Bosque de Anaga en Tenerife, leyendas de Canarias
Canarias España

10 leyendas para viajar por Canarias de isla en isla

Escrito por la
el
9 enero, 2020

Hoy comenzamos un nuevo viaje a través del mito y la memoria. Te invito a subir a lomos de un dragón y navegar a merced de los vientos alisios, sobrevolando las Islas Afortunadas. Ese animal de cuento cuya cola quedó petrificada en la cara oeste de Gran Canaria, cuando el tiempo era joven y los volcanes, montañas incandescentes. Se fraguó una tierra escarpada, agreste; de selvas frondosas vigiladas por roques gigantes. Sus habitantes -guanches, benahoaritas, bimbaches o gomeros- forjaron historias explicando un mundo hostil que acabó rasgado por la espada y la conquista. Alguna de ellas sobrevivieron; otras surgieron nuevas a raíz de trágicos enfrentamientos. Las leyendas de Canarias son parte de una tradición y folclore isleño que dota de vida y poesía a un singular paisaje que a veces parece de otro planeta -la Luna o Marte- pero siempre de belleza penetrante e intensa. Fábulas canarias hay muchas; aquí van algunas de mis preferidas:

Atardecer en el Teide, leyendas de Canarias

Atardecer en el Teide, leyendas de Canarias

Un mapa de leyendas de Canarias que he recopilado en mis frecuentes viajes a las islas…

… Diablos perversos que moran en un cráter. Bravos guerreros que desafiaron a los hombres de hierro. Hechiceras que bailaban en las noches oscuras conjurando a las estrellas en la profundidad de los bosques. Historias de traiciones, luchas y desamores contadas a media voz nos acercan a estas islas Atlánticas tan ricas en la diversidad de parajes como en relatos. ¿Quieres oírlas?

Volcanes de La Palma

Volcanes de La Palma

El guardián de Ansosa (La Gomera).

Mirando al océano y al majestuoso Teide, rodeado de montañas puntiagudas y encajonado en un barranco se presenta el verde valle de Hermigua. Una estampa con caseríos de colores y palmeras. Un panorama de ensueño protegido por El Bucio, un roque con la forma de un león durmiente. Conocido como el guardián de Ansosa, en él reposan los espíritus de los antiguos habitantes del valle. Fue hace muchos años cuando, envueltos en la niebla que al oscurecer baja de las alturas cubriendo las laderas, venían oscuros seres de la noche. Sus intenciones, hacerse con el secreto de la fertilidad de estas tierras. Los hermigüenses se unieron y combatieron al mal valientes como leones. Vencieron pero la lucha se cobró varias vidas. Almas que fueron depositadas junto al roque del Bucio. Desde entonces, vela por el valle y sus gentes.

El Bucio, leyendas de La Gomera

El Bucio, leyendas de La Gomera

Guaiota, el diablo del Teide (Tenerife).

Cuenta una leyenda guanche que un malvado dios, llamado Guaiota, habitaba en el interior del Teide. Cuando se enfadaba, desataba un infierno de fuego y destrucción. Para calmar su furia, los oriundos de la isla de Tenerife dejaban ofrendas de artesanía y alimentos en la boca de las cavidades volcánicas, al pie de la montaña. Guaiota se sentía celoso del adorado Magec, el dios Sol, por lo que le tendió una trampa y lo atrapó en el volcán, sumiendo al mundo en la oscuridad. Los guanches suplicaron a Achamán, el dios supremo, que interviniera y liberara al sol de su cautiverio. Tras una encarnizada lucha Achamán venció al maligno. Aprisionó a Guaiota dentro del Teide y para que no escapara, taponó el cráter con un cono blanquecino coronando el volcán, conocido como el Pan de Azúcar. Se dice que Guaiota nunca murió, y duerme desde entonces en el corazón del Teide esperando despertar.

Roques de García, El Teide

Roques de García, El Teide

La violeta de las Cumbres (La Palma). 

En las faldas del Roque de los Muchachos, el punto más alto de la isla de La Palma, cada primavera florece el Pensamiento de las Cumbres o Viola palmensis. El lugar no es casual: allí fue encontrada hace muchos años una joven cubierta de escarcha. Se piensa que pereció de frío buscando a su amor, arrebatado por el diablo y transformado en una columna de basalto de la Caldera de Taburiente. La tradición oral palmera los describe como los «Romeo y Julieta» de la isla, ya que su amor no era bien visto. Sus encuentros secretos acabaron en tragedia: separados por el diablo que, celoso, construyó una pared. El joven, al intentar saltarla, acabó en el abismo. Su amada, desconsolada, tal vez aún lo busca por el desierto de nubes y rocas que corona la más bonita de las islas.

La Palma, leyendas de Canarias

La Palma, leyendas de Canarias

El diablo del Timanfaya (Lanzarote).

Una de las más conocidas leyendas de Lanzarote es la de diablo que habita en el cráter del volcán del Timanfaya. Ocurrió en 1730: una brutal erupción volcánica sepultó una cuarta parte de la isla sumiéndola en un mar de lava y fuego. Se cuenta que ese aciago día se estaba celebrando una boda, a la que sorprendió una lluvia de rocas y cenizas. Los invitados comenzaron a huir pero Vera, la novia, fue alcanzada por una gran piedra que aprisionó su cuerpo. El novio -de nombre Aloe- desesperado, usó una forca de cinco puntas para retirarla pero fue tarde: su prometida ya había muerto. El joven, enloquecido, corrió alzando con furia la forca por los senderos ardientes del Timanfaya, antes de desaparecer en el interior del volcán. Su imagen hoy es símbolo del Parque Nacional del Timanfaya, donde crece una planta curativa contra las quemaduras y otros males: el Aloe Vera.

Timanfaya

Parque de Timanfaya, fuente: Pixabay

La leyenda de Garajonay (La Gomera). 

Espíritus antiguos se esconden en la umbría de los bosques de niebla de La Gomera, la segunda isla más pequeña de las Canarias. El centro de la selva de laurisilva más espesa del archipiélago pertenece a dos amantes suicidas. Gara era la princesa de La Gomera; Jonay, el príncipe de Tenerife. El joven atravesó el mar de una isla a otra usando odres de piel de cabra inflados como flotadores para pretender su amor. Sin embargo Gara, a pesar de sentirse atraída, lo rechazó por no pertenecer a su estirpe. El príncipe, furioso, la golpeó. Fue por ello detenido y condenado a muerte. A la mañana siguiente, Gara lo liberó y juntos huyeron a las montañas, donde se atravesaron el corazón de un flechazo, a sabiendas de que su amor era imposible.

Parque de Garajonay, leyendas de Canarias

Parque de Garajonay, leyendas de Canarias

Leyendas de Anaga (Tenerife).

Como en las otras islas occidentales, las mejores leyendas de Tenerife pueblan las selvas de laurisilva -las más antiguas del planeta-, en concreto el bosque de Anaga. Se cree que entre sus claros existía un lugar donde las brujas bailaban en aquelarres hasta el amanecer, conjurando hechizos que pactaban con las olas, bañándose al alba desnudas en la playa. Ese mismo bosque de fantasía fue refugio de los guanches, para ocultarse de los invasores al abrigo de dragos sagrados. Su savia se dice que es roja como la sangre derramada de los aborígenes.

Macizo de Anaga, valle de Taganana

Macizo de Anaga, valle de Taganana

Tanausú, el indómito caudillo de La Palma.

En septiembre de 1492 Alonso Fernández de Lugo, caballero al servicio de los Reyes Católicos desembarcó en Tazacorte con la intención de tomar La Palma e incorporarla a la Corona de Castilla. Los benahoaritas pusieron poca resistencia, excepto Tanausú, el mencey que reinaba en Aceró, la Caldera de Taburiente. Cada vez que las tropas de don Alonso intentaban penetrar por el paso de la Cumbrecita, eran atacados con piedras, palos y flechas. El Adelantado ideó un plan y por medio de un aborigen convenció a Tanausú para salir de la Caldera y firmar un pacto de paz. Pero don Alonso traicionó al caudillo. Lo encadenó y embarcó rumbo a la península para exhibirlo como trofeo. En la nave, Tanausú se negó a comer y sólo murmuraba «Vacaguaré» («quiero morir»). El rey de Aceró nunca llegó a puerto, se dejó morir de hambre y el mar fue su sepultura. Hasta aquí la Historia, tal y como fue documentada. Una de las más queridas leyendas de La Palma recuerda Tanausú en la silueta de la Caldera, vista desde las coladas volcánicas del sureste de la isla: el alma del guerrero al morir regresó y quedó fosilizada en la ladera.

Silueta de Taunusú

Leyendas de Canarias. Silueta de Taunusú en la Caldera de Taburiente

Leyenda de la princesa Tenesoya (Gran Canaria)

Una de las más tristes leyendas de Gran Canaria habla de una joven raptada durante la conquista de la isla, acontecida en 1460: la princesa Tenesoya. Diego de Herrera y sus hombres atacaron a las mujeres aborígenes durante un rito de purificación en la zona costera de Bañaderos, capturando a la princesa y llevándosela hasta Lanzarote, isla ya conquistada. Lejos de su gente y su cultura, Tenesoya fue obligada a bautizarse con el nombre de Luisa y a contraer matrimonio con un hidalgo de origen normando, Maciot de Bethencourt. Sin embargo, otras crónicas de la época afirman que en realidad el noble con quien casó fue con la princesa de Teguise, hija de Guadarfía -último rey de Lanzarote- en pro de establecer la paz.

Dunas de Maspalomas, Gran Canaria

Dunas de Maspalomas, Gran Canaria

El Grito de Ferinto (El Hierro). 

La leyenda de la isla de El Hierro también se sitúa en el contexto de la conquista canaria. Su protagonista, un bimbache de nombre Ferinto, afamado guerrero. Conocedor de los barrancos, senderos y escondrijos plantó cara al ejército de Juan de Bethencourt, logrando siempre huir. Traicionado por uno de los suyos, quien reveló su paradero, Ferinto corrió hasta que se vio acorralado al final del camino, ante un precipicio. Dispuesto a morir antes de ser apresado y vendido como esclavo, saltó lo más alto que pudo, salvando el abismo en lo que hoy se conoce como el Salto del Guanche. Sin embargo, al final los hombres de Bethencourt lo rodearon. Según se cuenta, Ferinto profirió un grito atronador que fue escuchado en toda la isla, llegando a oídos de su madre quien supo así de su derrota.

Estatuas de aborígenes de Canarias

Estatuas de aborígenes de Canarias

La maldición de Laurinaga (Fuerteventura).

Corría el siglo XV cuando Pedro Fernández de Saavedra fue nombrado Señor de Fuerteventura. Afamado conquistador, tuvo más de diez hijos con su esposa y tantos otros tras seducir y acosar a las jóvenes aborígenes. Una de ellas fue Laurinaga, campesina y madre soltera de la que se desentendió. Pasaron los años, el primogénito de Pedro, Luis Fernández, siguió los pasos de su padre en cuanto a perseguir a las doncellas. Una de las más bellas, bautizada como Fernanda, rechazó sus halagos y se convirtió para él en un capricho. Hasta tal punto que un día de paseo intentó forzarla y la joven, con sus gritos, atrajo a un campesino que se prestó a defenderla. La lucha entre ambos hombres se detuvo cuando llegó don Pedro a caballo. Encolerizado, mató al campesino que se había atrevido a desafiar a su hijo. Entre unos arbustos apareció una anciana que con ira maldijo a ambos caballeros y a toda la isla de Fuerteventura, tierra de sus dominios. Era Laurinaga y el campesino, hijo ilegítimo de don Pedro. Sopló entonces un viento ardiente del Sáhara, marchitando árboles y flores, convirtiendo la isla en un desierto.

Atardecer en Fuerteventura, leyendas de Canarias

Atardecer en Fuerteventura, leyendas de Canarias. Fuente: Pixabay.

San Borondón.

10 + 1. Y es que no podía terminar esta recopilación de tradiciones y leyendas de Canarias sin la alusión a esta isla fantasma que aparece y desaparece, como una silueta borrosa en la línea del horizonte. Conocida como «La Inaccesible», «La Perdida» o «La Encantada», según los cartógrafos del siglo XVI de la existencia de San Borondón habían dado cuenta algunos marineros que llegaron a ella por accidente y se situaría al oeste de las Canarias, entre el triángulo formado por La Palma, El Hierro y La Gomera. Las expediciones en busca de esta isla espectral, para descubrirla y conquistarla, fueron muy populares entre los siglos XVI -XVIII, por parte de navegantes españoles y portugueses. La Isla Errante para algunos; para otros sólo un espejismo provocado por castillos de nubes… Sigue siendo un misterio. Pero os prometo que cuando estuve en La Gomera, juraría que avisté San Borondón…

San Borondón, leyendas de Canarias

¿San Borondón? Leyendas de Canarias

3 1 vote
Article Rating
TAGS
guest
5 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
Pepe Roldán

Me ha encantado Patri, una muy buena recopilación.

Gael
Gael

Es súper guay

Mariano
Mariano

Hola! Hermosas leyendas, algunas había oído en algunos de mis viajes a las Islas. No conozco todas aún pero espero prontamente poder terminar de recorrerlas. Cada una es única e irrepetible. Increíble que en tan poca distancia, los escenarios cambien tanto!!! Enamorado es poco… conozco Gran Canarias, Tenerife, El Hierro,… Leer más »