qué ver en Aberdeen
EuropaReino Unido

Aberdeen, la ciudad de granito

- 6 marzo (2017)

Mirada pétrea, pose erguida. Una mano alzada en dirección al cielo mientras la otra aferra con tenacidad su pesada espada. De espaldas al teatro de su majestad, sobre los verdes jardines de Union Terrace, el Guardián de Escocia permanece impasible. En 1888 se inmortalizó esta escultura del héroe nacional del cincel de un admirador y tocayo, William Grant Stevenson. El mito perdura en Aberdeen, la Ciudad de Granito, permaneciendo vivo en los corazones de los escoceses.

William Wallace, qué ver en Aberdeen

William Wallace, qué ver en Aberdeen

“Te diré una verdad, hijo mío: la libertad es la mejor de todas las cosas, no vivir bajo ninguna de las esclavitudes”.

Qué ver en Aberdeen: viaje hacia el norte de Escocia.

Un tren rápido me ha traído en un par de horas bordeando la costa de Edimburgo a Aberdeen, Obar Dheathain en gaélico, ese lenguaje que parece sacado de un libro de Tolkien. De fachada Atlántica, industrial, moderna, universitaria y bulliciosa la conocida como “la Ciudad de Granito” es también la puerta del norte. La tercera ciudad de Escocia, de cuyo puerto zarpan los barcos cruzando el Atlántico norte, rumbo a las islas Shetland y Orcadas.

Ferry de Aberdeen a Lerwick

Ferry de Aberdeen a Lerwick

A uno de esos grandes barcos subiré al día siguiente, ya que mi destino final es Lerwick en las Shetlands, para asistir al festival vikingo del fuego, el Up Helly Aa. Pero ahora tengo 24 horas para caminar y conocer lo más importante de la ciudad escocesa: qué ver en Aberdeen en un día.

Aberdeen, la ciudad de Granito

Paseando por New Aberdeen.

El tren se detiene en la estación de New Aberdeen, el centro comercial y donde se desarrolla la vida de la ciudad. Me apeo y, a pesar del sol, hace frío. A unos cinco minutos andando encuentro mi hostal (The Lost Guest House), básico y económico, para dejar la mochila y dedicarme a explorar la ciudad a mi antojo.

Casas de Aberdeen

La Union Street es la columna vertebral de Aberdeen, repleta de comercios y restaurantes. Me gusta el color y la simetría de la arquitectura de granito, perfectamente conjuntada. Me resulta una ciudad armoniosa, ordenada y tranquila bajo un sol invernal, con graznidos de las gaviotas de banda sonora. En un pequeño bar una sopa del día, de lentejas me calienta el estómago. 

Qué ver en Aberdeen, la ciudad de granito

Qué ver en Aberdeen, la ciudad de granito

Mi primera parada son los jardines de Union Terrace, entre brochazos de arte urbano y jóvenes practicando deporte. Saludo a William Wallace, el héroe inmortalizado por Mel Gibson en la gran pantalla, película que a muchos nos marcó la adolescencia de romanticismo rebelde.

Jardines de Union Terrace, qué ver en Aberdeen

Jardines de Union Terrace, qué ver en Aberdeen

El paseo continúa. Un músico callejero ameniza el día con las notas de una gaita. Estoy llegando al corazón de la ciudad moderna de Aberdeen, la iglesia de San Nicolás. Elegante y austera como todas las anglicanas, su perímetro lo rodea un jardín verde salpicado de tumbas cubiertas de musgo. Cómo me gustan los cementerios celtas con sus cruces redondas, sus símbolos gaélicos, su escritura élfica… Cementerio de St Nicholas Estas viejas piedras que se elevan con una puntiaguda torre datan del medievo, del lejano S.XII. Cuenta la leyenda que el santo salvó a un marinero de una muerte segura en medio de una tormenta, por lo que construyó está iglesia y la consagró a él en agradecimiento. St Nicholas, Aberdeen Mis pasos me conducen hasta el final de la Union Street, no sin antes rendir homenaje al rey de los escoceses: Robert the Bruce, cabalgando ante los muros blancos del Mariscal College. Ahora estoy en el Mercat Cross, la Cruz del Mercado, donde se ubicaba la lonja en la Edad Media, marcada con una cruz hexagonal esculpida con los medallones de los reyes escoceses. El unicornio que la corona es otro de los emblemas de esta monarquía extinta, al norte del mundo.

Robert the Bruce, qué ver en Aberdeen

Robert the Bruce, qué ver en Aberdeen

 

“We fight not for glory, nor for weath, nor honour but only and alone for freedom wich no good man surrenders but with his life”. Robert the Bruce.

Cruz del Mercado, qué ver en Aberdeen

Cruz del Mercado, qué ver en Aberdeen

Empieza a apretar el frío. Me encuentro al lado del puerto por lo que aprovecho para buscar refugio y visitar el Museo Marítimo de Aberdeen. De entrada gratuita, este es un museo imprescindible para entender la relación de toda una vida entre la Ciudad de Granito y el mar. Una muestra de construcciones navieras, la vida dura de los marineros y los pobladores de estas tierras hasta llegar a la época contemporánea. Museo Marítimo de AberdeenEl mar… Sólo el mar. Fuente de vida y también de muerte. De días de terribles tormentas y sol. Fue el mar el que esculpió el carácter ciertamente melancólico de los habitantes de Aberdeen y les dotó de curiosas tradiciones, creencias e incluso supersticiones. Museo Marítimo, Aberdeen

Remember me. Be wise then Christian while you may. For swiftly time is flying. The thoughtless man who laughts today tomorrow will be dying

Puerto de Aberdeen desde el Museo Marítimo La luz de la tarde desciende. Sopla frío el viento del océano norte. Por las ventanas del museo contemplo el puerto de Aberdeen. En el muelle está estacionado el ferry que me llevará a las Shetlands, un gran barco blanco con un vikingo pintado de azul. Pero aún tengo que esperar a que el sol se vuelva a poner…

Old Aberdeen.

Un nuevo día soleado ¡pero qué suerte estoy teniendo con el tiempo! Y de nuevo rehago mis pasos, retomo la Union Street hasta la Cruz. Aquí comienza la King Street y un largo paseo de media hora hasta la ciudad de piedras centenarias, esas que ardieron en la Edad Media por el rey inglés Eduardo III. Me hubiera gustado visitar la Galería de Arte de Aberdeen, con obras de Francis Bacon o los impresionistas pero es lunes y está cerrada.

Galería de Arte, qué ver en Aberdeen

Galería de Arte, qué ver en Aberdeen

La hilera de estudiantes con libros, mochilas y conversaciones alegres marca el camino hasta el campus universitario de Old Aberdeen. Los colleges de piedra me trasladan al mundo imaginario: el universo Hogwarts que leí hace años en “Harry Potter”. Ante el edificio de la King´s College Chapel sólo les faltan las capas de magos y escobas voladoras.

The College, qué ver en Aberdeen

King´s College Chapel, qué ver en Aberdeen

¡Quién pudiera volver a ser estudiante y matricularse aquí, en esta hermosa universidad de Aberdeen!
Universidad de Old Aberdeen, qué ver en Aberdeen

Universidad de Old Aberdeen, qué ver en Aberdeen

Las callecitas de Old Aberdeen son estrechas travesías de casas bajas con placitas, fuentes y jardines donde los estudiantes leen aprovechando la mañana de sol. Me interno por los senderos del Jardín Botánico entre arbustos y flores que anuncian una temprana primavera, como si fuera una más de los estudiantes de botánica que pasean sus libros en el edificio anexo.

Jardín Botánico, qué ver en Aberdeen

Jardín Botánico, qué ver en Aberdeen

Qué ver en Aberdeen

Qué ver en Aberdeen

¡Me fascina esta parte de la ciudad! Además de estudiantes, Old Aberdeen mantiene intacto su espíritu de antiguo pueblo de pescadores, donde parece que el tiempo se ha detenido…

Old Aberdeen, qué ver en Aberdeen

Old Aberdeen, qué ver en Aberdeen

De paseo por Old Aberdeen

De paseo por Old Aberdeen

Rincones de Old Aberdeen

Rincones para el relax, qué ver en Aberdeen

Al fondo, se eleva la St. Marchar Cathedral, rodeada por un viejo cementerio. “¿Es estudiante de la universidad?” Me pregunta un entrañable señor de pelo blanco. “No”, sonrío y le doy las gracias por quitarme unos años. Me guía a través de los pasillos feliz de poder practicar el español que aprendió hace tiempo. Lo más increíble de esta catedral es el techo de madera, me indica, que se conserva desde el S.XII cuando era un templo católico.

Catedral, qué ver en Aberdeen

Catedral de St. Marchar, qué ver en Aberdeen

Catedral de Old Aberdeen

Catedral de Old Aberdeen

Digo adiós al amable escocés de Old Aberdeen y regreso al hostal en busca de mi mochila: a las seis tengo que estar en el puerto para seguir mi ruta al norte. A medio camino, un inciso en una casona que capta mi atención: la colina del Trinity Cementery, un camposanto que se extiende hasta el mar.

Trinity Cementery, qué ver en Aberdeen

Trinity Cementery, qué ver en Aberdeen

Mi despedida de la Ciudad de Granito: el faro de Aberdeen.

Amanece que no es poco. Ese pensamiento acude a mi mente con alivio después de la tormentosa y agitada noche en el ferry de vuelta de Lerwick. He pasado dos días en el festival vikingo y en mi retorno al sur arribo a Aberdeen al empezar un nuevo día. Las luces del alba tiñen el cielo de rosa y se reflejan en las aguas del río Dee en su desembocadura.

Río Dee, Aberdeen

Antes de tomar el tren de regreso a Edimburgo un paseo matutino me lleva por las ruinas de una antigua batería hasta la Greyhope Bay: el faro de Aberdeen. El sol se alza tímidamente en el horizonte. Dicen que desde este mirador del norte en las noches despejadas de invierno puede verse la Aurora Boreal coloreando el cielo de verde.

El faro de Aberdeen

El faro de Aberdeen

The northern lights of old Aberdeen
Mean home sweet home to me
The northern lights of Aberdeen
Are what I long to see…

(Tradicional song from Aberdeen)

ETIQUETAS
POST RELACIONADOS
7 COMENTARIOS
  1. Responder

    Tierras Insólitas

    7 marzo, 2017

    Me ha encantado Old Aberdeen, una zona de película. Parece que te transportas a mundo mágico de Harry Potter. Un abrazo!!!!

    • Responder

      cosmopolilla

      7 marzo, 2017

      Old Aberdeen sin duda es lo mejor de la Ciudad de Granito :) ¡un abrazo!

  2. Responder

    Viajes por el Mundo

    8 marzo, 2017

    Jolin, ya te lo han dicho pero Old Aberdeen es espectacular!!! Qué chulada!!!

  3. Responder

    jordi (milviatges)

    12 marzo, 2017

    Pues tiene muy buen aspecto esta ciudad. Por desgracia solo conozco Glasgow y Edimburgo, de manera que algún día deberé regresar a Escocia. No estará nada mal iglucir Aberdeen en el recorrido.

    • Responder

      cosmopolilla

      13 marzo, 2017

      Je je yo Glasgow la tengo pendiente, para la próxima que vaya a Escocia que es un destino siempre apetecible :)

  4. Responder

    Carmen

    13 marzo, 2017

    Pues creo que es la primera vez que veo algo de esta ciudad, de hecho (y que no se entere nadie) solo conocía de ella su equipo de fútbol. Así que me la acabas de descubrir y me ha encantado, tengo pendiente la visita a Escocia y desde luego la pongo en la lista. La catedral, me ha parecido chulísima!
    Un abrazo
    Carmen

  5. Responder

    Belén (Mis viajes y sensaciones)

    16 marzo, 2017

    Pues mira que me habían hablado que esta ciudad no tenía nada, pero ya veo que no, a mi si me ha gustado, y creo que según demuestran tus fotos hay que darle una oportunidad cuando vayamos a Escocia. Saludos

DEJA UN COMENTARIO

Suscríbete a lacosmopolilla

Cada semana recibirás un eMail con mis últimas entradas

Promociones
Seguros Iati Cosmopolilla
La cosmopolilla en Twitter
La cosmopolilla en YouTube
Colaboraciones
logo-miembro-tublogdeviajes
logo-miembro-tublogdeviajes
logo-miembro-tublogdeviajes