Escocia: descubriendo las Highlands

Al norte de Gran Bretaña se encuentra Scotland, Alba en gaélico. Si Edimburgo es una de las ciudades medievales más hermosas y bien conservadas de Europa, recorrer las Tierras Altas es un viaje al mundo  de los sueños: profundos lagos, escarpadas montañas, castillos envueltos en la bruma y acantilados de vértigo sobre el mar del Norte… Escocia es una quimera con sabor a malta, mar, lluvia, olor a tierra mojada y música celta.

Escocia

Escocia, un sueño verde

¿Nos escapamos a la tierra de William Wallace?

Disfrutar Escocia es dejarse llevar por los sentidos: sentarse en un prado y acariciar la hierba fresca y húmeda, aspirar el olor a salitre, perderse en el gris oscuro de su inmenso océano y sentir cómo el viento del norte desordena tus cabellos amablemente…

–  Una intro sobre el país 

El clima de Escocia.

¿Lluvia?… “El verde hay que pagarlo”, me dijo un simpático camarero una tarde de verano diluviando en Asturias… Esto se multiplica por diez en Escocia: clima Atlántico y lluvioso. En un mismo día puede chispear, llover y salir el sol. Pero lo seguro es lo primero. El chubasquero y el paraguas, obligatorios en la maleta.

Temperaturas: Fuimos un total de doce días en pleno agosto. En Edimburgo no pasamos de los doce grados. En las Highlands llegamos a estar a cinco… Me tuve que comprar unos guantes y una bufanda, y enfundarme dos jerseys.  Por lo tanto, ropa de invierno, botas, y un buen repelente de mosquitos si se van a visitar las Highlands: las mitges son moscas diminutas pero pueden llegar a ser muy muy molestas.

Isla de Sky

Isla de Sky, Escocia

Escocia: nivel de vida, alojamiento y gastronomía.

En Escocia la moneda es la libra, por lo que comer, dormir etc. no resulta muy económico. Alojamiento: nosotros dormimos en B&B, por unas 40 ó 50 libras la noche con desayuno (2 personas). Esta es la mejor manera de interactuar con los escoceses, ya que suelen ser sus propias casas en las que  ofrecen una o dos habitaciones y desayuno casero. Reservar con antelación no es necesario, basta con fijarse en el cartel de “Vacancies” y simplemente preguntar.

En cuanto a la comida, precisamente no me declaro fan del “fish and chips”, y aparte de los huggies o el típico scottish pie (un guiso de ternera con verduras en un pastel de hojaldre) poco más se puede degustar… Así que un súper donde comprarse pan, jamón de york y fruta siempre es más económico y nutritivo. Esa fue nuestra comida base de todo el viaje.

Fish and chips

Fish and chips

Transporte en Escocia. 

Para hacer un tour por Escocia, tengo entendido que el transporte público es regular y llega a muchos sitios. Nosotros alquilamos un coche durante los 10 días que estuvimos de ruta por las Tierras Altas: teníamos poco tiempo y ganas de llegar a sitios recónditos.  El conducir por la izquierda es todo un reto. He de reconocer que cuando me tocó a mí me llevé unos cuantos setos… Pero todo es cuestión de concentración. Las carreteras están bien asfaltadas y poco transitadas, aunque también hay “rush hour“…

"Hora punta"

“Hora punta”

Más ovejas  que personas, focas en la playa, ciervos rojos, vacas peludas… This is Scotland!
Vaca peluda de las Highlands

Vaca peluda de las Highlands

Escocia, de Edimburgo a las Highlands. Ruta de 12 días.

Mapa de Escocia

Mapa de Escocia

Mapa de Escocia y descripción del itinerario:

Días 1 y 2: Edimburgo: punto de inicio y final (A y M).

Día 3: Edimburgo (A) – Stirling (B) – Loch Lomond (Drymen) (C).

Día 4: Loch Lomond (C)– Inveraray (D) – Oban (E).

Día 5: Oban (E) – Fort William (F)– Fort Augustus (Loch Ness)(G).

Día 6: Loch Ness (G)  – Isla de Sky (H).

Día 7: Isla de Sky (H) – Ullapool (I).

Día 8: Ullapool (I) – Stornoway (Isla Lewis, en ferry) (J)

Día 9: Stornoway (J) – Ullapool (I) – Inverness (K).

Día 10: Inverness (K) – Pitlochry (L) – Edimburgo (M).

Día 11: Edimburgo.

Día 12: Edimburgo – Madrid.

RELATO DE UN VIAJE EN COCHE POR ESCOCIA.

DÍAS 1 Y 2: Edimburgo, la ciudad medieval más bonita del mundo. 

De Madrid volamos a Edimburgo, la capital de Escocia y, para mí, unas de las ciudades más bonitas del mundo. Una amiga que vivió un tiempo allí me contó que Edimburgo es realmente inspirador, y a todo el mundo que va le da por pintar (como en su caso), escribir o componer poemas… El pasear por el centro de la ciudad es un viaje en el tiempo, transportándote unos cientos de años atrás, a una sombría y oscura Edad Media…

Edimburgo, La Atenas del Norte.
Edimburgo desde Calton Hill

Edimburgo desde Calton Hill, ¡la capital de Escocia me enamoró!

Edimburgo es una ciudad para perderse, dejarse embriagar por su encanto y el sonido de gaitas que flota en el ambiente, caminar sin rumbo por el empedrado, hasta encontrar, por ejemplo, un cementerio de tumbas de piedra negra de hace más de doscientos años aferradas a las casas de ladrillo entre las yedras. Este es Greyfriars, un cementerio embrujado en el que corren todo tipo de leyendas.

Cementerio de Edimburgo

Cementerio de Greyfriars, Edimburgo

Romanticismo aparte, agosto es sin duda el mejor mes para ir: se celebra cada año el festival internacional, por lo que la ciudad se transforma en una fiesta, en cada parque hay conciertos al aire libre, barras con sidra y cerveza, teatro callejero con improvisadas performances… ¡Un ambientazo increíble!

Festival de agosto

Festival de agosto de Edimburgo

Alojamiento en Edimburgo durante el festival de agosto.

Lo más complicado, conseguir alojamiento este mes: todo completo, y caro, muy caro. ¡En Internet leí que había gente que incluso reservaba un año antes! Con este panorama, sólo conseguimos reservar un B&B por 80 libras la noche a las afueras, una locura… Nos quedamos dos noches en Cramon Mill B&B, muy seductor en la web (un molino restaurado del S.XVII) pero la habitación y el baño diminutos, por no mencionar que a partir de las 6 de la mañana era imposible dormir: los aviones parecían que iban a aterrizar sobre tu cabeza… Lo único bueno, el bus directo al centro que paraba justo allí y el bonito paisaje que lo rodeaba. Yo no repetiría… Y de hecho no repetimos a la vuelta.

En Edimburgo, además de disfrutar la ciudad, como atracciones turísticas hay mucho que ver: desde el espectacular castillo dominando la ciudad, hasta el inquietante Mary King´s Close, un viaje al submundo del Edimburgo más tenebroso, aunque luego se tengan pesadillas…

Castillo de Edimburgo

Castillo de Edimburgo, Escocia

Almorzar en Edimburgo: para ir a lo seguro comimos en el Garfunkel, en la calle central de subida al castillo. Es una cadena muy parecido a nuestro VIPS, donde ya habíamos estado otras veces en nuestras escapadas a Londres. Tiene todo tipo de platos a precios asequibles: ensaladas, costillas, nachos, chicken burguer… e incluye las especialidades locales, como el Scottish Pie. Para tomar una cerveza o una ale (cerveza templada con la que acompañan sus comidas) en la calle central también hay varios pubs animados y con buena música.

DÍA 3: EDIMBURGO – STIRLING – LOCH LOMOND.

Distancia: 60 millas. Tiempo de recorrido: una hora y media.

El tercer día cogimos el coche de alquiler y nos dirigimos a Stirling, popular ciudad por la archiconocida película “Braveheart”, en la que se recrea la vida del héroe escocés por antonomasia: William Wallace. Stirling bien merece una visita a su castillo y alrededores, centro histórico, y el monumento a Wallace. Éste último está situado a las afueras de la ciudad en una torre, desde la que hay unas vistas impresionantes sobre el prado donde se libró la famosa batalla de Stirling, en la que los escoceses vapulearon a los ingleses en pro de ese sueño intangible llamado libertad. En el pequeño museo se conservan algunas reliquias, como la espada de Wallace.

Stirling

Stirling, campos de batalla de Escocia

Comimos en Stirling y probamos los famosos huggies, un poco reticentes puesto que se  componen de hígado y pulmón de cordero, pero la verdad es que sabe muy parecido a nuestra morcilla. Los suelen servir con puré de patatas y una suave salsa espesa y caliente. ¡Muy contundentes para un día de lluvia!

Fuente: www.tumbl.com

Fuente: www.tumbl.com

Después de que nos cayera un buen chaparrón, continuamos hasta Drymen, un pequeñito pueblo situado en las inmediaciones de Loch Lomond. Allí dormimos en un agradable bed and breakfast, (Bramble Wood B&B), una casa de campo en plena naturaleza, junto al Buchanan Castle. Al lado del alojamiento de Edimburgo este nos pareció una maravilla, bueno, bonito y barato. Un placer disfrutar del atardecer junto al precioso lago…

Atardecer en Loch Lomond

Atardecer en Loch Lomond, Escocia

Por la noche cenamos en el único restaurante abierto que había en Drymen: un agradable local lleno de escoceses en la plaza central. La zona de Loch Lomond es típica para el turismo pero entre británicos. En aquel restaurante/pub perdido realmente me sentí “guiri”, ya que todo el mundo reparó en nosotros y nos preguntó de dónde éramos… Acabamos tomando unas cervezas y pasando una noche muy agradable con los entrañables lugareños.

DÍA 4: DRYMEN – INVERARAY – OBAN

Distancia: 85 millas. Tiempo de recorrido: 2 horas.

En el B&B de Drymen por fin probamos un desayuno típico escocés: huggies, beans, huevo frito, bacon, salchichas, tomate asado… ¡A esto le llamo yo empezar bien el día!

scotis-breakfast

Con la tripa bien llena, pasamos la primera parte de la mañana paseando por el Loch Lomond y el bonito pueblo de Luss.

Loch Lomond

Loch Lomond, Escocia

Esta es la Escocia con cuyos paisajes que yo venía soñando: lagos oscuros y cristalinos, prados verdes interminables llenos de vacas y ovejas y pueblecitos de piedra con cementerios celtas detrás de su iglesia…

Iglesia de Luss

Iglesia de Luss, Escocia

De camino a Inveraray, hicimos un alto en otra típica estampa escocesa: el Loch Awe, lago de forma alargada con isla y castillo medio derruído en el medio. Se puede visitar, andando por un pequeño camino de tierra entre los juncos, e imaginar cómo sería la vida hace siglos entre esos muros antes de caer en el abandono y el abrazo de la maleza…

Loch Awe

Loch Awe, Escocia

La siguiente parada fue Inveraray, pueblo costero con chillonas gaviotas, pequeño y tranquilo. Hicimos lunch (bocatas en el puerto), paseo y visita a su elegante castillo. Depués continuamos hasta Oban, ciudad costera y punto de salida de los ferrys a las islas exteriores.

Castillo de Inveraray

Castillo de Inveraray, Escocia

A Oban llegamos por la tarde. Encontramos alojamiento en un B&B a la entrada, en una casa donde nos recibió una anciana señora y su nieta, simpatiquísimas (Glen B&B). Soltamos los bártulos y nos fuimos a inspeccionar la zona: un paseo marítimo, un anfiteatro dominando la colina y agradables pubs donde degustar una ale.

Oban

Oban, Highlands del sur en Escocia

En uno de estos pub nos encontramos a una pareja española que nos recomendó un lugar para comer fish & chips barato y “casero” junto al puerto. Como no nos sedujo la idea, fuimos mirando las cartas de los restaurantes hasta que, un poco alejados del centro, encontramos un sitio encantador, pequeño y con velas, en el que cené un filete de salmón con salsa de fresa. Delicioso.

DÍA 5: OBAN – FORT WILLIAM – FORT AUGUST (LOCH NESS).

Distancia: 75 millas. Tiempo de recorrido: 1 hora y media.

La señora del B&B Glen Cottage definitivamente nos conquistó cuando probamos para desayunar su mermelada de arándanos casera, con música de la banda de Oban de fondo, en la que nos explicó que tocaba su marido la trompeta.

Muy animados pusimos rumbo a Fort William, en el corazón de las Highlands. Famoso por estar a los pies de la montaña más alta de Escocia, y por haberse rodado en sus alrededores muchas de las escenas de la saga “Harry Potter”. Además,  Fort William es el punto donde más llueve de toda Gran Bretaña. ¡Y vaya si llovía!!

Fort William

Fort William, el lugar más lluvioso de Escocia

Un paseo por Fort William, un té para entrar en calor y secarnos las húmedas ropas, y seguimos la ruta al norte para llegar a medio día a Fort August, en la orilla misma del famoso Lago Ness. Buscando a Nessy pasamos toda la tarde… Pero no la encontramos 😉

Para comer nos hicimos unos bocatas con el plan idílico de comerlos a la orilla del lago, donde hay un bonito merendero con mesas y sillas de madera… Mala idea: casi nos devoran las mitges y las avispas a nosotros, locas con el olor a cerveza y comida… Acabamos encerrándonos en el coche para poder comer tranquilos. Triste pero cierto.

Al famoso castillo, el Urquhart Castle, no entramos, sólo quedan en pie unas torres y cobran una barbaridad, y ya nos habían advertido que era un “engaño” para turistas, así que nos conformamos con verlo por fuera…

Fuente: http://ukbestguide.com/scotland

Fuente: http://ukbestguide.com/scotland

Nos alojamos en un B&B agradable y limpio con nombre élfico, (Rivendell), donde por la noche sólo se oían el ulular de las lechuzas en el bosque.

DÍA 6: FORT AUGUST – PORTREE (ISLA DE SKY).

Distancia: 90 millas. Tiempo de recorrido: 2 horas.

Ruta maravillosa la que va desde Loch Ness hasta la costa oeste – isla de Sky: bosques de coníferas, lagos, montañas… Y uno de los castillos emblemas de Escocia: el de la película de “Los Inmortales” o el anuncio del “Cardhú”: el Eilean Donan Castle. Por 5 libras bien merece una visita al pasado histórico de Escocia.

castillo-los-inmortales

Eilean Donen Castle, Escocia

Sky ha sido sin duda lo que más me ha gustado de Escocia: el paisaje más agreste y naturaleza más salvaje, la isla donde hay más ovejas que personas, sus acantilados feroces con cascadas precipitándose al gélido mar… Ya estamos en plenas Highlands: muchos carteles están escritos en gaélico, ese idioma ancestral y extraño, que más parece sacado del élfico de un libro de Tolkien.

Kilt Rock

Kilt Rock, isla de Sky

Portree, la “capital” de Sky, es un pueblo de pescadores, casas de colores pastel y un puerto donde el agua es tan fría que sólo se bañan las focas. A pie de embarcadero hay un puestecito donde los turistas paran a comprar raciones de pescado “en cucurucho”, mientras las gaviotas glotonas los acosan para recibir algunas migajas.

Portree

Portree, capital de Sky

Pasamos el día recorriendo la isla y admirando sus paisajes. Pernoctamos en un acogedor B&B al principio de la isla de nombre gaélico: Sealladh Allain, junto al mar, con unos silenciosos vecinos: un prado lleno de vacas y el cementerio local… ¡Escocia en esencia pura!

Isla de Sky

Isla de Sky

DÍA 7: PORTREE – ULLAPOOL (por los West Rocks).

Distancia: 156 millas. Tiempo de recorrido: 4 horas.

Continuamos nuestro ascenso hasta el norte, en lugar de por la ruta convencional, por los West Rocks, los acantilados del oeste, tal y como nos recomendaron los lugareños: el doble de largo pero infinitamente más bello.

West Rocks

West Rocks, ruta en coche por Escocia

Sin prisas, disfrutando del paisaje y parando a echar alguna que otra foto a la campiña donde pastan las graciosas highlander cows o vacas peludas, se tarda toda una mañana en cubrir el trayecto.

Como no podía ser de otra forma, cuando llegamos a Ullapool diluviaba. Estábamos ya muy al norte, y eso se nota: frío, mucho frío helado, lo que hizo un poco pesado el buscar alojamiento, caro y escaso.  Rebuscando un poco, encontramos por 50 libras la casa de una chica sueca que alquilaba por noches su buhardilla de madera. Cenamos un scottish pie en el único bar que encontramos abierto junto al puerto, y nos fuimos a dormir: al día siguiente cogíamos el ferry a las 6 de la mañana para Stornoway, Isla de Lewis.

Ullapool

Ullapool

DÍA 8ISLA DE LEWIS.

El viaje en ferry de Ullapool a Stornoway se cubre en 3 horas de trayecto. La compañía que lo hace es la Caledonian Mac Bride: el billete con coche a bordo nos costó 100 libras. Se puede comprar on line.

He de decir que el viaje en barco se me hizo eterno. A 5 grados en alta mar, me enfundé en el abrigo y la bufanda y apenas salí a cubierta. Pero mereció la pena. En la isla de Lewis lucía el sol y pudimos disfrutar de un día precioso. Desde Stornoway subimos hasta el punto más al norte de la isla, justo donde acababa la carretera, desembocando en un acantilado con un faro y una bahía. Aprovechamos para almorzar en un pequeño restaurante con cristaleras a esa preciosa vista: una sopa del día y filete de vacuno por 8 libras.

Lewis

Isla de Lewis, Escocia

Después de llenar el estómago y animados por la reconfortante presencia del SOL, recorrimos los rincones de la isla. Lewis no es tan impactante como Sky: una extensión de hierba mucho más plana y menos agreste. Imprescindible visitar el enigmático Callanish: el círculo de piedra datado en el 5.000 a.C, lugar de leyendas sobre el cual los estudiosos no se ponen de acuerdo sobre su germen. Se ha hablado un reloj astronómico basado en fases lunares, un enclave de culto de religiones paganas o, la leyenda más romántica: son gigantes convertidos en piedra como castigo al no someterse a la religión cristiana.

Callanish

Callanish

Como para variar no teníamos alojamiento reservado, y no encontrábamos ningún B&B por ningún sitio, tuvimos que acercarnos a la oficina de información turística de Stornoway. Allí nos indicaron que estaba todo completo, pero al ver nuestras caras se apiadaron de nosotros y llamaron a un B&B a unos 5 km de Stornoway: Ceol-na-mara, en la península del Eye, donde nos ofrecían una habitación con baño compartido. Resultó ser la casa de unos entrañables ancianitos que nos invitaron a té y a ver la tele con ellos en su pulcro saloncito. No nos dieron llave, ni de la habitación ni de la entrada, porque allí nunca cierran la puerta… y hasta nos prepararon en una bolsa de papel un desayuno para llevar al ferry al día siguiente, con dulces y fruta.

http://www.ceol-na-mara.co.uk/

Para terminar la tarde dimos un paseo detrás de nuestra casa de acogida por una noche: al borde del mar, según la Lonely Planet, se encuentran las ruinas de la Iglesia de San Columba, en cuyo cementerio están las tumbas del mítico clan Mac Leod, del S.XV. ¡Lo encontramos! Medio derrumbada y cubierta de hierba, en el más absoluto olvido descansan los restos mortales de uno de los clanes más importantes de la historia escocesa.

Santa Coloma, Isla de Lewis

San Columba, Isla de Lewis

DÍA 9STORNOWAY – ULLAPOOL – INVERNESS.

Distancia: 100 millas: Tiempo de recorrido: 1 hora y 40 minutos.

A las 7 de la mañana cogimos el ferry de vuelta a Ullapool, con nuestro paquetito de comida preparado por los simpáticos viejecitos. Una vez tocamos tierra, de nuevo carretera en dirección a Inverness, la capital de la Highlands.

Llegamos a Inverness para la hora del almuerzo: una ciudad realmente bonita, de cuento, con castillo en la colina y el río Ness a sus pies.

Al otro lado del río, a tan sólo 10 minutos del centro está el barrio de B&B: victorianas casa de ladrillo rojo, entre Old Edinburg Road y Annfield Road:hay bastantes para elegir. Encontramos uno asequible y limpio (Eildon Guest House) y fuimos a recorrer la ciudad. Un paseo bordeando el río Ness y un bocadillo con una cerveza en la orilla sienta de maravilla.

Inverness

Inverness

DIA 10INVERNESS – PITLOCHRY – EDIMBURGO.

Distancia: 155 millas. Tiempo de recorrido: 1 hora y 40.

El día 10 completamos la vuelta al círculo imperfecto que llevábamos varios días trazando por Escocia. Ojalá hubiéramos tenido más días, para visitar las maravillosas islas Orcadas o recorrer la costa este… Escocia es uno de los lugares que engancha, y mucho! De los que siempre se siente nostalgia de volver…

En el camino de vuelta a Edimburgo, merece la pena parar en Pitlochry, el pueblo de las flores, ¡precioso!

Pitchlory

Pitchlory

DÍA 11EDIMBURGO.

Un día más para despedirnos de esta maravillosa ciudad y disfrutar por última vez de recorrer sus empedradas calles y respirar el aire del Mar del Norte.

Escocia ya ocupa un pequeño trocito de mi corazón y sé que siempre, siempre, querré volver…

Adiós, Edimburgo

Adiós, Edimburgo

El artículo contiene “enlaces de afiliados“. Esto no genera ningún cargo extra pero si compras o reservas mediante estos enlaces me ayudas a seguir viajando. Todo lo que recomiendo es siempre basado en mi experiencia.

14 Comentarios

  1. Responder

    Horizonte

    13 Diciembre, 2014

    Qué gran ruta hiciste en Escocia!!
    A mí me falta alguno de los lugares por los que pasaste, como Callanish.
    Tendré que ir a visitarlo para ver si es un centro de energía positiva desde hace 3000 años.
    ¿fuiste con los alojamientos reservados de antemano?

    • Responder

      @lacosmopolilla

      13 Diciembre, 2014

      Muchas gracias. Siempre quedan cosas pendientes, yo me quedé con ganas de la zona costera del este (Aberdeen y demás) así que para la próxima 😉 respecto al alojamiento, excepto en Edimburgo que reservé con antelación el resto de pueblos íbamos buscando B&B sobre la marcha. Un saludo y gracias por comentar.

  2. Responder

    Angie Castells (@MasEdimburgo)

    23 Diciembre, 2014

    Menuda ruta chula hicisteis! Sí que se parece a la nuestra, pero la libertad de ir en coche se agradece, aunque de vez en cuando haya que parar por los atascos de ovejas :D. Encontrar esos típicos B&B con gente adorable como el de Oban es genial, compensa por el alojamiento carísimo de Edimburgo. ¡Un saludo!

    • Responder

      @lacosmopolilla

      23 Diciembre, 2014

      Muchas gracias, Angie. Fue una experiencia genial, tengo muchísimas ganas de volver tanto a Edimburgo como a las Highlands, me quedé con ganas de ver muchos más castillos, pueblos, lagos, vacas peludas y playas con foquitas je je un abrazo

  3. Responder

    EuropeosViajeros

    5 Febrero, 2015

    Tengo que decir que si no he visitado Escocia es porque le prometí a mi primo en el año 2011 que la recorreríamos en coche los 2 juntos, sino ya habría pisado la tierra escocesa.

    • Responder

      @lacosmopolilla

      5 Febrero, 2015

      Pues espero haberte dado algunas ideas de los sitios que visitar. Eso sí, ¡cuidado con el coche! Es más difícil de lo que parece conducir por la izquierda, sobre todo en los cruces y las rotondas, que el inconsciente nos traiciona 😉 ¡un abrazo!

  4. Responder

    Mauxi Leal

    5 Febrero, 2015

    Qué ruta más guay y qué envidia sana que hayan podido dedicarle 12 días a este país. Edimburgo está entre mis ciudades favoritas de Europa, y el paseo de un día hasta el Lago Ness me dejó con ganas de volver, pero eso sí, la próxima vez como ustedes, en coche. La excursión en bus no está mal, pero te pierdes un montón de cosas.

    • Responder

      @lacosmopolilla

      5 Febrero, 2015

      Gracias, Mauxi. Sin duda Edimburgo una de mis favoritas también, tengo muchas ganas de volver. Apúntate la isla de Sky, lo que más me gusto de las Highlands. Un abrazo

  5. Responder

    Jordi (milviatges)

    5 Febrero, 2015

    Wow!!! Menuda ruta! Me quedo con el castillo de Urquhart Castle y con los megalitos de Callanish, que no conocía. Yo solo conozco Edimburgo, al que le dediqué un post, Glasgow y Stirling, o sea que me queda mucha Escocia por recorrer.
    Un beso Patri!

    • Responder

      @lacosmopolilla

      6 Febrero, 2015

      Gracias, Jordi. Pues ya sabes, ¡a volver! Y no olvides la isla de Sky, siempre lo digo pero es que a mí me fascinó. Un abrazo.

  6. Responder

    maricruz

    6 Agosto, 2015

    vamos a edimburgo y queremos movernos en transporte publico, podrias informarnos . gracias

    • Responder

      @lacosmopolilla

      7 Agosto, 2015

      Hola Maricruz, como explico en mi post, nuestra opción fue coger un coche de alquiler para poder movernos con mayor libertad por todas las Tierras Altas. Pero tengo entendido que el transporte público funciona bien. Dentro de Edimburgo los autobuses pasaban frecuentemente del centro al aeropuerto y barrios de las afueras. Para moverse por Escocia, te dejo esta web esperando que te sea de utilidad: http://sobreescocia.com/2011/10/17/conociendo-las-tierras-altas-en-transporte-publico/ un saludo y ¡feliz viaje!

DEJA UN COMENTARIO

POST RELACIONADOS