobrarbe: Casa Bielsa o la Casa Arnal, ambas edificadas en el siglo XVI con la arquitectura típica de esta comarca pirenaica.

Qué hacer en los alrededores de Aínsa.

Cuenta una leyenda que en la cima del Monte Perdido se oculta un palacio mágico construido por el hechicero Atland. Desde sus torres y jardines se divisan las montañas y laderas, los prados y cascadas del maravilloso Pirineo aragonés. Sin embargo, este palacio no es accesible al común de los mortales: dicen que se encuentra embrujado y sólo se puede alcanzar a lomos de un caballo volador.

Senderismo por los Pirineos, Aínsa

Senderismo por los Pirineos, Aínsa

Avistar el vuelo de grandes rapaces en peligro de extinción como el quebrantahuesos desde el pico de Cachifullioso, también sobrevolado por elegantes buitres leonados. Recorrer los senderos del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido por rutas tan populares como la que conduce a la Cola de Caballo, preciosa cascada. Son muchas las maneras de disfrutar del entorno de Aínsa, puerta al Alto Pirineo con sus parajes nevados en invierno y de verdes pastos en verano.

Qué hacer en los alrededores de Aínsa

Qué hacer en los alrededores de Aínsa

Otra buena idea es explorar los pueblos vecinos como la aldea del Pueyo de Araguás o Boltaña, con quien comparte la capitalidad de la comarca del Sobrarbe Aínsa. Vivir las fiestas y tradiciones que en este pueblo se celebran en diferentes épocas del año es una manera de sentirse parte del Sobrarbe, un antiguo condado con costumbres y leyendas ancestrales, arraigadas, vinculadas a la magia del fuego, la nieve y sus espíritus que habitan las altas cumbres pirenaicas.

Plaza Mayor de Aínsa

Plaza Mayor de Aínsa en Navidad

Más información en la web de Turismo del Sobrarbe.

Sigue viajando por Aragón en el blog. Te puede interesar:

Viaje al valle de Aragón: qué hacer en Jaca además de esquiar

Qué ver en Sos del Rey Católico, uno de los pueblos con más historia de Aragón

TAGS

DEJA UN COMENTARIO