Bali, la isla de los Dioses

Bali, imprescindibles de la Isla de los Dioses

Un estanque de nenúfares y flores de loto donde centellea el sol de la mañana es mi casa de hoy en Ubud, Bali. El humo del incienso de la primera ceremonia del día flota entre los árboles del jardín. De la avenida principal, la Monkey Forest Road, resuena el eco de un tambor al ritmo del que baila un barong, espíritu bueno. No puedo reprimir un suspiro… ¡Quiero quedarme a vivir aquí en Bali, la Isla de los Dioses!

Bali

Bali

Y, sin embargo, tras pasar diez días maravillosos en el edén regresé a Madrid… Pero como una de esas certezas de cosas que tengo claras en la vida, sé que volveré a Bali. Sé que volveré a perderme por sus campos de arroz, sus montañas y volcanes, sus playas de postal del trópico, sus rincones más fascinantes:

Templos de Bali, la isla de los Dioses. 

Las sombrillas amarillas destacan sobre el azul nítido del cielo. Las cintas de colores que rodean a las estatuas de piedra se mecen al viento. Dicen que en Bali existen más de diez mil templos, a los que acuden los balineses a diario a ofrecer sus ofrendas a los buenos espíritus. Y es que, a diferencia del resto de islas de Indonesia, cuya religión oficial es el islam, en Bali se practica el hinduismo por el 90% de la población.

¡Ahora toca ponerse el pañuelo ceremonial tipo “falda” y presentar también nuestros respetos a los espíritus!
La Cueva del Elefante , Bali

La Cueva del Elefante , Bali

Los imprescindibles son el imponente Pura Besakih, del S.XIV y conocido como el Templo Madre, en la falda del monte sagrado de Agung, un volcán de más de 3.000 metros de altitud. The Elephant Cave, el templo más antiguo de Bali, excavado en una roca.

Templo Madre

Templo Madre

Tampoco pueden faltar en nuestro itinerario buscando a los dioses Pura Tanah Lot, el templo dedicado al dios del mar sobre un saliente rocoso, quedándose aislado al subir la marea.  Las fuentes sagradas de Tirta Émpul, cuya agua brota de un manantial que según la tradición fue creado por el Dios Indra. Con propiedades curativas, a este lugar acuden devotos desde hace más de mil años.

Las fuentes sagradas de Tirta Émpul

Las fuentes sagradas de Tirta Émpul

Y, mi preferido, Pura Ulun Danu, el templo del lago: flotando entre nenúfares en medio del cristalino Bratan, a él acuden los campesinos a pedir lluvias para sus cosechas.

Pura Ulun Danu

Pura Ulun Danu

Ubud, corazón espiritual y cultural de Bali, la isla de los Dioses. 

Rodeado de bosque y arrozales, la paz que se respira en Ubud contagia a todos los que la pisan. En esta pequeña ciudad se puede alcanzar el auténtico estado zen tras un relajante masaje balinés de una hora, a cambio de 5 euros. Refrescarse con un delicioso batido de frutas tropicales en una terraza – jardín.

Terraza de Ubud

Terraza de Ubud

Contemplar una danza balinesa tradicional en el interior de su palacio, dejándose asombrar por los gestos extraños y música de percusión disonante, tan lejana a nuestra cultura occidental.

Danza balinesa en el palacio de Ubud

Danza balinesa en el palacio de Ubud

Al final de la avenida principal de Ubud aguarda el Bosque Sagrado de los Monos, con cientos de primates dispuestos a dejarse fotografiar a cambio de un cacahuete; aunque te advierto que está prohibido ofrecerles comida.

The Monkey Forest, Ubud

The Monkey Forest, Ubud

Los senderos del norte de Ubud son caminos que acercan a la vida de los campesinos en aldeas donde aún se anota en la puerta el número de personas que habitan entre sus muros.

Arrozales de Ubud

Arrozales de Ubud

Aldea al norte de Ubud

Aldea al norte de Ubud

Bali, paisajes de exuberante naturaleza.

El centro de Bali, la isla de los Dioses, es verde y escarpado, con lagos a los pies de montañas nubosas y bosques infinitos. Partiendo de Ubud con excursiones de un día se pueden descubrir las joyas naturales que esconde la isla: La cascada de Gitgit, a la que se accede por un sinuoso sendero entre un frondoso bosque.

Cascada de Gitgit, Bali

Cascada de Gitgit, Bali

El solitario lago de Bunyan, alejado de las masas de turistas. ¿De repente estamos en Suiza o en Bali?

Lago de Bunyan

Lago de Bunyan

Recorrer las plantaciones de té, cacao o café de Luwak, el más caro del mundo: ¡un paquete cuesta en la Gran Manzana 50 dólares! Suerte que aquí se puede degustar por mucho menos…

Planta del cacao

Planta del cacao

Asomarse desde las alturas a Jatiluwih, las terrazas de arroz centenarias al norte de la isla. Un valle fértil y verde hasta donde la vista alcanza.

Arrozales de Jatiluwich

Arrozales de Jatiluwich

Playas de Bali, la isla de los Dioses. 

Las aguas cálidas del oceáno Índico lamen las orillas de Bali, con un litoral de playas para todos los gustos: las hay tranquilas y solitarias. Turísticas y abarrotadas, como la popular playa de Kuta. Para iniciarse en el surf gracias a las olas largas de Legian; para expertos en los acantilados de Uluwatu, bajo el templo encargado de proteger a toda la isla de los malos espíritus; o Padang Pandang, donde se celebran algunas de las competiciones más importantes del mundo.

Playa de Kuta, Bali

Playa de Kuta, Bali

Playas de arena blanca y suave en el oeste, con aguas limpias y turquesas. Negra y volcánica en el este, mirando hacia las vecinas islas de Lombok y las Gili. Ventosas, ideales para practicar windsurf o vela como Jimbarán, al sur del aeropuerto. Para amantes de la vida submarina no hay que perderse la de Sanur, sobre un arrecife de coral.

Playas del este de Bali

Playas del este de Bali

La gastronomía balinesa.

Como en toda Asia el arroz es la comida base de la gastronomía de Bali, la isla de los Dioses. Lo más típico son las sopas de vegetales y los noodles o fideos de arroz acompañados de pollo, ensalada y huevo. Merece la pena probar el Sate, pinchos de pollo a la brasa con salsa de cacahuete. Y por supuesto unos Nasi Goreng, el plato nacional, que consiste en arroz con leche de coco, lentejas amarillas en salsa de soja, col y coliflor, pudiendo llevar también pollo o pescado especiado.

Sopa Soto Ayam, gastronomía de Indonesia

Sopa Soto Ayam, gastronomía de Indonesia

El sabor de las fruta es intenso y delicioso, lo mejor es dejarse querer y probar todas las combinaciones de jugos exprimidos al instante por precio irrisorio: un zumo de mango y naranja. De sandía y piña. De fruta de la pasión… Aún recuerdo esos ricos desayunos en forma de banana pancake… ¡Y la cerveza! Es obligatorio disfrutar de una Bintang al finalizar el día.

Una bintag en las Gili

¿Hacemos las maletas y ponemos rumbo a Bali, la isla de los Dioses?

Lee la ruta completa en: Indonesia en la mochila, Java, Bali y Lombok.

10 Comentarios

  1. Responder

    Patrizia Vitelli

    21 Enero, 2016

    Cuánto la echo de menos, mi isla bonita. Menos a los monos, que tenemos cero feeling :O

    • Responder

      cosmopolilla

      21 Enero, 2016

      ja ja ja a mí me intentaron robar la cámara de fotos y me dieron un buen susto :O pero luego eran muy graciosos, tan monos… 😉
      Besotes

  2. Responder

    xavi

    21 Enero, 2016

    ¡Qué ganas de ir a descubrir la isla de los dioses! Y qué pinta la comida…

    En una semanita por la isla, ¿recomendarías hacer de Ubud el campo base?

    ¡Un saludos!

    • Responder

      cosmopolilla

      21 Enero, 2016

      Gracias, Xavi. En mi caso me quedé en Ubud y dejé tres días para la playa, Ubud es muy recomendable, pilla todo perfecto para hacer excursiones de un día a todos los lugares que he enumerado. Saludos viajeros 🙂

  3. Responder

    LILIÁN VIAJERA

    24 Enero, 2016

    Patri… con este post nos llevaste al “PARAISO”…
    No conozco Bali…. ojalá que algún día pueda pasar por allí.
    Eso sí al “Bosque Sagrado de los Monos” lo evitaré.
    Tu foto de Kuta me ha encantado! Es para un concurso!
    Graciassss
    un beso,
    Lilián Viajera

    • Responder

      cosmopolilla

      26 Enero, 2016

      Muchas gracias, Lilián. El Bosque de Monos hay que ir a verlo, es precioso, sólo que hay que tener cuidado con los macacos y no sacar comida ni acercarse a tocarlos 😉 Un besazo

  4. Responder

    Belén (Mis viajes y sensaciones)

    24 Enero, 2016

    Me encantaría adentrarme en el bosque sagrado de los monos, bueno, la verdad que me gustaría visitarlo todo, Bali me ha parecido un paraíso. Saludos

    • Responder

      cosmopolilla

      26 Enero, 2016

      Gracias, Belén. ¡Lo es! Saludos

  5. Responder

    jordi (milviatges)

    24 Enero, 2016

    Una isla que vale muchísimo la pena y con un montón de matices que a, a menudo, pueden pasar desapercibidos a primera vista. Mi paisaje favorito, los arrozales cercano a Ubud. Y, no se porque, las cataratas Gilgit se nos pasaron. Deberé volver!

    • Responder

      cosmopolilla

      26 Enero, 2016

      Gracias, Jordi. La isla parece pequeña pero luego engaña, tiene muchísimo que ver. A ti se te escapó Gitgit, a mí los zorros voladores. Me hubiera gustado ver a los “auténticos” vampiros pero no llegamos a ir… Como tú dices, ¡hay que volver!

DEJA UN COMENTARIO

POST RELACIONADOS